Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Daniela Amaya Rueda · 22 de Marzo de 2018

1645

0

Esta semana El Detector, el programa de La Silla Vacía con Red+ en el que todos los jueves revisamos afirmaciones de políticos, le puso la lupa a Germán Vargas Lleras y su fórmula presidencial, Juan Carlos Pinzón, en la primera entrevista que dieron luego de anunciar que van juntos en la carrera por la Presidencia. 

La entrevista que chequeamos es la que les hizo Juan Roberto Vargas, director de noticias Caracol. De las cinco afirmaciones a las que les pasamos el dectector hay una verdadera y cuatro que están en zona gris. 

 

1.“Cuando a mí me encomendaron los tema de la vivienda, pocos colombianos creyeron que eso fuera posible. Hoy 450 mil familias en Colombia que tienen una vivienda propia, 2.500 acueductos y alcantarillados se construyeron y terminaron, y pusimos en marcha un ambicioso proyecto para transformar la infraestructura en Colombia”, Vargas Lleras

Exagerado
 

Explicación:

Vargas presenta tres logros que analizamos por separado.

En vivienda, Vargas hace referencia a una promesa que hicieron, en agosto de 2015, él como vicepresidente encargado del área y Juan Manuel Santos, que se refiere a viviendas financiadas por lo menos en parte con dinero público (en total, en este cuatrenio se ha iniciado la construcción de más de 1,7 millones de viviendas).

En concreto, las 450 mil prometidas vienen de la suma de 130 mil viviendas gratis escrituradas, 88 mil iniciadas en el programa Mi Casa Ya, 30 mil VIP iniciadas en la segunda fase de viviendas gratis, 130 mil iniciadas con créditos subsidiados conocidos como Frech y 45.629 del programa de vivienda VIPA, además de otros programas más pequeños.

De esas, a 31 de diciembre de 2017 y según los informes de gestión del Ministerio de 2015, 2016 y 2017, faltaban casi 90 mil para lograr la meta. Por eso, lo que dice Vargas es apresurado en este punto.

En acueducto y alcantarillado, la cifra de 2,500 nuevos acueductos y alcantarillados es difícil de chequear, porque depende de qué se entienda por un acueducto y un alcantarillado. Por ejemplo ¿se incluye la extensión a un barrio nuevo o que no tenía el servicio, en un municipio que sí lo tenía en general? ¿O debe ser un sistema totalmente nuevo?

Para hacerse a una idea, en el Registro Único de Prestadores de Servicios Públicos de la Superintendencia de Servicios Públicos había, hasta el 4 de septiembre de 2017 (fecha de su más reciente actualización), 2.760 entidades que manejan acueductos de cualquier tipo (desde asociaciones de usuarios veredales hasta unidades ejecutoras de servicios públicos) y 1.293 alcantarillados.

En todo caso, las cifras que se suelen usar son las personas con acceso a acueducto y alcantarillado, no la cantidad de acueductos, como lo hace el mismo Ministerio en sus metas. Por eso es inchequeable.

En infraestructura, Vargas hace referencia a las concesiones viales de cuarta generación, conocidas como carreteras 4G, un programa en el que él tuvo una participación importante, pero que venía desde antes de que fuera vicepresidente encargado del área.

Aunque él pasó a encargarse del sector en agosto de 2014, varios de los antecedentes clave (la creación de la ANI en 2011, la ley de APP de 2012 o de infraestructura de 2013), se dieron antes de su llegada.

De hecho, el Gobierno presentó las 4G en 2012, inició los procesos para licitarlas en 2013 y adjudicó la primera en mayo de 2014, cuando Vargas era candidato a la vicepresidencia. Cuando Santos le encargó del sector, el 19 de agosto de 2014, ya había 6 adjudicadas.

 

2. “Experiencia real con resultados (..) llegué al Ministerio de Defensa cuando el homicidio era 35 por 100 mil habitantes, cuando me retiro era de 26 (...) claro que no lo hice yo solo”, Pinzón

Debatible
 

Explicación:

Pinzón fue ministro de Defensa entre el 31 de agosto de 2011 y el 19 de mayo de 2015.

Según los datos del mismo Ministerio que procesó la Fundación Ideas para la Paz, en 2010, el último año antes de que él fuera ministro, la tasa fue de 26,87 por cada 100 mil habitantes, y en 2015, su último año como ministro, había bajado a 23,99.

Sin embargo, según datos de Medicina Legal y la Policía, procesados por Cerac, esas cifras fueron de 38,36 y 24,03, lo que le da la razón a Pinzón y con creces.

Eso muestra que hay diferentes cifras, y según la que se use Pinzón puede o no tener la razón.

.

 

3. "El pasado domingo comparé las votaciones de las consultas con las de los propios partidos. Millones de colombianos votaron en ellas creyendo que era un referendo contra Petro, pero no resueltos a votar por las opciones que se plantearon el domingo”, Vargas Lleras

Inchequeable
 

Explicación:

En la consulta de la derecha votaron 6.138.503 personas, según el preconteo de la Registraduría.

En contraste, a Senado votaron 2.513.320 personas por el Centro Democrático y 1.927.320 por el Partido Conservador (que no tenía un candidato oficial en la consulta pero del que vienen dos de ellos, los derrotados Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez). Eso suma 4.440.640 personas, 1.679.863 menos.

En ese sentido, la diferencia que resalta Vargas entre las dos votaciones es cierta.

Sin embargo, no hay prueba de que toda esa diferencia se deba a que esas personas votaron contra Petro y no votarían a favor de su ganador, Iván Duque. De hecho, en redes se alentó la #OperaciónMartaLucia entre personas antiuribistas que decidieron votar por Ramírez para atajar a Duque y que le proponía a otros hacerlo. No es fácil saber cuántos siguieron esta lógica, pero de entrada muestra que entre los que votaron en la consulta pero no por esos partidos al Senado, hay gente que no lo hizo por antipetrismo y que difícilmente votaría por Vargas.

 

4. “Yo nunca cuestioné que las Farc se desmovilizaran y que entregaran las armas. Criticaba que quedarán amparados frente a la reincidencia”, Vargas Lleras

Verdadero
 

Explicación:

Efectivamente, Vargas tuvo grandes dudas de la campaña del SÍ como se notó, por ejemplo, en que solo hizo campaña en la semana previa a la votación.

Y sus críticas sí tenían que ver sobre todo con el tema de justicia. En agosto de 2016, con el Acuerdo ya terminado y a un mes largo del plebiscito, le dijo a Semana que apoyaba el Sí, pero con dudas en ese punto.

 

 

5. “Varios de esos puntos fueron zanjados por la sentencia de la Corte Constitucional. Hoy, miembro de las Farc que reincida, perderá todos los beneficios, aun la no extradición”, Vargas Lleras 

Exagerado
 

Explicación:

Vargas se refiere a la decisión de la Corte Constitucional sobre el acto legislativo 01 de 2017

Esa decisión, que tomó la Corte en noviembre, no se conoce en detalle. Como pasa muchas veces con la Corte, emitió un comunicado en el que está lo esencial de la decisión que tomó, pero el texto todavía no se conoce. El detalle es que esta vez publicó dos comunicados, uno inicial y luego una fe de erratas.

El comunicado inicio dio de qué hablar, pues las Farc se quejaron, especialmente porque a su juicio el Acuerdo impide que se reactiva la extradición para los reincidentes

Eso llevó, según EL Tiempo, a que la Corte sacara el nuevo comunicado.

En él, la Corte no se refiere directamente a la extradición, pero declaró constitucional todo el artículo que se refiere a ella y que dice que si se pide extraditar a un miembro de las Farc por delitos ocurridos “con posterioridad a la firma del Acuerdo Final, la Sección de Revisión del Tribunal para la Paz evaluará la conducta atribuida para determinar la fecha precisa de su realización y decidir el procedimiento apropiado”. Eso significa que será la misma JEP la que defina qué ocurra en tales casos, no que sea algo automático como da entender Vargas.

Sin embargo, la Corte también dice que una de las condiciones para estar en la JEP es no cometer delitos

Y dice que “el incumplimiento por parte de los excombatientes a cualquiera de las condiciones del mencionado Sistema o a cualquiera de las sanciones impuestas por la Jurisdicción Especial de Paz, tendrá como efecto, de conformidad con el A.L. 1 de 2017, la pérdida de tratamientos especiales, beneficios, renuncias, derechos y garantías”. Eso significa que, aparte de la extradición, Vargas tiene toda la razón - aunque es algo que estaba claro desde el mismo Acuerdo.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia