Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 15 de Diciembre de 2020

809

0

Desde hace unos días está circulando en Facebook una imagen que muestra información sobre las vacunas. La publicación se ha compartido más de 500 veces y tiene 44 interacciones. 

El texto que acompaña la imagen dice:

 “40 años de investigación… ¡No hay vacuna para el VIH!

 Al menos 100 años de investigación… ¡Ninguna vacuna para el cáncer!, 

Más de 200 años de investigación… ¡tampoco hay vacuna para el resfriado! 

¿Pero ahora en menos de 1 año tienen una vacuna para el covid-19?

DESPIERTEN MI GENTE

Como usuarios de Facebook calificaron la imagen como falsa, le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que es engañosa porque sí hay unas vacunas especiales para el cáncer y a la imagen también le falta contexto. 

Así se ve la imagen que circula en esa red social:

Verificamos lo que dice la imagen, punto por punto, y esto fue lo que encontramos:
 

La creación de una vacuna usualmente sí toma más tiempo, pero en emergencia las fases se acortan

La publicación de Facebook dice que las vacunas de enfermedades como el sida y el cáncer han tomado entre 40 y 100 años, y con ello cuestiona la del covid.

Pero ahí falta un contexto grande. 

Según Claudia Milena Cuéllar, directora encargada de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, la creación de una vacuna puede demorar entre 10 y 15 años, pero se puede lograr un resultado más rápido y eficiente con un trabajo conjunto entre Gobierno, entidades científicas y organizaciones privadas, como está pasando con el covid.

Según la Universidad Nacional, para desarrollar una vacuna se siguen seis fases:

  1. Exploratoria: que usualmente toma entre 2 y 4 años.

  2. Preclínica de ensayos in vitro: 1 a 2 años.

  3. Estudios clínicos en humanos: en grupos sanos, grupos que pueden incluir personas en riesgo y un grupo control.

  4. Aprobación oficial.

  5. Producción de la vacuna.

  6. Vigilancia posterior.

Diego Mejía, biólogo con énfasis en Genética y doctor en Ciencias Biomédica y profesor de la Universidad Nacional indicó que ante una emergencia, el tiempo de desarrollo de una vacuna para que salga al mercado es de alrededor de 1 año y medio, teniendo en cuenta que los ensayos preclínicos duran entre 5 y 6 meses, y los clínicos 1 año.

Es decir, que aunque la producción de una vacuna es demorada, en emergencias las fases se acortan. 

Además como cuentan aquí los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, (CDC, por sus siglas en inglés), las vacunas autorizadas siguen estando en etapas de evaluación y vigilancia. 

Por ejemplo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos ya aprobó la vacuna de Pfizer en ese país.

Sin embargo, los CDC la siguen evaluando después de su autorización para comprender mejor la protección proporcionada por la vacuna en condiciones reales, fuera de los ensayos clínicos.

Allí se miden factores que pueden afectar la efectividad de una vacuna, como su transporte y almacenamiento o incluso cómo se vacunará a los pacientes. 

“También se evalúa las afecciones subyacentes de las personas vacunadas en el mundo real, en comparación con las que participaron de los ensayos clínicos.", explican los CDC". "Las evaluaciones de efectividad de la vacuna también pueden proporcionar información importante acerca de lo bien que está funcionando una determinada vacuna en grupos de personas no incluidos o que no están bien representados en los ensayos clínicos". 

La búsqueda de la vacuna contra el VIH sí empezó hace casi 40 años 

La imagen dice: “40 años de investigación… ¡No hay vacuna para el VIH!” Eso es cierto. 

Como cuenta la OMS, el VIH se empezó a documentar en 1981, hace 39 años, y desde ese momento la ciencia ha tratado de buscar una cura.

 

Sin embargo, el desarrollo de su vacuna es difícil por las mismas características del virus. 

Françoise Barré-Sinoussi, Premio Nobel de medicina 2008 por sus descubrimientos en el Sida, dijo a la OMS:

"La variabilidad genética del VIH es un obstáculo; otro es la forma en que el virus se almacena en «reservorios» como los ganglios linfáticos de la región intestinal. La erradicación no será fácil dado que el virus se mantiene en estos «reservorios» y no se ve afectado por la respuesta inmunitaria, incluso después de diez años de tratamiento antirretrovírico. Cuando el tratamiento se interrumpe, el virus se reactiva y el paciente experimenta una recurrencia de la enfermedad."

A su vez, José Luis Casado, médico del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, en Madrid (España) indica que el VIH tiene todas las características más complejas para lograr una vacuna. 

La mayor parte de las vacunas eficaces estimulan la producción de anticuerpos para neutralizar al virus. Pero como el VIH comete muchos errores en su proceso de replicación, los anticuerpos que produce el sistema inmune para neutralizarlos se vuelven inefectivos contra estas nuevas formas del virus.

"Al virus no le importa tener hijos mutantes siempre que consiga sobrevivir. Su variabilidad genética es muy alta, y eso hace que sea muy difícil establecer zonas del VIH que sean buenas desde el punto de vista antigénico, es decir, que creen una respuesta inmunológica adecuada", dijo Casado a la BCC.

El médico concluyó: "tenemos todo para que sea la vacuna más difícil posible: por el tipo de virus, por el tipo de replicación y por dónde lo hace. Lo tiene todo".

Sí hay vacunas para algunos tipos de cáncer pero son diferentes a las usuales

Según la Sociedad Americana de Cáncer, las vacunas para el tratamiento del cáncer son diferentes de las vacunas contra los virus, ya que tratan de preparar al sistema inmunitario para que lance un ataque contra las células cancerosas en el organismo.

Es decir, en lugar de prevenir la enfermedad, su objetivo es que el sistema inmunitario ataque a una enfermedad que ya existe.

Las autorizadas por la FDA son:

  • Sipuleucel-T (Provenge):este medicamento se utiliza para tratar el cáncer de próstata avanzado que ya no responde a la terapia hormonal. 

  • Talimogene laherparepvec (T-VEC): esta vacuna está aprobada para tratar el cáncer de piel tipo melanoma avanzado.

Sobre el desarrollo de la vacuna Pfizer 

Ayer una enfermera en Nueva York fue la primera mujer en recibir la vacuna de Pfizer y BioNTech en Estados Unidos.

Ese país se sumó a la autorización de la vacuna después de Reino Unido, Canadá y México. 

La vacuna tiene un 95 por ciento de efectividad en todos los grupos de edad analizados, incluyendo ancianos, y se desarrolló en 10 meses, cuando usualmente toma 10 años.

Como reportó la BBC, la vacuna se administra en dos dosis separadas por 21 días y la inmunidad total no se consigue hasta alrededor de una semana después de la segunda dosis, según explicó Jonathan Van-Tam, asesor médico del gobierno británico.

De acuerdo a Pfizer, el estudio clínico de Fase 3 demostró “una tasa de eficacia de la vacuna del 95 por ciento en participantes sin infección previa por SARS-CoV-2 (primer objetivo principal) y también en participantes con y sin infección previa por SARS-CoV-2 (segundo objetivo primario), en cada caso medido a partir de 7 días después de la segunda dosis.”

El desarrollo de la vacuna ha tenido más de 44,000 participantes en 150 sitios de ensayos clínicos. 

Calificamos la imagen como engañosa porque sí hay vacunas especiales para el cáncer y además omite un contexto sobre el desarrollo de vacunas en emergencias.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia