Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 22 de Octubre de 2020

305

0

Desde hace unos días está circulando en Facebook una publicación de la página Política Heroica titulada: “Mujer le perforaron el cerebro durante una prueba de Covid-19”. 

Como la publicación ha sido compartida más de 180 veces y varios usuarios de Facebook la calificaron como falsa, decidimos aplicarle nuestro Detector de Mentiras. 

Encontramos que la publicación es falsa porque no es cierto que le hayan perforado el cerebro a una mujer con una prueba PCR. 

Así se ve la publicación que circula en esa red:

Según esa publicación, “Una mujer sufrió la “perforación” de su cerebro al realizarse una prueba nasal para detectar el COVID-19. Este hisopado perforó el revestimiento del cerebro provocando que se filtrara líquido por la nariz y la pusiera en riesgo de una infección potencialmente mortal.”

Pero eso no es cierto. 

Primero es clave explicar qué es una prueba PCR. 

Los exámenes para detectar y diagnosticar el virus que produce el covid son claves.

Hasta ahora hay dos tipos:

  • Un test rápido que sirve como un primer filtro. 

La prueba serológica (test rápido) no detecta el virus de manera directa, sino que identifica los anticuerpos específicos que produce el organismo cuando tiene la infección. 

Si la muestra muestra una alta cantidad de anticuerpos, la prueba es positiva. Esto significa que una persona tiene o tuvo la infección recientemente. 

  • Un examen molecular que confirma el contagio.

Esta prueba, que sí puededetectar directamente la presencia del nuevo coronavirus, es conocida como PCR y se basa en el análisis del ARN del virus. 

Lo que se hace es tomar una muestra de secreción de la nariz o del fondo de la garganta del paciente con un elemento llamado hisopo.

Esa muestra luego se mezcla en un tubo de ensayo con reactivos que, de existir el virus Sars-CoV-2, se adhiere a este.

Esa técnica no es nueva ni extraña y aunque puede ser incómoda, no es peligrosa. 

Como el coronavirus se replica en el tracto respiratorio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomiendan que los médicos tomen muestras de la garganta, pasando por la boca y la nariz.

Solo a las personas con tos “húmeda” se les puede hacer algo alternativo, que es que tosan esputo, una mezcla de saliva y mucosa, para tomar la muestra de él.

Sobre el caso de la mujer

Como medios reportaron, el caso le ocurrió a una mujer de 40 años de Iowa (Estados Unidos) pero no sucedió como dice la publicación de Facebook.  

Tras tomarse una PCR después de una operación de hernia, a la mujer le empezó a salir de la nariz líquido cefalorraquídeo, el que se encuentra alrededor del cerebro y la columna vertebral. 

También desarrolló dolor de cabeza y comenzó a vomitar. 

Sin embargo, eso ocurrió porque tenía un defecto en la base del cráneo, no por la prueba PCR. 

Así se cuenta en este estudio de caso, publicado en la revista Otolaryngology Head & Neck Surgery en octubre de 2020. 

De acuerdo a los autores del estudio, la paciente un encefalocele, una afección en la que parte de la zona del cerebro llamada encéfalo se sale de su ubicación.

“Este paciente tenía un defecto de la base del cráneo no diagnosticado en la fóvea etmoidal que estaba presente en las imágenes que datan de 2017”, dice el texto.

La mujer había tenido intervenciones médicas como la extirpación de pólipos nasales e hipertensión intracraneal idiopática.

Los expertos concluyen que el líquido que salió por su nariz se dio por una afección previa y no por la prueba PCR.

"La paciente desarrolló una fuga de líquido cefalorraquídeo después del frotis nasal de Covid-19. Esto pasó exclusivamente por un meningocele no diagnosticado (una porción de su revestimiento cerebral estaba herniado o caído en la cavidad nasal). Esto se debió probablemente a años de hipertensión intracraneal no diagnosticada que finalmente fue tratada", resumió Jarrett Walsh, autor del estudio y médico otorrinolaringólogo en los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa al portal de factchecking Maldita

Walsh indicó que si bien es posible que con un hisopo se pierda líquido, se trataría de una prueba tomada de manera incorrecta y alejada a los estándares de uso.

Sin embargo, el caso de la mujer no sucedió por ello sino por enfermedades previas no diagnosticadas. 

Por eso, calificamos la publicación de Facebook como falsa. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia