Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 07 de Marzo de 2019

22631

1

Sincelejo amaneció conmocionada el jueves pasado por un asesinato ocurrido en la entrada de un colegio a las 6:15 de la mañana, justo cuando los estudiantes estaban llegando. La noticia no pasó del registro de crónica roja en algunos medios locales.

Pero detrás de la misma está la particularidad de que la víctima tenía conexiones con el cuestionado exrepresentante sucreño Yahir Acuña y, de hecho, hace poco le había confirmado a La Silla Vacía los tentáculos de la fuerza yahirista en la contratación de dos municipios del Bajo Cauca antioqueño.

Se trata de Jader Osuna Chávez, de 35 años, quien según la prensa local había sido policía, manejó por un tiempo el parqueadero al que llevan los vehículos inmovilizados por la Policía de Carreteras en Sucre, y actualmente se dedicaba al comercio de carros.

Era conocido como “El buñuelo” y fue asesinado cuando se encontraba llevando a sus dos hijos al colegio Bethel, que queda en la avenida Alfonso López, por un hombre que le disparó en cuatro ocasiones y luego huyó en una moto.

Enseguida, la Policía sacó un comunicado en el que informa que de inmediato recogió el contenido de las cámaras de seguridad del sector y detalla que Osuna registraba anotaciones como indiciado por fraude procesal, homicidio culposo y lesiones el año pasado; y que también había presentado denuncias por lesiones y amenazas contra su vida en los años 2013 y 2015.

Lo que nadie -ni en la Policía o la prensa sincelejana- ha mencionado hasta el momento es que, además de esos detalles, Jader Osuna tenía como característica el vínculo con Yahir, cuestionado porque actualmente tiene una investigación abierta por parapolítica.

Ese vínculo lo contó en detalle La Silla Vacía hace poco más de un mes, cuando revelamos los intereses de aliados de Acuña en la contratación de dos alcaldías por encargo (que fueron avaladas por el viejo PIN, partido en el que Yahir manda) en la subregión del Bajo Cauca, en Antioquia.

Esa revelación la pudimos hacer, entre otras cosas, porque en micrófonos el hoy asesinado Osuna nos reconoció haber estado fungiendo como asesor a la sombra de los alcaldes encargados de los municipios de Nechí y El Bagre y ser “amigo” de Yahir Acuña.

Días después de nuestra historia, la alcaldesa encargada de El Bagre (llamada María Yolima Madrigal) ratificó el sentido de esa versión, cuando denunció en la Fiscalía que Yahir Acuña la presionó por burocracia y contratos a través de unos aliados del excongresista que llegaron al pueblo para vigilarle la gestión. Entre esos aliados estaba Jader Osuna.

La mandataria también asegura en su declaración a la Fiscalía (que pueden leer completa haciendo clic aquí) que, cuando se negó a hacer lo que Acuña y sus aliados le decían, fue radicada en la Gobernación de Antioquia una carta falsa en la que ella supuestamente renuncia a su encargo y a su militancia en el viejo PIN.

En esta denuncia la acompañó el gobernador antioqueño Luis Pérez, cuando días después salió con ella en medios relatando que a la alcaldesa encargada la hicieron firmar un pagaré en blanco  al partido Opción Ciudadana a cambio de ser ternada.

Uno de los asesores de la mandataria le dijo a La Silla hace unas semanas que fueron emisarios de Yahir Acuña los que le hicieron firmar ese documento, como requisito previo para estar en la terna.

Los casos (que ayudó a revelar el asesinado)

La historia de los tentáculos de Yahir Acuña en el Bajo Cauca arrancan el 3 de octubre de 2017, con la designación del funcionario de la Gobernación, Esven Cortés, como alcalde encargado del municipio de Nechí, tras la captura del mandatario titular Miguel Franco por presunta malversación de plata pública, quien llegó con el aval del viejo PIN en 2015.

Desde el primer día como encargado, junto a Cortés estuvieron como asesores a la sombra dos costeños de la cuerda de Acuña: Carlos Erasmo Sánchez, oriundo de Sahagún, Córdoba, quien el año pasado aspiró a una curul por las negritudes en las legislativas con el apoyo de Yahir; y Jader Osuna, el asesinado, quien le hizo campaña a Sánchez en Córdoba y Sucre y, según nos contó Cortés, era su conductor mientras estuvo de alcalde encargado.

Teniendo como asesores a la sombra a Sánchez y Osuna, el encargado Cortés contrató de secretario de Hacienda un contador sucreño que habría intentado trasladar 3.500 millones de pesos de regalías a una cuenta en Sincelejo a una fundación que no tenía contratos con Nechí, como lo contamos.

En diciembre pasado, cuando regresó el alcalde titular Franco por vencimiento de términos, los asesores yahiristas Sánchez y Osuna se mudaron para el vecino El Bagre, donde habían acabado de capturar a su alcalde Ángel Mesa por por cambiar el operador del alumbrado público por uno que no cumplía con requisitos legales. Ese Alcalde también era del viejo PIN.

Ahí fue que resultó encargada la actual alcaldesa, María Yolima Madrigal.

Como nos contó una fuente que lo sabe de primera mano -y la alcaldesa lo menciona en su denuncia-, el 21 de diciembre cuando quedó de encargada, llegaron a recogerla Carlos Erasmo Sánchez y Jader Osuna a su casa en Planeta Rica para llevarla a Sincelejo, donde se encontró con Yahir Acuña.

En esa reunión, según estas versiones, Acuña asignó a Jader Osuna como asesor informal  permanente de la alcaldesa (e) Madrigal. Desde ese día su función fue acompañarla a todas las reuniones y citas, tomar nota, transportarla y recomendarle a quién nombrar de secretario de Gobierno, de Contratación Pública y de Hacienda.

Pero solo se quedó hasta el 15 de enero pasado, luego de que la alcaldesa declarara insubsistente como secretario de Gobierno a Briller Ochoa, uno de los aliados del grupo de Yahir, y les pidiera a este y a Carlos Erasmo Sánchez que no influyeran más en su administración, como dice la denuncia que hizo Madrigal ante la Fiscalía.

Osuna contactó a los demás secretarios de su cuerda recién nombrados para que dejaran sus cargos. Luego se fue del municipio.

Una semana después, el 24 de enero, llegó a la Gobernación de Antioquia la carta renuncia falsa de la alcaldesa Madrigal al partido Opción Ciudadana; y el 3 de febrero Luis Pérez denunció la existencia de la letra de cambio por 300 millones que le hicieron firmar para meterla en la terna.

El día que Madrigal estaba haciendo su primera rendición de cuentas como mandataria encargada, el pasado jueves 28 de febrero, mataron a Osuna.

Como lo hicimos en nuestra primera publicación sobre este caso, intentamos comunicarnos con Yahir Acuña para preguntarle por su respuesta a las denuncias de la alcaldesa encargada de El Bagre y el Gobernador, y por su relación con Jader Osuna; pero hasta el cierre de esta historia no nos había respondido.

Comentarios (1)

Robin Hood

08 de Marzo

0 Seguidores

Y todavia no les ha contestado el teléfono el ex uribista Acuña?
...+ ver más

Y todavia no les ha contestado el teléfono el ex uribista Acuña?

Tampoco volvimos a saber del caso en el que lo pillaron con 400 millones en efectivo para comprar votos el día de elecciones.

Si contesta nos avisan, noticia en desarrolllo...

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia