Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 23 de Septiembre de 2020

1084

0

Desde hace unos días está circulando en WhatsApp una cadena que asegura que un estudio dice que el uso de tapabocas podría estar reduciendo la gravedad del virus y creando inmunidad de manera indirecta.

Como algunos de nuestros usuarios nos pidieron verificar la veracidad de la cadena través del WhatsApp de La Silla (+57 318 312452), le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que la cadena es cierta.

Así se ve el mensaje que circula por redes:

Es cierto que un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine presenta un potencial beneficio adicional del uso de los tapabocas durante la pandemia del covid. 

El artículo de dos investigadores de la Universidad de California en San Francisco, Mariana Gandhi y George W. Rutherford, recoge evidencias científicas de la relación entre el uso de tapabocas y el control de la pandemia.

Una de sus conclusiones es que los tapabocas podrían actuar como un elemento de "variolización", que es una especie de inmunidad al virus.

La variolización fue un método que antecedió a las vacunas: se inyectaba un poco del virus de viruela en personas sanas. Aunque muchas personas seguían muriendo por el virus, en otros lograba disminuir la intensidad de la enfermedad, como reportó CNN. 

La hipótesis del artículo de Gandhi y Rutherford es que los tapabocas podrían tener un efecto similar en el que se infectarían pero con una carga viral (cantidad de virus) tan baja, que terminaría causando una forma asintomática de covid.

El enmascaramiento universal parece reducir la tasa de nuevas infecciones; planteamos la hipótesis de que al reducir el inóculo viral, también aumentaría la proporción de personas infectadas que permanecen asintomáticas”, dice un fragmento del artículo. 

Argumenta que en países en los que el uso de las mascarillas es casi universal, la proporción de casos asintomáticos es del 80 por ciento, mientras que donde no es generalizado, esos casos asintomáticos son el 40 por ciento de toios.

Citan también dos situaciones en las que las mascarillas produjeron un alto número de casos asintomáticos.

La primera en un barco argentino y la segunda en una planta procesadora de carnes, en las que gracias a los tapabocas repartidos muy temprano en el brote, la proporción de asintomáticos llegó a ser de 81 y 95 por ciento, respectivamente.

Los investigadores dicen que su hipótesis solo podría ser probada haciendo un estudio comparartivo de la proporción de asintomáticos en sociedades que usen y no usen mascarillas, algo muy difícil de hacer.

“Para probar la hipótesis de la variolación, necesitaremos más estudios que comparen la fuerza y ​​la durabilidad de la inmunidad de células T específica del SARS-CoV-2 entre personas con infección asintomática y aquellas con infección sintomática, así como una demostración de la desaceleración natural del SARS -CoV-2 se propaga en áreas con una alta proporción de infecciones asintomáticas”, concluye el artículo. 

Calificamos la cadena de WhatsApp como cierta porque la información que replica es verdadera.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia