Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 15 de Diciembre de 2020

146

0

Desde hace unos días está circulando en Facebook una publicación que muestra la supuesta imagen de cuatro voluntarios de la vacuna de Pfizer y BioNTech. 

El texto que la acompaña dice: “Cuatro voluntarios de la vacuna Pfizer desarrollan parálisis de Bell ... La parálisis de Bell es una condición que causa debilidad o parálisis de los músculos de la cara ... La condición hace que un lado de la cara se caiga o se ponga rígido.”

La publicación ha tenido se ha compartido 170 veces y tiene cerca de 80 interacciones. 

Como usuarios de Facebook calificaron la imagen como falsa, le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que le falta contexto, porque aunque sí hubo esa parálisis en cuatro de los voluntarios, la imagen no explica que la Food and Drug Administration, la entidad públcia de Estados Unidos que supervisa las vacunas, indicó que no hay evidencias claras de que el trastorno surgiera como consecuencia de la vacuna.

Así se ve la publicación que circula en esa red social:

¿Qué es la parálisis de Bell?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es un trastorno del nervio que controla el movimiento de los músculos de la cara.

El nervio se denomina nervio facial o séptimo par craneal, y su daño causa debilidad o parálisis de estos músculos, que impiden el movimiento de la cara. 

En los casos más graves, los pacientes experimentan parálisis en los dos lados de la cara, llegando a tener dolor y menos lágrimas. 

De acuerdo al portal médico Redacción Médica esta parálisis dura, por lo general, entre dos y tres semanas, aunque en los casos más extremos puede durar varios meses. 

¿Voluntarios de la vacuna de Pfizer tuvieron parálisis facial?

Sí. Así lo confirmó un informe de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) publicado el 10 de diciembre. 

De acuerdo al documento, que también presentaaron Pfizer y BioNTech, cuatro de los 43,448 voluntarios en el ensayo de la vacuna tuvieron parálisis de Bell. En cotnraste, no la tuvo ninguno de quienes recibieron un placebo. 

Los casos ocurrieron a los tres, nueve, 37 y 48 días después de la vacunación, y duró 3, 10,15 y 21 días, respectivamente. 

Sin embargo, la misma FDA indicó que no hay una evidencia clara de la relación entre la vacuna y la parálisis. 

 

“La frecuencia observada de parálisis de Bell reportada en la vacuna es consistente con la tasa de antecedentes esperada en la población general, y no hay base clara sobre la cual concluir una relación causal en este momento”, dice la FDA en la página 38 del documento.  

Es decir, que la cantidad de personas que la sufrieron no es significativamente mayor a la que podría sufirr un grupo similar de personas tomadas al azar.

Pero igual recomienda “vigilancia de los casos de parálisis de Bell con el despliegue de la vacuna en poblaciones más grandes"..Es decir, seguir revisando si sí hay relación.

Al día siguiente del informe, 11 de diciembre, la FDA autorizó el uso de emergencia de esa vacuna en Estados Unidos.

La vacuna tiene un 95 por ciento de efectividad en todos los grupos de edad analizados, incluyendo ancianos.

Reino Unido, Canadá, México también autorizaron su uso. 

La imagen de la publicación no es de las cuatro personas que participaron en el ensayo

La foto de las cuatro personas con parálisis facial está circulando en línea desde noviembre de 2019 y la página BMJ Practice la utiliza para hablar sobre este trastorno. 

Por todo lo anterior, indicamos que a la publicación de Facebook le falta contexto porque no aclara que la FDA indicó que no hay evidencias claras de que la enfermedad surgiera como consecuencia de la vacuna.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia