Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Sofía Matiz · 18 de Octubre de 2019

2751

0

Desde hace unos días se está moviendo en redes una nota de Pulzo que habla del asesinato de Carlos Enrique Areiza, testigo clave en el proceso expresidente y senador Álvaro Uribe por presunta manipulación de testigos. 

A pesar de que el artículo fue publicado hace más de un año, recientemente 17 usuarios de Facebook calificaron la nota como falsa. Le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que la publicación es cierta. 

La nota de Pulzo replica el contenido de dos notas de Semana y El Colombiano que hablan del asesinato de Areiza. De acuerdo a los dos portales, Areiza fue asesinado en abril del año pasado en el municipio de Bello, Antioquia. 

Eso es cierto. 

Como La Silla contó, Areiza o alias ‘Papo’, un ex policía y ex paramilitar, lo asesinaron dos sicarios en Bello, el sábado 14 de abril de 2018. Aunque tenía un expediente judicial largo, pues había sido condenado por tentativa de extorsión en 2010 y había buscado ser denunciante y testigo de falsos proyectos de atentados para obtener recompensas, se hizo famoso por dos casos mucho más sonados: el proceso por paramilitarismo del exgobernador Luis Alfredo Ramos y las denuncias cruzadas entre Uribe y el senador del Polo Iván Cepeda, de montar testigos falsos mutuamente.

En el caso de Ramos, Areiza fue condenado en 2015 luego de aceptar que había mentido a cambio de plata por decir en 2005 que Ramos se había reunido con jefes paras en Bello, incluyendo a alias ‘el Alemán’ y alias ‘Ernesto Báez’.

Además, por eso, la Corte lo involucró en otro proceso: una denuncia de Uribe contra Cepeda, en la que acusaba al Senador de haber fabricado testigos falsos en su contra. Aunque Areiza no era uno de los que señaló el Ex presidente, como la Corte aceptó que era falso testigo en el caso de Ramos, lo llamó.

Justamente en ese caso Areiza cambió su versión y dijo que era un testigo verdadero contra Ramos y que la mentira fue haber dicho que era un falso testigo, diciendo que lo había hecho para evitar ser asesinado.

Alegó que las cartas eran hojas en blanco que le había hecho firmar el abogado Jaime Restrepo, un radical de derecha (tanto así que peleó con el grueso del uribismo y fue candidato a la cámara en marzo por el viejo PIN).

Dijo que las cartas luego habían aparecido ante la Corte. Cuando lo hizo, en un interrogatorio en marzo de 2016, dijo varias veces que no quería hablar pues lo podían matar, como contó Noticias Uno.

En ese proceso, la Corte le creyó. Dijo, por ejemplo, que era muy raro que su testimonio inicial fuera en una audiencia y bajo juramento, igual que su retractación de la retractación, mientras que la versión intermedia había sido por carta.

A principios del año pasado Areiza salió de la cárcel a detención domiciliaria, pero su situación de seguridad era tan delicada que en febrero la Corte le pidió al Inpec y a la Fiscalía redoblar las medidas de seguridad. Quedó libre en marzo y menos de dos meses después fue asesinado.

Por lo anterior, calificamos las nota de Pulzo como cierta porque la información que cita es verdadera. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia