Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 21 de Noviembre de 2019

2843

2

·····

09:12 AM - 21 de Noviembre de 2019

En Cauca y Valle el paro le mide el aceite al gobierno desde temprano

En Cali y Popayán, capitales de Valle y Cauca respectivamente, madrugaron a las movilizaciones del paro y tanto estudiantes, indígenas y campesinos quieren medirle desde temprano el aceite al gobierno Duque.

Esto vía bloqueos y manifestaciones que arrancaron desde temprano, en movidas similares a las de la minga indígena, afro y campesina de abril.

Tanto el Comité Regional Indígena del Cauca, Cric, como las asociaciones campesinas del Cauca comenzaron a movilizarse desde la madrugada por la Panamericana y las vías que conectan a Popayán con Nariño y Valle. 

El Cric hará una ‘asamblea pacífica’ como la denominaron, por cinco horas en la tarde; las asociaciones de campesinos están en el sur de Popayán y prevén una movilización de 8 mil personas.

“Si las cosas se mantienen como ahora, planeamos estar largo rato, no solo hoy”, nos dijo Walter, un líder campesino.

Una idea similar hay entre los estudiantes del Sena en esta ciudad.

No obstante, temen una eventual represión de las autoridades.

“No tenemos miedo pero desee anoche comenzó a sonar el helicóptero bajito. Tanto que si uno saltaba lo agarraba”, nos dijo un estudiante del Sena.

En Popayán la Policía tiene 2 mil efectivos en las calles. En la Panamericana desde hace dos días el Ejército instaló tanquetas para evitar bloqueos. 

“El problema es que los hijueputas estudiantes comiencen a darle a todo y jodernos”, nos dijo un marchante campesino.

En Cali varios puntos de la ciudad amanecieron bloqueados y destruídos, como en el sur, por Unicentro.  

Desde las 4:30am en los barrios aledaños a la Universidad del Valle, al sur de Cali, se comenzó a escuchar la pólvora que anunció la llegada de los estudiantes y otras personas al plantón que habrá todo el día en la Pasoancho entre Unicentro y la Universidad.

A las 6:00am ya habían barricadas,  carteles, fuego en el piso creado con llantas y pedazos de madera, banderas, estudiantes y varios encapuchados. Las  paredes de todo el centro comercial Unicentro ya estaban rayadas.

Por otro lado, en la estación de universidades al lado del centro comercial Jardín Plaza, confluye mucha más gente. En este punto ya no solo se ven estudiantes. Hay adultos contemporáneos, gente mayor e indígenas. Las personas están pintando, saltando lazo y cantando.

En el norte de Cali la intención de este punto de concentración es bloquear la vía que conecta con Yumbo y Palmira “para parar la producción. Entre más incomodemos mas nos van a escuchar”, nos dice un dirigente sindical.

En Cali pocos comercios están abiertos. En Popayán los que no van a salir prefieren hacer sus diligencias antes de que las marchas arranquen, sobre las 10 de la mañana.

“Compré dos galones de gasolina. A medio día guardo el carro para evitar que me lo dañen. En grupos de whatsapp los compañeros alertaron que van a poner taches para pinchar llantas”, nos dijo un taxista payanés.

Pese a que la protesta ha generado caos en la movilidad de Cali, dos transeúntes que les tocó caminar a su trabajo en Emcali porque no les dieron permiso apoyan el paro porque “hay mucha injusticia y ya es hora que el gobierno escuche las molestias de la gente”.

·····

09:37 AM - 21 de Noviembre de 2019

Con marchas apenas calentando, el paro sí es grande

Si las movilizaciones de hoy son marchas para algunos pero un paro para otros (la convocatoria inicial, de las centrales obreras, era a un paro nacional), el país sí amaneció quieto. "Hay menos tráfico que un festivo", nos dijo un taxista en Barranquilla, donde la vía 40 se ve así

En Bogotá, donde la ciudad amaneció fría y muy nublada, parece un domingo sin ciclovía, como se ve acá en la calle 26

Por ahora, la tensión que se vive es relativamente marginal, concentrada en los bloqueos a varios portales de Transmilenio, como el del 20 de julio que lleva unas tres horas bloqueado, o al de Suba, donde ya llegó el Esmad.

En Medellín, Cali o Popayán, donde estamos haciendo nuestro tuiterazo en vivo que pueden seguir en @lasillaenvivo , pasa algo similar: ciudades vacías.

Este inicio ya es una muestra de la fuerza de la convocatoria pero también del miedo de la violencia que, por diferentes motivos que contamos acá, ha tocado a mucha gente, indiferente de si apoyan la movilización o no.

Una fuerza que muestra a un país parado pero no necesariamente marchando ni en paro, algo que podremos averiguar más tarde y que les iremos contando.

·····

09:37 AM - 21 de Noviembre de 2019

Neiva marcha después de sobrevuelos nocturnos y con Ley Seca

Estudiantes, campesinos, indígenas, docentes, entre otros marchan en Neiva desde cuatro puntos de la ciudad. Han cerrado los ingresos hacia el Sur y el Norte. El ambiente previo a la marcha lo marcó la Alcaldía que decretó Ley Seca y prohibición para marchar con máscaras, capuchas y demás elementos que no permita ver el rostro. Además hubo sobrevuelo de helicópetros sobre la media noche.

El punto más grande está en el puente El Tizón desde donde salieron los estudiantes. En ese punto se concentraron unas 2 mil personas que arengan contra las reformas del Gobierno Duque, la defensa del acuerdo de paz, del medio ambiente.

·····

10:00 AM - 21 de Noviembre de 2019

"Cada que hay protesta salgo a vender vuvuzelas"

José Jiménez (izquierda en la foto) es un habitante del barrio La Candelaria, en Ciudad Bolívar, que cuando no vende helados aprovecha cada protesta en Bogotá para venderles pitos y bubuzelas a los marchantes.

Por eso madrugó este jueves a ofrecerle su mercancía a los manifestantes que se agolparon frente al Portal Sur de Transmilenio pasadas las 5 de la mañana, aunque a las 8 nos dijo que había vendido poco.

"Demás que hay poca plata", nos dijo, al tiempo que recalcó estar de acuerdo con la propuesta de hoy. Su principal razón es Álvaro Uribe: "es el que nos tiene jodidos".

En ese sector de la ciudad, hasta pasadas las 9:30 de la mañana que publicamos esta historia, la manifestación era pacífica. Cerca de 300 personas, entre trabajadores, estudiantes y organizaciones sociales del sur de Bogotá, salieron a marchar con arengas contra el llamado "paquetazo de Duque", que incluye posibles reformas laboral y pensional.

Y se metió, incluso, la indignación reciente por la venta de aletas de tiburón.

La protesta más reciente a la que salió José vender pitos "fue en la Séptima con 45, la que hicieron los estudiantes frente a la Universidad Javeriana".

Esa es recordada porque participaron alumnos de esa institución y de la Universidad Distrital por la corrupción en esta última.

Hoy, ante las malas ventas en el sur, José nos dijo que se iría para la Plaza de Bolívar, a donde llegarán varias de las marchas convocadas, para no perder la compra de la mercancía.
 

Mañana volverá a vender helados.

·····

10:37 AM - 21 de Noviembre de 2019

En Medellín el 21N empieza con tranquilidad

El sur de Medellín amaneció despejado. Los buses y el Metro casi vacíos, uno que otro carro en la calle. La mayor parte de locales comerciales cerrados, unas cuantas vitrinas tapadas con cartón y aluminio. 

Universidades como Eafit y el Politécnico Jaime Isaza Cadavid, con poca gente alrededor. La primera está abierta, como si nada, hasta las 4 de la tarde. Y afuera de cada estación del Metro hay una camioneta de la Policía parqueada. 

 

En el norte de la ciudad hay más ruido: el de un helicóptero que sobrevuela las zonas por donde pasa la marcha, y el de arengas de estudiantes.

Unos 20 mil -según cálculos de un funcionario de la Personería que está acompañando el recorrido- salieron del Parque de los Deseos (al lado de la Universidad de Antioquia) antes de las 8 de la mañana. 

Ese grupo de estudiantes, que se volvió más grande cuando se encontró con marchantes desde la Universidad Nacional y del Sena, iba en buena parte con gafas oscuras y sombrillas de colores para taparse del sol. Nadie con capucha, ningún guardia del Esmad.

·····

11:03 AM - 21 de Noviembre de 2019

En el centro de Bogotá, el paro sí desborda al movimiento social

María Paula decidió ponerse una ombliguera para mostrar un letrero en su barriga de embarazada que dice "no quiero ser un falso positivo". Vino con su novio. Gabriel Quintana capó trabajo, vino solo, con una pancarta de Shakira preguntando "¿Dónde están los ladrones?" y otra que decía que no viene del foro de Sao Paulo.

En el punto de encuentro del Parque Nacional de Bogotá, uno de los más grandes y estratégicos del paro del 'Paquetazo de Duque', son más las personas como María Paula o Gabriel, espontáneos que se están sumando, entre las banderas y las consignas de sindicatos como la CUT, ADE y organizaciones sociales como la Onic (hay 500 indígenas en Bogotá marchando) y el Congreso de los Pueblos (no vimos a más de 50).

Eso muestra que el paro sí desborda, al menos acá, al movimiento social. Hay tanta gente que si los políticos están, se han camuflado. Solo vimos al congresista José Luis Castro de la Alianza Verde y a gente del partido Farc como el excombatiente Jairo Reinaldo Cala, representante a la Cámara. 

No hay arengas a favor del excandidato presidencial Gustavo Petro ni de ningún otro líder de izquierda.

También se ve que no hay un mensaje unificado, excepto estar en oposición al gobierno de Iván Duque. 

Más que temor, se siente como una marcha pacífica. Hay cordones de Policía a lado y lado de la séptima, no hemos visto al primer militar y por ahora están todos quietos. Viendo los ríos de gente pasar por la mitad. 

No es claro qué siga. Siendo casi las once de la mañana el punto del Parque Nacional se sigue agrupando y no ha empezado a marchar. Petro ya dijo en su Twitter que la idea no es sólo llegar a la Plaza de Bolívar, sino quedarse todo el día. 

Pero esta no es una marcha de políticos, así que la gran incógnita sigue siendo si se va a llenar la plaza y qué viene después de llegar, porque no hay una cabeza clara. 

·····

11:13 AM - 21 de Noviembre de 2019

Los indígenas universitarios que marchan contra la indiferencia

Cuando entraron a la plazoleta Che Guevara de la Universidad Nacional, punto de concentración de los estudiantes en Bogotá, todo el mundo hizo silencio. 

Llegaron con una bandera de unos diez metros de ancho por diez de largo y tocando un tambor al ritmo de su marcha.

Al terminar, todos aplaudieron.

Son los estudiantes del Cabildo Indígena Universitario, Ciun, una organización de jóvenes de 17 grupos indígenas que marchan en contra de la indiferencia por el asesinato de líderes sociales. 

En el grupo de unos 20 estudiantes hay jóvenes Huitoto, Pijaos, Arhuacos, hay seis indígenas emberas manizalitas que llegaron esta madrugada. 

Se vinieron en bus y sus compañeros de Bogotá los acomodaron en sus residencias. No han dormido pero se ven animados porque sienten que hoy es un día muy importante. 

Así nos dijo Jenicer Motato, gobernadora del Ciun capítulo Manizales. "Nos están amenazando, nos están matando, las empresas están ignorando la consulta previay a nadie le importa", nos dijo. 

"Si se muere un indígena es como si fuera un animalito ya nadie dice nada. Es la indiferencia del Gobierno por la que marchamos", nos dijo Martín, que también vino de Caldas con Jennifer. 

Ellos y sus compañeros del Ciun en Bogotá esperan gritar lo suficientemente fuerte para que el presidente los escuche y para que al Gobierno le duela lo que le pase a los pueblos indígenas.

·····

11:47 AM - 21 de Noviembre de 2019

Barranquilla le puso sabor al paro

En Barranquilla hubo quienes no dudaron en sacar su disfraz de carnaval para protestar contra el Gobierno.

Garabatos y cumbiamberas bailan por las calles de la arenosa mientras es escuchan las consignas "abajo el Gobierno".  Otros se sumaron expontaneamente al baile y los vendedores ambulantes de cerveza están felices con las ventas, aprovechando que en la ciudad no hay ley seca.

Camisas y banderas de Junior tampoco han faltado.

·····

11:57 AM - 21 de Noviembre de 2019

La decisión que puede caldear los ánimos en Bucaramanga 

“Casi nadie lo sabe pero nos funciona así. Nosotros no vamos a terminar en la plaza Luis Carlos Galán sino en la puerta del sol”, nos detalló uno de los líderes de la marcha de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

Allí planean quemar dos años viejos con la cara del presidente Iván Duque y del expresidente y su mentor Álvaro Uribe Vélez, que ubicaron en toda la entrada de la institución.

La idea es que la ira la desfoguen contra los muñecos y marchen en paz. 

Al menos eso es lo que dice el letrero que está al lado de los muñecos que encabezarán la marcha junto a un ataúd que simboliza derechos que no han sido respetados en el país.

Si cumplen el cometido y los ‘año viejos’ se queman en la Puerta del Sol, puede que en Bucaramanga se salga la marcha de control.

La autorización del recorrido no incluye el tramo que tomarían para llegar y un alto funcionario de la ciudad le dijo a La Silla que la orden es no permitir que los trazados se incumplan.

“Si eso sucede la orden es que la Policía reaccione”, nos explicó.

La marcha inicia a las 2 desde este punto.

•••••

12:42 PM - 21 de Noviembre de 2019

Músicos, amas de casa y familias apoyan la marcha en el Pacífico

Aunque un grueso de los manifestantes de las marchas en Cali y Popayán son estudiantes y sindicatos, el paro de hoy también la han acompañado músicos, amas de casa, adultos y familias que también están marchando.

En Cali donde las marchas se dirigen al centro de la ciudad encontramos a una familia de dos abuelos y su nieta. Con camisetas alusivas a Jesús cantan “el pueblo unido jamás será vencido”. 

A pesar de su avanzada edad, nos dijeron que salieron a protestar porque “si Jesucristo estuviera vivo estaría marchando”.

También hemos visto que comercios sobre la carrera quinta siguen abiertos para dar agua y vender comida a los manifestantes. 

En otro sector de Cali, sobre el norte, vimos entre los manifestantes a deportistas, escoltas de la UNP y a William, vocalista principal de Herencia de Timbiquí, uno de los famosos del Pacífico que apoyó la marcha desde la convocatoria del paro.

Mientras que en el centro de Cali vimos cacerolazos espontáneos.

En Popayán, sobre la media mañana la manifestación cambió de mando: en principio era encabezada por los voluntarios estudiantes y profesores de la Unicauca, pero conforme avanzó la jornada fue encabezada por la guardia indígena Misak, conformada en su mayoría por mujeres. 

En la capital del Cauca también hemos encontrado familias, enfermeros y adultos manifestándose, en principio en contra del Gobierno Duque.

•••••

12:53 PM - 21 de Noviembre de 2019

En Medellín, las marchas llegan al centro con bastante tranquilidad

Antes del mediodía los cuatro recorridos distintos de marchas en Medellín ya estaban en el Parque de las Luces, en todo el centro de la ciudad, al frente de los edificios de la Alcaldía y la Gobernación. 

A diferencia de Cali y Bogotá, donde en las horas de la mañana hubo algunos disturbios, la ciudad estuvo tranquila en todos los puntos de movilización.

A pesar de que el alcalde Federico Gutiérrez duplicó la presencia de la Policía para cubrir la jornada, los dos mil uniformados no se están alrededor de los manifestantes sino más bien cuidando las estaciones del Metro y parados en las calles aledañas. Un helicóptero sobrevuela, también vigilando a distancia.

En la plaza se pudo comprobar lo variopinta de la marcha, además de sindicalistas y estudiantes, hay representantes del Polo, Farc, Verde, Compromiso Ciudadano y Estamos Listas. Indígenas, feministas, ambientalistas, el movimiento Ríos Vivos y hasta activistas que defienden los derechos de los habitantes de calle.

Personas de diferentes estratos, y las barras de Atlético Nacional, Los del Sur, y del Deportivo Independiente Medellín.

A la plaza también llegó el jefe de Farc Timochenko y nos contó que aprovechando que estaba en la ciudad por un evento de la Comisión de la Verdad, salió a acompañar la marcha. La gente le daba la mano y lo saludaba. Incluso, barristas le pidieron fotos y lo abrazaron.

A esta hora la marcha va hacia el corazón, del centro, el cruce de las avenidas La Playa y Oriental..

•••••

01:10 PM - 21 de Noviembre de 2019

La marcha que arrancó al norte Bogotá llevaba mensaje de paz 

Los estudiantes de la Universidad Militar Nueva Granada organizaron el punto de encuentro de la calle 100 con carrera 11, el más al norte de Bogotá y cerca de algunos de los barrios de clase alta de la ciudad

Los estudiantes estaban felices de salir hoy porque es la primera vez que se organizan así para una marcha, y nos dijeron que en el pasado no lo habían hecho porque estaban estigmatizados por ser una universidad de origen militar, a pesar de que la mayoría de ellos no tienen nignuna relación con la fuerza pública.

Esta vez salieron para enviar un mensaje de paz, con una planeación que se nota en que sus organizadores llevan una banda amarilla en el brazo. Ellos son enfáticos en decir que quieren demostrar que los estudiantes de la universidad pública son pacíficos y no tienen encapuchados, pero enviando un mensaje al presidente Iván Duque. 

El mensaje quedó claro al inicio, pues la marcha arrancó con un minuto de silencio por los líderes sociales asesinados y luego uno de los organizadores, con un megáfono, fue diciendo los nombres de los asesinados. 

Caminaron hasta la calle 94 con 11, en donde se sentaron por unos 5 minutos.

Siguieron caminando y personas que no eran estudiantes se les fueron uniendo. Subieron por la calle 85 hasta la carrera séptima, cantando arengas. Desde las terrazas y ventanas de los edificios aledaños, decenas de personas filmaban y saludaban, algunos con banderas de Colombia. 

En la séptima siguieron hacia el centro de la ciudad y empezaron a juntarse con más personas, gente de la tercera edad, personas que estaban trabajando y se unieron a la marcha. 

En general estuvo muy tranquilo, no vimos muchos policías y hasta la Universidad Javeriana, al sur de la calle 45 y tras marchar unos seis kilómetros, no se ha visto ni un militar. 

•••••

01:51 PM - 21 de Noviembre de 2019

Bicitaxistas de Bogotá también marchan desde el sur

A eso de las 10 de la mañana un grupo de bicitaxistas se unió a la marcha de la Autopista Sur, por el Portal del Sur.

Sus peticiones no tenían que ver con el llamado "paquetazo de Duque", sino con las inmovilizaciones constantes que sufren por trabajar en una actividad que todavía no está regulada.

"Nos estamos movilizando por el derecho al trabajo. No queremos más operativos. Son 700 mil pesos por cada inmovilización", nos dijo Gregory García Forero, líder de bicitaxistas de Ciudad Bolívar que vive de ese oficio desde el 2000.

Con él llegaron otros 10 bicitaxistas que consideran que en una jornada que convocaron sobre todo trabajadores para no perder derechos, hoy era el día indicado para manifestarse.

Se unieron a estudiantes, trabajadores e integrantes de organizaciones sociales de izquierda como el Modep, el Congreso de los Pueblos y el Partido FARC que también marcharon desde esa zona hasta la Plaza de Bolívar. 

•••••

02:09 PM - 21 de Noviembre de 2019

En Bogotá, con la lluvia quedan dos marchas muy diferentes

Desde más o menos la 1 de la tarde empezó a llover en diferentes lugares de Bogotá. Para ese momento, la convocatoria a marchas en 34 puntos se iban  convirtiendo en dos grandes movilizaciones.

Una es la que sigue llegando a la tradicional Plaza de Bolívar.

Allí venían estudiantes del Sena desde más al sur, en la avenida Primero de Mayo con carrera 30, o trabajadores de la salud desde el Hospital San Juan de Dios, o estudiantes que marcharon desde la Universidad Militar, o artistas, políticos y activistas que arrancaron en el Parque Nacional, o, en fin, gente de todo tipo, como hemos ido contando en nuestro tuiterazo.

En la Plaza hay una tarima, artistas, políticos, banderas de la central obrera CGT, pancartas de todo tipo, y un a sensación de armonía y tranquilidad

El otro polo es el opuesto: en la calle 26, que lleva del centro al aeropuerto El Dorado hacia el occidente, ha habido choques con el Esmad, encapuchados que dañaron estaciones de Transmilenio y gases lacrimógenos.

Todo porque los manifestantes, que vienen en su mayoría de la concentración en la Universidad Nacional, buscaban ir hacia el aeropuerto, lo que habría impactado fuertemente la ciudad y que la Policía buscó evitar. Por eso, al llegar a la carrera 68, el Esmado los bloqueó.

Ante eso vimos decenas de estudiantes sacar pañuelos y mojarlos en vinagre o agua con bicarbonato, para evitar que los gases los afecten, y a los marchantes divididos entre algunos que tomaron la 26 en el otro sentido, hacia el centro (y quizás vayan hasta la Plaza); otros que se quedaron en la 68, y otros más que están buscando otros caminos, quizás para mantener el aeropuerto como destino.

•••••

02:28 PM - 21 de Noviembre de 2019

Con Gobernador abordo, Santa Marta marchó sin máscaras y en calma

Sin una nube en el cielo y con el sol quemando a más de 30 grados, Esteban Zambrano, un hombre con más de diez años de experiencia en organizaciones políticas y movimientos sociales y uno de los organizadores del paro en Santa Marta, recorre el interminable hilo de gente que marcha por las calles de la ciudad diciéndole a cualquier joven encapuchado que vea que se descubra el rostro.

Al que no lo haga, lo sacan del paro.

"La única manera de participar en este paro es sin máscaras, porque una máscara es querer ocultar algo, es no mostrar la cara. Y lo que está pasando en el país nos permite mostrarle al Presidente que lo estamos haciendo de frente, esa es la señal que queremos mandar", nos dice Zambrano.

Él calcula que hay ocho mil marchantes sin máscaras. Un mototaxista que mira el paro desde un puente afirma que son 20 mil personas. Una marchante dice que pasan las cinco mil. Los tres coinciden en que Santa Marta no ha visto una movilización así en años.

A las 9 de la mañana el paro comenzó en la entrada de la Universidad del Magdalena, recorrió toda la Troncal del Caribe hasta el rompoy de Mamatoco. Allí los miles de marchantes llegaron cerca de las 11 de la mañana y, luego, se dispersaron ante la inclemencia del sol. Fueron pocas las personas que siguieron protestando y llegaron pasado el mediodía al Parque Bolívar en el centro de la ciudad.

Esto fue adrede.

Según lo que nos contó Zambrano, el recorrido del paro se hizo por estas amplias vías a las afueras de la ciudad, justamente, para controlar que no hubiese encapuchados y minimizar los daños a la infrastructura de la ciudad.

En esta avenida en donde toda la marcha era visible y cualquier encapuchado era develado, coincidieron sindicatos, maestros, estudiantes, médicos, gente del común y la barra del Unión Magdalena.

A la altura del puente peatonal de la Urbanización El Parque, se unió al paro el recién electo gobernador y nuevo superpoderoso del Magdalena Carlos Caicedo. Allí fue saludado por muchos de los marchantes y caminó junto a sus seguidores que ondeaban banderas naranjas en alusión a los colores de su movimiento Fuerza Ciudadana.

Caicedo, como todos los samarios que salieron el 21 de noviembre a las calles, marchó detrás de los promotores del paro, quienes eran los que lideraban el recorrido con cantos en contra de la políticas del Gobierno Duque y en contra de proyectos locales como la construcción del puerto multipropósito de Taganga y la licitación para la administración turística del Parque Tayrona.

•••••

03:29 PM - 21 de Noviembre de 2019

Los chalecos amarillos de Barranquilla

La manifestación hoy en Barranquilla, que juntó cinco marchas en las que se vieron sindicalistas, docentes, mototaxistas, transportadores informales, madres comunitarias, estudiantes y, por supuesto, espontáneos, no sólo fue una de las más concurridas de la historia reciente en la ciudad, sino que tuvo una particularidad única: la presencia de manifestantes de chalecos amarillos, como sucedió en Francia.

Eso salió puntualmente de la marcha de los estudiantes de las universidades privadas y públicas, que partió a eso de las 9 de la mañana de la carrera 46 con calle 93, y fue una idea de los alumnos de lenguas extranjeras de la Universidad del Atlántico.

Inspirados en el movimiento francés, esos estudiantes se idearon ese mecanismo como una forma de organizarse, protegerse y evitar que se les infiltren vándalos.

Adelfo Martínez, vocero de los estudiantes de lenguas extranjeras de la Uniatlántico, nos contó que lo decidieron por primera vez para la marcha estudiantil que el pasado 31 de octubre por la noche se tomó varias calles para protestar, entre otros asuntos, contra la gestión del rector de esa Universidad Carlos Prasca, quien anunció su renuncia después de esa jornada masiva.

Los chalecos amarillos de Barranquilla son todos estudiantes que hoy en su mayoría caminaron encabezando la marcha, haciendo por momento cadena con sus brazos, dirigiendo por la ruta acordada y pendientes de cualquier percance (todos llevaban morrales con medicamentos e hidratación).

Otros "chalecos", como ellos mismos se llaman entre sí, iban en la parte de atrás "velando por lo que pueda pasarle a cualquier estudiante", como nos dijo Adelfo.

La jornada de protestas en barranquilla finalizó a mediodía en el Paseo de Bolívar, en el Centro frente a la Alcaldía, con las notas del himno de la ciudad y en medio de aplausos y banderas ondeando alrededor de la estatua de Bolívar, junto a quien posaron los chalecos amarillos.

•••••

03:56 PM - 21 de Noviembre de 2019

Una marcha sin hilo conductor y con pujas internas

Haga presencia en el Cauca, nos están matando. Mientras muchos no tenemos pensión, Sarmiento y el grupo antioqueño tienen nuestros recursos. Arriba Colpensiones. Libertad para todos. Abajo los fondos privados, abajo Porvenir, abajo Protección. Que viva el sur. Que el presidente Duque haga el favor de desocupar su oficina. Todo empezó con Samper cuando dijo "todo pasó a mis espaldas".

Así de dispersos son los mensajes que los dueños del micrófono en la tarima de la Plaza de Bolívar en Bogotá están arengando.

A pesar de la tensión en los días previos por los militares y la Policía en las calles, y por los más de 40 allanamientos, en la Plaza a la que llegaron muchas de las marchas todo fue más carnaval hasta que los anarquistas prendieron fuego cerca a la estatua de Bolívar, luego de quitarle la protección que le puso la alcaldía

En los alrededores había un ambiente fiestero. Al ritmo de canciones como La Pollera Colorá o Colombia tierra querida músicos que traían sus propios instrumentos pusieron a bailar a la gente que pasaba, un poco como en las calles los espontáneos desbordaron al los movimientos sociales que convocaron al paro.

Pero la tarima de la Plaza se la tomaron sobre todo esos movimientos: hablaron los indígenas de la Minga

la Mesa de Víctimas, los sindicatos y organizaciones de vendedores ambulantes y hasta un representante de Soacha, el municipio vecino a Bogotá.

Al final, es una marcha tan espontánea como desorganizada, en la que no hay cabezas visibles ni un rumbo definido más allá de resistir la lluvia para seguir ocupando la Plaza con el rechazo a Duque y al regreso del uribismo como únicos aglutinantes.

Como dijo en la tarima Andrés Palacios, líder estudiantil de la Universidad Nacional, "si el presidente Duque no quiere que nos movilicemos, pues les llenamos la Plaza de Bolívar. El temor que nos intentó meter no pesó más que la dignidad del pueblo colombiano".

La alcaldesa electa de Bogotá, Claudia López, subió a tarima rodeada por su grupo de escoltas y dijo "esta marcha es de ustedes". Habló menos de un minuto para decir que la marcha le pertenecía a la gente porque era su derecho y que ella estaría ahí como ciudadana. 

Esa tarima fue organizada por el Comando Nacional Unitario que congrega los sindicatos de trabajadores más grandes del país, que sin la CUT, la CGT y la CTC, según nos dijo Néstor Bojacá, secretario de finanzas de la CGT y empleado de la Imprenta Nacional.

Bojacá afirmó que lo que sigue mañana, al menos para esos tres sindicatos, es hacer una evaluación del paro de hoy para pensar en cuáles serán las acciones inmediatas para incluir las peticiones de la gente. Un objetivo en mente a largo plazo es lograr un acuerdo nacional que incluya las peticiones del paro. 

Las posibles refomas laboral y pensional siguen estando en las peticiones del paro, pues aunque el presidente Iván Duque y su Gabinete desplegaron una estrategia de comunicación para decir que era falso que existieran los borradores, los sindicatos marchan por lo que pueda ocurrir en el futuro. 

"Que digan que no han presentado leyes no significa que no las vayan a presentar”, dijo Bojacá.

Pero no son claras las peticiones ni qué vendrá cuando caiga la noche.

Eso se nota en que cada rincón de la Plaza es un mundo aparte con sus propias manifestaciones: los que tocan debajo del Palacio de Justicia, los que oyen las arengas que emiten diferentes mujeres, líderes estudiantiles y sindicalistas, o los indígenas que se paran frente a la catedral. 

O también en que mientras un grupo de encapuchados ele gritó "cerdos" a los policías y le lanzó botellas, otros mmanifestantes los enfrentaron y evitaron que el choque creciera.

Unos grupos de manifestantes entran y otros salen para abirir espacio. Como los indígenas del Cric que llegaron del Cauca y venían desde el Parque Nacional o como varios marchantes que incluso llegaron desde Bosa.

La Policía acaba de lanzar el primer gas lacrimógeno y hay un cordón de manifestantes para protegerlos de los encapuchados, por lo que el ambiente está muy caliente

•••••

04:07 PM - 21 de Noviembre de 2019

En Neiva no le dieron micrófono al que quería incitar al caos

Unas 10 mil personas llegaron hasta el Parque Santander, en el corazón de Neiva. Todas las organizaciones que marcharon (docentes, ambientalistas, estudiantes, indígenas, defensores del acuerdo de paz, sindicalistas) tuvieron la oportunidad de hablar en una tarima que pagó la CUT.

Sin embargo, un joven quiso tomar el micrófono para incitar a las vías de hecho porque, dijo, que de nada servían los discursos ni los actos culturales que estaban programados. 

“Hay que despertar, nos están envolviendo con música, hay que movernos, hay que actuar”, alcanzó a decir antes que le quitaran el micrófono. Insistió en que lo dejaran hablar y hasta se quitó los pantalones para llamar la atención, pero los mismos marchantes le gritaron que se bajara. 

Después un grupo de 30 jóvenes que lo acompañaban, quisieron subir a la tarima, pero desde arriba les dijeron que no porque se trataba de una manifestación pacífica, simbólica, que no podía caer en el caso porque así les darían la razón a los detractores. 

Tras unos 20 minutos, los ánimos se calmaron, y el acto continuó con música y arengas en medio de unos 37 grados de temperatura. 

La Alcaldía reportó que no hubo desórdenes ni alteraciones, y felicitó a los organizadores por la tranquilidad del evento.

•••••

04:53 PM - 21 de Noviembre de 2019

El #21N terminó en toque de queda en Cali y disturbios en Popayán

Pese a que en la gran parte de las manifestaciones en Cali y Popayán fueron pacíficas, como reportamos en el twitterazo en vivo, en ambas al comenzar la tarde hubo disturbios.

En Cali, el alcalde Maurice Armitage anunció el toque de queda en la capital a partir de las 7 de la noche. Según una fuente de la Alcaldía, la medida se tomó porque hubo “desórdenes, saqueos y atracos organizados” en el distrito de Aguablanca en el oriente de la ciudad, y en Unicentro en el sur.

Un testigo que le tocó correr para resguardarse en el sur nos contó que Policía y manifestantes se enfrentaron mientras “destruyeron Unicentro”, sin saber precisar quién estaba detrás de los desmanes.

En el Centro Administrativo Municipal (CAM) de Cali, mientras en algunos puntos había rondas de baile, en otros llegaron encapuchados a tirar papas bomba.

Y en el batallón militar Pichincha al sur de Cali, militares y uniformados custodiaban el sector, cerca a Unicentro. A media tarde, carros y motos no podían pasar por la carrera quinta y debían devolverse.

Mientras tanto en Popayán, al final de la tarde, estudiantes y manifestantes detuvieron intentos de desmanes por parte de encapuchados en el centro de la ciudad, en el Parque Caldas. 

A los gritos de “sáquenlos” y “fuera”, los manifestantes evitaron que los encapuchados rompieran más vidrios de los que ya habían roto. A unas cuadras, en el Palacio de Justicia local un grupo de seis encapuchados tiraron papas bomba.

La Alcaldía local anunció ley seca hasta mañana a las 6 de la mañana.

Paralelamente en la vía Panamericana, donde las autoridades preveían más disturbios, 2 mil indígenas marcharon por la carretera durante cinco horas y se replegaron.

Ni en Popayán ni en Cali vimos fuerza policial acompañando las marchas.  

•••••

06:16 PM - 21 de Noviembre de 2019

Un final violento en el centro de Bogotá

La marcha de familias, música, pancartas, artistas, empezó a terminar a las 330 pm en el centro de la Plaza Bolívar. 

En el costado nororiental, al lado del almacén Éxito, seguían llegando estudiantes. La carrera séptima, que es peatonal, estaba muy llena pero tranquila y gente gritando "Fuera Duque, fuera Duque" y "Uribe paraco, el pueblo está berraco". Pero al fondo ya se empezaban a oír las papas bombas.

Un grupo de encapuchados, anarcos que no es claro que fueran del movimiento estudiantil porque no tenían sus consignas, calentaron la marcha. Todos muy jóvenes en general.

En la esquina noroccidental de la Plaza, donde se encuentran el Palacio de Justicia y el Palacio de Liévano, (el de la alcaldía), arrancaron a tirar botellas, pintura, piedras y antorchas contra el de Liévano, le quitaron la lona protectora al edificio y le prendieron algunas fogatas en la galería que tiene en el primer piso.

Algunos parecían drogados y tomados, con cajas de aguardiente y cervezas en mano.

Ante esto fue contundente el rechazo de al menos la mitad de la gente que estaba en la plaza, que decían o gritaban "no más violencia" y "calma, este edificio (el Palacio de Liévano) no tiene que ver con la marcha". Además, hicieron un cordón humano para proteger a los policías que lo custodiaban.

Luego se movieron hacia el lado sur de la plaza, donde está el Capitolio, rasgaron la polisombra negra que lo protegían, y algunos alcanzaron a entrar al patio con columnas que tiene el edificio a su entrada, y lanzar papas bomba.

El Esmad llegó un tiempo después a despejar la Plaza con gases, y por la calle 12 hacia el oriente, entre la catedral y la Casa del Florero, empezó a salir corriendo la gente.

Después se concentraron en la esquina de la Biblioteca Luis Ángel Arango, donde se notaba que muchos querían seguir marchando pacíficamente, cantando...

De hecho a una persona con pañuelo que le dio dos golpes a una puerta le dijeron "sin violencia ñero, esto no es del pueblo contra el pueblo".

•••••

06:20 PM - 21 de Noviembre de 2019

La marcha de la Nacional en Bogotá no logró su objetivo

El paro empezó en la Universidad Nacional con altas expectativas: siguiendo el ejemplo de los disturbios en Hong Kong, los estudiantes querían llegar hasta el aeropuerto El Dorado, un lugar al que comúnmente no toca la protesta y que de hacer lo tendría mucho más impacto.

Con esto en mente, los estudiantes se dividieron en dos equipos. Uno con dirección al centro y otro por la 26 hacia el occidente y El Dorado, para así cumplir con la promesa de un paro: bloquear la mayor cantidad de vías posibles.

Pero el entusiasmo de la mañana se enturbió en la tarde.

La lluvia y los gases del Esmad en el cruce de la 26 con avenida 68 dispersaron la protesta para evitar que llegaral al aeropuerto, y obligaron a los marchantes a abandonar su trayecto y volver la universidad. En el calor de los disturbios pudimos ver cómo los líderes del movimiento se debatían entre buscar otras vías para alcanzar el aeropuerto o volver donde empezaron. El desacuerdo daba cuenta de un sinsabor que ya percibían: regresar a la Nacional suponía renunciar a las altas expectativas del paro.

Ernesto, estudiante que estuvo en las protestas, lo decía con ademán de derrota: "ya el paro se acabó. El tropel puede seguir toda la noche, pero la protesta ya se dispersó y se apagó por hoy". Para algunos, no es claro qué puede seguir de lo que ocurrió hoy. El Esmad puso a los estudiantes de vuelta en lo de siempre: un enfrentamiento contra encapuchados en las inmediaciones de la universidad.

Juan Esteban Quiñones, defensor de derechos humanos, también parece estar esperando a mañana para sacar las conclusiones: "sabemos que hay detenidos y heridos. Pero tenemos que esperar a que el tropel se acabe para empezar a sacar datos sobre lo que pasó hoy".

•••••

07:21 PM - 21 de Noviembre de 2019

Medellín, la ciudad de la calma durante el paro, cerró la noche con disturbios.

Luego de nueve horas de protestas en la capital antioqueña, y en total tranquilidad, a las 4 de la tarde se llenó todo el Parque de los Deseos, el punto final del recorrido. Durante los recorridos del centro solo ocurrieron dos altercados con personas encapuchadas que los mismos manifestantes abuchearon para evitar que rayaran paredes o tiraran pólvora.

Pese a la tranquilidad, la ciudad permaneció medio paralizada, casi como un día festivo a comienzos de enero. Muchos locales cerrados y pocas personas en la calle y en los centros comerciales. Otros trabajaron y terminaron la jornada temprano.

Pasadas las cinco de la tarde, a solo una cuadra de la plaza donde permanecía el grueso de los manifestantes en actividades culturales, empezaron los enfrentamientos entre el Esmad y un grupo de encapuchados que empezaron a caldear el ambiente lanzando explosivos desde el puente de la calle Barranquilla contiguo a la Universidad de Antioquia. Unos minutos antes, el alcalde Federico Gutiérrez estaba sacando pecho a través del medio local Teleantioquia de que Medellín había dado un buen ejemplo y que el balance había sido positivo.

Desde ese momento hasta que cayó la noche se prolongaron los disturbios, el Metro de Medellín paró el servicio en las estaciones aledañas, y se registraron hechos violentos como golpes y apedreadas entre manifestantes y Fuerza Pública, que se reforzó más tarde con carabineros y más uniformados.

Así cerró la jornada que durante todo el día transcurrió en paz.

•••••

07:30 PM - 21 de Noviembre de 2019

La violencia que aguó la fiesta en la Nacional

En cuestión de horas la fiesta de las batucadas, los acróbatas, las tunas y los músicos con el que arrancó la marcha de estudiantes y profesores frente a la Universidad Nacional, se convirtió en una verdadera batalla campal, entre miembros del Esmad armados con pistolas aturdidoras, tanquetas con agua y gases lacrimógenos, y los encapuchados, con piedras recogidas de los mismos adoquines, voladores y bombas molotov.

De la alegría a la violencia, de la fiesta al vandalismo, de las caras alegres a las caras rojas y los ojos llorosos, de la esperanza a la frustración.

No es claro quién tiró la primera piedra, literalmente. Lo que es claro es que empezó cuando la marcha, que pretendía tomar por la calle 68 para devolverse a la Nacional, se encontró con una barrera de oficiales del Esmad y Policía. 

A los primeros gases un grupo de manifestantes se desvió hacia la calle 63 otro se devolvió para la Nacional, y en la mitad otro grupo de personas entre estudiantes y encapuchados se quedaron gritando: "¡Resistencia, Resistencia!".

Una mujer, vestida de negro y con un tapabocas de estampado militar les grita a los que intentan devolverse: "Quédense, si se van a regresar háganlo despacio ¡resistan compañeros!".

Mientras tanto por la parte de atrás, por la 50 otro grupo del Esmad y de la Policía mantiene dividida a la marcha, los que vienen de la Nacional, de los que están en la delantera. 

En la mitad todo se vuelve un caos de humo y ojos llorosos. Un olor a vinagre intenso, el que usan los jóvenes para no llorar por los gases impregna todo, y aún con la lluvia.

Un grupo de encapuchados empieza a sacar de los adoquines ladrillos para lanzárselos al Esmad, pero les responden con aturdidoras, balas de goma (que pegan durísimo por cierto) y lacrimógenos y los dispersan, y logran replegar a estudiantes y capuchos hacia la Universidad Nacional. 

Los estudiantes que quisieron regresar por la 26 recibieron ayuda de personal de la Alcaldía y de la brigada de Derechos Humanos de la Universidad Nacional, que charló con los uniformados para que pararan los gases para que los dejaran pasar por la calle.

Gritar "sin violencia, sin violencia, sin violencia", era su arma. A veces les funcionó, otras solo sirvió de provocación para que lanzaran más gases. Con los ánimos caldeados siguieron cantando arengas ofensivas a la policía: "Ceeeeerdos, ceeerdos" o "qué triste debe ser, qué triste debe ser, matar un estudiante por tener qué comer".

En el camino hacia La Universidad algunas personas desde las ventanas de sus casas se unían al coro de los marchantes. 

En la Nacional siguen, ya no intercambian molotov con aturdidoras en la puerta de la universidad. Pero en las calles sí están, aparentemente cada vez menos estudiantes y más vándalos lanzando piedras al Esmad, y ellos respondiendo con gases y replegándalos. 

En ese baile están, y mientras tanto la estación ciudad universitaria quedó como si hubiera sido el escenario de una guerra civil. 

Comentarios (2)

Elgatodeschrodinger

21 de Noviembre

0 Seguidores

Otro montaje mas del uribismo, de los mismos que se inventaron que las FARC irian al congreso sin pagar un dia de carcel, recuerdo la critica de LSV sobre un senador del Centro Democratico que mostro un video de un encapuchado que decia que iban por las estaciones de metro,transmilenio,los buses, creo que el problema de tanto idiota util, es que no ven que solo sirven de escudo para los violentos

Otro montaje mas del uribismo, de los mismos que se inventaron que las FARC irian al congreso sin pagar un dia de carcel, recuerdo la critica de LSV sobre un senador del Centro Democratico que mostro un video de un encapuchado que decia que iban por las estaciones de metro,transmilenio,los buses, creo que el problema de tanto idiota util, es que no ven que solo sirven de escudo para los violentos

Angel Triste

22 de Noviembre

0 Seguidores

De los mismos de "Santos le entregó el país a lafar" (Hoy, el país ES de la...+ ver más

De los mismos de "Santos le entregó el país a lafar" (Hoy, el país ES de lafar), de los mismos de "no son falsos positivos sino falsas denuncias", los del rayo homosexualizador encriptado en el acuerdo de paz, los de "Samper es violador de niños", de los mismos del "rito satánico 13 días antes del paro". El problema de tanto idiota inútil (ya no tantos) es que se creen genios guiados por un mesías

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia