Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio | Juan Esteban Lewin · 28 de Noviembre de 2019

8498

7

El presidente Iván Duque dijo ayer en Blu Radio, sin dar el nombre pero con pistas evidentes, que el senador Gustavo Petro es el principal promotor no sólo del paro, sino de la violencia que ha habido por estos días de protestas contra su gobierno.

Con eso se unió a distintas voces que han dicho lo mismo y que son tanto afines al Gobierno (como la senadora María del Rosario Guerra, la periodista Salud Hernández; o el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa), como críticos (el exsuperintendente de Industria y Comercio Pablo Felipe Robledo y el caricaturista Vladdo).

Aunque desde su cuenta en Twitter en varias ocasiones Petro se ha mostrado como dando órdenes para que la gente salga a las calles, no coordina ni maneja lo que pasa, y si bien su Colombia Humana participa en el paro, no estuvo detrás de la organización y es uno entre muchos movimientos políticos y sociales que han sacado gente a la calle.

Incluso, está por verse si logrará sacar réditos políticos de una movilización que ayer, con una nueva jornada de marchas y conciertos, reiteró que tiene mucho de espontáneo y de diverso, y menos de organización planificada.

 

Los convocantes (y la Ocde) muestran que la organización no fue de Petro

Más allá de que Petro haya negado reiteradas veces ser la cabeza del paro, o adjudicarse su éxito, como hizo cuando Blu lo llamó ayer para que respondiera al señalamiento de Duque, otros hechos demuestran que no fue quien lo organizó.

El paro lo convocaron el 4 de octubre el Comando Nacional Unitario (que agrupa las cuatro centrales obreras: CUT, CGT, CTC y CPC), la Cumbre Agraria, Aconalferros (que es una asociación de pensionados), el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), y las dos principales organizaciones de estudiantes (Unees y Acrees).

En esa convocatoria también participaron “más de 100 organizaciones sociales y sindicales”. Ahí están sindicatos como el del Sena, del sector salud, de profesores, de trabajadores de la Rama Judicial; organizaciones de mujeres, comunales y defensoras del proceso de paz, entre otras.

Petro no quiso que Colombia Humana se metiera en la organización de alto nivel del paro. 

“La orden de él fue que no participáramos en eso, y de hecho no hay nadie de nosotros en el Comité Nacional del paro. Él dijo que el paro tenía que ser ciudadano y popular”, le dijo a La Silla Cachaca Andrés Charry, que ha sido asesor de Petro en el Senado y es integrante de Colombia Humana.

Aunque buena parte de las organizaciones que convocaron tiende a la izquierda, no todas son afines a ese espectro político, y las que sí, en todo caso, no las controla Petro.

Por ejemplo, está Defendamos la paz, un movimiento que nació a comienzos de este año para defender la implementación del Acuerdo con las Farc y que han liderado exfuncionarios del gobierno Santos, como Humberto De la Calle, Juan Fernando Cristo, Guillermo Rivera, así como el senador de La U Roy Barreras.

Entre los estudiantes, un movimiento grande como Acrees no le camina a Petro, comenzando porque su presidente, Alejandro Palacios, milita en la Alianza Verde, y su vicepresidenta, Jennifer Pedraza, es del Polo, de la línea del Senador Jorge Robledo, que no la va con Petro.

En los volantes que han distribuido los organizadores del paro también aparece la bancada alternativa en el Congreso, y aunque allí está Petro como senador de Colombia Humana y los elegidos por ‘Los Decentes’, que también son de su cuerda (los representantes a la Cámara por Bogotá María José Pizarro y David Racero), también están la Alianza Verde, el Polo Democrático y la Farc, partidos con capacidad de movilización en los que Petro no tira línea.

Encima, uno de los blancos de las críticas de la convocatoria distancia a los organizadores de Petro: la Ocde.

Parte del llamado “paquetazo de Duque”, que incluye las posibles reformas laboral y pensional, tiene como nuez que las centrales obreras las consideran “órdenes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos”, el club de países de buenas prácticas en el que fue aceptado Colombia durante el gobierno de Juan Manuel Santos y que se formalizó con la aprobación del Congreso este año.

Justamente, Petro votó a favor del ingreso de Colombia a la Ocde.

Es decir: a pesar de que Petro respalda el paro y la movilización que se derivó de éste, un sector marcha contra políticas que, dicen, son impuestas por la  organización a la que el excandidato presidencial le dijo sí.

Eso marca un distanciamiento que hace difícil afirmar que Petro haya estado detrás de la organización de todo lo que ha pasado.

Por último, supimos que para la réplica de la alocución presidencial del jueves pasado él propuso a la bancada de la oposición que hablara algún sindicalista, algo que no se pudo porque debe ser un congresista (finalmente habló el verde Mauricio Toro).

A eso se suma que aunque el exalcalde de Bogotá puede incidir en las movilizaciones, su palabra tampoco define el rumbo de las mismas.

Trino a trino

Relacionar a Petro con la actual movilización social es fácil después de que, cuando perdió las elecciones frente a Duque el año pasado, prometió hacer oposición con un pie en el Congreso y otro en la calle.

Eso fue lo que ayer recordó el Presidente cuando lo señaló de estar detrás del paro.

Lo que está ocurriendo en las calles puede leerse como una expresión del llamado a “la resistencia”, que tomó fuerza desde su campaña el día de la derrota.

Sin embargo, como contamos en su momento, “la resistencia” no es un movimiento estructurado ni refleja sólo banderas de Petro, pues causas como la defensa del medio ambiente o la lucha anticorrupción también tiene defensores en otros partidos y movimientos sociales dispuestos a marchar sin que él les diga.

Esto no obsta para que Petro, en todo caso, haya usado su cuenta de Twitter para incitar al paro, no solo pidiéndole a la gente que siga marchando, sino llamando a organizar “guardias populares” en los barrios en la noche del viernes para enfrentar la delincuencia (en algunos trinos aclaró que sin violencia, pero en otros eso no fue claro), para decir que el toque de queda es una dictadura (a pesar de que él mismo decretó uno, como alcalde, en tres localidades) y, en general, para agradecer a quienes se suman a él y dar instrucciones sobre cómo seguir la movilización.

Pero una cosa es Twitter y otra, las calles.

La calle tampoco es (sólo) de Petro

En las marchas y los cacerolazos ha sido evidente que la movilización la protagonizan cientos de miles de personas que no salen motivadas por los llamados de Petro, además porque, como ya hemos explicado, lo que ha vivido Colombia en los últimos días sobrepasa la capacidad de movilización de los partidos, de los sindicatos y de las organizaciones de izquierda, dentro de las que sí está Colombia Humana, pero como una más.

Dos ejemplos muy locales y puntuales de que eso es así los encontramos en Bogotá, la ciudad donde Petro tiene más fuerza electoral, la que ya gobernó y donde las movilizaciones han sido más numerosas.

Uno es la Red Popular de Derechos Humanos (Redhus), una organización afín a la izquierda que hace pedagogía y denuncias sobre derechos humanos sobre todo en localidades del sur de la ciudad.

El año pasado se movieron por Petro en las presidenciales y ahora sus integrantes hacen parte del paro. Sin embargo, dice Miguel Reyes, uno de sus integrantes, que ahora salgan a marchar no tiene nada que ver con que su candidato presidencial haya sido Petro.

“En la campaña aumentó el perfil de Petro porque defendía el Acuerdo de paz, y los compromisos que hacemos con organizaciones de izquierda son con base en la defensa del Acuerdo. Por eso lo apoyamos”, dice. Y agrega: “Nosotros nos vinculamos al paro después de acordarlo en una reunión de organizaciones sociales de toda Bogotá. No fue una orientación desde arriba, como quieren hacerlo ver. Y en esto ni siquiera se ha hablado de la representación política de Petro”.

El otro ejemplo lo encontramos en Suba, en el noroccidente de Bogotá, donde se creó un comité local del paro con el fin de organizar horarios de concentración, puntos de encuentro y formas de actuar, sobre todo para la primera manifestación del 21 de noviembre, pero que también operó para la menos organizada de ayer.

Aunque en ese comité hay militantes de Colombia Humana, también lo integra gente del Polo y los verdes, y, en general, de organizaciones sociales que trabajan en esa localidad a los que ayer vimos concentrados juntos al frente del Portal de Transmilenio.

Petrificar la marcha, entonces, no es preciso, pero que Duque lo haya hecho a punta de los trinos de Petro recuerda la relevancia política del senador: si hay una sensación de “petrificación” puede despertar un miedo como el que ayudó a Duque a ganar la Presidencia frente a Petro, y quizás debilitar las protestas que siguen.

El problema es que en la calle eso no parece tener sustento.

Ayer, a pesar de que las marchas no fueron igual de masivas a las del 21 de noviembre ni pararon al país en las mismas dimensiones, sí fueron nutridas en la tarde y tenían el espíritu de descontento espontáneo que han mostrado los cacerolazos, sin reflejar necesariamente la agenda de Petro, como se nota en nuestra crónica en vivo.

Además, como no hubo violencia como la que se había vivido en diferentes lugares y días, incluyendo el disparo de un arma supuestamente no letal de un policía del Esmad que mató a Dilan Cruz, el miedo a las marchas se pudo haber reducido, lo que le quita fuerza al fantasma de la “petrificación”.

Por eso, mientras la gente sigue en la calle y el paro corre el riesgo de desgastarse por el esfuerzo que implica salir a diario y por sus impactos en la vida económica de millones de personas, el factor Petro parece menos presente.

En cambio, desde antes de ponerle el foco a la “petrificación” Duque, finalmente, aceptó como interlocutor al Comité del Paro que recibió el martes, y que mantiene unas peticiones con las que la negociación pinta muy difícil.

Con eso, la salida a la crisis, en cualquier sentido, difícilmente pasa por Petro.

Comentarios (7)

Diego Fernando Rodríguez

28 de Noviembre

0 Seguidores

Me gustaría ver una historia de si alguien se está moviendo para buscar representar al inconformista espontáneo que está saliendo motivado por la movilización masiva.

Me gustaría ver una historia de si alguien se está moviendo para buscar representar al inconformista espontáneo que está saliendo motivado por la movilización masiva.

harriarq

28 de Noviembre

0 Seguidores

Duque no dice el nombre, pero LSV sabe que es Petro, el incendiario que quiere...+ ver más

Duque no dice el nombre, pero LSV sabe que es Petro, el incendiario que quiere acabar con TM, el que convoca a los colegios para que menores salgan como escudos, el que dice que un toque de queda es dictadura, al que desautoriza hoy el mismo comitente del Paro, porque se quiere quedar con lo "logrado", ellos se consideran los únicos que representa a la sociedad, los 13 puntos no son los mismos ??1

Marleny Barrera López

28 de Noviembre

5 Seguidores

Poner a Petro como el líder de las marchas, sigue demostrando la desconexión de Duque y el Centro Democrático. Ni las consignas o carteles lo mencionan, a diferencia de Uribe que si aglutina rechazo. Están sirviéndole los triunfos que se consigan a Petro, quien tiene un gran ego para asumirlos. Pese a este esfuerzo, la violencia sigue acreditada a la Policía. Lo siguen creciendo políticamente.

Poner a Petro como el líder de las marchas, sigue demostrando la desconexión de Duque y el Centro Democrático. Ni las consignas o carteles lo mencionan, a diferencia de Uribe que si aglutina rechazo. Están sirviéndole los triunfos que se consigan a Petro, quien tiene un gran ego para asumirlos. Pese a este esfuerzo, la violencia sigue acreditada a la Policía. Lo siguen creciendo políticamente.

José Saramago ..

28 de Noviembre

3 Seguidores

JAMAS el Presidente Duque ha dicho que el paro sea consecuencia de Petro, lo q...+ ver más

JAMAS el Presidente Duque ha dicho que el paro sea consecuencia de Petro, lo que sí dijo fue que hay politiqueros de izquierda y derecha que promueven la violencia.
El Presidente respeta y apoya las manifestaciones pacificas como una forma de mejorar su trabajo social;
él convoco una conversación nacional para construir país negociando sobre cosas razonables y cumplibles, y dialogando con todos.

Elgatodeschrodinger

28 de Noviembre

0 Seguidores

Les esta haciendo un favor pero la miopia no los deja ver,coloca a Petro como lider de los vandalos no de las marchas, entiendo que para un abogado el crimen le excita supongo que ver un craneo destrozado los emociona, pero ni las"victorias" pasadas ni estas le significan nada la gente del comun,es mas ustedes creen que Duque les dara algo, pero es un estado de derecho tiene que pasar por congreso

Les esta haciendo un favor pero la miopia no los deja ver,coloca a Petro como lider de los vandalos no de las marchas, entiendo que para un abogado el crimen le excita supongo que ver un craneo destrozado los emociona, pero ni las"victorias" pasadas ni estas le significan nada la gente del comun,es mas ustedes creen que Duque les dara algo, pero es un estado de derecho tiene que pasar por congreso

José Saramago ..

28 de Noviembre

3 Seguidores

Por supuesto existe un inconformismo mundial por el modelo económico que se b...+ ver más

Por supuesto existe un inconformismo mundial por el modelo económico que se basa en la equidad pero olvida la igualdad. Ese inconformismo esta en Colombia.
El Comité de Paro se sienten dueños de la protesta, para ellos eso del "diálogo nacional" no es con ellos, quieren es una interlocución única, y fijarle la agenda al Gobierno. Lo que ellos no ganan en las urnas pretenden imponerlo en la calle.

Dalinye

28 de Noviembre

1 Seguidores

Eso es lo que ha dicho Petro en todos los idiomas.

Eso es lo que ha dicho Petro en todos los idiomas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia