Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Daniela Amaya Rueda · 19 de Abril de 2018

2338

1

Esta semana El Detector, el programa de La Silla Vacía con Red+ en el que todos los jueves revisamos afirmaciones de políticos, le puso la lupa a la entrevista que le dio Gustavo Petro a Juan Diego Alvira en Caracol Noticias.

La entrevista giró alrededor de sus propuestas en seguridad, que se basan en lo que hizo como alcalde de Bogotá. 

De las 7 afirmaciones chequeadas, 1 es inchequeable, 3 exageradas, 1 falsa y 2 verdaderas, pero con salvedades.

 

1. Según la encuesta Bogotá Cómo Vamos redujimos la victimización por delitos, por hurto fundamentalmente, de un 39% del total de la población en Bogotá a un 20% en el año 2015."

Exagerado
 

 

Explicación:

La encuesta de percepción ciudadana de Bogotá Cómo Vamos sí muestra una disminución, pero no la que dice Petro. Recibió la tasa de victimización en el 26% y la entregó en el 20%.

La tasa del 39% a la que se refiere él fue del 2009, como dice en un punto de la entrevista, pero nunca aclara que en 2011, el año antes de su llegada, la tasa fue del 26%. Esos 13 puntos de reducción ocurrieron durante la alcaldía de Samuel Moreno.

Por eso, de los 19 puntos de reducción que muestra Petro, que son la mitad, solo 6 corresponden a su alcaldía y otros 13 no.

 

2. “El 33% del hurtos a celular disminuyó en 2015 y después del 2015 volvió a subir."

Exagerado
 

Explicación:

Según cifras de Asomóvil que revelaron los medios en su momento, en 2014 hubo 456.380 robos de celulares y en 2015 disminuyeron a 371.445. Esa reducción es del 19%, no del 33%.

 

3. "No es que haya delito porque hay pobreza... la correlación exacta es que en los países más desiguales hay más delito, más violencia"

Verdadero, pero
 

Explicación:

Es cierto que a más desigualdad, más violencia. Así lo han demostrado decenas de estudios, como Crimen y Castigo, de Gary Becker,  The Spirit Level, libro de Wilkinson y Pickett, o “Desigualdad y crimen violento”, de Fajnzybler, Lederman y Loayza.

Pero hay dos grandes salvedades. Una es que, según literatura más reciente, como un estudio de Hicks y Hicks de 2014, muestra que ese efecto aumenta cuando la desigualdad se suma a un gasto visible, de lujo.

La segunda, según un estudio de Morgan Kelly, es que esa relación se da con crímenes violentos, y especialmente homicidios, pero no tanto en crímenes contra la propiedad, como robos.

 

 

4. "Colombia es hoy la tercera sociedad más desigual socialmente del mundo"

Verdadero, pero
 

Explicación:

Según los datos del Banco Mundial, para 2015 Colombia sí era el tercer país más desigual del mundo, ligeramente por debajo de Brasil y todavía más cerca de Panamá, que era el cuarto.

Sin embargo, en esa base de datos, la más completa y de referencia internacional, solo hay datos de 30 países para ese año. Si comparamos los datos más recientes de los 129 (de 217) países con datos de Gini de 2010 a 2015, Sudáfrica lo tenía mucho más alto (63,4 para 2011) y Lesoto también lo tenía mayor (54,2 en 2010).

Como no hay datos de los otros 88 países, incluyendo Venezuela (cuyas estadísticas nacionales no son aceptadas en el exterior) o Swazilandia (que, como Lesotho, queda casi dentro de Sudáfrica), pues que el resultado actualizado fuera otro.

 

5. “Jóvenes en paz redujo en el último año el delito de robo a celulares en un 33 por ciento."

Inchequeable
 

Explicación:

Más allá del dato de la disminución del robo a celulares, el argumento de Petro es que cualquier logro se produjo por ese programa, y no por otra causa. Y eso es insostenible pues no hay estudios conocidos que aislen esa variable de otras que se pudieron presentar (que lo controlen, en jerga de economistas).

De hecho, como el hurto estaba disparado, en 2015 la seccional de inteligencia de la Policía en Bogotá (La Sijín), armó una estrategia para buscar los grandes vendedores de celulares robados y hacer extinciones de dominio en los centros comerciales especializados y armó una base de datos para poder entender el fenómeno.

Además, en agosto de 2015 Juan Manuel Santos presentó una política para luchar contra ese delito en todo el país, como un decreto para controlar la importación y exportación de celulares (que necesitan tener ahora un visto bueno del Ministerio de TIC).

 

 

6. “El número de policías lo puedes aumentar todo lo que quieras y no te resuelve el delito si no estás resolviendo la causa que está detrás"

Exagerado
 

Explicación:

Aunque hay abundante literatura científica al respecto, las conclusiones son contradictorias. Es decir, los expertos no se han puesto de acuerdo. Como dice un artículo en el “Police Practice and Research”, al revisar la evidencia sobre esa relación encontraron “evidencia mixta sobre los vínculos entre tamaño y resultados” de las policías..

Por ejemplo, un reporte del Brennan Center for Justice dic euq, analizando cifras propias de cantidad de policías en Estados Unidos y datos de crímenes, sumados a estudios pasados, muestran que aumentarlos sirvió para “un efecto modesto en la reducción del crimen en los años 90, probablemente entre el 0 y el 10 por ciento.”

Al final todo indica que ese aumento sí puede tener efecto pero el tamaño de éste depende de muchos otros factores, como el tipo de delitos, la cantidad inicial de policías o las técnicas policiales.

 

7.“Tenemos 175 mil presos, 45 mil de ellos son campesinos productores de hoja de coca y gente que está allí en la base.”

Falso
 

Explicación:

En Colombia hay 115.488 presos, ya sean condenados o sindicados (es decir, que están en un proceso penal y tienen detención preventiva), según los datos más reciente del inpec, a 28 de febrero de este año. De hecho, el país nunca ha superado los 122 mil presos que hubo en marzo y abril de 2016.

Según cifras del Inpec, que retoma el Ministerio de Justicia en la exposición de motivos de un proyecto de ley de alternatividad penal para los pequeños cultivadores de coca, en desarrollo del Acuerdo con las Farc, solo había 255 personas en cárceles por el delito de conservación o financiación de plantaciones. Es decir, apenas 255 campesinos productores de hoja de coca.

Por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, había otros 24.820.

La cifra que podría darle sustento a lo que afirma el candidato es que 46.213 de los presos no tienen educación primaria (5.884 ni siquiera están haciendo primero de primaria).

Comentarios (1)

Ana

20 de Abril

0 Seguidores

como todo lo de Petro, populista, dice cosas que no son exagera, inventa

como todo lo de Petro, populista, dice cosas que no son exagera, inventa

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia