Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 21 de Febrero de 2019

15743

4

Como lo contamos esta semana, la política de no entregar cuotas burocráticas que anunció el presidente Iván Duque no está aplicando ni siquiera para la antigua coalición de Juan Manuel Santos. De manera particular, una entidad está funcionando como la despensa de la burocracia para uribistas y, especialmente, para su directora: el Departamento para la Prosperidad Social (DPS).

 

La entidad encargada de sacar a las comunidades más pobres de esa situación, con un presupuesto anual cercano a los dos billones de pesos, es dirigida por la exsenadora uribista Susana Correa, una nueva súper poderosa del Pacífico.

Como revelan los nombramientos que ha hecho desde que llegó al cargo, en agosto del año pasado, y nos lo confirmaron 68 fuentes, entre ellas funcionarios de Palacio y del DPS, además de políticos en las regiones que cubrimos,  viene repartiendo las sillas clave de Prosperidad Social a aliados suyos y a contados uribistas (incluyendo unos que militan en partidos distintos al Centro Democrático).

Ese asunto está generando molestia en parte de la orilla uribista, en donde le reclaman al Gobierno por la “falta de repartición equitativa”, como nos lo dijo un congresista uribista que no ha recibido cuotas y prefirió no ser citado para evitarse líos.

Sobre la posición del Presidente frente a esto, lo que arrojó nuestra reportería (que incluye a varios de los congresistas que tienen cuotas en el DPS) es que Correa está manejando la burocracia de la entidad de manera autónoma, sin que medie directriz de Palacio.

Un representante costeño de Cambio Radical nos detalló: “Esto es ella, si uno quiere algo ahí (en el DPS) no hay (Jaime) Amín (consejero presidencial para la política) que valga, tiene que ser con Susana”; “Ella misma da las citas”, agregó por su lado otro congresista de la misma región, pero de La U.

Incluso, un alto funcionario del DPS nos contó que Correa prohibió a los subdirectores que manejan recursos y proyectos hablar con políticos “para evitar malentendidos o que crean que les prometemos algo”, nos dijo esa fuente que pidió no ser citado porque no es vocero y no puede hablar a medios.

Según el congresista uribista sin cuotas, hace poco en una reunión en Casa de Nariño algunos legisladores le pusieron la queja a Duque: “Le dijimos de la importancia de que hagamos Gobierno. Literalmente no dijo nada. Es mudo. No dice siquiera que hablemos con sus ministros. Hay un desorden tenaz”.

Una versión que evidenciaría que, al menos, el Primer Mandatario está enterado de la repartija burocrática que prometió no se vería en su Gobierno.

“Es una representación (burocrática) fiel al gobierno Duque. Llega el Presidente y llega su Partido. Es apenas lógico que en las altas esferas haya representación. Cada entidad se maneja de manera autónoma”, nos dijo, a su turno, la alta fuente de Palacio consultada para esta historia.

Así se está dando en detalle el recambio de poder, en una entidad que durante el Gobierno pasado de Santos fue una de las joyas de la corona y principal botín burocrático, especialmente del Partido de La U.

El primer caramelo de la Directora es… para la Directora

Desde que llegó a su puesto, Susana Correa ha cambiado las cabezas de 14 de las 35 direcciones regionales del DPS en todo el país (32 de los departamentos, más la de Bogotá, Urabá Antioqueño y Magdalena Medio) y ha puesto a 19 personas en cargos directivos en el nivel central de la entidad.

De esos 33 cambios, cinco han sido para aliados directos de ella y de su grupo en el Valle.

Así ocurre en Nariño con el economista José Jaime Rosales, quien fue gerente de la campaña de Duque en ese departamento y al que Correa le ofreció directamente el cargo, como nos dijo una fuente que conoció de primera mano esa movida. Ambos se conocían porque la familia del nombrado director (que se posesionará en las próximas semanas pero ya está en empalme) es amiga del expresidente Álvaro Uribe.

Algo similar ocurrió en Valle con la contadora Brasilia Romero, quien venía de quemarse en las legislativas buscando una curul al Senado con el uribismo y dos fuentes del Partido en Valle y una más en Cauca -de donde es oriunda la directora regional- nos confirmaron esa cercanía.

En el nivel central también metió a aliados políticos en su primer círculo.

Así pasa con la directora de acompañamiento territorial, Carolina Náder, exasistente de la UTL del senador uribista Fernando Nicolás Araújo y esposa del directivo uribista del Valle, Daniel García Arizabaleta, de quien Correa es aliada de hace años; el director de inclusión Carlos Bernal, quien hizo parte de la lista uribista del Valle al Congreso que armó Correa en 2017; o el asesor de despacho Luis Eduardo García, quien trabajó en la UTL de Correa desde 2015.

Una alta fuente de esa entidad nos dijo que Correa “llegó a trabajar con sus aliados más cercanos, pero todos debían cumplir perfil técnico”, como lo muestra, por ejemplo, que la subdirectora de superación de Pobreza, Viviana Taboada es economista con maestría de administración pública en Harvard; o Bernal tiene un MBA y una maestría en administración de negocios, estudios relacionados con sus cargos.

El diputado del Valle, Julio César García, aliado de vieja data de la Directora defendió dichos nombramientos, aduciendo que allí “lo que se nota es que Susana ha demostrado que representa al Centro Democrático y no es una uribista vergonzante”.

Pero también hay varios otros grupos uribistas o aliados del uribismo (incluyendo los de un senador de La U y otro de Cambio Radical que apoyaron a Duque en segunda vuelta) que han salido ganadores hasta ahora en el DPS.

A los que les ha ido bien con Susana

Los puestos en las subdirecciones nacionales del DPS y los cambios en las 14 direcciones regionales del DPS han beneficiado a ocho grupos uribistas y a dos senadores exsantistas, que respaldaron a Duque.

En lo nacional, Correa nombró a la subdirectora de superación de la pobreza, Viviana Taboada Arango, hija de la ministra de Trabajo y uribista de vieja data, Alicia Arango, quien fue la jefe de debate de Duque en campaña.

(Podrían conocerse más cambios en los próximos días, toda vez que, según tres congresistas de La U por aparte, la semana pasada les pidieron la renuncia protocolaria a los que no han salido. El DPS no nos había confirmado eso al momento de la publicación de esta historia).

Por ejemplo en Urabá, en donde el nexo político con Correa ayudó.

Allí fue nombrado el abogado Robert Rivera, quien es amigo personal del representante uribista Juan Espinal, del grupo de la senadora Paola Holguín. Espinal nos dijo que le pidió la hoja de vida a Rivera para hacerla llegar al DPS y que él mismo se la recomendó a Correa, quien es muy cercana a él y a la senadora Holguín.

El congresista Espinal nos confirmó que “Susana y Paola son las mejores amigas” y otro parlamentario que pidió no ser citado nos dijo que es a través de Holguín que esos puestos se están tramitando.

Sin nexo directo con la exsenadora Correa, las otras regionales también quedaron en manos de uribistas o aliados de esta orilla.

En Caldas, la dirección encargada la tiene el veterinario Héctor Iván González, hermano del exrepresentante uribista Hugo Hernán González, del grupo del excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga. El director (e) lleva 15 años en la entidad y ya ha sido encargado en esas funciones.

Según nos dijo el representante uribista Luis Fernando Gómez, el Partido en Caldas envió a Presidencia una lista de siete u ocho perfiles de personas “capacitadas para estar en el cargo”.

Si nada cambia, al cargo llegará el empresario Jorge Iván Arias, quien milita en el uribismo desde cuando La U respondía a Uribe y que apoyó al senador Carlos Felipe Mejía en las últimas elecciones.

Arias nos dijo que no sabe si su nombre está en la lista que envió el representante Gómez, pero que desde hace semanas lo llamaron para decirle que tenía el mejor puntaje, y ya hizo pruebas psicotécnicas, pero no le han confirmado si ya quedó en el cargo.

En Amazonas llegó la trabajadora social Leidy Neira, hermana de César Neira Duque, el secretario financiero de la Alcaldía de Leticia, y uno de los hombres de confianza del alcalde José Araujo, del Centro Democrático.

De acuerdo con tres fuentes consultadas en Leticia (dos concejales y un excandidato a la Gobernación), fue la representante uribista Yénica Acosta quien presentó la hoja de vida de Neira en Bogotá.

En Córdoba, el DPS dejó de estar en manos de la Ñoñomanía del otrora poderoso exsenador Bernardo ‘el Ñoño’ Elías (uno de los hacedores de la reelección de Santos) a pasar a ser del Centro Democrático.

En octubre entró Clara Eugenia Ramos Álvarez, exfuncionaria del Gobierno de Álvaro Uribe y cercana a Centro Democrático, como nos lo confirmó una alta fuente de ese Partido.

Lo mismo ocurre en Huila y Bogotá: en el primero llegó al cargo la administradora Maira Alexandra Toro, exlíder de la campaña del presidente del Senado, Ernesto Macías, quien tiene a la hija de la nueva Directora en su Unidad de Trabajo Legislativo.

En Bogotá llegó la politóloga Allison González, quien fue donante de la campaña al Concejo del uribismo en 2015. Es cercana al hoy precandidato de ese Partido a la Alcaldía, Diego Molano, con quien trabajó en Acción Social, el antiguo DPS.

Ambos hacen parte del ala uribista que lidera el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, a quien Correa, siendo senadora, apoyó en 2017, cuando competía por la nominación uribista.

Por último, están los casos de los dos senadores que no son del Centro Democrático, pero sí aliados del Gobierno: Eduardo Pulgar (del Atlántico, vicepresidente del Senado que estuvo con Duque desde la primera vuelta y es punta de lanza del Gobierno en La U) y Carlos Motoa (del Valle y Cambio Radical, quien le hizo campaña a Duque en segunda vuelta).

En el caso de Pulgar, su grupo recibió el DPS regional que antes estaba en manos de José David Name.

Al igual que Pulgar, Name apoyó a Duque desde la primera vuelta, pero Pulgar es una de las puntas de lanza del actual Gobierno dentro del dividido Partido de La U, mientras que Name lo fue pero del Gobierno pasado dentro de la misma colectividad (aunque igual respalda a Duque y ha recibido otras cuotas de su Administración).

Por su parte, a Motoa le dieron representación en el DPS de Risaralda, a donde llegó en diciembre la administradora Luz Faride Grisales del grupo político del diputado de Cambio Radical Alexander García, quien es aliado del senador valluno, según nos dijeron tres políticos risaraldenses por aparte.

Varios de estos nombramientos no han caído bien.

Las quejas

La primera queja ocurre, justamente, en Risaralda y también se oyen quejas en Quindío y Cundinamarca.

Al uribismo de Risaralda, representado por el senador Alejandro Corrales, no le pidieron hojas de vida para el nombramiento que le dieron al vargasllerista Motoa. Esa movida, según un militante uribista allá, lo sintieron como un guiño para alguien que ni siquiera apoyó a Duque desde el principio.

En Quindío pasó algo similar porque la semana pasada apareció publicada la hoja de vida de Héctor Alberto Marín para ocupar la dirección regional.

Marín trabajó con la hoy exalcaldesa de Armenia y capturada por corrupción Luz Piedad Valencia. Aunque es abogado con dos pregrados más, dos especializaciones y una maestría, parte de la junta directiva del Centro Democrático en el Quindío está molesta, según tres militantes que consultamos por aparte, porque representa al grupo político liberal y cuestionado de Valencia.

En Cundinamarca, hace 15 días Correa nombró como director a Ricardo Antonio Giraldo Gómez, que viene de ser edil del Centro Democrático en Bogotá y de hacerle campaña activamente a Duque el año pasado.

Al uribismo de allá no les gustó la movida porque Giraldo no ha trabajado en los municipios y porque, como nos dijo una alta fuente del Partido, allá “no ha sido posible hablar con Susana Correa. Para ese nombramiento no se tuvo en cuenta a Cundinamarca para nada”.

¿Y la mermelada?

En una versión que por ahora no hemos podido confirmar y trabajaremos en una siguiente investigación, dos legisladores del Caribe y dos políticos de Nariño (un senador y un veterano político) nos aseguraron por aparte que, además de fortín burocrático, el DPS sigue siendo usado para repartir partidas presupuestales para invertir en región, cuyo destino es decidido informalmente por congresistas amigos del Gobierno. Es decir, 'mermelada'.

“Están aprobando proyectos a alcaldes que llegan allá con congresistas y viendo cuáles no se han ejecutado para cancelarlos y redirigir la plata a otros”, aseguró uno de los parlamentarios del Caribe.

En Nariño, ambos políticos tenían la versión de que a dos alcaldes, los de San Pablo y Gualmatán, les habrían dicho del DPS que tenían que apoyar al uribismo en las regionales para entregar proyectos.

Ambos mandatarios negaron, por aparte, que eso haya ocurrido. Coincidieron en que, por el contrario, Correa les dijo que no había plata para proyectos este año porque el Gobierno de Juan Manuel Santos en 2017 dejó la plata comprometida.

Otra versión que escuchamos de un congresista en los santanderes es que los tres directores regionales del DPS, que siguen en siendo cuotas liberales, acordaron con el uribismo seguir en el cargo siempre a cambio de garantizarles participación burocrática.

Ninguna de las otras seis fuentes consultadas en esa región para esta historia nos dio una versión similar.

Intentamos comunicarnos con Susana Correa para preguntarle por estas versiones y por su criterio para la repartición de los puestos del DPS y no había sido posible al momento de esta publicación.

Con este panorama queda claro que cuotas con Duque sí hay, aunque no necesariamente para todo el mundo.

Comentarios (4)

DIDUNDI

21 de Febrero

3 Seguidores

1-La estratificación d la burocracia, esta vez no x estratos, sino x ideolog...+ ver más

1-La estratificación d la burocracia, esta vez no x estratos, sino x ideología política d extrema.
Al margen d esto, han pensado acaso en lo q puede ocurrir en estos 2-3 días en la frontera con Venezuela con esa actitud retadora con la q actúan Trump y los trumpitos asociados, comandados x Duribe?. Veo muy peligroso esta puesta en escena llena d mucha soberbia d lado y lado.

RAMIRO-2017

21 de Febrero

0 Seguidores

Pienso que este Pais mientra siga con ese problema del clientelismos politico ...+ ver más

Pienso que este Pais mientra siga con ese problema del clientelismos politico no hay nada que hacer. Es inconcebible que, las entidades del Estado se la reparten entre los congresistas que eligen al presidente y cuando se reparten el botín burocrático, en esos cargos no pueden ingresar sino los que tengan el aval del congresista. Con esto, se activa injustamente el clientelismo.

DIDUNDI

21 de Febrero

3 Seguidores

2-Cierto q Correa para todos los Fu-cd, pero el cambio d titular huele a censu...+ ver más

2-Cierto q Correa para todos los Fu-cd, pero el cambio d titular huele a censura, externa, ,interna, auto.., x temor.. a q'..o a quién?

DIDUNDI

21 de Febrero

3 Seguidores

3-Segundo cambio d titular y en el mismo día, el regaño-censura no para, d a...+ ver más

3-Segundo cambio d titular y en el mismo día, el regaño-censura no para, d aquí a mañana cuántos cambios + habrán??. Independencia el periodismo grita.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia