Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin | Juanita Vélez · 19 de Febrero de 2019

3828

14

Entre el domingo y el lunes subió la presión para cualquier decisión que tome el presidente Iván Duque sobre la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz, JEP, que tiene hasta el 11 de marzo para decidir si la firma o la devuelve al Congreso con objeciones.

La revista Semana, decenas de líderes de opinión, organizaciones sociales y la misma JEP le pidieron que la firme, mientras que varios uribistas y el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, le solicitaron objetarla por inconveniencia. La decisión que tome será la medición más clara del termómetro de su uribismo desde que se posesionó.

Duque, que suele mostrarse respetuoso de las instituciones, no se ha metido desde que llegó a la Casa de Nariño en el debate sobre la existencia o composición de la JEP, que ha sido muy criticada por el uribismo, y no metió la mano en ningún sentido frente al proyecto de su copartidaria, la senadora Paloma Valencia, de crear una sala especial para que esa justicia transicional juzgue a los militares.

Eso le ha permitido mantener un punto medio y una posición institucionalista, presidencial, frente a uno de los puntos más álgidos de la implementación del Acuerdo con las Farc - y una posición evasiva con otros temas, como cuando este fin de semana respondió reiteradas veces con su apoyo a un cerco diplomático a Maduro para no hablar de un posible uso de Colombia para invadir a Venezuela.

Eso muestra que Duque es más de buscar consensos, como lo ha intentado hacer con sus llamados a hacer pactos y su discurso de unidad, que de decisiones tajantes que alejen a sectores importantes.

Pero ahora le toca decidir si avala o no una ley que ha sido criticada desde sus inicios, y que sigue produciendo debates.

El debate viene de atrás

La ley estatutaria de la JEP aterriza la forma en la que debe funcionar esa justicia. Aunque hasta ahora lo ha hecho sin esa ley, la falta de claridad en varios puntos han sido motivo de discusión desde su génesis.

 

El primer proyecto que presentó el Gobierno Santos, y que había sido motivo de debates dentro del mismo Gobierno como contó La Silla hace casi dos años, ya demostraba lo candente de la ley: evitaba zanjar, dejando en una ley de procedimiento posterior, por menos cinco puntos cruciales, como exactamente qué penas podrá imponer la JEP o qué pasa si el victimario que se sometió a la JEP incumple sus obligaciones.

La discusión fue tal que el proyecto se enredó, el Gobierno lo tuvo que retirar y luego lo volvió a presentar en agosto de 2017, cuando el fast track se estaba acabando y metiéndole un sapo con cara de mico que habría permitido que los victimarios que condena pudieran pagar solo la mitad de su pena ya reducida en la cárcel.

FInalmente el Congreso la aprobó en noviembre de 2017, después de que la Corte Constitucional avaló la reforma constitucional que creó la JEP pero quitándole la posibilidad de juzgar a expresidentes y de obligar a los empresarios y civiles a presentarse frente a ella. Aunque dejaba preguntas como qué hacer con los magistrados que ya había elegido un Comité de Escogencia independiente.

Eso destrabó la votación en el Congreso y llevó el proyecto a la Corte Constitucional, que debía revisarla antes de que la firmara el Presidente Santos, por ser una ley estatutaria. Sin embargo tardó varios meses, solo le dio luz verde en agosto, con Duque recién posesionado, y publicó la sentencia completa en diciembre.

Ahí zanjó varios de los puntos polémicos, como cuando dijo que la JEP sí puede decretar pruebas cuando haya solicitudes de extradición contra desmovilizados, como el caso Santrich.

También hizo cambios en tres puntos sustanciales: que los delitos sexuales pueden ser considerados conexos al delito político y por lo tanto que los puede procesar la JEP en el caso improbable de que entienda que delitos sexuales concretos se cometieron en función del conflicto; que las solicitudes de extradición por hechos posteriores al Acuerdo se manejan iguales a las de hechos previos; y que los impedimentos de sus magistrados son los normales.

Eso dio lugar a nuevas críticas, como las de Néstor Humberto Martínez desde el año pasado, y que retomó ayer. Y que son semejantes a las que tuvo Duque como Senador.

Duque, el anti JEP

Hasta ahora, el Gobierno Duque solo había criticado de la sentencia de la Corte que haya abierto la puerta a que procese delitos sexuales, pero no pasó de ahí. Por ejemplo, Duque no se movió para apoyar a Paloma y Uribe, que presentaron una reforma constitucional, para cerrar esa puerta.

En contraste, como senador Duque fue un duro crítico de la ley que ahora le toca firmar u objetar.

En noviembre de 2017 creó el hashtag #PerlasDeLaJEP para enumerar diez críticas, incluyendo a puntos que hoy contiene.

Por ejemplo,

O

También hizo otras críticas que la Corte acogió como que la reglamentación no definiera un tiempo de competencia para la JEP y al final la Corte aclaró que el tiempo máximo de duración debía ser 20 años.

Aunque no ha retomado esas críticas desde que llegó a la Presidencia, esa postura de atrás y la de su partido ahora lo ponen en un dilema.

Una salida que parece fácil

Duque tiene el aliento de voces uribistas o del No para objetar la estatutaria, y no solo por lo que contiene la ley sino por el mensaje anti JEP que significa.

Por ejemplo, en Twitter y con #PorLasVictimasNoMasJEP, se fueron contra esa jurisdicción congresistas uribistas como Carlos Felipe Mejía y Edwin Ballesteros,  ex senadores como Alfredo Rangel o la tuitera Claudia Bustamante, y algunos le pidieron directamente a Duque que la objete.

De hecho, anoche en Twitter el ex presidente Álvaro Uribe se despachó contra la JEP, retomó los argumentos del Fiscal y agregó los de delitos contra menores y de supuesta casi prohibición de extradición, y pidió objetarla como segunda mejor opción para su futuro

Por eso, si Duque objeta la ley, probablemente obtendría un mayor apoyo entre las bases uribistas, algo que no le ha sido tan sencillo mantener firme, pues sería prueba clara de su uribismo. Además, sería coherente con las críticas que hizo en el pasado.

El dilema

Sin embargo, objetarla también le trae riesgos.

Uno es que se metería en un camino sin antecedentes que podría debilitar su imagen de presidente que defiende a las instituciones.

Aunque un presidente puede objetar una ley por inconveniencia (razones políticas o de política pública, como decir que no es el momento para tener más gasto público) o por inconstitucionalidad, hacerlo por lo segundo cuando la Corte ya falló es un sinsentido jurídico, pues además la objeción iría a la Corte.

De hecho, no hay antecedentes de que un presidente objete una ley estatutaria que ya haya revisado la Corte Constitucional por ninguno de esos motivos.

Sería especialmente complejo si retoma argumentos del Fiscal, que en su carta de ayer esencialmente manifestó su desacuerdo con la sentencia de la Corte en cuatro puntos.

Aunque Martínez alegó que sus argumentos eran de inconveniencia, en varios puntos como al decir que la ley no debía permitir que la JEP solo persiguiera los máximos responsables de los delitos de lesa humanidad sino a todos porque eso viola el Tratado de Roma, presentó justificaciones de inconstitucionalidad.

Y eso pondría a Duque a chocar directamente con la Corte.

Incluso si usa argumentos de pura inconveniencia, se podría abrir el debate de si puede objetarla cuando ya la Corte la avaló, y si al hacerlo desconoce la sentencia en la que la Corte decidió “REMITIR al Presidente del Congreso de la República el texto del Proyecto de Ley Estatutaria (...) para que el texto sea ajustado de acuerdo con el resolutivo de la presente sentencia (Anexo I), se firme por los presidentes de ambas cámaras y se remita al Presidente de la República para su sanción y promulgación.”

Además, como la misma JEP le pidió ayer a Duque firmar la ley, entraría en un choque que hasta ahora ha evitado el Presidente.

Otro riesgo, que viene del debate legal de si puede objetar, es el crear un fantasma de inseguridad jurídica, un anatema para la doctrina uribista en general y para Duque en particular, que hizo de la seguridad jurídica uno de sus caballitos de batalla en campaña.

Eso porque sin una ley estatutaria, las decisiones de la JEP podrían quedar en duda, así sean beneficiosas para militares que ya se sometieron a ella, como los generales Mario Montoya o Henry Torres Escalante.

Un tercer riesgo, parecido al que ha evitado con sus constantes mensajes de que apoya la implementación de lo no transformador del Acuerdo, es poner en duda la disposición del Gobierno de mantener beneficios acordados en La Habana.

Eso puede darle un nuevo argumento a los disidentes para reclutar ex guerrilleros que tengan dudas de seguirle apostando a la reinserción, y reforzaría discursos de incumplimiento de los jefes farianos que están menos jugados por la implementación, como Iván Márquez.

El cuarto riesgo es que se enfrente a un Congreso que no controla y que tendría en sus manos aceptar o rechazar sus objeciones por inconveniencia. La derrota política, si el Congreso las rechaza, sería potencialmente más dura que las que ya tuvo el semestre pasado.

El fiel de la balanza probablemente estaría en la bancada de Cambio Radical, que defendió los acuerdos hasta hace más o menos un año y que si bien podría apoyar a la coalición duquista para lograr una mayoría, tendrían la sartén por el mango justo cuando sus relaciones con Duque no son las mejores.

Además, entre quienes se han manifestado en la campaña en redes para que Duque firme la ley sin objeciones hay figuras de ese partido, como el ex ministro y hombre de confianza de Germán vargas, Luis Felipe Henao, o el representante a la Cámara por Bogotá, José Daniel López.

La otra bancada clave sería la liberal, que ha sido gran defensora de la paz.

Por todo eso, y por la presión que está creciendo desde la sociedad, no es tan obvio que Duque objete la ley.

Sin embargo, lo más probable es que lo haga y demuestre su uribismo, lo que no aclara cuál será el final de la novela de una ley que incluye un proyecto retirado por Santos, una sentencia de 900 páginas que casi no se conoce, una impresora que no funciona en la Presidencia del Senado.

Comentarios (14)

José Saramago ..

19 de Febrero

3 Seguidores

La decisión que tome Duque mostrara si se deja mangonear del izquierdismo y d...+ ver más

La decisión que tome Duque mostrara si se deja mangonear del izquierdismo y del santismo(con la Revista Semana y sus amigos incluidos).
La decisión que tome mostrara si va acorde con el resultado del plebiscito del 2 de octubre de 2016.
La decisión que tome mostrara si traiciona o no al NO que lo eligió para hacer cambios de Fondo a un mal acuerdo(de La Habana), y eso incluye la JEP de las FARC.

AlvaroH

19 de Febrero

0 Seguidores

La Corte Constitucional ya analizó y encontró que los argumentos del Fiscal ...+ ver más

La Corte Constitucional ya analizó y encontró que los argumentos del Fiscal no son aplicables, sea por incorrectos o porque están ignorando lo que sí dice la ley. Ustedes no son capaces de hablar con la verdad.

José Saramago ..

19 de Febrero

3 Seguidores

https://t.co/rAXl1zYdOY
El concepto del Fiscal es muy importante.
L...+ ver más

https://t.co/rAXl1zYdOY
El concepto del Fiscal es muy importante.
La ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz debe ser objetada en tres aspectos:
1. Delitos de menores a justicia ordinaria. 2. Extradición sin práctica de pruebas en Colombia, basta la garantía de la comisión de los hechos. 3. Militares no tiene trato diferenciado.
-¿JEP para las victimas?-
https://bit.ly/2IndqWo

AlvaroH

19 de Febrero

0 Seguidores

Claro que hay trato diferenciado pero tiene que ser equivalente. Importante pa...+ ver más

Claro que hay trato diferenciado pero tiene que ser equivalente. Importante para ignorar el fallo de la Corte que demuestra otra cosa. El Fiscal no dice la verdad y hace una interpretación que va en contra del fallo de la corte.

ropater

19 de Febrero

0 Seguidores

Duque debe velar por el pueblo, el que dijo no en el plebiscito, no lo que opi...+ ver más

Duque debe velar por el pueblo, el que dijo no en el plebiscito, no lo que opinen periodistas y politiqueros enmermelados en el anterior gobierno, todos sabemos que la JEP es un este parcializado hacia la izquierda radical y los beneficiados serias los victimarios. debe tener en cuenta la verdad, justicia, reparación y no repetición, que hasta ahora no se ha cumplido. debe objetar la JEP.

AlvaroH

19 de Febrero

0 Seguidores

Si se cae el proceso de paz, no habrá nada de eso que usted pide. Lo único b...+ ver más

Si se cae el proceso de paz, no habrá nada de eso que usted pide. Lo único bueno es que sus amigos del Centro Democrático quedarían expuestos a la CPI.

DIDUNDI

19 de Febrero

3 Seguidores

1-Duque no puede colocarse en el papel d tibio, punto medio o consenso como su...+ ver más

1-Duque no puede colocarse en el papel d tibio, punto medio o consenso como sugiere esta nota, Duque tiene q tomar posición clara y contundente frente a un tema d país tan complejo y vertebral como es el proceso Habana q, sin ser perfecto es lo menos malo q nos ha ocurrido.
Duque no puede seguir con el sofisma d Venezuela y el ELN para ampararse en decisiones q marcan el rumbo inmediato dl país.

DIDUNDI

19 de Febrero

3 Seguidores

2-Duque tiene la oportunidad d DEMOSTRAR d q' esta hecho, esto no es el j...+ ver más

2-Duque tiene la oportunidad d DEMOSTRAR d q' esta hecho, esto no es el jueguito dl dinero q uno congela y otro descongela, d anunciar acabar con subsidios y luego No.
Si Duque no asume personalidad d un vez x todas, la soberbia con el ELN y la JEP + pronto q tarde jugará en contra; el país q recibió Duque se le está yendo entre los dedos en espera d ordenes SUPERIORES d mero oportunismo político

DIDUNDI

19 de Febrero

3 Seguidores

3-Duque tiene la oportunidad d demostrar QUIE'N MANDA A QUIE'N; quie...+ ver más

3-Duque tiene la oportunidad d demostrar QUIE'N MANDA A QUIE'N; quiero ver a Duque gobernando a Colombia y no Coogobernando-Conspirando junto a Guaidó como si internamente tuviera el paraíso.
El problema social d las empanadas es bien grande. Echarle + leña al fuego con medidas exageradas en un país donde aun hay gente q come hasta mierda?.
Q no dé + vueltas y sancione la ley Ya..!!

José Saramago ..

19 de Febrero

3 Seguidores

¿la costosa JEP es un negocio que vende impunidad?
Mas grave que declar...+ ver más

¿la costosa JEP es un negocio que vende impunidad?
Mas grave que declarar el secuestro como un “secuestro político” es que las FARC arrebataron niñas de los brazos de sus madres para abusarlas sexualmente, y el castigo sera: “sembrar lechugas”.
La otra cuestión es que la JEP es la que decidirá si el que reincide mantiene los beneficios.
Y se necesita una justicia diferenciada para militares.

#EnvidiaPorNoSerQuienAcabóConLasFARC

19 de Febrero

0 Seguidores

Los fanáticos enemigos de la paz con las FARC, mienten para aterrorizar a la ...+ ver más

Los fanáticos enemigos de la paz con las FARC, mienten para aterrorizar a la población. Hasta los cuantos muertos innecesarios , van a llegar los uribistas, con sus lineas rojas, para hacer un acuerdo de paz con el ELN?.Cual JEP están leyendo los fanáticos uribistas?. Los medios con la silla incluida por qué no le dicen a estos terroristas que esos reclamos que hacen son chimbos

Marleny Barrera López

20 de Febrero

5 Seguidores

Si Duque sigue apostándole al rencor de Uribe por Santos, y vuelven combates, heridos y muertes, elevarán a la estratosfera a Santos. Duque pasará como incapaz y títere. Uribe, afianzará lo que es, rencoroso, incapaz de ejercer liderazgo que engrandezca, lo que precisamente le reconocerán a Santos, capaz de perseverar en un acuerdo de paz que desmovilizó a una guerrilla sangrienta, que truncaron

Si Duque sigue apostándole al rencor de Uribe por Santos, y vuelven combates, heridos y muertes, elevarán a la estratosfera a Santos. Duque pasará como incapaz y títere. Uribe, afianzará lo que es, rencoroso, incapaz de ejercer liderazgo que engrandezca, lo que precisamente le reconocerán a Santos, capaz de perseverar en un acuerdo de paz que desmovilizó a una guerrilla sangrienta, que truncaron

Fernando Suárez Sánchez

22 de Febrero

0 Seguidores

Me atrevería a agregar, y espero estar equivocado, que si Duque no saca lo que acá llaman su "uribismo", el espíritu más radical del país (sí, el que se muestra sin pudor en las calles generalmente con camisetas de la selección Colombia) pedirá un candidato que sí hinche el pecho e impulse medidas más (¿cómo decirlo?) draconianas para hacer respetar el "magnífico" resultado del 2 de octubre.

Me atrevería a agregar, y espero estar equivocado, que si Duque no saca lo que acá llaman su "uribismo", el espíritu más radical del país (sí, el que se muestra sin pudor en las calles generalmente con camisetas de la selección Colombia) pedirá un candidato que sí hinche el pecho e impulse medidas más (¿cómo decirlo?) draconianas para hacer respetar el "magnífico" resultado del 2 de octubre.

Fernando Suárez Sánchez

22 de Febrero

0 Seguidores

Varios años de guerra contra carteles y contra otras formas de violencia (que se han malvivido y se han sobrevivido) y el país no estaba preparado para un ideología política tan poderosa que fuera capaz de poner en predicamentos al poder ejecutivo y a su capacidad de decisión sobre temas ya pasados por sentencias jurisprudenciales de la Corte Constitucional.

Varios años de guerra contra carteles y contra otras formas de violencia (que se han malvivido y se han sobrevivido) y el país no estaba preparado para un ideología política tan poderosa que fuera capaz de poner en predicamentos al poder ejecutivo y a su capacidad de decisión sobre temas ya pasados por sentencias jurisprudenciales de la Corte Constitucional.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia