Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por apelaez · 19 de Septiembre de 2010

1786

12


 En Colombia los grandes periodistas son gente sufrida. Los denuncian por injuria, les mandan sufragios, les escupen y los matan. Según la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), en lo que va del 2010, se han presentado cuarenta y nueve violaciones a la libertad de prensa. Entre estas se incluyen 18 amenazas, un asesinato y varios periodistas victimas de trato inhumano por parte de las autoridades o de sus jefes.

A pesar del riesgo (y el tedio) al que se enfrentan cada día, el trabajo no es muy bien remunerado. En la provincia pagan diez mil pesos por nota y en más de una emisora la remuneración se deriva de las comisiones por pautas que ellos mismos deben conseguir. Para ese nivel de riesgo, y la ínfima paga que reciben, se deberían ver más periodistas en las flotas de pescadores de cangrejos en el pacífico norte. Ahí arriesgan el pellejo pero salen con cuarenta mil dolares al final de la temporada.

Frente a este panorama, los periodistas tienen tres opciones: “venderse”, trabajando para oficinas de prensa o agencias de comunicaciones estratégicas; hacer periodismo metódico y serio como Juanita León (a veces uno también tiene que ser lambón) o convertirse en una starlet del escándalo.

Está última es la mejor opción. No importa que escriba mal, que sus investigaciones no sean más que filtraciones de funcionarios vengativos o que sus escritos estén llenos de expresiones clasistas o ridículas. Lo único que necesita para saltar a la fama es la valentía temeraria de un kamikaze. Amárrese la bandana con el sol naciente y salga a denunciar políticos de crímenes sin prueba o a descubrir conspiraciones de “alto nivel” en todas partes. Funciona siempre.

La conducta temeria y bravucona es la que vende. El arrojo esconde las fallas en las investigaciones, el manoteo impide detallar la solidez de los argumentos y la pataleta termina por atraer las luces al periodista y no a los hechos que denuncia. Todo esto tiene un nombre: mal periodismo. Lo grave no es que exista este periodismo narcisista -siempre son entretenidas las acciones de estos personajes- lo grave es que se confunda la valentía con el buen periodismo.  

Comentarios (12)

d_assaf118

19 de Septiembre

0 Seguidores

jajajaja lambón jajaja. mentiras, buena nota. Creo que un ejemplo de ese "per...+ ver más

jajajaja lambón jajaja. mentiras, buena nota. Creo que un ejemplo de ese "periodismo" son las columnas del "héroe de invercolsa" , jose Obdulio, y en cierta medida, de Salú Hernandez.

gertrudis

19 de Septiembre

0 Seguidores

Acabo de descubrir la Silla y me encantó este analisis.
Aquí vende el es...+ ver más

Acabo de descubrir la Silla y me encantó este analisis.
Aquí vende el escándalo así despues tengan que retractarse.La verdadera vocación periodística es escasa.El monopolio y la homogeneidad de los medios también influye.Y..qué tal la "cosa política" de la Dávila??Da grima.Parece una ventrilucua agitando la cabellera sin ton ni son.Y que tal la bailada de tango de Natalia Springer en la misma cosa política?Despues quieren posar de Sacerdotisas de la Verdad y pontificar sobre lo Divino y lo Humano.Ya no se distinguen quiénes son analistas políticos,quienes son simples comunicadores sociales,y quiénes son periodistas.La Lambonería en un país de desempleados prolifera.Me gusta la Duzán,María teresa Ronderos,Cristina Torres,Cecilia Orozco.No son Show-Women.

clavos

20 de Septiembre

0 Seguidores

Una vez mas el problema es cultural. Falta buen software para este hardware....+ ver más

Una vez mas el problema es cultural. Falta buen software para este hardware.

DIDUNDI

20 de Septiembre

3 Seguidores

en el caso de rcn radio y television no es muy dificil ver que clase de peiro...+ ver más

en el caso de rcn radio y television no es muy dificil ver que clase de peirodismo hacen si es que a eso se le puede llamar periodismo,y sus mas fieles perros escuderos,entiendase..... la davila y la gurisati...pos no sufren de esos malas pagas de las que habla porq ademas tampoco estan expniendo ningun pellejo,estar con el estado en cabeza del gobierno de turno haciendoles el eco al juego politico no tiene nigun riesgo, al contrario son muchos los reitos que sacan de su actitud poco objetiva y lambona, asi que sr pelaez lo que acaba de hacer con juanita no es ninguna lamboneria de nada eso no se compara con la actitud cotidiana,aburrida y canzona de las dos señoras representantes de rcn que si saben lo que es dar cepillo al mas alto nivel,y lo peor de todod es que son hasta cinicas, se rien dando sus ''notas periodisticas''cual si fuera noticia de farandula o que se yo, es que ya no se sabe si es en serio o simplemnete una burla frentera a este pueblo ignorante que tenemos

641

20 de Septiembre

0 Seguidores

Es muy gracioso el nombre que le da usted a esto, pero igual me gusto su comen...+ ver más

Es muy gracioso el nombre que le da usted a esto, pero igual me gusto su comentario....

mauro99999

20 de Septiembre

0 Seguidores

Si, en una sola palabra estamos hablando de radio casa de nariño RCN Y CARACO...+ ver más

Si, en una sola palabra estamos hablando de radio casa de nariño RCN Y CARACOL...........

Marleny Barrera López

20 de Septiembre

5 Seguidores

Estoy completamente de acuerdo con el análisis y con el lambetazo, que aquí hizo.
Alejandro:¿dónde queda el pácifico norte y cómo se pescan los cangrejos, seguro pagan 40 mil?

Estoy completamente de acuerdo con el análisis y con el lambetazo, que aquí hizo.
Alejandro:¿dónde queda el pácifico norte y cómo se pescan los cangrejos, seguro pagan 40 mil?

Tatiana Luján Ruiz

21 de Septiembre

0 Seguidores

¿Estás hablando de Coronell, como en twitter en estos días?

¿Estás hablando de Coronell, como en twitter en estos días?

ailicec

21 de Septiembre

0 Seguidores

Has dicho lo que es.

Has dicho lo que es.

ybetancur

22 de Septiembre

0 Seguidores

Definitivamente el sensacionalismo es lo que usan nuestros periodista, muchos ...+ ver más

Definitivamente el sensacionalismo es lo que usan nuestros periodista, muchos porque los medios se los piden, otros porque fueron educados así, o se hicieron así. Pero en general el periodismo en Colombia es narciso y va desde hace varias décadas no se levanta de la decadencia que tuvo y tiene.

Monica Palacios

24 de Septiembre

0 Seguidores

Cuando hablás de periodismo narciso pienso por ejemplo en el mundo según Pir...+ ver más

Cuando hablás de periodismo narciso pienso por ejemplo en el mundo según Pirry, en pregunta Yamith, en la entrevista de Cecilia; nada me parece tan pretencioso como poner su propio nombre para titular el programa o la sección. Eso es asumir que lo uno piensa importa porque lo dice uno y no por lo que se dice. Pero creo que de lo que estás hablando aquí no es exactamente de eso, del que hablás me parece más el que se conoce como periodismo de denuncia, pero que es realmente de escándalo, y tenés razón, es muy comercial y en muchos casos, poco ético.
Pero me llama la atención es las cifras que estás citando. Por provincia te referís a lo que no es Bogotá, supongo. ¿En qué medio pagan diez mil pesos por nota?, ¿televisión, prensa? ¿No estás exagerando?

mrsanjeronimo

30 de Septiembre

0 Seguidores

Es irónico que algunas de las cosas que el bloguero dice las hace. Los escrit...+ ver más

Es irónico que algunas de las cosas que el bloguero dice las hace. Los escritos de este señor suelen estar, por ejemplo, "llenos de expresiones clasistas o ridículas". Y su caso no difiere del de aquellos periodistas en cuyo trabajo, "el manoteo impide detallar la solidez de los argumentos y la pataleta termina por atraer las luces al periodista y no a los hechos que denuncia"; si bien este señor no denuncia nunca nada, en sus textos es posible detectar una actitud chapucera, que parece ir en procura de escandalizar ("manoteo", "pataleta"). Buen ejemplo es su más reciente columna -la que sucede a ésta-, en la que habla ("manotea") sobre la muerte del Mono Jojoy.

Las historias más vistas en La Silla Vacia