Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas | Tatiana Duque · 24 de Agosto de 2018

4839

1

A cinco días de que el Congreso elija los nuevos magistrados del Consejo Nacional Electoral, todo indica que el Centro Democrático tendrá dos cupos, los liberales y los conservadores sumarán tres, La U y Cambio Radical sumarán otros tres y la oposición tendrá uno.

En las negociaciones, que arrancaron hace un mes pero se intensificaron esta semana, llama la atención que en la que se viene dando entre La U y Cambio Radical para poner juntos tres magistrados.

Según dos congresistas de Cambio Radical está fijo que La U pondrá al ex representante caldense Hernán Penagos, Cambio al quemado Jorge Rozo y el tercero será entre fichas de la poderosa casa Char, del grupo de la gobernadora del Valle Dilian Francisca Toro y del ex senador Antonio Guerra.

La disputa de titanes

Que el grupo Char y el de Toro se enfrenten por un cupo es una puja entre los dos grupos más grandes del congreso, el primero con 11 congresistas en Cambio y el segundo con dos senadores y tres representantes en La U.

Su choque se da porque el acuerdo entre las dos bancadas es que cada una pone un magistrado y el tercero se define por una terna que presenta Cambio y de la que elige La U.

En esa terna el senador de Cambio Carlos Abraham Jiménez, cercano a Dilian, está impulsando a Noralba García, secretaria de Gobierno de Toro hasta hace dos semanas y ficha de Jiménez con la bendición del grupo de la Gobernadora.

García es una abogada y politóloga de la Universidad Santiago de Cali que fue concejal de esa ciudad entre 2008 y 2015 por Cambio Radical. Con Toro en la Gobernación, fue secretaria general encargada de la Gobernación y, en los últimos meses, Secretaria de Gobierno.

Aunque en el Valle político se habló de una posible aspiración de García a la Asamblea, hace 20 días el mismo senador Jiménez comenzó a mover ese nombre como parte de la tercería entre La U y los vargaslleristas, según nos confirmaron, por aparte, otros dos senadores de Cambio Radical y uno de La U que conoce la movida. Consultamos a Jiménez sobre la aspiración de García, pero no obtuvimos respuesta on the record.

Por su cercanía con Cambio y con la Gobernadora, García tendría recibimiento en ambas bancadas.

Prueba de su apoyo en La U y de que el grupo de Dilian la impulsa es que, según un congresista de Cambio, los representantes dilianistas Jorge Tamayo y Elbert Díaz han llamando a los congresistas vargaslleristas para obtener votos a su favor.

Sin embargo, como la decisión la tomará La U, el nombre de la aspirante de la Gobernadora sí podría tener impulso por la fuerza del dilianismo.

A pesar de que Vargas le dio el guiño al ex viceministro de Transporte de Juan Manuel Santos en 2014, Enrique Nates, que tiene el apoyo de su primo, el quemado ex senador Antonio Guerra de la Espriella, en la puja por el tercer cupo de la coalición de La U y Cambio hay otro candidato que ha sonado por ser impulsado, según dos congresistas de Cambio, por el actual magistrado Alex Vega y por la casa Char.

Se llama Virgilio Almanza, quien ha sido asesor jurídico del Consejo Nacional Electoral y Procurador Delegado ante el Consejo de Estado.

Liberales y conservadores, en un acuerdo casi listo

Según las cuentas de los votos, los liberales y los conservadores suman suficientes congresistas como para poner a tres magistrados. Probablemente sean dos liberales, que tienen 49 congresistas contra 34 azules, y los conservadores solo a uno.

Entre los liberales hay cuatro candidatos, tres de ellos fuertes, según tres congresistas liberales con los que hablamos.

  • El primero es el abogado César Augusto Abreo Méndez que tiene el apoyo del presidente de la Cámara de Representantes, el nortesantandereano Alejandro Carlos Chacón, pues estudiaron juntos en la Universidad Libre de Cúcuta.

Como contó La Silla, fue la ficha liberal en el Consejo Directivo de la Universidad de Pamplona, en ese mismo departamento, en 2016. También fue miembro del tribunal nacional de garantías del partido y ha sido asesor de varios hospitales públicos de su departamento.

  • El segundo es el director del Instituto Geogrático Agustín Codazzi, Juan Antonio Nieto Escalante, cuota liberal en esa institución y cercano al ex ministro Juan Fernando Cristo y a los senadores Fabio Amín y Horacio José Serpa (Nieto es un viejo amigo de Horacio Serpa papá y su hijo heredó esa relación política).

Nieto, que como Abreo es de Norte de Santander, tiene una trayectoria larga y, entre otras, fue contralor de Bogotá y secretario de ambiente de la ciudad nombrado por Samuel Moreno.

  • El tercer candidato fuerte es el exgobernador liberal del Huila Carlos Mauricio Iriarte, que tiene el apoyo del ex presidente César Gaviria, a quien conoce desde que inició su carrera política en el Nuevo Liberalismo, y del senador huilense Rodrigo Villalba.

  • La cuarta y que pinta más débil es Doris Méndez, quien fue directora de comunicaciones del CNE y en 2014 trató de llegar al Consejo Nacional Electoral con el apoyo del entonces saliente magistrado Joaquín José Vives.

Por el lado de los conservadores la disputa está entre dos quemados al Senado, el guajiro Jaime Luis Lacouture y el vallecaucano Heriberto Sanabria, que quedaron con ese derecho por ser los quemados más votados.

Ambos son fuertes. A Lacouture, a pesar de que tiene ruido en los medios porque en su paso por la gerencia del Fondo de Pasivo de los Ferrocarriles habría prorrogado contratos “fantasma” con varias empresas, incluyendo Odebrecht y su cercanía con el condenado ex senador Bernardo “Ñoño” Elías, tiene el apoyo de la bancada caribe.

Sanabria, quien lleva meses sonando y arranca aparentemente con la fuerza de haber sido tres veces representante, por lo que los congresistas lo conocen más. Además, tiene el apoyo de los congresistas de la Comisión Primera de Senado y no tiene señalamientos.

De todos modos, nada se ha dicho pues la bancada sigue dividida.

El uribismo con dos fijos gracias a los cristianos y la oposición con uno

Como contó La Silla, gracias al apoyo en bloque del Mira y Colombia Justa Libres, el partido del presidente Iván Duque logró sumar los votos suficientes para poner dos magistrados. La puja interna está entre tres candidatos, y se va a resolver el martes en la mañana en una votación interna.

Uno es Carlos Mario Cano, la ficha del bloque antioqueño del partido quien ha sido Contralor Auxiliar de Antioquia, Personero Delegado en Medellín para la Protección del Interés Público, Asesor en Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Jefe de Control Interno del Concejo de Medellín.

El segundo es Renato Contreras, quien ha sido asesor del Consejo Nacional Electoral desde 2006 y actualmente lo es del magistrado uribista Felipe Garcia. Fue secretario de Hacienda de Sabanalarga, en el Atlántico entre 2004 y 2006 y tiene el apoyo del bloque costeño del uribismo.

El tercero es el bogotano John Jairo Morales, que fue candidato el año pasado para ser magistrado de la Corte Constitucional, fue personero delegado distrital del boyacense Hernando Gutiérrez Puentes, asesor de la gobernación de amazonas, secretario departamental del Putumayo y asesor jurídico del Ministerio del Interior de Fabio Valencia Cossio en 2008.

Aunque lleva dos meses haciendo campaña, según un congresista del Centro Democrático no suena tan fuerte.

Finalmente, la llamada bancada de la paz está planeando unirse para conseguir un cupo. Según un congresista de la Lista de la Decencia que pidió no ser citado, los verdes ya dijeron que por ser la bancada con más congresistas, esperan poner el candidato.

Para eso propusieron a Liliana Caballero, quien es cercana al senador más votado de ese partido Antanas Mockus y quien fue la directora del Departamento Administrativo de la Función Pública

Sin embargo, los decentes y el Polo Democrático tienen dos candidato propios que son el abogado Luis Guillermo Pérez, presidente del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, y Fabiola Márquez, gerente del Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá al final del mandato de Gustavo Petro.  

Todo puede cambiar el día de la elección, pero hasta donde pudimos investigar esta es la pelea que se ha dado dentro de los partidos y la conciliación de otros. 

 

Comentarios (1)

Simón Sarmiento

24 de Agosto

0 Seguidores

El CNE y la Registraduría deben evaluar la implantación de un software anti-...+ ver más

El CNE y la Registraduría deben evaluar la implantación de un software anti-fraude. La tecnología existe. El problema de que se tengan que estar copiando datos y que haya varios tipos de formulario donde la transcripción y manipulación es manual, deja espacio para la corrupción electoral, la cual es la base de nuestro régimen. Sería bueno que en ese CNE hubiese alguien de Derechos Humanos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia