Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 10 de Diciembre de 2018

4117

4

Iván Duque cumplió su promesa de enviar hoy una terna renovada para el Fiscal General ad hoc en los casos del escándalo Odebrecht en los que se declaró impedido Néstor Humberto Martínez.

Lo hizo incluyendo al ex viceministro Gilberto Orozco en lugar de la renunciada Margarita Cabello, una decisión que deja vivas las críticas a los otros dos ternados y, sobre todo, que reitera que para él no es fundamental que el ad hoc sea penalista, pero sí que sea conservador o uribista.

El nuevo ternado

Orozco, nacido en Villanueva, Guajira, es conservador de toda la vida -su padre, Julio Orozco Dangond, fue un dirigente laureanista local-  y experto en derecho laboral, no en penal. Eso sí, conoce bien el sector judicial, en el que hizo carrera.

Empezó en la rama ejecutiva, pues fue jefe de la división de asistencia a la Rama  del Ministerio de Justicia, director general de su fondo rotatorio y jefe de su oficina jurídica.

Luego pasó a la judicial, pues fue magistrado auxiliar del también villanuevero Rafael Baquero Herrera en la Corte Suprema entre 1986 y 1990, magistrado de la Sala Laboral del Tribunal de Cundinamarca entre 1990 y 1996, y magistrado de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura entre 1996 y 2004.

También fue conjuez del Consejo de Estado y participó en una decisión que negó una demanda para tumbar a Sandra Morelli de la Contraloría.

En julio de 2008 el entonces presidente Álvaro Uribe lo nombró viceministro de justicia para acompañar al conservador Fabio Valencia Cossio, quien llevaba apenas un mes en el cargo y fue quien le ofreció ir al Gobierno, con el gran encargo de sacar adelante una reforma a la justicia, justo en pleno choque con la Corte Suprema por el escándalo de la parapolítica.

Para eso eran útiles su trayectoria (se opuso a la reforma pastranista de 2000, que quería eliminar la Judicatura, y al proyecto uribista de reforma de 2003, con lo que se enfrentó a Fernando Londoño Hoyos) y sus relaciones en la Rama.

Aunque duró solo seis meses en el cargo, no salió con malas relaciones con Valencia ni con Uribe ni por problemas políticos, sino porque la reforma a la justicia terminó naufragando.

En su cargo defendió la necesidad de una sentencia judicial para que el Estado indemnizara a las víctimas, posición que terminó derrotada con la Ley de Víctimas del Gobierno Santos, que permitió reparar a cientos de miles de víctimas del conflicto.

Su militancia conservadora ha sido notoria en varios momentos, como en su elección a la Judicatura o cuando sonó para la terna azul para la Fiscalía en 2005 (el acuerdo entre Uribe y el conservatismo era mantenerles esa entidad, que venían de manejar con Luis Camilo Osorio).

Es cercano a la Universidad Sergio Arboleda, donde ha sido profesor. En 2000, al ser elegido presidente de la Judicatura, el connotado conservador y fundador de la Universidad, Rodrigo Noguera Laborde, hizo un cóctel en su honor.

Con esa trayectoria, su inclusión en la terna refuerza el carácter más político que experto de la terna, pues sigue sin tener ningún experto en derecho penal y nadie con experiencia en investigaciones de ese tipo, ni trayectoria en la Fiscalía o en la defensa penal. - además de sostener a la otra ternada que podría estar impedida, la Secretaria Jurídica de Presidencia, Clara María González.

Comentarios (4)

juan manuel rodríguez. c.

10 de Diciembre

1 Seguidores

El solo hecho de provenir del Consejo Superior de la Judicatura no sugiere int...+ ver más

El solo hecho de provenir del Consejo Superior de la Judicatura no sugiere integridad moral ni tradición institucional marcada por la probidad. A Duque no le interesa que se esclarezca la corrupción de Odebrecht. Se une a todo el montaje novelístico que le hicieron a PETRO para tender tóxicas cortinas de humo que se suman a las ficticias o reales dosis de cianuro absorbidas por los Pizanos.

Lupita Gómez

10 de Diciembre

1 Seguidores

¿Y no hay penalistas uribistas? Tal vez "uribista" sea condición necesaria p...+ ver más

¿Y no hay penalistas uribistas? Tal vez "uribista" sea condición necesaria pero no suficiente: condescendiente, controlable, entrañable. Así las cosas la FGN ya parece una dependencia más del poder ejecutivo, de facto, en contubernio con la CSJ, claro.

Julián Darío Bonilla Montenegro

10 de Diciembre

0 Seguidores

Está poniendo en práctica las mañas de su jefe. Todo esto refuerza la idea que lo que quiere es tener simplemente el formalismo cumplido y que se vaya olvidando lo que ha sido ese escándalo de Odebrecht.

Está poniendo en práctica las mañas de su jefe. Todo esto refuerza la idea que lo que quiere es tener simplemente el formalismo cumplido y que se vaya olvidando lo que ha sido ese escándalo de Odebrecht.

DIDUNDI

10 de Diciembre

3 Seguidores

El autor confirma la teoría q vengo pregonando, no es q sean brutos, ignorant...+ ver más

El autor confirma la teoría q vengo pregonando, no es q sean brutos, ignorantes, ni se ganaron el título en una rifa, ni el presidente ni los asesores, Noo.!, simple y llanamente es la imposición x la IMPOSICIÓN; d aquí para adelante solo es q los EEUU o en su defecto la CPI entren y hagan un amago d limpia.
Un Sr carilargo q + se parece sacado d la película d Frankenstein es el 'nuevo cambio''.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia