Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Efraín Rincón · 09 de Octubre de 2020

429

0

Desde hace algunos días anda rodando un video en Facebook de una médica que habla sobre una vacuna rusa para el covd y explica cuál debería ser, según ella, el proceso para hacer una vacuna.

Se presenta como María Eugenia Barrientos, médica con posgrado en microbiología, farmacología y bioquímica, y dice que la vacuna Gam-COVID-Vac, conocida como Sputnik V, tendría efectos en el ADN humano porque utiliza adenovirus, un tipo de virus que causa el resfriado común.

Como el video que ha sido visto más de 830 mil veces, se ha compartido 3.900 veces y contiene información que puede afectar la decisión de vacunarse contra el virus que causa la pandemia, decidimos pasarla por El Detector de Mentiras y encontramos que es engañosa. 

Así está circulando el video:



 

Dos partes del video llaman la atención por lo que dice la médica de El Salvador. Una de ellas es como inicia su declaración:

“Rusia propone una vacuna que está basada en un adenovirus, ADN. El coronavirus no es ADN, es ARN. La diferencia es que un virus ARN, una vez se multiplica y es destruido por el sistema inmunitario, no se acopla al núcleo de las células humanas”.

La médica dice que un virus ARN no se acopla al núcleo de las células, algo cierto.  Este tipo de virus utiliza la maquinaria celular sin entrar al núcleo, pero eso no tiene nada que ver con que el núcleo sea destruido o no por el sistema inmune. 

Más adelante, en el minuto 1:14 dice: “Si tu haces una vacuna que es ADN, cuidado, porque ese material genético va a ser parte de tu genética”.

Pero eso no es lo que dicen las investigaciones

Un virus es información genética, ARN o ADN, rodeada de una capa de proteínas. Y sí, hay virus de ADN, como los adenovirus, y de ARN, como los coronavirus, como dice la doctora.

También es cierto la Sputnik V utiliza dos tipos de adenovirus, uno para cada dosis administrada, según un artículo publicado en AlJazeera.

Pero que use virus ADN haga no implica que exista el riesgo que señala Barrientos.

De hecho, omite decir que el uso de adenovirus para hacer vacunas, donde ella prende una alarma frente a Sputnik V, es bastante común y desde hace décadas se ha usado adenovirus para transportar ARN, como muestra este estudio

También lo muestra esta revisión de literatura científica en la revista Frontiers in immunology que muestra que “Los adenovirus son los vectores virales más comúnmente empleados,  con una gran cantidad de estudios preclínicos y clínicos que evalúan su eficacia protectora contra una variedad de enfermedades infecciosas disponibles”.

Ese uso es la llamada tecnología de virus vectores, que usa virus como adenovirus y parvovirus y los altera genéticamente para que puedan producir la proteína de espiga (Spike protein) del SARS-Cov-2, el virus que produce el covid.

Así, cuando el virus vector llega a la célula humana, funciona como un vehículo cuya misión es entregar una información específica a la célula sin infectarla.

Este artículo del Journal of human genetics del 2013, recogido por el Centro Nacional para la Información Biotecnológica, NCBI, explica que el uso de vectores virales, también utilizados en otros campos de la medicina como la terapia genética,  es seguro.  

Es un proceso que se ilustra en este artículo de la revista Nature, escrito por Ewen Callaway, biólogo y reportero de ciencia,

Hay dos tipos de vectores virales, aquellos que luego se replican en el cuerpo humano pero no causan problemas o los que simplemente no pueden multiplicarse.  Varias de las vacunas en estudio para el coronavirus que causa covid, como la de AstraZeneca/Oxford o la de Johnson & Johnson, utilizan esta técnica.  

Paola Martínez, investigadora de la Universidad de Ginebra, Suiza, le explicó a La Silla Vacía que para que un virus pueda integrar su información en el genoma humano no importa si es de ADN o ARN, sino que posea ciertas enzimas que le permiten hacerlo.

“Los adenovirus no tienen las enzimas para hacer eso, por eso se usan como vectores para vacunas”, aclara Martínez, que estudia la respuesta innata que produce la vacuna aprobada contra el virus del ébola. 

Por todo eso, no es cierto que por usar virus con ADN va a cambiar el genoma del humano.

Hay varias formas para hacer una vacuna

Además, de eso Barrientos, antes de que termine el video y en el minuto 2:01, dice que no se ha hecho el único proceso que permite tener una vacuna, que es debilitar el virus original. 

Pero resulta que sí se ha avanzado por ese camino y encima hay otras formas de hacer una vacuna. Vamos por partes.

Inicialmente, Barrientos afirma que para que una vacuna se apruebe y salga al mercado “Primero tienes que aislar el virus, cosa que no se ha hecho, y tienes que aislar un virus completo”.

Acá yerra porque el SARS-CoV-2 sí se ha aislado y está disponible para investigación médica, como cuenta los Centros de Control y Prevención y Enfermedades, CDC. 

La doctora continúa: 

“Luego ese virus tienes que atenuarlo, quitarles fuerza, y una vez les quitas fuerza puedes poner parte de ese virus en vacunas para que cuando se la inyectes al ser humano, el ser humano se defienda como si tuviera un virus completo. Y eso va a hacer que nosotros creemos defensa ”

A lo que se refiere es a un proceso utilizado en la elaboración de vacunas en el que se inactiva o se “debilita” un virus,  de tal forma que no pueda multiplicarse en el cuerpo humano pero que éste sí produzca una respuesta inmune. 

A diferencia de lo que dice, tres de las vacunas que se encuentran en la última fase de ensayos usan virus inactivados, según la Organización Mundial de la Salud

Además de que sí se ha avanzado en el camino que ella dice que no, no es la única manera de hacer una vacuna. Hay varias técnicas, incluyendo la de vectores virales, para fabricar vacunas como las recombinantes o las que contienen instrucciones genéticas de ADN o ARN.

Por ejemplo, la vacuna de la farmacéutica Moderna utiliza ARN mensajero, una molécula muy parecida al ARN que lleva la información necesaria para que la célula humana produzca la proteína de espiga del coronavirus. De conseguirse, sería la primera vacuna de este tipo para uso humano. 

Sobre la médica Barrientos hay bastante información en redes sociales como videos, entrevistas y artículos. Algunos medios como RTVE de España; Agencia Ocote de Guatemala o BoliviaVerifica ya han desmentido  tratamientos sugeridos por ella. 

Después de revisar las afirmaciones de Barrientos, calificamos este video como engañoso porque si bien aparte de algunos hechos ciertos, llega a conclusiones falsas o erradas. 

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia