Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 20 de Octubre de 2017

2432

6

Hoy el autodenominado partido del presidente Juan Manuel Santos, La U, hará la convención en la que confirmará su prioridad de seguir unidos, ahora con un jefe único. Eso como requisito para mantener sus curules en el Congreso y luego cotizar sus votos como posible carta ganadora para un candidato cercano al Gobierno con posibilidades de llegar a la Presidencia, para lo que hoy miran a Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle.

Pero como La U es un partido de barones electorales sin unidad ideológica, y descartó tener candidato presidencial propio, ese reto no es fácil porque está la tentación de que cada uno puede buscar el mejor postor, algo que parece bien probable porque algunos ya han tomado partido por Vargas o contra él.

A salvar el pellejo

Mientras el Centro Democrático quiere pasar de 40 a 70 congresistas y Cambio Radical quiere doblar las que ya tiene, ocho congresistas de La U nos dijeron que deberán pelear por mantener sus 20 puestos en Senado y 37 en la Cámara, que los hicieron la bancada más grande del Congreso en 2014.

La primera razón que dan para ello es que están atrasados en la conformación de las listas: mientras uribistas y vargaslleristas arrancaron hace meses a hacerlo (el uribismo presentó 146 de preinscritos de 18 departamentos para el Senado, y Vargas lleva meses confirmando alianzas), en La U no han comenzado.

Encima, estaban esperando a que la reforma política les permitiera armar listas de coalición con el liberalismo, pero ya es claro que no hay tiempo para que eso ocurra.

A pesar de eso todos los senadores buscarán reelegirse; las cuatro excepciones (Mauricio Lizcano, Jorge Géchem, Milton Rodríguez y Manuel Enríquez Rosero) planean heredar su curul o en el caso de Gechem bajar a la Cámara, como contamos en La Silla Sur.

La segunda razón para el pesimismo es que su maquinaria está disminuida, sobre todo desde que los principales electores del partido, Musa Besaile y Bernardo ‘Ñoño’ Elías, están tras las rejas por el escándalo de coimas de Odebrecht por presuntos pagos a magistrados de la Corte Suprema, respectivamente; y que Sandra Villadiego, como contamos impulsa dentro del Partido la posibilidad de que ella y otros puedan dar el salto al uribismo.

La tercera razón es la pelea al interior de la bancada.

 

Ésta está dividida desde la última asamblea, en 2014, cuando Benedetti, Lizcano y Name pelearon por la Presidencia del Senado de ese año.

Esas diferencias llevaron a que Benedetti (con la menor votación del Caribe pero amplio liderazgo, sobre todo por su interlocución con Santos), liderara el bloque de ocho senadores costeños (él, Villadiego, Miguel Amín, Eduardo Pulgar, José Gnecco, ‘Ñoño’ y Musa) que se unían para tener el poder de decisión en el Partido ; y Lizcano armara su propio combo con Name, Maritza Martínez, Enríquez Rosero y Roosevelt Rodríguez.

De hecho, este año Lizcano y Name buscaron que el partido avalara al ex ministro (y entonces santista) Juan Carlos Pinzón a la Presidencia, a lo que Benedetti y sus aliados se opusieron, lo que muestra que las divisiones siguen vivas.

“Todo el mundo está buscando salvar su propio pellejo”, nos dijo el senador Ángel Custodio Cabrera, quien no se identifica con ninguno de esos dos grupos, y calcula que 2018 podrán tener entre 17 y 22 curules en esa Cámara. Cifras similares nos dieron otros tres senadores y un representante.

Por ahora, cada congresista hace cuentas por su lado y eso es otro obstáculo para mantener la unidad.

Sin embargo, mantenerse unidos les puede servir para repetir los 2 millones de votos que pusieron en 2018 y poner presidente, según el exnegociador y posible cabeza de lista, Roy Barreras. “Vamos a mantener el partido en conserva para que nosotros escojamos con quién nos vamos de candidato presidencial”, explicó.

El lío es que también se dividen sobre si irse con Vargas o con De La Calle.

El botín presidencial

Los 2 millones de votos son una cifra mágica para varios consultados, porque calculan que los candidatos que pasen a segunda vuelta deben sacar unos 3 millones de votos (lo que obtuvieron Santos y Zuluaga, cada uno, en la de 2014), y quien gane necesitará 5 millones. La diferencia serían sus votos, en esa lógica - aunque es probable que ya estén jugados desde antes que no se mantengan unidos-.

Eso se nota en que en el Partido que se formó para reelegir a Uribe la mayoría no estarían dispuestos a irse con él si eso fuera ser posible gracias a la reforma política, aunque algunos encabezados por Villadiego sí.

Para los demás, que consideran que irse con Uribe es una traición, porque son el partido de Santos, los votos pueden terminar en el liberalismo o con Germán Vargas Lleras. Y ya varios han elegido bando.

Por un lado, Roy quiere que De la Calle gane la consulta liberal del 19 de noviembre, para luego llevar a La U a apoyarlo en una posible consulta interpartidista de marzo (con Clara López y, si llega a consolidarse, el candidato elegido entre Claudia López, Jorge Robledo y Sergio Fajardo). Pero nos confirmó que hoy no pedirá esa definición, en aras de mantener la unidad. “No queremos armar una disputa, no nos vamos a anticipar a esa decisión”, explicó.

En una línea similar el senador Eduardo Pulgar nos confirmó que aspira a que en marzo La U apoye al candidato liberal, aunque en un mes le moverá su maquinaria en Bolívar, Magdalena y Cesar al ex ministro Juan Fernando Cristo, rival de De la Calle.

Pero del otro lado ya se comenzó a cotizar la candidatura de Vargas Lleras: un representante nos dijo que el candidato ya tiene “compromiso con 11 o 12 senadores”, incluyendo a Maritza Martínez del Meta y el grupo de Dilian Francisca Toro en el Valle (algo que negó Roosevelt Rodríguez, senador de ese grupo).

Lo que sí es indudable es el respaldo de Lizcano, quien le armó un evento hace un mes en su natal Manizales e hizo una férrea defensa a su labor como Vicepresidente en el debate que hizo Claudia López en el Senado esta semana.

Lizcano sí presentará una propuesta hoy para que el partido apoye oficialmente a Vargas pero podría ser derrotada por el nuevo director único, justamente en aras de la unidad.

La unidad del director

La empresa de mantener la frágil unidad de los votos y de la bancada hasta las elecciones presidenciales estará a cargo a partir de hoy de Aurelio Iragorri, exministro de Agricultura de Santos, y quien por orden del Presidente salió del gabinete a manejar La U. Así, la confederación de caciques tendrá un director único por primera vez en tres años.

Según las ocho fuentes, Iragorri no genera molestias allí porque es visto como el ‘enviado de Santos’. Y se la jugará por la unidad, como se nota en que según nos dijeron dos senadores ya le dijo a varios de los que se reunió esta semana que no quiere tener la controversia de definir el candidato presidencial por ahora.

Y es que si los bandos por Vargas y por liberales se refuerzan, el Partido se podría romper justo cuando la apuesta de varios, incluyéndolo a él, es la unidad.

Y cuando esa unidad es necesaria para que aprovechen tenerlo a él, un santista nato que estuvo en el Gobierno entre agosto de 2010 y septiembre de este año -y alcanzó a manejar el computador de Palacio- con línea directa con el mandatario.

Mientras la mantengan la unidad y la línea abierta seguirán siendo el partido de Gobierno, algo fundamental para sobrevivir a las elecciones si el impulso de un candidato presidencial. Y, como el Gobierno tiene problemas para mantener el quórum en el último tramo del Fast Track en el Congreso y no quiere que más votos terminen en las toldas uribistas, esa unidad hace más probable que sigan siendo consentidos por Santos, lo que es otro impulso para las elecciones.

Por eso, es probable que los congresistas sigan manteniendo un mínimo de unidad, por lo menos hasta las elecciones de marzo, y que aplacen tanto como puedan la decisión del candidato a apoyar (o de quedar en libertad para hacerlo). Pero para las presidenciales, cuando ya la unidad habrá cumplido su meta de sobrevivir, seguramente llegarán con las cartas marcadas, y apoyando dos o incluso más campañas.

Comentarios (6)

mauro Rldan

20 de Octubre

0 Seguidores

La situacion  de las maquinarias políticas esta dificil. En el caso &nbs...+ ver más

La situacion  de las maquinarias políticas esta dificil. En el caso  de U, se complica por las desbandada iniciada por Lizcano. No se entendería lo de Martiza Martinez que es una clientelista vestida de honorable. Volver a CR es resucitar la investigación a Lucas Su esposo, por la comprobada alianza paramilitar. Ojalá el enroque le salga bien.

DIDUNDI

20 de Octubre

3 Seguidores

Al Gbno Santos le pasa como al carnaval d Barranquilla a la inversa, quién lo...+ ver más

Al Gbno Santos le pasa como al carnaval d Barranquilla a la inversa, quién lo vive es quien lo padece; prácticamente un Gbno al q 8 años solo le alcanzó para mostrar una firma y d implementación Nada, con la expectativa d un nuevo inquilino Q OBVIAMENTE NO PUEDE SER D LA MISMA LÍNEA.

Muy a su estilo ' traicionero d clase' probó lo q es ser atacado y hasta impedido d gobernar.

DIDUNDI

20 de Octubre

3 Seguidores

Prácticamente todas las hrias políticas d LSV describen carteles d POLÍTICO...+ ver más

Prácticamente todas las hrias políticas d LSV describen carteles d POLÍTICOS q d una u otra forma llevan implícito un prontuario delictivo x acción y/u omisión. Alianzas van, vienen y en el mismo punto se mantienen, al servicio dl mejor postor quién provea parte d la torta burocrática, + lo q se roben, les alcance para pagar el magistrado d turno y les sobre. 

 

gunther

20 de Octubre

0 Seguidores

no dudo que, con ratas como, roy y, benedeti proximamente en la carcel, la enm...+ ver más

no dudo que, con ratas como, roy y, benedeti proximamente en la carcel, la enmermelada u, sobreviva

José Saramago - 0

21 de Octubre

0 Seguidores

LSV atenta con esto: el presidente Juan Manuel Santos va a presentar un proyec...+ ver más

LSV atenta con esto: el presidente Juan Manuel Santos va a presentar un proyecto de ley la semana entrante par derogar la ley de garantías. Es decir esa ley que impide que despilfarren el presupuesto en época electoral. La ley de garantías es la que impide que los Ñoño's. los Musa's, los Benedetti's, los Roy's, y demás hagan fiesta con el dinero publico y lo utilicen para conseguir votos.

José Saramago - 0

21 de Octubre

0 Seguidores

..-con respecto a mi anterior comentario-> como antecedente Juan Manuel San...+ ver más

..-con respecto a mi anterior comentario-> como antecedente Juan Manuel Santos intento derogar la ley de garantías para la campaña de 2014, y la campaña del Plebiscito del 2 de octubre del 2016. La diferencia de ese entonces a ahora, es que ahora existe el 'fast track', el mecanismo de legislación inventado por las FARC y por Santos para “justificar”: “los acuerdos y la paz de Santos”.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia