Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 13 de Noviembre de 2020

1573

0

Tras la cuarentena de más de cinco meses, desde septiembre el turismo en Cartagena ha empezado a dar sus primeros pasos, sin embargo la mayor parte del sector aún está lejos de reactivarse y algunos empresarios piden que el esfuerzo no quede sólo en cabeza de ellos y plantean más acciones al alcalde William Dau.

Buscando prevenir un rebrote, Dau decretó ley seca nocturna y prohibió las reuniones en sitios públicos durante este fin de semana con puente festivo, uno de los más importantes del año en la ciudad, pues se celebran las Fiestas de Independencia, un evento con un fuerte arraigo cultural y que se festeja de forma masiva.  

Los gremios han mostrado su inconformismo y creen que las consecuencias pueden ser graves para ellos. Más allá del decreto, las quejas evidencian que la decisión no fue consensuada con los empresarios y que los tomó por sorpresa. 

 

Uno de los pronunciamientos más fuertes vino de la presidenta de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) en Bolívar, Mónica Fadul, quien hasta el mes de mayo fue la mano derecha de Dau desempeñándose como gerente de Cartagena. Tras conocer la medida, Fadul dijo que ésta es injusta, que no se informó con tiempo y pidió reconsiderar la decisión. 

“La ciudad apenas empieza a tener un renacer en sus actividades turísticas y estamos esperando atender a los turistas internos que han empezado a animar un poco la economía del sector; y medidas como esta, de último momento, y en una ciudad turística, preocupan mucho a los empresarios”, afirmó Fadul. 

En ese sentido, y más allá de la ley seca, La Silla Vacía habló con ocho empresarios, y la mayoría siente que en el sector turístico no hay articulación y que la reactivación depende exclusivamente del empresario.

La reactivación

Según datos de Corpoturismo, en La Heróica el turismo mueve el 32 por ciento del empleo directo y alrededor del 55 por ciento vive de una actividad relacionada. Por eso, que este sea uno de los últimos sectores en reabrir ha significado un duro golpe para la ciudad. 

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Cartagena, entre enero y agosto se liquidaron 4.416 empresas, cinco por ciento más que en el mismo periodo del 2019. La diferencia es mayor si solo se toman medianas empresas, porque pasaron de cerrarse seis en 2019 a 52 en lo que va de este año. 

Sin embargo, desde septiembre el turismo se ha ido reabriendo y para el presidente de Corpoturismo, Irvin Pérez, los resultados son alentadores, aunque aún están muy lejos de los números de 2019, cuando recibieron a dos millones 800 mil visitantes por vía aérea. 

En septiembre, por ejemplo, Cartagena recibió alrededor de 22.760 turistas nacionales por transporte aéreo, cuando en los últimos cuatro años superaron los 150 mil para ese mismo mes. En octubre los vuelos nacionales aumentaron en 56 por ciento. 

Asimismo, según la Asociación Hotelera de Colombia (Cotelco) de Cartagena, la ocupación en septiembre y octubre estuvo alrededor del 8 y 20 por ciento, respectivamente. A la misma fecha del año anterior, estaban por encima del 60 por ciento. 

Más allá de las cifras, la mayoría de personas del sector están preocupadas por el futuro de sus empresas y empleos. 

La presidente ejecutiva de Asobares, María Teresa Vergara, le dijo a La Silla que lo que ha habido es una reapertura, pero no una reactivación porque no hay un programa distrital o nacional que trace una línea de articulación. “Esta situación tiene a los empresarios con “la sangre en un frasquito, porque los costos emocionales y económicos han sido altísimos”, nos dijo Vergara. 

De hecho, Asobares fue otro gremio que sacó un comunicado rechazando la ley seca decretada por el Alcalde para este fin de semana: “Sería nefasta y causaría una afectación económica irreparable para un sector formal”. 

Por su parte, Mayra Huyke, gerente del hotel Casa Canabal en el Centro Histórico de Cartagena, nos dijo que por ahora la reactivación depende de cada empresario: “No he visto una reunión entre el Alcalde y los gerentes de hoteles y las medidas han consistido en vigilar el cumplimiento de los protocolos”.

Huyke nos dijo que su hotel está enfocado en el turismo de lujo, por lo que necesita viajeros internacionales, que aún son muy escasos. Por eso la ocupación de Casa Canabal aún está por debajo del 10 por ciento y han tenido que pasar de 19 a cuatro empleados.

Según cifras de Corpoturismo, las operaciones internacionales del mes de octubre equivalen solo al 25 por ciento del mismo mes de 2019. 

El hotelero Roberto Saer señala otro problema en relación a lo que él llama una competencia desleal: “Nosotros invertimos mucho dinero en protocolos y hemos capacitado a nuestro personal; sin embargo, muchas veces el turista opta por la parahotelería (apartamentos-hoteles) donde meten hasta diez personas sin ningún protocolo y es más barato”. 

Para la directora ejecutiva de Cotelco, Mónica Mass, “la reactivación ha sido un trabajo de los empresarios amparados en el direccionamiento del Ministerio del Interior”. Respecto al papel del Alcalde Dau, Mass le dijo a La Silla que “tuvo una labor importante en insistir con la apertura del aeropuerto”, pero que es cierto que “no ha tenido una reunión con los empresarios y que se podría haber avanzado más en la reapertura de playas”.  

Otras que han tenido dificultades son las agencias de viajes. De las 20 adscritas vinculadas a la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes (Anato) de Cartagena, solo dos han empezado a operar, es decir el 10 por ciento. 

Orlando Martínez, quien tiene una agencia de viajes con ese nombre y es vicepresidente de Anato, señala que entiende las decisiones del Alcalde, como la ley seca, porque “si aumentan los casos nadie va a venir a Cartagena, es peor que llegue un rebrote y con ello un cierre definitivo (...) las dificultades que ha tenido el turismo son propias de la pandemia”. En todo caso, señala que sí es necesaria la creación de una Secretaría de Turismo para un mejor diálogo con el sector.  

A su vez, la directora de la agencia de viajes de Aviatur en Cartagena, Samanta Beetar, considera que la ciudad va por buen camino, pero que aún van a paso muy lento y que el repertorio para ofrecer al turista aún es escaso. 

“Por ejemplo, las chivas rumberas no se han reactivado porque los dueños de las chivas no se han puesto de acuerdo con las autoridades en definir el aforo. Si ellos se movilizan con menos de la mitad de su capacidad, la actividad no es rentable”, nos dijo Beetar. 

Beetar también le dijo a La Silla que, en su caso, el diálogo con la Alcaldía ha sido a través de dos reuniones virtuales lideradas por María Claudia Peñas, asesora para la reactivación económica de Cartagena, en la que escucharon las preocupaciones que tenía el sector. 

Justamente, consultamos a Peñas sobre las medidas que se han tomado para reactivar el turismo y nos dijo que se han habilitado 3.387 prestadores de servicios turísticos a través de la plataforma Adapta y Reactiva, abrieron cuatro tramos de la playa en las zonas de Bocagrande y Boquilla y que próximamente sacarán un decreto que permita la realización de eventos sociales y ferias empresariales.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia