Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 26 de Febrero de 2019

6370

0

Luego de la polémica que se generó cuando la Policía le puso una multa impuesta a un joven por haber comprado una empanada a un vendedor informal, han ido apareciendo otros casos similares.

Uno es un video en el que Erika Martínez denuncia que la Policía le puso una multa por haber preguntado el precio de una empanada a una vendedora informal, cuando un grupo de policías realizaba un procedimiento de retoma de espacio público en Bogotá. El video fue grabado por una amiga de Martínez que estaba con ella en ese momento.

"Esta mañana estábamos llegando a trabajar a la oficina ubicada en la carrera 13 con calle 38 en Teusaquillo. Al llegar, obviamente, uno desea desayunar. En el momento había un puesto nuevo en la calle, pregunté que a cómo las empanadas y se me acerca un policía que me dice que si compro la empanada me va a poner un comparendo", dijo Martínez en una entrevista Noticias Caracol.

La Policía respondió que el comparendo se debe a que Martínez fue grosera con a los policías que le pedían a un vendedor ambulante que desalojara el espacio público, por lo que la multaron con $ 220.832 pesos (Acá puede ver el comparendo)  por violar el numeral uno del artículo 35 del Código de Policía, que dice que da multa “irrespetar a las autoridades de Policía”.

Martínez aceptó que fue grosera con los policías, pero que el comparendo no fue por eso. 

“Después de que él me entrega el comparendo, me hace sentir como si le estuviera leyendo los derechos a un capturado cuando lo llevan a La Picota, es más en el video se lo digo”, le dijo a Noticias Caracol “Sí fui grosera, pero fue después de que él (el Policía) me entregó el comparendo, antes nunca.”

Esa noticia le dio más vuelo a la polémica por la aplicación del nuevo Código de Policía, que han cubierto varios medios desde que un joven recibió una multa por más de 800.000 pesos por haber comprado una empanada a un vendedor ambulante.

Esos comparendos se basan en el artículo 140, numeral seis del Código, que dice que "Promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente", es una infracción que da una multa de 32 salarios mínimos diarios, que este año equivalen a 883.323 pesos.

El debate es si comprar y vender en el espacio público encaja en esa infracción, y sigue vivo porque la Ministra de Justicia, Gloria María Borrero, y el Ministro de Defensa, Guillermo Botero, muestran que ni en el alto gobierno hay una sola interpretación del artículo.

Para la Ministra de Justicia, la infracción no cabe por comprarle a un vendedor informal.

“En mi opinión la interpretación que hizo la Policía en el numeral sexto del artículo 140 del Código de Policía fue una interpretación equivocada. Yo creo que ese no es el sentido de la Ley, el sentido del Código de Policía era realmente ir contra las mafias del espacio público”., le dijo en una audiencia pública sobre el Plan Nacional de Desarrollo (PND) en la Comisión Primera de la Cámara, el martes 19 de febrero.

En cambio, Botero respaldó los operativos de retoma del espacio público que ha realizado  la Policía asegurando que desde su posición como abogado y Ministro “La ley aunque sea dura es la ley”. Con eso quiere decir que independientemente al valor de la multa y de la polémica de los hechos, hay que cumplir la ley.

Ante el polémico artículo, el representante del Liberal Fabio Arroyave radicó un proyecto para modificar el Código y aclarar que “adquirir, recibir o comprar productos o servicios en el espacio público no se considerará una conducta contraria al cuidado e integridad del espacio público”.

Esa propuesta cuenta con el apoyo de otros representantes como Carlos Cuenca, de Cambio Radical; Erasmo Zuleta, de La U y Katherine Miranda de la Alianza Verde.

Otros casos inusuales de la aplicación del Código de Policía:

1

Multa por alimentar palomas

El 13 de febrero, Diana Bulla recibió una multa de 1.500.000 pesos por alimentar palomas afuera de su casa en Girardot, Cundinamarca.

Bulla recibió el comparendo por haber infringido el numeral 13 del artículo 110 del Código que establece que: “Expender cualquier clase de alimentos en sitios expuestos a focos de insalubridad, que representen riesgo de contaminación.”

La policía argumentó que multó a Bulla porque al darle alimento a las palomas estaría afectando la salubridad del vecindario.

 
2

Multa por no cargar la cédula

De acuerdo con el numeral tres del artículo 35 del Código toda persona que no porte su documento de identificación recibirá una multa de tipo 4 por en valor de 778.000 pesos.

EI artículo cita que hay sanción por “impedir, dificultar, obstaculizar o resistirse a procedimiento de identificación o individualización, por parte de las autoridades de Policía”.

A pesar del decreto, aún no se ha presentado algún caso al respecto.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia