Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Pablo Medina Uribe · 11 de Enero de 2015

8863

28

La semana pasada 12 personas fueron asesinadas en la redacción de la revista satírica francesa Charlie Hebdo (y ocho más en otras partes de París). Puesto que las víctimas fueron seleccionadas predeterminadamente, que varias de ellas trabajaban en la revista, que la revista publicaba (entre muchas otras cosas) caricaturas burlándose de ciertas creencias musulmanas, y que los asesinos pertenecían a grupos islamistas radicales, los asesinatos se entendieron como una respuesta a esas burlas y como un atentado a la libertad de prensa y a la libertad de expresión.

No podemos estar seguros de si esta, en efecto, fue la motivación (y mucho menos ahora que la policía francesa “dio de baja” a los dos asesinos). Pero sí podemos estar seguros de que el mundo reaccionó, en masa, para repudiar estos asesinatos y defender “la santidad” de la libertad de prensa y la libertad de expresión.

Nada más ayer, en París y otras ciudades francesas, unas cuatro millones de personas salieron a marchar para repudiar el atentado y demostrar su apoyo a la libertad de expresión y a la libertad de prensa. Varios periódicos del mundo (incluso en el mundo árabe y el mundo musulmán, que no son lo mismo, por cierto) publicaron caricaturas y editoriales defendiendo estas libertades como valor supremo de nuestra vida en sociedad. En Colombia, por ejemplo, El Tiempo publicó una primera página en blanco y negro y varios medios –incluida La Silla Vacía, creo– se unieron a la campaña #JeSuisCharlie (“Yo Soy Charlie”).

El atentado es evidentemente una tragedia injustificable, pero también ha abierto una discusión importante sobre estas libertades que ha mediado el discurso sobre lo sucedido. Porque también es evidente que ni la libertad de prensa ni la libertad de expresión son santas. Es decir, son deseables y, como pilares de una sociedad justa, dignas de defender, pero también tienen límites, han de ser acotadas.

El primer límite es simple: cualquier derecho se acaba cuando comienzan los derechos de los demás. Propagar mentiras sobre alguien, a título personal, es, cuando menos, problemático, pero acusar a alguien falsamente (o sin pruebas) de alguna actividad ilícita en un foro público o un medio masivo es, sencillamente, criminal.

El segundo límite es más complicado. Aunque muchas veces los medios de comunicación no se den cuenta, la información que propagan (quieran o no), mutan y moldean cómo sus consumidores ven la realidad. Es por eso que ciertas representaciones contra ciertos grupos pueden llevar a marginarlos. Es necesaria cierta censura (no creo que una censura legal, pero sí por lo menos cierto rechazo social*) para evitar esto.

Ya hemos visto varios casos (en este blog he escrito sobre cómo lo hacen algunos políticos colombianos) en los que la libertad de expresión es una excusa usada para decir estupideces sin consecuencias. Pero la libertad de expresión y la libertad de prensa implican que cada uno es libre de decir estupideces, así como los demás son libres de criticarlas y tildarlas de estupideces, si en efecto así las consideran (como imagino que al menos uno de ustedes hará en la sección de comentarios de este artículo).

Es así que tanto la esclavitud y el racismo en Estados Unidos, como los fascismos europeos del siglo pasado, los “revolucionarios” racistas de Rwanda, los comunistas alrededor del mundo y, más recientemente, las guerras de Estados Unidos y sus aliados europeos contra ciertas partes del mundo musulmán, se han afianzado y proliferado gracias a la utilización de los medios masivos de comunicación. Pero también es así que muchos activistas, columnistas y periodistas han luchado contra esas representaciones discriminatorias y han buscado callar voces violentas.

Es por eso que varios comentaristas se han unido a una campaña diferente, la de “Yo no soy Charlie”, teniendo en cuenta que la revista, en ocasiones, ha publicado burlas al Islam como religión y como cultura que, en ciertas características, coinciden con cómo algunos medios han representado al Islam (a todos los 1.600’000.000 de practicantes musulmanes) como una secta barbárica y radical (que ha de ser combatida).

Esta burda simplificación hecha por los medios en general (no sólo Charlie Hebdo en particular) ha causado estragos, incluso en Colombia. Sólo hay que ir a El Espectador y leer la columna de Héctor Abad Faciolince de ayer, en la que equivocada, ignorante e irresponsablemente afirma que “buena parte del Islam está todavía en la fase medieval de sus creencias. Los tiempos coinciden: la predicación de Mahoma empezó en el año 622. Si le restamos este número a 2014, vemos que ellos están apenas en el año 1392 de su historia: viven todavía en tiempo de cruzadas, de fetuas y Yihad; el Renacimiento apenas va a asomar la nariz, no han descubierto a América, les falta un siglo para Lutero y tres para Voltaire y Diderot”. O ir a Semana y leer la falsa polarización que Antonio Caballero hace entre “civilización” (liberal, laica y occidental) y “barbarie” (fundamentalista, religiosa y no-occidental).

Sin embargo, también es evidente que estos límites, estas discusiones, no aplican para la masacre de Charlie Hebdo. Nunca el castigo para quien se salga de los límites discutidos más arriba debería ser el asesinato. Pero las discusiones sobre estos límites sí deberían aplicar al contenido de Charlie Hebdo y de todos los demás medios (bien sean masivos o pequeños como la revista francesa). Por supuesto, los límites de los que hablo son maleables, dinámicos y discutibles. Y son difíciles de definir claramente.

Charlie Hebdo, por ejemplo, además de publicar contenidos problemáticos y quizás discriminatorios, también publica burlas a todas las religiones y a todos los estamentos del poder. Decir que es una publicación discriminatoria sería apresurarse, pero decir que todo su contenido es aceptable (o que debería estar libre de crítica) también sería equivocado.

Por ahora, creo que sí deberíamos ser Charlie. El triunfo de la libertad de expresión está en defender el derecho, de quienes dicen cosas con las que no estamos de acuerdo, de no ser encarcelados ni asesinados. Pero eso implica estar también dispuestos a la crítica y a la discusión sobre los límites y los problemas de la libertad de expresión. Sin esto no podríamos ser Charlie, ni ningún otro medio.

*Cambié las palabras de esta frase tras esta discusión en twitter.

Por cierto, estos son los tres artículos más lúcidos que he leído sobre Charlie Hebdo: Teju Cole habla en The New Yorker sobre el contexto social de este atentado y cómo el “Occidente” interpreta diferentemente ciertas violencias, mientras que en The Guardian Joe Sacco dibuja sobre lo problemático de las imágenes ofensivas y Gary Younge complejiza brillantemente el debate sobre la religión y el radicalismo.

...

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo están todos? Sé que no escribo en este blog hace mucho. Espero que me hayan extrañado tanto como yo a ustedes.

He estado ocupado con otros proyectos, entre ellos Latin America is a Country, una página que inicié junto a Camila Osorio (otra orgullosa alumna de La Silla Vacía) en la que discutimos cómo América Latina y temas latinoamericanos son tratados en los medios estadounidenses y europeos y en la que intentamos explicar la importancia de ciertos temas locales para audiencias globales. Léannos, sígannos en Twitter y en Facebook, y cuéntennos qué piensan.

Como siempre, los espero con malos análisis de fútbol y peores chistes en @derpoltergeist.

Comentarios (28)

DIDUNDI

12 de Enero

3 Seguidores

Ya lo dije n otro lado y lo repito, seguimos pensando q como sociedad occiden...+ ver más

Ya lo dije n otro lado y lo repito, seguimos pensando q como sociedad occidental nuestro concepto d civilización es el q tiene q predominar. No leí a Faciolince pero si a Caballero, igualmente me opongo a su posición d creernos d mejor familia x ser llamados d OCCIDENTE. En la puesta d LSV sobre el tema lo expuse.
Una cosa son las libertades y otra el libertinaje periodístico n el q cae occidente amparándose n un errado concepto d democracia dl siglo 21 q no necesariamente TIENE q ser compartido x fundamentalismos radicales extremos.
No comparto la violencia para erradicAr violencia, hasta ahí mi #jesuischarlie, pero aquí los llamados a aprender no son ellos, somos los "civilizados de Occidente" q no entendemos aun q el mundo arabe y musulman q " no son lo mismo" ni siquiera entre ellos, mucho menos entre nosotros.
PD: Yo si extraño a "Furibito" siempre y xfa aquí quien se olvida es otro. También quiero saber de Parra.
-una mujer puede ser la dueña del Gol hoy.

Pablo Medina Uribe

13 de Enero

1 Seguidores

Gracias, Didundi. Es bueno saber que hay fanaticada.

Lo de Abad me pa...+ ver más

Gracias, Didundi. Es bueno saber que hay fanaticada.

Lo de Abad me pareció, como me dijo alguien en twitter, un radicalismo o fanatismo desde el ateísmo. Así no se puede construir nada.

Carlos Lozano

13 de Enero

0 Seguidores

El tema de los límites a la libertad de expresión y a la libertad de prensa ...+ ver más

El tema de los límites a la libertad de expresión y a la libertad de prensa siempre serán objeto de cruentos debates. Sin embargo, creo que para abordar el debate correctamente, debe comenzarse por distinguir ambas libertades: Una es la libertad de expresión del ciudadano que le permite afirmar lo que quiera, siempre que no injurie o calumnie a otro, y otra la libertad de que gozan los medios de comunicación, donde juegan otras responsabilidades sociales. Los medios son poder y como tal deben tener también límites. Lo complicado es justamente trazar esa línea divisoria.

Juan González

13 de Enero

0 Seguidores

Gracias a los dos promotores de la censura por su intención de protegerme(nos...+ ver más

Gracias a los dos promotores de la censura por su intención de protegerme(nos). Dicho esto, por favor guárdensela (la intención) y déjenme(nos) leer/oír/ver lo que a mí(nosotros) se me(nos) dé la gana. Quiero ser yo quien decida qué es lo bueno o lo verdadero y déjenme asumir el costo de mis errores. Del mismo modo, quiero ser yo quien decida qué es grosero/vulgar/irrespetuoso y quiero ser quien elija (no) oírlo/verlo/leerlo.
Del mismo modo, déjenme decir lo que me venga en gana, sin importar quién se ofenda.
La verdad no puede ser la vara con la que el Estado mida la conveniencia de lo que publican los medios (sí, leyeron bien: NO puede ser). Mucho menos puede serlo el "bien común" (si es que eso existe) o la "responsabilidad social" (supuestamente) asociada a los medios. En nombre de esa, digamos, alineación de intereses (los de los medios con los de la sociedad) es que se contruyen tiranías.

Carlos Lozano

14 de Enero

0 Seguidores

Respeto su posición. Y seguro se sorprenderá si le digo que estoy de acuerdo...+ ver más

Respeto su posición. Y seguro se sorprenderá si le digo que estoy de acuerdo prácticamente en todo con usted. En realidad mi comentario, más que una posición paternalista, llama la atención sobre el poder que tienen los medios para crear (léase manipular) la opinión y los contenidos. De allí que surja la idea de responsabilidad social. Ninguna libertad es ilimitada, y por su puesto la de prensa no debe ser la excepción. Además, por si no se ha dado cuenta, ya vivimos en una especie de tiranía en buena medida construida con la colaboración de los medios de comunicación.

agrosostenible

13 de Enero

0 Seguidores

En sociedades civilizadas como la francesa esos derechos, libertades o excesos...+ ver más

En sociedades civilizadas como la francesa esos derechos, libertades o excesos los regulan 2 importantes árbitros: primero el mercado, cuando el lector decide que lee o no y segundo los tribunales cuando ampara el buen nombre de un ofendido o lo repara económicamente. La revista de marras varias veces tuvo que presentarse ante la justicia a dar explicaciones o indemnizar a uno que otro personaje público. Los extremistas siempre recurren a las vías de hecho.
O acaso en los países islámicos o donde aplican la tal sharia, se puede publicar alguna caricatura inofensiva?

Garurrito

13 de Enero

0 Seguidores

Es triste ver como se estan equiparando las transgresiones de Charie Hebdo con...+ ver más

Es triste ver como se estan equiparando las transgresiones de Charie Hebdo con la respuesta violenta de los extremistas, se lleva la discusion al terrreno de si se lo merecian o no, cuando aqui no solo se atento en contra de la libertad de expresion, si no en contra del derecho a la vida, ese es el verdadero punto en el que hay que centrarnos. Como dice el autor, no conocemos la verdadera motivacion de los asesinos, pero lo que si queda claro son dos efectos a saber, un mensaje explicito que implica que quien no los tome en serio sera aniquilado y por otro lado la corroboracion de que la violencia como metodo de censura funciona, no son pocas las voces que proclaman que Charlie Hebdo merecia su suerte por haber provocado a los temibles extremistas. Por supuesto que todas las creencias y posiciones merecen respeto, pero si las creencias de unos implican asesinar a sus contradictores o trensgresores, entonces no deben ser toleradas ni justificadas!!!

psophia

13 de Enero

1 Seguidores

Concluir que Charlie Hebdo es racista depende de interpretaciones particulare...+ ver más

Concluir que Charlie Hebdo es racista depende de interpretaciones particulares de las caricaturas (e.g., de cómo se dibujaron labios y narices), y hay alternativas evidentes a tales interpretaciones (http://www.vox.com/2015/1/12/7518349/charlie-hebdo-racist). Esto recuerda una entrada en LSV sobre interpretación y censura (http://lasillavacia.com/elblogueo/lospina/42122/el-dia-que-el-arte-desnu...). Por otra parte, la proposición que Charlie Hebdo ataca frecuentemente a “los de abajo” no es inmediatamente obvia. No pretendo conocer Francia, pero aún si la mayoría de los árabes que viven en París son musulmanes, parecería plausible que muchos de ellos se sientan (o estén) oprimidos por su propia religión. Atacar la religión de los oprimidos no es necesariamente lo mismo que atacar a los oprimidos. De hecho, parece razonable sugerir que árabes seculares fueron inicialmente protagonistas de la “primavera árabe”, pero desplazados posteriormente por relgiosos.

M. C. Rodriguez

15 de Enero

0 Seguidores

Esta entrada fue imposible de leer. Entenderla, menos, por sustracción de mat...+ ver más

Esta entrada fue imposible de leer. Entenderla, menos, por sustracción de materia. La puntuación fue eliminada y solo quedaron comas que se dejaron sin espacio de respiro, incomodando a las palabras, de manera casi inaceptable; esto, sumado a la ausencia de tildes y de lapsos en la sintaxis impiden que el texto, así tenga interés, merezca el esfuerzo. Si se usa el lenguaje pues eso obliga a aceptar una mecánica que es la que justamente produce la comprensión de lo escrito. Es una obligación con el lector y del autor consigo mismo. Al final, es asunto de corregirlo, revisarlo, darle más tiempo y hacer la tarea bien. Como en todos los oficios...

Strategos

14 de Enero

0 Seguidores

La columna parece obviar una cosa importante, los terroristas no atacaron a Ch...+ ver más

La columna parece obviar una cosa importante, los terroristas no atacaron a Charlie Hebdo porque creían que era racista; Lo cual lo desestimo debido a que es una revista satírica en la que se burlaban de todos dependiendo si daban papaya. Tampoco es por las políticas occidentales respecto a los países de medio oriente, al fin atacaron un diario lleno de objetivos civiles. Los verdaderos culpables de todo esto son los extremistas musulmanes que de un tiempo acá le temen mas, no porque se volvieran más extremistas, sino porque son mas en número. El tema de “Yo no soy Charlie Hebdo” solo demuestra que los medios de comunicación están dispuestos a autocensurarse porque le temen a las represalias, o acaso alguien no critico a la iglesia católica cuando salieron los escándalos de pedofilia por “respeto” a los católicos?

Joaquín Gutiérrez Londoño

15 de Enero

0 Seguidores

Efectivamente Strategos, la columna obvia la cosa más importante, lo que mues...+ ver más

Efectivamente Strategos, la columna obvia la cosa más importante, lo que muestra el desconocimiento del autor del contexto no solamente de ese importante tema, sino de la situación actual del tema religioso en Francia ( y muchos otros países de Europa) al enfocarse puntualmente en el tema de los límites de la libertad de prensa. El atentado a Charlie Hebdo fue causado por el extremismo musulmán, de ciudadanos franceses, una sociedad laica, donde no se permiten símbolos de la religión cristiana en lugares públicos para no ofender a las otras religiones.
Tampoco concuerdo con la tesis del autor del atraso centenario del desarrollo del islamismo frente al cristianismo ( tesis la cual le podría merecer al autor un fatwa, condena a muerte, por un consejo islámico ) lo cual ignora el hecho de que durante el califato de Granada, los musulmanes permitieran la libertad de culto y hubieran permitido no sólo a los cristianos, sino también a los judíos practicar y convivir en paz por siglos.

Cirly Uribe Ochoa

14 de Enero

0 Seguidores

No creo en la libertad como derecho a decir y hacer lo que me da la gana, pues...+ ver más

No creo en la libertad como derecho a decir y hacer lo que me da la gana, pues el ejercicio de mis derechos no lleva implícito causarle daño a nadie. Creo profundamente en el respeto por los demás y ello implica, considerarlos capaces como pueblos o individuos de construir sus propios procesos políticos, económicos,sociales y culturales con los cuales configurar su sentido existencial en el mundo, por ello ninguna cultura es superior a otra, simplemente es diferente y eso debería ser suficiente para merecer respeto.
La adjetivación de las personas y culturas son meras interpretaciones fundamentadas generalmente en creencias y prejuicios, que esconden o sirven a intereses económicos y políticos que tienen como objetivos el sometimiento y la expoliación, no sería raro entonces que con la muerte de los caricaturistas del Charlie Hebdo haya salido ganando las potencias interesadas en acicatear el odio contra el mundo musulmán para justificar las atrocidades que hoy siguen cometiendo

Strategos

14 de Enero

0 Seguidores

Tiene razón, recuerdo aquella vez que conté un chiste de Boyacos, mi objetiv...+ ver más

Tiene razón, recuerdo aquella vez que conté un chiste de Boyacos, mi objetivo claramente era desestabilizar la economía Boyacense para bajar el precio de la papa, tenía ganas de ajiaco para el fin de semana. Estoy seguro que Charlie Hebdo estaba buscando manipular los precios del petróleo para que el transporte de papel fuera mas barato, estos Franceses son muy maliciosos. Por cierto Jaime Garzon fue asesinado porque estaba desestabilizando a la sociedad Colombiana buscando un golpe de estado a punta de chistes.

Cirly Uribe Ochoa

14 de Enero

0 Seguidores

Bien, la geopolítica es dificil de comprender y sí, para algunos sectores de...+ ver más

Bien, la geopolítica es dificil de comprender y sí, para algunos sectores de la sociedad colombiana las ideas de Jaime Garzón eran consideradas peligrosas porque no se si entiendas que Jaime no era un humorista, era un pensador...es decir no hacía chistes, lograba a través del humor decir cosas muy serias que hacía que mucha gente viera un poco más allá de las narices.

Prada

14 de Enero

1 Seguidores

Si vamos a ponerle límites a la libertad de expresión deberíamos empezar po...+ ver más

Si vamos a ponerle límites a la libertad de expresión deberíamos empezar por hilar más fino.
Primero, diferenciando el tipo de asunto: si son hechos o creencias. Sobre los primeros, el límite clarísimo es la calumnia, la falta de evidencias. Sobre las creencias, los propios creyentes niegan la utilidad de las evidencias.
Segundo, distinguiendo el tipo de expresión: El rasero debería ser diferente para artículos académicos, informativos, caricaturas o simples opiniones.
Al mezclarlo todo se cae en extremos ridículos, como al criticar la columna de Abad cual si fuera un artículo académico. ¡Es una caricatura, por Dios! Y hasta lo acusan de fanático ateo por no respetar ninguna creencia religiosa. La tapa.
Una pregunta específica para este caso sería: ¿Debemos callar lo que pensamos acerca de las creencias religiosas ajenas? No estoy seguro. Sam Harris propone una respuesta polémica en una conferencia de 2005: ¿Religiosidad moderada? https://www.youtube.com/watch?v=7og0eb1E_QU

DIDUNDI

14 de Enero

3 Seguidores

y QUE VIENE AHORA?.....
SE supone Q las llamadas sociedades civilizadas d ...+ ver más

y QUE VIENE AHORA?.....
SE supone Q las llamadas sociedades civilizadas d occidente aprendimos la lección del 9-11?, no lo creo, La soberbia occidental q se desata en estas coyunturas en los medios políticos internacionales y sobre todo el medio periodístico mundial d dientes para afuera s arman d valor repitiendo una y otra vez el #jesuischarlie, como desafío a las mentes ''retrogradas e incivilizadas'' de medio oriente y en el fondo saben q tienen que medir sus posturas y prontito, de lo contrario a esperar a quienes les corresponderá el nuevo 9-11.
Porque simplemente: ''no son comira re comé y eja gente no je limpia con tusa no no nooo...'': chinda.

Rodrigo Velasco Ortiz

14 de Enero

0 Seguidores

El tema no es muy sencillo pues tiene muchos matices. Sin embargo, de todo lo ...+ ver más

El tema no es muy sencillo pues tiene muchos matices. Sin embargo, de todo lo anterior puedo aprender algunas ideas razonables: 1. La libertad de opinión tiene límites y en el caso de los periódicos, voceros de grandes poderes, deben tenerlos más estrechos dada su responsabilidad social. 2. Nada justifica el asesinato y menos como amenaza al resto de la sociedad 3. Las religiones, como los gustos y muchos valores carecen de argumentos universalmente válidos (¿alguna verdad los tiene?) por lo que cualquiera tendría el derecho de burlarse de ellos mientras no rompa los acuerdos que en forma de ley permiten la convivencia. 4. Toda burla es una ofensa más o menos fuerte contra alguien y el que la formula debe cuidar muy bien hasta dónde tiene derecho a hacerlo, sabiendo que el derecho de uno tiene el límite del derecho ajeno.

Prada

15 de Enero

1 Seguidores

Buen resumen, pero acerca de su pregunta retórica vale decir que las verdades...+ ver más

Buen resumen, pero acerca de su pregunta retórica vale decir que las verdades científicas son universalmente válidas, provisionalmente. Algunas por un día y otras por siglos.
A muchos les incomoda la aparente precariedad de las verdades científicas y buscan verdades imperturbables y eternas, en la religión, por ejemplo, ignorando la falibilidad del intelecto humano, pero ignorando también que sobre ese cuerpo inestable de conocimientos de la ciencia se ha construido todo el bienestar material de la humanidad durante los últimos 400 años, aunque el bienestar moral y social ha sido esquivo al método científico.
Son dos los pilares del método científico: La reproducibilidad y la refutabilidad (o falsabilidad). La evolución incuestionable e imparable de la ciencia se fundamenta en la falta de respeto por la ideas ajenas: A NADIE se le reconoce autoridad suficiente para decir la última palabra. En ciencia TODO es falsable, tiene que serlo o no se considera "científico".

Gustavo Adolfo

14 de Enero

0 Seguidores

Charlie Hebdo es una publicación politicamente incorrecta (a mí personalment...+ ver más

Charlie Hebdo es una publicación politicamente incorrecta (a mí personalmente no me gusta, pero otras como south park me encantan) que es disfrutada por el tipo de personas que tienden a ser iconoclastas, este tipo de publicaciones no buscan ofender a nadie, no hay ninguna rentabilidad en hacer enemigos, solo buscan divertir.
Rechazar socialmente a quienes disfrutan el humor negro por disfrutarlo sería como rechazar a los negros por ser negros, dirán que hay gente que se ofende con el humor negro pero tambien hay quienes se ofenden con la sola presencia de un negro y sobre esto mi opinión es que si no te gusta como son los demás pues te jodiste, ellos no tienen que cambiar para que tu no te sientas ofendido.

Strategos

15 de Enero

0 Seguidores

Ya que menciono a "South Park", en uno de sus primeros episodios ellos pusiero...+ ver más

Ya que menciono a "South Park", en uno de sus primeros episodios ellos pusieron a Mahoma junto a otras iconografias de las diferentes religiones como superamigos, en ese momento no paso nada, pero a medida que el extremismo religioso fue aumentando en el mundo, este capitulo fue retirado de la programación. Como señal de protesta en posteriores episodios donde deberia aparecer Mahoma aparece una barra negra con la palabra "censurado" y un pitido cuando se deberia decir su nombre. (Hay dos episodios enteros mas adelante en los cuales se burlan de la histeria y la autocensura que producen en la sociedad el temor a los terroristas, llegando al punto de esconder su cabeza bajo tierra para no ofenderlos)

DIDUNDI

16 de Enero

3 Seguidores

Las posiciones d apoyo a CH van cambiando con el paso d los días, poco a poco...+ ver más

Las posiciones d apoyo a CH van cambiando con el paso d los días, poco a poco la comunidad internacional reconoce el irrespeto en el q se apoyan las libertades de prensa, mientras el mundo político dominante, el d las potencias insisten en q es un atentado en contra de TODOS, cuando esto no Es mas q focalizado en esos medios-personas apoyados x gobiernos normalmente intervencionistas en las decisiones d otros países x el control político y del PETROLEO.
Las grandes potencias insistirán q se sienten amenazadas,agredidas y en constante riesgo para justificar acciones bélicas en todo lado. Es igual a lo q ocurre en Colombia, donde la oposición insisten en mantener vigente la imagen bélica de una guerrilla q está dando muestras de PAZ jamás pensadas muy superiores a aquellos q dicen ser legales cual promotores de paff.!! paff.! paff.!, ve perdón Paz.
Hasta el político de moda-léase papa-ya se pronunció en ese sentido y hay q tomarlo en serio, solo es ver lo q logró con Obama-Castro.

Lina María Carrillo

19 de Enero

0 Seguidores

Pablo, interesante artículo. Yo todavía no estoy segura si estoy de acuerdo ...+ ver más

Pablo, interesante artículo. Yo todavía no estoy segura si estoy de acuerdo o no con la campaña Je suis Charlie o con las afirmaciones del Papa, aunque creo que me inclino un poco más por la segunda posición. He estado reflexionando sobre hasta qué punto la libertad de expresión entra en conflicto con otras libertades. ¿Es al entrar en conflicto con una creencia? ¿con la opinión de los demás? ¿con la fe? no lo sé. Lo primero que se me vino a la mente, y que me inquieta un poco de las caricaturas de Charlie Hebdo, es que sus autores critican algo totalmente ajeno a ellos. No me parece correcto burlarnos de una realidad en la que no hemos crecido, en la que no hemos convivido y que probablemente nunca lleguemos a entender. Creo que ese es el problema, los autores jugaron con algo que nunca van a llegar a entender completamente. Creo que sólo aquellos que crecieron o se criaron en medio de la religión musulmana podrán entender las sensibilidades que pueden tocar estas caricaturas.

cesar augusto p...

21 de Enero

0 Seguidores

Cordial saludo:
Todos los años se generan acontecimientos de gran calado ...+ ver más

Cordial saludo:
Todos los años se generan acontecimientos de gran calado que despiertan los más diversos comentarios, sean de defensa o crítica hacia lo establecido; en la semana que acaba de terminar, el ataque terrorista a la Revista Charlie Hebdo se ha convertido en el caballito de batalla de las extremas derechas del mundo para justificar en Europa posibles leyes antiemigración, guerras contra supuestos terrorismos desestabilizadores entre otras tantas argucias de las potencias occidentales.
No es de aplaudir ni más ni menos el horroroso acto de terror que unos islamistas desquiciados han proferido contra la sociedad parisina, sin embargo, y en medio del llanto, del luto que embarga a todo el mundo este atentado, es justo reconocer que el mismo semanario sabía a lo que se enfrentaba.

Las historias más vistas en La Silla Vacia