Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 27 de Noviembre de 2020

720

0

Desde hace unas semanas está circulando en Facebook un video que habla sobre el azúcar, el covid y el dióxido de cloro. 

El video tiene el titular “El azúcar potencia el covid” y avisos intermitentes con la frase “Tome dióxido de cloro”. 

Como la grabación se ha compartido más de 12 mil veces y como usuarios de Facebook la calificaron como falsa, le aplicamos el Detector de Mentiras. 

Encontramos que es un video falso porque mezcla elementos falsos y engañosos. 

Así se ve el video que circula en esa red social:

Verificamos el video por puntos y esto fue lo que encontramos:

1. El consumo de azúcar no tiene incidencia directa en el covid

El hombre que habla en el video dice: “El azúcar potencia el covid y causa una tormenta de citocinas en los pulmones de los que tienen el virus.” 

Pero eso es falso. 

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS, por su siglas en inglés), las citocinas son pequeñas proteínas que son cruciales para controlar el crecimiento y la actividad de otras células del sistema inmunitario y las células sanguíneas. 

Cuando se liberan, le envían una señal al sistema inmunitario para que cumpla con su función. 

Como reportó AFP, la “tormenta de citocinas” es una respuesta defensiva exagerada que ocurre en algunos pacientes con covid, y que desemboca en una reacción hiperinflamatoria que puede ser letal. Es una respuesta al virus, no por el consumo de azúcar. 

“Las personas con obesidad o diabetes, que tienen niveles de glucosa más elevados, sí pueden sufrir síntomas más graves, pero no es verdad que el consumo directo de azúcar provoque una tormenta de citoquinas”, dijo Timothy Thompson, investigador científico del Instituto de Biología Molecular de Barcelona, a Newtral.es. 

Thompson, quien lidera el proyecto que estudia en España qué moléculas pueden frenar la tormenta de citoquinas causada por covid en casos graves, indicó:

“Hay que destacar que el consumo directo de azúcar no es el causante del empeoramiento de la COVID-19 porque la gente puede creer que tomar una bebida azucarada teniendo coronavirus puede agravar sus síntomas y no es así”, Thompson.

A su vez, Carolina Herrera, expresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, le dijo a AFP: “No hay ningún estudio que justifique esa aseveración. (...) Reducir el compromiso pulmonar al consumo de un tipo de alimentación o a un carbohidrato es inaceptable”.

La nutrióloga chilena Eliana Reyes llegó a la conclusión de que el consumo de azúcar no agrava directamente el covid. 

“El consumo de azúcar no potencia directamente el covid. El consumo en exceso de azúcar favorece la obesidad y la diabetes, situaciones que se ha visto que agravan el pronóstico de los pacientes con covid. Pero no por consumir algo con azúcar directamente va a favorecer o agravar la infección por covid”,  dijo Reyes para el portal La Tercera

Es decir, aunque la “tormenta de citocinas” sí ocurre en algunos pacientes,no hay prueba de que el consumo de azúcar genere esa respuesta inflamatoria de manera directa. 

2. En México no prohibieron el consumo de azúcar por el covid

El hombre que aparece en el video dice que como “el azúcar causa la tormenta de citocinas (...) en México prohibieron la venta de dulces y de comida chatarra”. 

Eso es falso. 

El pasado 5 de agosto, el Congreso de Oaxaca, ubicado al sur de México, aprobó la restricción de la venta y distribución de gaseosas y comida chatarra para menores de edad. La medida aplica para todos los alimentos ultraprocesados que excedan los límites máximos de azúcares, grasas y sodio. 

Según datos del portal Ojo Público, Oaxaca es el segundo estado con más obesidad en adultos y el primer lugar con obesidad infantil en México: el 28 por ciento  de las niñas y niños de entre 5 y 11 años tienen exceso de peso. 

Sin embargo, la ley no vincula la prohibición de estos alimentos con el covid.

De hecho, la página web del Congreso de Oaxaca recoge iniciativas relacionadas con la nueva ley para reducir el consumo de productos azucarados al menos desde 2019, antes de la pandemia.

Entonces ni la ley prohíbe el consumo de comida chatarra en México (es una ley que solo aplica para el estado de Oaxaca, y solo para menores de edad) ni la decisión se dio en relación con el covid. 

3. No hay pruebas de una relación de causalidad entre menos consumo de azúcar y menos muertes de covid

El video dice:  “En los países que consumen poco azúcar han fallecido menos personas por el virus. Costa Rica es el país con menor consumo de azúcar y los casos son menos graves. Perú y México son los que comen más comida chatarra y tienen los casos más severos”.

Según datos de  la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Brasil y México son de los países latinos con mayor consumo de azúcar. Perú no está ahí, como dice el video. 

Además, no hay evidencia de causalidad entre consumo de azúcar y muertes por covid.

Expertos insisten en que la mayor tasa de mortalidad de los pacientes con covid no puede vincularse de forma “directa y exclusiva” al consumo de azúcar.

“Se han registrado altas tasas de fallecimiento por coronavirus o de pronósticos más graves en zonas con alta tasa de obesidad. Pero en esos estudios se asocian las dos enfermedades y no el consumo de azúcar y la muerte por Covid”, dijo Timothy Thompson, investigador científico del Instituto de Biología Molecular de Barcelona, a Newtral.

“En las poblaciones que tienen menos incidencia de diabetes o cuyos pacientes con diabetes están más controlados, hay menos tasas de muertes de diabéticos por Covid”, explicó el diabetólogo argentino Javier Remón, citando al estudio de The Lancet que explica que en comunidades empobrecidas y con menos acceso a servicios sanitarios, hay mayor mortalidad entre pacientes diabéticos con covid.

Pero, nuevamente, esto no tiene que ver con el consumo de azúcar”, dijo Remon a AFP

4. El dióxido de cloro tampoco es la solución para el covid

Durante la grabación aparecen varios letretos que dicen “Toma dióxido de cloro y combata el covid”, pero hay grandes dudas de su efecto en el virus. 

El dióxido de cloro o CDS es una de las sustancias que tiene que muchos defensores porque supuestamente previene y cura el covid.

El principal argumento a favor de su uso es que libera oxígeno en el cuerpo de la persona que lo consume, y como el covid genera sensación de ahogo, se vuelve una herramienta llamativa como supuesta cura o tratamiento. 

El principal promotor del CDS es el alemán Andreas Kalcker, quien se autonombra biofísico aunque sus títulos son de una universidad sin ningún aval académico, como reportó el portal Salud con Lupa. 

Kalcker afirma que la acción terapéutica del dióxido de cloro ocurre cuando una persona lo consume y entonces la molécula (ClO2) se separa y libera oxígeno. Según el alemán, esta aparente oxigenación permite curar cualquier enfermedad,  desde gripa, covid y hasta cáncer.

Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica de estos efectos.

De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) no apoya su seguridad y eficacia, y la OMS dice que aún no hay una cura o tratamiento para el virus. 

La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (Atsdr, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos también advirtió sobre los peligros para la salud de la ingesta del dióxido de cloro. 

Y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios desaconseja su uso, puesto que “cuando se consume siguiendo las instrucciones dadas, produce efectos adversos que pueden ser graves”.

6.  Un médico no falleció por la vacuna del covid porque nunca se la puso

Una parte del video muestra esa imagen:

Pero es no es cierto. 

João Pedro Rodrígues era un médico de 28 años que participó como voluntarios en los ensayos en Brasil de la vacuna que están desarrollando la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca. 

Como el diario brasileño O Globo reportó, Rodrígues no recibió una vacuna sino un placebo.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS, por su siglas en inglés), un placebo es una sustancia inactiva que tiene la misma apariencia y se administra de la misma forma que el medicamento o tratamiento activo que se está probando.

Se usa para comparar los efectos del medicamento o tratamiento con los del placebo, y así medir su eficacia.

Es decir, el voluntario no recibió la vacuna de AstraZeneca.

Sin embargo, ni la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria brasileña (Anvisa), ni la Universidad de Oxford, ni AstraZeneca han explicado por qué murió, algo que als tres confiurmaron el mismo 21 de octubre. 

AstraZeneca le dijo al portal de factchecking Maldita que no pueden comentar “casos individuales del ensayo clínico en curso de la vacuna de Oxford” por adherirse “estrictamente a la confidencialidad médica y a las regulaciones de los ensayos clínicos”. Pero dicen “que se han seguido todos los procesos de revisión requeridos”. 

Las directivas de la Universidad Federal de Río de Janeiro (Ufjr) publicaron un comunicado en el que indican que el médico, que hizo su pregrado allí, murió por  “complicaciones de la COVID-19”. 

Por todo lo anterior, calificamos el video como falso.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia