Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 27 de Noviembre de 2020

394

0

Desde hace unos días está circulando en WhatsApp y Facebook un video en el que se presentan datos sobre las vacunas. 

Una mujer dice que “las vacunas de ARN mensajero esterilizarán a quienes se las apliquen y matarán a “más de 500 millones de personas”. También indica que la vacuna contra el covid será obligatoria en España y en Perú.

Como algunos de nuestros usuarios nos pidieron verificar la veracidad del video a través del WhatsApp de La Silla (+57 318 312452), le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que es falso.

Así se ve el video que circula por redes:

Verificamos el video por puntos y esto fue lo que encontramos:

1. Las nuevas vacunas no modifican genéticamente el ADN humano

La mujer dice que las vacunas de ARNm modifican el ADN. Como hemos contado en otros detectores, eso es falso.

Las vacunas ARN mensajero usan parte del material genético del virus, pero no modifican el del paciente.

Esta tecnología es la que utilizan las vacunas candidatas de la empresa Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (Estados Unidos), y la de BioNTech y Pfizer. 

El ARN mensajero lleva la receta molecular para que las células fabriquen la proteína viral que el sistema inmune pueda reconocer y así dan “instrucciones” al cuerpo para que el sistema inmunológico enfrente la enfermedad con esa proteína. 

Pero eso no implica que la vacuna “modifique” el ADN humano, como dice la mujer del video.

“La modificación genética implicaría la inserción deliberada de ADN ajeno en el núcleo de una célula humana, y las vacunas sencillamente no hacen eso. Las vacunas funcionan entrenando al sistema inmunológico para que reconozca a un patógeno cuando intenta infectar el cuerpo”, dijo a Reuters el profesor visitante del grupo Alianza para la Ciencia de la Universidad de Cornell, Mark Lynas.

Según Lynas, el ADN que se encuentra en las vacunas de ARN mensajero no se integra en el núcleo de la célula del receptor y por eso no hay una modificación genética.

Esa versión es compartida por Kenneth Witwer, profesor de patología y neurología molecular y comparativa en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. 

 “El ARNm simplemente se traduce en proteína y se degrada rápidamente, sin incidencia en el ADN”, dijo Witwer a AFP Factual.

2. En Perú y España la vacuna contra el covid no es obligatoria (ni será)

La mujer del video dice que la vacuna ya es obligatoria en España y Perú y que “sí o sí las quieren imponer en todos los países”.

Eso es falso. 

El pasado 23 de noviembre, Salvador Illa, el ministro de Salud de España, descartó la obligatoriedad de la vacuna e indicó que el gobierno de ese país espera que unos 30 millones de ciudadanos se vacunen de manera voluntaria.

En Perú, donde la mujer asegura que la vacuna “se está imponiendo con militares en la calle”, tampoco se ha decretado la obligatoriedad de la vacuna contra el covid, como ya se ha desmentido.

Las fotos que circulan en redes donde militares acompañan a enfermeras que ponen vacunas son de una jornada de vacunación nacional por un brote de difteria, una enfermedad erradicada hace 20 años.

La jornada de vacunación fue contra varias enfermedades y estaba enfocada en menores y mayores de 65 años. Los militares apoyaron la campaña para evitar aglomeraciones en el contexto del covid. 

3.  No hay indicios de que las vacunas esterilicen

La mujer del video dice que las vacunas con ARN mensajero  “causan esterilización en el 97 por ciento de los varones y en el 45 por ciento de las niñas”.

Pero hasta ahora no hay indicios de eso. 

Como contamos en este detector, un estudio preliminar de la Universidad de Miami encontró que el covid puede invadir los testículos. 

Eso después de analizar el tejido testicular de las autopsias de seis hombres que murieron por infección de covid, y de un paciente asintomático recuperado de la enfermedad. 

Si bien el estudio sugiere que el virus puede estar en los testículos, no estudió cuánto hay en el semen, para saber si puede ser detectado o contagiado por esa vía. 

La investigación indica que se necesitan más estudios para evaluar "cómo responde el tejido testicular al virus y lo que eso podría significar para la fertilidad masculina y la transmisión sexual".

Por su parte, la genetista Gisela Castro indicó a AFP que “La vacuna va a tener un lugar de aplicación en células musculares y va a lograr un efecto sobre las células del sistema inmune. Estas células son las únicas que pueden responder a los antígenos que se están introduciendo con una vacuna, y no es posible que lleguen a los testículos e incidan en la producción de espermatozoides”.

Es decir, por ahora no hay ninguna prueba de que las vacunas esterilicen a los hombres. 

En cuanto a la infertilidad de niñas, hace unos años hubo preocupación por la infertilidad femenina tras la administración de vacunas contra la vacuna contra el papiloma humano (HPV). En Carmen de Bolívar, muchos padres de familia rechazaron que sus hijas recibieran la vacuna. 

Pero en enero de 2020, el Comité Asesor Global sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS), concluyó que “no hay datos que apoyen una asociación entre la vacunación contra el VPH y la infertilidad”, después de revisar numerosos estudios con el objetivo de responder a las inquietudes planteadas por algunos países que habían introducido la vacuna.

4. En el “Evento 201” no se planeó la pandemia del covid

La mujer del video dice que en un evento entre la Fundación Bill Gates y el Foro Económico Mundial se creó cada una de las fases del virus. Entre ellas el miedo y el aislamiento y la imposición de los tapabocas.

Aunque sí hubo un evento de esas organizaciones, ya se ha desmentido su supuesta participación en el desarrollo del covid. 

Como reportó AFP, el “Evento 201” ocurrió en octubre de 2019 con apoyo del Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins, y fue co-organizado por el Foro Económico Mundial y la Fundación de Bill y Melinda Gates. 

El evento fue un simulacro de respuesta a “pandemias graves” con la finalidad de “minimizar sus consecuencias económicas y sociales a gran escala”.

Cuando las teorías conspirativas empezaron a relacionar el evento con el covid, el instituto de la Universidad Johns Hopkins negó las falsas acusaciones.  

“Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante el ejercicio de simulación. Para el escenario, diseñamos un modelo de pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no se trataba de una predicción.”, dice el comunicado.

En cuanto a la relación con el covid, indicaron que: “Aunque nuestro ejercicio de simulación incluía un nuevo coronavirus simulado, las entradas que usamos para modelar el impacto potencial de ese virus ficticio no son similares a las del nCoV-2019”. 

Por todo lo anterior, calificamos el video que circula en redes como falso.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia