Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 24 de Marzo de 2016

2978

17

Se cumplió el plazo fatal que le puso Juan Manuel Santos a las negociaciones en la Habana y el 23 de marzo pasó en blanco. En una lacónica alocución, el jefe negociador Humberto de la Calle explicó que pese al inmenso esfuerzo de la mesa de negociación, el Gobierno y las Farc no habían logrado acercar sus posiciones sobre cómo terminar la última fase de este proceso que ya casi alcanza los cuatro años desde que se inauguró oficialmente. Como lo contó La Silla en esta misma historia, que estamos republicando porque la tesis inicial se mantiene intacta después de la declaración del equipo negociador, lo lograrán pero no será fácil.

No será fácil porque el episodio de Conejo fue un gran golpe de realidad para ambas partes y tanto el Gobierno como las Farc (como la mayoría de colombianos) todavía siguen más aferrados a su realidad individual que a un imaginario compartido.

La aparición del jefe guerrillero Iván Márquez en el corregimiento de Conejo, en La Guajira, rodeado de decenas de guerrilleros cuidándolo, haciendo política a favor de la paz y de la Asamblea Constituyente y el escándalo que esto provocó en la opinión pública se han convertido para el Gobierno en el telón de fondo de la discusión sobre cómo deberían ser las zonas de ubicación de la guerrilla. 

Igualmente, la reacción – ‘histérica’ en palabras de uno de ellos- del Establecimiento, incluida la amenaza del Ministro de Defensa de denunciarlos internacionalmente (advertencia que era solo para la galería, según dijo un empresario que se presentó como 'emisario del Presidente' que Santos le mandó decir con él a los guerrilleros) y la constancia de todos los partidos de la Unidad Nacional liderados por Álvaro Uribe en la ley de Orden público solicitándole al Gobierno que imponga unos límites unilaterales a las zonas, fortalecieron la convicción de las Farc de que lo que se quiere es someterlos.

En medio de este ambiente de confianza fracturada estuvo La Silla Vacía en La Habana dos días antes de la llegada de Obama.

Esperar en el Palco

Cubrir el proceso en La Habana es fácil y es difícil a la vez. Es fácil porque no toca hacer nada diferente a sentarse en la desapacible cafetería del Hotel Palco, adyacente al Palacio de Convenciones donde se reúnen las Farc y el Gobierno, a esperar.  Y es difícil porque no hay nada más que hacer que sentarse en la cafetería del Hotel Palco a esperar.

¿Qué espera uno? Que algún negociador de la guerrilla o del Gobierno le conceda una entrevista. Conseguir una cita con alguno de ellos es una tarea incierta –incluso si uno la cuadra desde Bogotá- porque aún en esta época en que la negociación atraviesa por un momento de crisis, los negociadores del Gobierno y de las Farc están reunidos ocho o más horas al día. Cuando termina la negociación, se reúnen entre ellos a preparar sus posiciones para el día siguiente.

Por eso, cuando aparece algún negociador, los periodistas –que invierten las horas hablando entre sí o navegando en Internet a cinco dólares la hora- les caen encima como un enjambre de abejas en busca de una gota de miel. Pero uno solo es el elegido en cada oportunidad, a los demás no les queda otra opción que esperar.

Mientras La Silla estuvo allí habló con dos negociadores de la guerrilla y con tres fuentes del gobierno –todas off the record- y la conclusión a la que llegó es que faltan más que días para llegar a un Acuerdo Final. Quizás varios meses.?

El Gran Hermano

El presidente Santos envió la semana pasada a su hermano Enrique a La Habana con el fin de que ayudara –como lo había hecho en el pasado- a desenredar los nudos que tenían trabada la Mesa de Negociación en un último intento por lograr que alcanzaran las ‘líneas rojas’  que le había impuesto a la negociación el 19 de febrero.

Ese día, ofuscado por el episodio de Conejo, Santos dijo que si para el 23 de marzo no se habían acordado las zonas de concentración para el cese del fuego bilateral, el mecanismo de refrendación del Acuerdo de Paz, la forma de confomar el tribunal de paz y un cronograma preciso para la dejación de armas él entendería que a las “Farc no estaban preparadas para la paz”.

Sin embargo, como dijo una persona de la delegación del gobierno, “esta vez con Enrique todo salió mal”.

Primero, decidieron enviarlo en el único vuelo directo de Avianca a La Habana, que en vísperas de una Semana Santa con visita de Obama y concierto gratuito de los Rolling Stones, iba a reventar.

Santos fue el último en subirse al avión y lo vio todo el mundo. Incluyendo una persona que mandó el trino “Enrique Santos camino a La Habana” y copió a medio Centro Democrático. La noticia la dio entonces el periodista Hassán Nassar en La FM, forzando a Presidencia a informarlo de afán después.

La reunión no fue solo con el jefe de las Farc Timochenko, sino también con Carlos Antonio Lozada, que había estado a cargo de la Subcomisión de Fin del Conflicto por parte de la guerrilla, lo que terminó tocando sensibilidades de delegados del Gobierno en esa misma subcomisión.

Pero todo eso hubiera sido irrelevante si al final el hermano del Presidente hubiera logrado su cometido de abrir puertas. Pero los guerrilleros reafirmaron su posición.

El periodista volvió con un mensaje de las Farc para el Presidente. Semana (que es dirigida por el hijo de Enrique) dice que se trata de “una propuesta de las Farc de construir una hoja de ruta para lo que resta de la negociación”.

Por esa idea que trajo y que ya la había tenido el Presidente en su último ultimátum, dejó un equipo negociador debilitado a los ojos de los guerrilleros (un guerrillero le dijo a La Silla que ellos querían saber si "le han informado al presidente de cómo vamos") y de muchos opinadores del país que en radio se fueron lanza en ristre contra los jefes negociadores del Gobierno. Pero, en realidad, nada sustancial cambió.

Porque lo que hay es un pulso grande sobre temas de fondo que pueden definir el futuro inmediato del país después de la firma del Acuerdo Final y una gran desconfianza entre las partes por las historias que los preceden.  

Los nudos gordianos

La discusión sobre las zonas de concentración de los guerrilleros se ha topado con varios nudos gordianos.

El primero, y más fundamental, tiene que ver con su objetivo.

Para el gobierno deberían ser unas zonas de ubicación temporales y de corta duración para que los guerrilleros puedan dejar las armas y empezar su proceso de reincorporación a la vida civil.

 

Para las Farc, en cambio, estas zonas deberían ser lo que ellos han llamado las terrepaz. Que consisten básicamente en los territorios de retaguardia donde ya tienen presencia y ejercen ‘autoridad’ y donde puedan comenzar a hacer política, pagar sus penas alternativas y comenzar a implementar los acuerdos mientras dejan las armas como una forma de transitar hacia su actividad como partido político legal.

De esta divergencia en la definición de lo que deberían ser las áreas se desprenden las demás diferencias: el tiempo en el que estarán allí (para el gobierno serían meses y definitivamente menos de un año) mientras que para las Farc serían donde seguramente muchos se quedarían haciendo política; y sobre todo, las reglas para interactuar con la población y para hacer política.

El gobierno considera que estas zonas de ubicación deben estar lo más aisladas que se puedan de la población civil, que las autoridades civiles deben permanecer allí y que incluso debe existir la policía comunitaria. Y que bajo ninguna circunstancia puede haber proselitismo armado porque toda la idea del proceso de paz es romper el vínculo entre política y armas.

“Conejo cambia la perspectiva porque nos deja en evidencia cosas que no se habían pensado”, dice una de las personas de la delegación oficial.  Temas como quién va a cuidar a los comandantes, cuál va a ser la relación con la comunidad y los medios, y sobre todo qué estaba dispuesto a aceptar el país. Definitivamente, concluyeron, no iban a aceptar 10 o 20 conejos permanentes, y que una reacción generalizada en su contra podría echar por la borda el proceso de paz o ponerlos en serio peligro.  “Conejo fue un golpe de realidad”.

Una vez que dejen las armas, los guerrilleros que serían amnistiados podrían irse a donde quieran y los que cometieron delitos atroces tendrían que someterse al Tribunal de Paz, que será el que determinará las penas que tienen que cumplir y el lugar para hacerlo. Este lugar podría ser el mismo o diferente al de la zona de ubicación.

En el gobierno creen que decidir de antemano que las penas se pagarán en estas zonas sería meterse con la potestad del Tribunal y le restaría solidez frente a la justicia internacional.

“No se nos puede confinar”, dice uno de los negociadores de la guerrilla con el que habló La Silla y que hizo eco de lo que ya había dicho en su carta del 6 de marzo Timochenko de que lo que el gobierno quería era meterlos en cárceles a cielo abierto. “No nos pueden ubicar donde no podemos hablar con las comunidades”.

Para las Farc estar cerca de las comunidades es primordial por varias razones. La primera es una cuestión de orgullo pues llevan décadas conviviendo con ellas en esas regiones donde tienen su retaguardia y sienten que sería absurdo que la firma de la paz “vaya a desraizar a la fuerza guerrillera” en vez de consolidar su presencia en estas regiones.

También hay consideraciones prácticas. Una de ellas es que sienten que le deben protección a las comunidades y que a la vez son protegidos por ellas, pues no solo sus más estrechos colaboradores sino muchas veces sus familiares viven cerca de ellos.

Varios guerrilleros le insistieron a La Silla que después de las últimas jornadas pedagógicas, los campesinos de la zona les decían que en cambio de dejar las armas se las dieran a ellos porque temían que si las Farc se iba llegarían los paramilitares a vengarse de ellos por haber apoyado a los guerrilleros como ya lo hicieron en el pasado.

También hay un componente psicológico. “Si no pueden hablar con nadie, se disparan las prevenciones porque van a saber dónde estamos”, dijo uno de ellos y aunque evadió mi pregunta sobre si el problema de eso era que temían que los bombardearan o que llegaran los paramilitares era claro el miedo por su seguridad.  

Entre los guerrilleros estaban circulando unas fotos macabras de un líder social en Buenaventura que había sobrevivido a unas torturas de los paramilitares: le habían desollado la piel de las manos y le habían destajado la nuca. Era el retrato de su temor más profundo. En la reunión de ayer, el secretario de Estado estadounidense Kerry les ofreció seguridad.

También se oponen a las zonas de ubicación del gobierno con un argumento de supervivencia. Cosas tan básicas como cómo conseguir la alimentación si no podían salir de la zona a buscar la remesa ni gente que no estuviera “empadronada” se las podía traer. Ni pensar en que les dejaran raciones como al Ejército.

“Si uno oye a las unidades militares llorando porque no les llevan la comida después de 15 días, ¿qué sería de nosotros?”.

Hay un argumento clave sobre cómo mantener la cohesión de la tropa y evitar 'su degradación', involucrandolos desde el primer día en la ejecución de los acuerdos bajo el mando de los respectivos jefes guerrilleros.

Pero quizás la razón más poderosa es que ellos quieren hacer política con miras a las elecciones del 2018 y como lo sabe cualquier político, estar cerca de las bases y organizarlas con tiempo es fundamental para obtener luego los votos. Si, además, pueden contar con los recursos destinados para la implementación de los acuerdos que ellos ayudarían a ejecutar en estas zonas tanto mejor.

Las Farc parecen genuinamente comprometidas a dejar las armas. Y a hacerlo antes del 2018, cuando esperan participar en las presidenciales con un candidato de un frente amplio por la paz, en el que incluyen no solo a gente de izquierda sino también nombres como los de Sergio Fajardo.

Pero no es claro de aquí a ese momento cuando es que pretenderían dejar las armas. Aunque ya no dicen que las van a guardar mientras el Gobierno cumple con su parte de los acuerdos.

“Las armas no van a definir si gobierno cumple o no. Quien va a definir el cumplimiento es la capacidad de movilización de sectores que respalden el proceso”, dijo uno de los negociadores.

Pero para llegar a ese momento, la Mesa de Negociación todavía tiene que definir varios puntos además del de las zonas de concentración. Que son igual de difíciles, como el mecanismo de refrendación.

Las Farc insiste en que debería ser una Asamblea Constituyente, previo un acuerdo político, la forma de blindar los acuerdos, algo que Santos ha dicho en todos los tonos que no es una opción. Y se oponen a la idea del plebiscito del Gobierno que le entregaría facultades extraordinarias al Presidente para decretar la implementación de los acuerdos porque creen que eso anularía la Mesa de Negociación.

También toca pasar una ley de amnistía, que es relativamente fácil de aprobar aunque enfrentará una discusión difícil en el Congreso sobre los delitos conexos y en la Mesa sobre el momento en que los guerrilleros se podrán beneficiar de ella.

La guerrilla cree que tendría que darse en dos etapas. Una primera ley de amnistía que cobije guerrilleros y personas que están en cárceles por la protesta social y otra, más amplia, empezando la dejación de armas. El Gobierno considera que será cuando dejen las armas.

El tema de la conformación del Tribunal de Paz ni siquiera se ha tocado y tampoco los puntos pendientes del Fondo de Tierras o de las zonas de reserva campesina.

En conclusión, como quedó claro con la declaración de De La Calle, todavía falta para la firma del Acuerdo Final. Pero pese a las múltiples dificultades, cansancio de los equipos y frustraciones de lado y lado, no hubo una sola persona consultada por La Silla en La Habana que no estuviera convencida de que al final se firmará. 

 

Nota de la editora:

Esta historia fue publicada originalmente el martes 22 de marzo con el título "Los nudos de La Habana que el Gran Hermano no logró desamarrar". Sin embargo, como la delcaración de De la Calle confirma la tesis de la historia decidimos republicarla con un nuevo título para aquellos que no la leyeron originalmente. 

Comentarios (17)

chjarami

24 de Marzo

1 Seguidores

Estamos negociando un carro. Ya acordamos el precio a pagar (verdad, poca just...+ ver más

Estamos negociando un carro. Ya acordamos el precio a pagar (verdad, poca justicia, tal vez reparación), e incluso el nivel de contaminación que va a emitir y afecta a terceros (el tema de agro que sinceramente es algo que ambos actores en la mesa querían y tenían que vendérselo al resto del país). Pero ahora falta definir cómo es el carro, marca, modelo y accesorios: las condiciones verificables y controlables en que las Farc ejercerán política sin recurrir a la violencia.
Acordamos el precio antes de precisar el producto que estamos adquiriendo. Algo heterodoxo, pero igual nada está acordado... Desde el punto de vista de ellos es al revés: ellos sí precisaron lo que reciben y ahora negocian el precio.
Lo que falta por negociar es lo que importa para nosotros. Es ahora que hay que poner la lupa a los acuerdos. El carro tiene que funcionar, ser confiable y seguro para los que lo vamos a usar. Y no es un tema de filosofías políticas ni de ilusiones de país ni de dignidad moral(izante): es un tema técnico, de control militar y de policía. Es la hora del peritazgo mecánico.
Chjh

DIDUNDI

24 de Marzo

3 Seguidores

Chjaradmi, ese peritasgo mecánico es el mismo " ruido d armas" q el Gato prop...+ ver más

Chjaradmi, ese peritasgo mecánico es el mismo " ruido d armas" q el Gato propone.?

Cosa tan especial exigendo a las Farc no más violencia y lo q proponen es exactamente lo mismo. Lucen mas bien como una lucha constante x adueñarse dl título x ser los dueños y amos dl ritmo Colombiano y no precisamente la cumbia, a salsa o la champeta...es el ritmo dl pafff..pafff.!!! Q muy bien sabe bailar la oposición a través d su brazo armado...los Paras.

chjarami

24 de Marzo

1 Seguidores

No, DDD:

Ese peritazgo se refiere a la idea de que la sociedad civ...+ ver más

No, DDD:

Ese peritazgo se refiere a la idea de que la sociedad civilizada renuncia al ejercicio propio de la violencia física y entrega ese poder a un tercero que la administra dentro de reglas de derecho.

Le agradezco que no me vuelva a acusar de paramilitar, ni de simpatizante de paramilitar, ni de nadie que mate a los demás por ideas, ni por bienes. Solo proteger vidas puede justificar tomar vidas, y solo en condiciones muy extremas, y nunca es una buena cosa, y siempre es difícil para todos, individualmente y como comunidad.

El respeto mínimo por LSV y los que participamos en ella requiere que abordemos los temas y dejemos a la gente en paz. Por favor.

Chjh

DIDUNDI

24 de Marzo

3 Seguidores

Chjaradmi, tal vez me faltó algún expresión q denotara POSIBILIDAD y no que...+ ver más

Chjaradmi, tal vez me faltó algún expresión q denotara POSIBILIDAD y no quedara como una probabilidad d su parte en la pregunta q hice. No olvide q fue una pregunta, lo demás no fue intencional.
Si me queda la duda sobre esos "Terceros" y la sociedad civilizada d la q habla. Actualmente tenemos una oposición nada reflexiva y totalmente meszqina q pretende dar continuidad a un plan Colombia q solo dejó víctimas en todo el espectro socio-económico y político. El esfuerzo d Santos x donde sea hay q apoyarlo, esta paz no es d èl ni d los verdaderos dueños dl país q viven muy cómodos y protegidos en unos búnker q ahora llaman hogar; no son ellos los q se exponen al día a día d esa guerra en la q ni ud.ni yo, ni mucho menos ellos son los q ponen el pecho a la brisa.

Jose Mario Aristizabal

26 de Marzo

0 Seguidores

Ese peritazgo es un juicio, pero se asume que la sociedad esta de acuerdo con ...+ ver más

Ese peritazgo es un juicio, pero se asume que la sociedad esta de acuerdo con esas reglas de juego, lo que no es cierto, a mi el cuento de proteger vidas para justificar tomar vidas me suena a juego del mal menor, el único problema con eso, es que en Colombia esos arreglos no se consideran justos, por ello se termina en un sistema en el que como hay free riders, habrá perseguidores o inconformes y eso es lo que genera el equilibrio de silla.

Mauricio Rubio mostró que los muertos del conflicto no sucedían en las zonas que ya tenían una bandera definida, sino en las que había posibilidades de un cambio de color, por ello el nuevo sistema que promueve el caos traerá nuevamente la violencia, que no se ha ido, pero sencillamente volverá a las multidimensiones, el mayor error de Santos fue no entender que así como para las FARC apertrechar una guerrilla no es tan costoso, para los señores de la droga con sus políticos locales, el orden no les genera mayores beneficios que el caos, por ello la mejor solución es devolver el casette, porque hoy no tenemos un ejercito en capacidad de enfrentar las amenazas porque le han destruido la moral y ya no lucha, así como la negligencia de la CREG engendro la crisis del gas que desabasteció a las térmicas, la negligencia de Santos creo su propio veneno para destruir su paz.

Jose Mario Aristizabal

24 de Marzo

0 Seguidores

El ejemplo no aplica porque Santos es un agente que representa al pueblo colom...+ ver más

El ejemplo no aplica porque Santos es un agente que representa al pueblo colombiano, el podrá decir que ya negoció como todos aquellos que reciben sueldo del estado, pero según el mismo expresa los ciudadanos somos los que tenemos la ultima palabra, así que el puede decir que va a regalar el carro, pero no necesariamente como pueblo hemos cerrado la transacción.
Normalmente un concesionario cobra una comisión fija por vender el carro y el gana vendiéndolo, que es lo mismo de Santos a él precio no le interesa, así que el cuento del peritaje y el avalúo es irrelevante porque en el fondo la transacción es nula, es mas como el hábilmente no entendió las fuerzas políticas ni los estamentos sociales involucrados, pensó que daba lo mismo cualquier cosa que negociara.
Los asesinatos de militantes de la izquierda son una de las consecuencias de que la gente no lo vea como legitimo, si el hubiera buscado un consenso mínimo de justicia, verdad y no repetición, ademas de protegido a las comunidades no habría vuelto a alimentar el fenómeno del paramilitarismo que aun sigue siendo un pendiente. Santos ha diseñado un equilibrio de silla en el único punto que funciona es en el que todos se comen sus mentiras(incluyendo las FARC)

Prada

25 de Marzo

1 Seguidores

Más que negociando un carro, estamos negociando la chatarrización de un carr...+ ver más

Más que negociando un carro, estamos negociando la chatarrización de un carro. Uno nefasto. Y sus propietarios quieren a cambio un vehículo nuevo para llegar a donde presuntamente se proponen, con la promesa de no atropellar a nadie en el camino, un vehículo matriculado.
Muchos temen que el nuevo vehículo termine engallado como el anterior, con muchos cilindros ... bomba. Algunos exigen que primero deben pagar los comparendos pendientes, así sea con una rebaja sustancial, y otros aceptan cambiarlos por comparendos pedagógicos.
Por ahora se discute lo del desguazadero, pero los dueños del carro temen que cuando se bajen de su armatoste les disparen desde otros vehículos en movimiento, unos que también están pendientes de desmantelar y que igualmente circulan sin placas. Por otro lado, algunos temen que los tipos se vayan a quedar con algunos fierros.
No estamos comprando un carro, estamos tratando de desmantelar uno, para mejorar el tráfico y reducir el riesgo de ser arrollado.

Jose Mario Aristizabal

25 de Marzo

0 Seguidores

Me gusto la analogía y creo que el problema de Chjarami como todo santista qu...+ ver más

Me gusto la analogía y creo que el problema de Chjarami como todo santista que se respete es que cree que en una negociación hay solo dos partes, los Santos y las FARC, los demás somos espectadores que esperamos ver que sale de ese duelo de titanes(que por la deslegitimidad hoy algunos vemos como iguales), el problema de ellos es que no se dan cuenta que cuando la película es interesante y la mayoría esta de acuerdo con que fue lo mejor que se pudo negociar, como por ejemplo con los paras que no deberían pagar solo 8 años, pero quien pensó antes que los ganadores de la guerra hubieran pagado cualquier cosa, por eso esa negociación pareció un buen negocio, porque de que otra forma se hubiera desarmado ese monstruo?
En este caso Santos ayudo a vender que estaban derrotados, así que al negociar y entregar todo se equiparo, el problema es que el publico si cree que le puede quitar la mascara al retador y vencerlo fuera del cuadrilátero, lo que es peligroso porque eso augura la guerra por venir(que sea sucia u oculta no le quita el mote)a menos claro que se crea que lo de la UP no importo.

DIDUNDI

24 de Marzo

3 Seguidores

Juanita su hria.es buena, sólo q a mi modo d ver sobran 2 líneas, la 1ª y l...+ ver más

Juanita su hria.es buena, sólo q a mi modo d ver sobran 2 líneas, la 1ª y la última.

Para alguien q dice ser “ una d las más entusiastas” con el proceso Habana pudo ahorrarse el “fatal”; aquello d no cumplir una fecha específica no da para tanto y, para esa misma persona entusiasta siendo periodista con una gran capacidad d análisis, pudo asumir la línea final a título personal, sin necesidad d esas “ personas consultadas….”, precisamente x el mismo entusiasmo q en algún momento debe reflejarse como apoyo claro y concreto. Esos aparentes términos medios hay q definirles color ojalá proactivo.

D otro lado estaba cantado q el tonito d Santos, prestado y presionado x la oposición con el caso Conejo no tendría aceptación en la guerrilla, las babosas “líneas rojas” no fueron + q eso, BABOSADAS.

A la audiencia q todavía duda d la firma, se le recuerda q la preocupación d Kerry x la seguridad d los guerrillos además d un espaldarazo d Obama, es RECONOCER INTERNACIONALMENTE q los paramilitares siguen + vivos q nunca.

Ya se imaginarán la recalcitrante oposición Furibista con esta preocupación JUSTIFICADISIMA d la comunidad internacional. Igualmente se les recuerda q la paz está en el posconflicto, específicamente en la capacidad d cumplir dl estado. Días +/- igual el apoyo d los Norteños es muy significativos, x lo q la oposición está q arde.

Luis Diaz

24 de Marzo

0 Seguidores

Se sabía desde el mismo instante que Santos dio fecha que no podía ser ciert...+ ver más

Se sabía desde el mismo instante que Santos dio fecha que no podía ser cierto dado que faltaba (Falta) mucha tela para cortar.

Posdata: Muy bueno el nuevo diseño, pero la zona de comentarios está un tanto exagerada.

DIDUNDI

24 de Marzo

3 Seguidores

Juanita su hria.es buena, sólo q a mi modo d ver sobran 2 líneas, la 1ª y l...+ ver más

Juanita su hria.es buena, sólo q a mi modo d ver sobran 2 líneas, la 1ª y la última.

Para alguien q dice ser “ una d las más entusiastas” con el proceso Habana pudo ahorrarse el “fatal”; aquello d no cumplir una fecha específica no da para tanto y, para esa misma persona entusiasta siendo periodista con una gran capacidad d análisis, pudo asumir la línea final a título personal, sin necesidad d esas “ personas consultadas….”, precisamente x el mismo entusiasmo q en algún momento debe reflejarse como apoyo claro y concreto. Esos aparentes términos medios hay q definirles color ojalá proactivo.

D otro lado estaba cantado q el tonito d Santos, prestado y presionado x la oposición con el caso Conejo no tendría aceptación en la guerrilla, las babosas “líneas rojas” no fueron + q eso, BABOSADAS.

A la audiencia q todavía duda d la firma, se le recuerda q la preocupación d Kerry x la seguridad d los guerrillos además d un espaldarazo d Obama, es RECONOCER INTERNACIONALMENTE q los paramilitares siguen + vivos q nunca.

Ya se imaginarán la recalcitrante oposición Furibista con esta preocupación JUSTIFICADISIMA d la comunidad internacional. Igualmente se les recuerda q la paz está en el posconflicto, específicamente en la capacidad d cumplir dl estado. Días +/- igual el apoyo d los Norteños es muy significativos, x lo q la oposición está q arde y lo ocurrido en Bélgica les sirve d Marco para seguir mintiendo a la áulica audiencia q solo sabe asentir.

DIDUNDI

24 de Marzo

3 Seguidores

-Las réplicas a los comentarios no se diferencan dl comentario ppal.
<...+ ver más

-Las réplicas a los comentarios no se diferencan dl comentario ppal.

-No se puede habilitar la edición para q el mismo usuario tenga la oportunidad d corregir y/ o eliminar comentarios dobles?

-referente a LSLlena , queda habilitada d verdad para participar TODOS LOS USUARIOS.?

- Cuál queda siendo la página d inicio.?, es confuso

- Les recomiendo hacer pruebas d funcionamiento desde Ordenadores q no tengan nada q ver con la red, normalmente si hay errores los mismos computadores no lo detectan tan fácilmente sobre todo cuando apenas se están implementando los cambios.

Oscar Alberto Diaz G.

24 de Marzo

0 Seguidores

Ni las Farc, pero tampoco el gobierno, han pensado, ni han hablado de un tema ...+ ver más

Ni las Farc, pero tampoco el gobierno, han pensado, ni han hablado de un tema fundamental, que puede ser la causa del trancon en la mesa. Al pueblo no le afecta de manera ostensible nada de lo expuesto; todo es muy razonable, de ambos lados. Al pueblo le emputa, asi no lo diga, que Santos y las Farc de manera soslayada, buscan venganza estúpida, ademas de todo, buscan encarcelar militares por montones.. y uribistas, por montones.. Y a Uribe. Y eso no lo queremos. Lo rechazamos de lleno.

Henry Castro Gerardino

25 de Marzo

140 Seguidores

En cuentro divertido el simil propuesto por Chjarami pero me quedo con el que ...+ ver más

En cuentro divertido el simil propuesto por Chjarami pero me quedo con el que lo modifica, el de Prada. Sin duda es una buena manera de abordar este tema tan espinoso, Y lo mejor es que lo hacen sin herir a las personas, ni insultar a los que opinan distinto. Continuar en esa tarea insulsa de descalificar a los demás, solo por que no le son afectos, no beneficia a nadie. Hasta el momento no he leido ni escuchado a nadie hablar en contra de la paz, como meta de todos los colombianos. La discusión se ha centrado en los protocolos y en los alcances de temas difíciles como la penalización a los culpables y la entrega de las armas antes, y no después, de iniciar los procesos proselitistas, que no son cuestiones de poca monta. El tema de la firma y el vencimiento del plazo ya estaba cantado. Ni el mismo Santos se lo creía. Lo de El Conejo no sirvió sino de confirmación a las advertencia provenientes de muchos puntos y no solo del CD. A mi juicio ha faltado grandeza a la guerrilla y eso en buena medida es porque vivieron muchos años pensando en destruir y ahora deben programarse para construir y eso les cuesta. Si dieran muestras de sinceridad, valor y grandeza y dieran el difícil paso de firmar sin tantas exigencias, eso se lo reconocería y premiaría el pueblo, por encima de lo que opine la oligarquía, los políticos corruptos o los medios. Recordemos que ese paso del Rubicón lo dió el M-19 en su momento y aunque luego le costó la vida a Pizarro, si hizo la diferencia.  

comando 10

26 de Marzo

0 Seguidores

soy soldado colombiano y dentro del ejercito se siente la incertidumbre sobre ...+ ver más

soy soldado colombiano y dentro del ejercito se siente la incertidumbre sobre que ira a pasar con nosotros por que los oficiales depues del proceso de paz ellos tiene su pensión asegurada y el gobierno les asegura trabajo, pero los soldados que un día decidimos jurar ante dios y la patria defender la soberanía y la democracia, dejando a un lado la familia y ganado un sueldo muy bajo para una labor de 24 horas diarias, que ira a pasar con nosotros se comenta que los que estuvimos en combate vamos a hacer procesados por crímenes de guerra. hoy mas que nunca me siento humillado creo que van a cometer una canallada en contra de los héroes de la patria y estaría dispuesto a morir antes de tener una cercanía con las farc en honor a mis compañeros que han caído en combate

DIDUNDI

29 de Marzo

3 Seguidores

Levasa8, interesante y hasta preocupante su nota, no me alegra q se quede SIN ...+ ver más

Levasa8, interesante y hasta preocupante su nota, no me alegra q se quede SIN TRABAJO xq al final eso es lo q realmente ES para el ejército d a pie como Ud. mismo se define, pero si me alegra q ponga el tema en discusión y manifieste su temor x TODO, al fin y al cabo Ud. Igual q la gran mayoría son víctimas d un conflicto en el q además han puesto el pecho.

1- No se preocupe q x lo q Ud. describe no será afectado, d seguro sólo cumplió ÓRDENES.
2- Ni siquiera sus superiores q dirigieron la guerra desde el escritorio INCLUSIVE, tampoco saldrán involucrados, todo esto a cambio en una simple confesión donde nos repitan lo q ya TODOS SABEMOS.
3- Debe ser consciente q cuando encontró este trabajo, como todos en algún momento se acaban x diferentes motivos y este es d los trabajos q satisfactoriamente no nos disgusta se acabe xq implícito lleva preservar la vida, incluso la suya; nada es eterno, ni siquiera los diamantes.
4- La parte donde habla dl honor x sus compañeros caídos, me disculpa, pero es totalmente llena d una mezquindad hasta con Ud. mismo. La misma actitud q Ud. asume con otra víctima manipulada d este conflicto, es la q cualquier ciudadano podría asumir con TODOS los q vengan dl conflicto armado; lo primero sería pensar q habiendo tenido armas a su disposición para cumplir órdenes d MATAR, en cualquier momento podrían volver a hacerlo x cualquier motivo. Le gustaría q se pensara así sobre Ud.?
5- Métase en la cabeza q tanto Ud. como los combatientes caídos d uno u otro lado son parte d esa población manipulada y no son más q VÍCTIMAS sobrevivientes, están en el mismo nivel d aceptación o rechazo ante la sociedad y lo mínimo q se espera es q entre Uds. mismos no se pongan talanqueras en el posconflicto.
6- Morir x el estado….x ESTE….no aguanta.

chjarami

29 de Marzo

1 Seguidores

Hola LevasA8,
Yo tal vez lo hubiera dicho de otra manera, pero en general...+ ver más

Hola LevasA8,
Yo tal vez lo hubiera dicho de otra manera, pero en general concuerdo con DDD, excepto en un punto. Su sentimiento frente a sus compañeros caídos no es mezquino. Por el contrario los honra, y habla bien de usted: la lealtad a los que han caminado junto a uno es un síntoma de decencia y humanidad.
Sin embargo, creo que poddría enfocarse de una manera más constructiva si piensa en sus compañeros futuros, esos que sirven al Estado en el Ejército y que seguramente caerán si la lucha sigue. ¿Cómo honrarlos a ellos también?
Más generalmente, la idea de que para la paz debemos cambiar nuestro sentir es utópica y pueril. Buscamos un acuerdo para cambiar nuestro actuar, para que no sea necesario seguirnos matando. Pero el sentir de cada uno debe ser respetado, y entender el origen, y debe interpretarse a la luz del contexto individual que le da origen.
Esa es la naturaleza de la tolerancia, el respecto al sentir de los demás, y a sus acciones (dentro de ciertas reglas), cuando son diferentes a las propias, porque cuando son iguales no hay nada que tolerar.
El acuerdo es para que esa tolerancia sea viable, no para que todos nos volvamos amigos ni para que rechacemos a los que han sido nuestros amigos.
Chjh

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia