Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 12 de Febrero de 2019

632

0

La nota de El País se centra en los casos judiciales abiertos que tiene el ex alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, por presuntas irregularidades en procesos de contratación durante su alcaldía.

En el artículo se mencionan varias investigaciones judiciales abiertas en contra de Ospina. Esto fue lo que encontramos al pasarle el detector de mentiras a dos de ellas:

 
1

El lío del Estadio Pascual Guerrero

Verdadero: Ospina fue alcalde de Cali entre 2008 y 2011. Durante su alcaldía, se desarrollaron obras para la adecuación del Pascual Guerrero en miras al Mundial de Fútbol sub-20 en 2011.

Las obras resultaron ser todo un chicharrón. La Contraloría de Cali encontró un presunto sobrecosto en la renovación de las sillas y en la compra de un tablero electrónico. Según un informe de esa entidad, el Fondo Mixto para la Promoción del Deporte adquirió la pantalla LED por un costo 37 veces mayor a su valor real.

En la renovación de las sillas, el Fondo contrató con la misma empresa que lo hicieron otras ciudades sede del torneo contraron y. sin embargo, pagó más. Según la Contraloría de Cali, “(...) este gasto ocasionó un presunto detrimento al patrimonio público, por la suma de $622.197.614 si se compara con el valor de adquisición de las sillas en Armenia, y por $843.064.166 si se compara con Pereira.”

Por este caso, la Corte Suprema de Justicia le abrió una investigación formal, en enero de 2015, un año después de haberse posicionado como senador. En junio del año pasado, la Corte remitió el caso a la Fiscalía para que continúe la investigación, ya que Ospina dejó de ser senador.

 
2

Millonario contrato por publicidad:

Verdadero: En 2008, el secretario general de la Alcaldía, Pedro Luis Barco, suscribió un contrato con la empresa Visión Digital Comunicación Estratégica para el diseño de publicidad y la socialización de programas del municipio por $460 millones.

El problema es que para la Procuraduría la empresa no cumplía con los requisitos legales para ser contratada, porque Visión Digital se constituyó dos dìas antes de recibir el contrato.

De acuerdo con la entidad, el Secretario firmó el contrato sin tener el visto bueno del comité de contratación y luego lo disolvió firmarlo con Guillermo Lombana, el representante legal de Visión Digital, como persona natural.

La nota de El País afirma que Ospina tiene cuatro investigaciones abiertas en la Fiscalía por los delitos de prevaricato por acción y contrato sin cumplimiento de requisitos. Consultamos con Ospina y es cierto.  

Las reaparición de su casos judiciales puede nublar su aspiración de volver a la Alcaldía de Cali. De hecho, el ex alcalde ha mencionado que la reapertura de dichos casos hacen parte de una persecusión estratégica de diferentes élites caleñas para sacar del ruedo su candidatura.

 

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia