Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 30 de Agosto de 2018

7510

7

La reunión anoche en la Casa de Nariño entre el presidente Iván Duque y delegados de todos los partidos, incluyendo el jefe de la Farc Rodrigo Londoño, muestra que el Gobierno está empezando a darle contenido a su discurso de los ‘pactos nacionales’ que estén por encima de las luchas políticas. El lío es que lo hace con un tema que no es suyo y que, al hacerlo, pone en más riesgo parte del apoyo político del uribismo, que ya está distante de él.

El encuentro, al que citó Duque tras la gran votación de la Consulta Anticorrupción del domingo y que ocurrió justo después de que el Congreso eligiera los nuevos magistrados del Consejo Nacional Electoral, se cerró con un acuerdo para que todas las fuerzas políticas impulsen una agenda nacional de medidas contra la corrupción.

Aunque todas llevaron propuestas, empezando por las siete preguntas de la Consulta que han empujado varias figuras de la oposición -sobre todo la senadora Angélica Lozano y la ex senadora y ex aspirante vicepresidencial Claudia López- , Duque fue el de la iniciativa y demostró que puede generar espacios de encuentro entre todas las fuerzas políticas.

Con eso dio un primer paso claro para liderar esa lucha que, como mostró la votación del domingo, es una preocupación importante para millones de ciudadanos, y sobre todo dio una primera muestra de que sus pactos nacionales se pueden aterrizar.

Pero lo empezó haciendo con una bandera que no es propia, con resultados todavía inciertos y avivando las críticas de los uribistas que lo ven como poco consistente.

La unidad o ni fú ni fá

De forma tímida en campaña, y más fuerte después de ganar la segunda vuelta, Duque ha ido fortaleciendo su narrativa de los pactos nacionales, que en su discurso de posesión llamó “Pacto por Colombia”.

Hasta ayer había hablado de hacerlo para “corregir” la implementación del Acuerdo con las Farc o de encontrar uno con los empresarios para mejorar su competitividad y reducir sus impuestos, pero no había logrado resultados concretos. La Consulta le dio la oportunidad para eso.

Convocar, reunir y lograr un acuerdo de todas las vertientes políticas es un hito importante, después de años de polarización. Pero, por lo menos hasta ahora, su liderazgo llega hasta ahí.

Sus propuestas en lucha contra la corrupción o retoman puntos de la Consulta o vienen de la propuesta del procurador Fernando Carrillo que Duque presentó como conjunta el domingo, por lo que no hay una impronta propiamente duquista en esa lucha.

Por eso, por ahora parece no tener liderazgo en el tema, por lo que el concejal de Bogotá Juan Carlos Flórez dijo anoche en Hora 20 que se veía “insulso”.

Mientras desde enero de 2017, y tras el estallido del escándalo de Odebrecht políticos de todas las vertientes se montaron en ese discurso, y en la campaña política de este año la oposición de izquierda lo impulsó más (Gustavo Petro con su crítica al sistema político y económico;,López y Lozano, y sus aliados del partido verde, con la Consulta) Duque, que se dio a conocer por ser el portavoz del uribismo en asuntos económicos, no asumió la principal vocería contra la mermelada del Gobierno Santos, papel que tuvieron como Paloma Valencia o Ernesto Macías.

Ya como Presidente empezó a construir un discurso anticorrupción, pero mucho menos radical que el de políticos de su partido o de la oposición y uno de los grandes contrastes con el discurso de Macías el 7 de agosto fue que mientras el presidente del Senado pidió a la justicia que investigue a Santos por “casos emblemáticos de corrupción como la mermelada, Reficar, el Sena y Odebrecht”, Duque hizo una crítica más sutil y anunció una reforma anticorrupción que incluía el eje de la Consulta.

De hecho, al día siguiente su ministra de Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, presentó cuatro proyectos al Congreso, y tres de ellos reflejaban esos puntos. Luego, en su discurso de este domingo después de conocer los resultados de la consulta, Duque mostró que le iba a dar más importancia como bandera de su Gobierno, lo que se concretó en el encuentro de ayer.

Por todo eso, Duque llegó tarde a la foto de los gladiadores de la lucha contra la corrupción y su primer pacto nacional fue más él subiéndose a un bus que proponiendo un gran pacto con un asuntos de su cosecha.

Eso hace que arranque su primer pacto más como un mediador o un árbitro que como un líder que impone la agenda. Y eso es particularmente grave para un Presidente que arranca su período sin luna de miel, como muestra la encuesta Gallup Poll conocida ayer, y más cuando parte de las bases que lo eligieron se empiezan a distanciar de él.

Las grietas en sus apoyos

Como contamos en junio, Duque tenía un dilema con la Consulta Anticorrupción entre apoyar una iniciativa popular pero impulsada de opositores, y tomarse la foto con caras que no caen bien en el uribismo después de que en la parte inicial de su campaña a la presidencia fue acusado de ser santista.

Su decisión final de apoyarla e invitar a votar por ella, pero a la vez presentar los proyectos de ley para apropiarse del discurso, podía haber ayudado a pasar por el medio del dilema.

Sin embargo, el haber recurrido a un pacto nacional que deja en igualdad de condiciones al uribismo del que viene, a los políticos tradicionales que conformaron la coalición santista, a la oposición de izquierda e incluso a los líderes del partido que nació del Acuerdo de Paz, la Farc, cuyos jefes para el uribismo solo deberían llegar al Congreso si han pasado por la JEP.

Por eso la molestia por la presencia de su presidente, Rodrigo Londoño, en la Casa de Nariño, en las bases uribistas, como muestran estos trinos de uribistas de a pie:

 

Más porque entre las bases uribistas hay molestias con Duque por la suma de varios hechos que entre muchos uribistas se ven como muestras de poco compromiso.

Por ejemplo, no haber apoyado a José Félix Lafaurie o Marco Velilla, los candidatos uribistas para ser Contralor General; haber nombrado a por lo menos 15 ex funcionarios de Santos en altos cargos; no haber nombrado a Claudia Ortiz en la Unidad Nacional de Protección después de críticas de la izquierda; o no haber planteado una ruptura fuerte con la implementación del Acuerdo de paz sino cambios simbólicos.

Como le dijo la senadora uribista María Fernanda Cabal a Semana al hablar sobre los nombramientos de Duque, “la gente se ha sentido de alguna forma desplazada (...) llevamos ocho años siento oposición y no entendemos hoy por qué se privilegia a personas que fueron agresivas contra nosotros, contra el partido o contra Uribe. Eso genera controversias.”

Esa pérdida de sustento político entre por lo menos parte del uribismo puede poner a Duque en aprietos.

Sin ese apoyo en el Congreso, sin repartir puestos para asegurar una coalición legislativa y con la intención de pasar reformas políticamente sensibles como la política que presentó el 8 de agosto o la tributaria que viene anunciando, podría perder la capacidad de sacar adelante los cambios que pueden darle contenido a su propuesta política de los pactos nacionales. Más todavía si el primero, el de la lucha contra la corrupción, termina sacando del Congreso leyes sin fuerza o incluso con micos.

Incluso, si esas molestias crecen, podría terminar con una oposición de derecha que se sume a la que ya existe de izquierda y con la clase política en contra. Es decir, solo.

Eso a menos de que logre construir un apoyo entre la opinión que por ahora parece esquivo. Para eso, si la opinión está cansada con la polarización, los pactos nacionales pueden ayudar a pasar esa página y a que Duque construya ese capital político.

Comentarios (7)

José Saramago ..

30 de Agosto

3 Seguidores

Claro que el tema de la corrupción es un tema de Duque, es mas la lucha contr...+ ver más

Claro que el tema de la corrupción es un tema de Duque, es mas la lucha contra corrupción fue el principal motivo por el que los colombianos votaron por Ivan Duque.Es una mentira tendenciosa decir que “el uribismo este distante de él”.Como senador junto con su Partido Centro Democrático radico e impulso proyectos d ley encaminados a ese propósito. Como Presidente tiene todo el apoyo de su Partido.

harriarq

01 de Septiembre

0 Seguidores

Jugar a que los perdedores gobiernen con el deseo, ese es el juego que mas les...+ ver más

Jugar a que los perdedores gobiernen con el deseo, ese es el juego que mas les gusta a los periodistas, las grietas que muestran tras eventos "sociales", reuniones para escuchar perdedores y manejo de estado para generar alianzas y compromisos la muestran como el acabose, cuando sabemos que se tiene que encontrar con ellos en el congreso, tiene que re negociar con Farc y liderar sus proyectos.

ValentinaMon

30 de Agosto

0 Seguidores

Duque va mal, porque no hay un brazo técnico que lidere el tema. Tomarse la f...+ ver más

Duque va mal, porque no hay un brazo técnico que lidere el tema. Tomarse la foto y dar la rueda de prensa con Nancy Patricia (politiquera de vieja data; cuestionada por manipular testigos e información contra Piedad Córdoba; desconocedora total del tema), ya le quita cualquier legitimidad y fondo a lo que haga. No solo le ponen la agenda sino porque lo que él pone ya carece de fondo.

DIDUNDI

30 de Agosto

3 Seguidores

1-Al párrafo q hay antes d los furitrinos y q empieza con el ''Sin ...+ ver más

1-Al párrafo q hay antes d los furitrinos y q empieza con el ''Sin embargo..'', no le faltó una conclusión?.
Entre las caras d la moderación Duquista y la extrema derecha Furibista 1.0, no se sabe a ciencia cierta Quién es Quién. La confusión es tal, q ni los + encopetados analistas logran descifrar nada. Duque entre un congreso sin 'motivaciones' y un partido d imposiciones. Duque otro traidor?

Ronald-T

31 de Agosto

0 Seguidores

Caramba, yo tengo otra percepción. Me parece que Duque está siendo mas astut...+ ver más

Caramba, yo tengo otra percepción. Me parece que Duque está siendo mas astuto de lo que pensaba y tiene atrapado al CD que no sabe como actuar con Uribe arriconado y su presidente en otro cuento, y a la oposición que aún no encuentra por donde enfrentarlo con contundencia. a pesar de las Carrasquilladas recientes. Veo a un Duque gambeteador, y si se descuidan puede hacer goles.

José Saramago ..

31 de Agosto

3 Seguidores

La investigación por corrupción contra el ex-senador y ahora Presidente de l...+ ver más

La investigación por corrupción contra el ex-senador y ahora Presidente de la Alianza Verde Jorge Iván Ospina ahora la llevara también la Fiscalía. La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia abrió formalmente investigación por varios hechos de corrupción entre los que está las obras de adecuación del Estadio Olímpico Pascual Guerrero y al Empresa territorial de Renovacion Urbana.

Henry Castro Gerardino

31 de Agosto

140 Seguidores

Voté por Duque sin muchas ilusiones y veo que está cumpliendo, una a una, su...+ ver más

Voté por Duque sin muchas ilusiones y veo que está cumpliendo, una a una, sus promesas. No se de qué se sorprenden los del CD y tal parece que ignoraron sus propuestas. Si pensaban que este gobierno les abrirían todas las compuertas, al igual que Santos, pues de malas, se equivocaron. Y si creyeron que eran para ellos todos los puestos, pues despierten, no los tendrán. Por qué entonces le critican

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia