Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 25 de Junio de 2020

Arnulfo Gasca, gobernador de Caquetá.

6187

2

Caquetá se ganó el poco honroso puesto del país con mayor deforestación en los últimos años. Su gobernador Arnulfo Gasca, un ganadero que que se dio a conocer nacionalmente porque protagonizó un narco corrido que lo presentaba como "el patrón de los patrones", prometió en campaña frenarla, pero seis meses después de asumir la realidad es otra.

La deforestación en Caquetá no sólo sigue disparada, sino que en su Plan de Desarrollo Gasca decidió hacer una mega apuesta por la ganadería, negocio de su familia y una de las causas del deterioro ambiental. 

Entre enero y abril, en ese departamento se tumbaron las mismas hectáreas de bosque que en todo el 2016: unas 25 mil, que equivale a tumbar casi dos veces el área urbana de Barranquilla. 

Eso, hasta el 15 de abril, un mes después de que arrancara la emergencia sanitaria por la pandemia del Covid.

Aunque los análisis de los expertos- empezando por la Fundación para Conservación del Desarrollo Sostenible, que publicó el estudio sobre la deforestación en la región- apuntan a las mismas causas que históricamente han encendido las motosierras y las quemas, la ganadería extensiva es un fenómeno que gana cada vez más fuerza en el departamento. 

Mientras en 2015, antes de la firma del Acuerdo de La Habana, había 1,3 millones de cabezas de ganado en 14.221 predios, en 2020 hay 2,3 millones en 22.691 predios del Caquetá, lo que obligó a ampliar la frontera y a ocupar y utilizar suelos que no están destinados para eso. Aún así, el Gobernador quiere darle mayor impulso a este sector.

Las prioridades

Antes que gobernador de los caqueteños, Gasca es un ganadero tradicional al que le importa y le impacta todo lo que ocurra alrededor de ese negocio.  

Dice que creó su fama y fortuna entre establos. Primero, heredando ganado de su papá, quien fue asesinado por la guerrilla; luego, vendiendo y comprando vacas y caballos en ferias por todo el país. 

Hoy agrupa todos esos negocios en la Ganadería Monterrey, una sociedad que está a nombre de su esposa Sandra Farfán y una de sus hijas, y que él ha exhibido orgulloso en entrevistas como esta.  

 

Está tan relacionado con la ganadería que desde 2007 es socio y miembro de la junta directiva de Asocriollo, una de las asociaciones que reúne a los ganaderos más poderosos de la región. Ahora como Gobernador preside la Compañía de Fomento Empresarial y Mercados, Cofema, que maneja gran parte de la comercialización ganadera. 

Esa impronta ganadera se refleja en su Plan de Desarrollo: Gasca metió dos proyectos, que suman más de 75 mil millones de pesos, destinados a fortalecer a la ganadería. Casi una cuarta parte de lo que vale el presupuesto anual de toda la Administración.

El primero es por 60 mil millones. Con esa plata quiere mejorar la genética de las vacas trayendo embriones de bovinos extranjeros. Así, dice, puede hacer que las vacas sean más productivas para el ordeño, por ejemplo. 

El Plan no menciona quiénes serán los ganaderos beneficiados, si los pequeños o los más grandes, con quienes él se codea. Lo que sí plantea es que no va a beneficiar a gente que tenga ganado en zonas no permitidas. 

También incluyó 15 mil millones para modernizar los frigoríficos de San Vicente y Florencia, para que se tecnifique el proceso de sacrificio de las vacas. El de Florencia lo administra Cofema, donde tienen mando los ganaderos y Gasca preside. 

La apuesta de Gasca refuerza un sector que aporta entre el 14 y el 16 por ciento del producto interno bruto del Caquetá.  Pero abre el debate sobre el impacto que esto tendrá sobre la deforestación. 

En el mismo Plan de Desarrollo solo hay dos proyectos destinados directamente a frenar el creciente deterioro del bosque, que no superan los 30 mil millones de pesos. 

Además, la meta que se puso el Gobierno de Gasca para reforestar en estos cuatro años es muy baja: 10 mil hectáreas, según nos dijo el secretario de Agricultura, Jhon Fredy Criollo. Menos de la mitad de lo que se tumbó en los primeros cuatro meses de mandato.

El funcionario explica que la meta es baja frente a las proyecciones que tenían en campaña porque parte de la plata que iban a destinar a temas ambientales se fue para atender la pandemia y los asuntos de salud. Y que los ingresos del departamento van a bajar por la crisis económica. 

“Nos queda gestionar y buscar en todos los fondos de paz, de regalías, para cumplir con todos los proyectos”, dice Criollo. 

La amenaza de la ganadería extensiva

Mientras la Gobernación encuentra los recursos para mitigar el acelerado deterioro ambiental, los tres municipios con mayor inventario de ganado, San Vicente del Caguán (1,1 millones de vacas), Cartagena del Chairá (349 mil) y Puerto Rico (229 mil), son en donde más hectáreas fueron deforestadas en lo que va del año: 22 mil de las 25 mil hectáreas.

“Están tumbando bosques para meter vacas”, explica Santiago Saavedra, profesor de la Universidad del Rosario, que analizó los cambios que se registraron después de la firma del Acuerdo de La Habana en  los municipios impactados por el conflicto como lo contamos en este artículo.

Durante el conflicto, las Farc desestimulaban la ganadería extensiva al cobrar una extorsión por cabeza de ganado o sencillamente la prohibían.

Pero ahora hay colonos, campesinos y grandes ganaderos - la Fiscalía tiene en la mira a unos 35- que están metiendo vacas en parques naturales de Caquetá, unos sin permisos porque no hay autoridades ambientales que controlen, y otros con la bendición de las disidencias.

Porque al final, lo que se trata es de acaparar territorios. Como contamos, por ejemplo en la zona limítrofe con La Macarena, hay quienes meten vacas y se apropian de un baldío, luego le venden la tierra a otro y este otro tala y mete más vacas, y así, con el objetivo de degradar el estatus ambiental de la tierra, que en la mayoría de los casos está en zona protegida, e irla legalizando.

El Gobernador Gasca, que prometió cuidar la selva y los bosques del Caquetá, por ahora decidió priorizar a los ganaderos como él. 

Comentarios (2)

Elgatodeschrodinger

25 de Junio

0 Seguidores

el patron de patrones tiene un corrido prohibido?, suena un titulo rimbombante, creo no hay un politico en colombia que tenga una mejor caracterización, genial.

el patron de patrones tiene un corrido prohibido?, suena un titulo rimbombante, creo no hay un politico en colombia que tenga una mejor caracterización, genial.

Mejia Meneses

26 de Junio

0 Seguidores

Este es un buen articulo https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6518108/...+ ver más

Este es un buen articulo https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6518108/ acerca de los efectos ambientales que genera el ganado, no lo encontre en español. Este gobernador lamentablemente es el tipico estereotipo de el oportunista, la mediocridad no tiene mejor cara que ese sujeto.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia