Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 18 de Mayo de 2020

9102

1

Hace unas horas se conoció que el alcalde de Cartagena, William Dau, le aceptó la renuncia a su mano derecha: la gerente de la ciudad Mónica Fadul. Apenas unos días atrás se había ido el director de salud del Distrito Álvaro Fortich. Con ellos, Dau pierde las dos cabezas que lo estaban acompañando a frentear la pandemia del coronavirus, en momentos caóticos en los que la ciudad triplica sus casos en sólo 10 días y vuelve a sonar el ruido de una posible intervención nacional.

Según un comunicado oficial de la Administración, Fadul presentó su renuncia hace unos días argumentando razones “estrictamente personales”.

 

La Silla Vacía supo por dos fuentes distintas que tienen cómo saberlo que en su decisión habría tenido que ver un presunto distanciamiento, pues Fadul sentía que no era escuchada por el Alcalde, aunque le preguntamos a ella directamente y no obtuvimos respuesta.

Por su lado, el director del departamento distrital de salud Dadis, Álvaro Fortich, renunció en medio de versiones creíbles de que Dau varias veces se refirió en malos términos a él y a su trabajo.

Así lo dijo claramente, de hecho, la hija de Fortich en su twitter.

Y, aunque matizado, lo reconoció el propio exfuncionario en una entrevista a un programa local, al que le aseguró sobre el mensaje de su hija: “Esa es parte de la verdad”.

Al respecto, el Alcalde Dau dijo en una entrevista en la w que, aunque respetaba a Fortich, necesitaba a “alguien que ejecute, que ponga más camas UCI, que ponga más camas de nivel intermedio, que ponga más camas de hospitalización general”, dejando entrever que, para él, la salida se debió más a la gestión del médico.

Más allá del cruce de versiones, el temperamento fuerte, por no decir grosero, del mandatario ha quedado en evidencia en varias ocasiones ya en sus apenas casi cinco meses de mandato.

Por ejemplo, cuando el pasado 13 de abril les dijo "maricas, hijueputas" a los concejales de la ciudad, con los que tiene casada una pelea por los nexos de algunos con los clanes cuestionados de Dau venció en urnas y porque, por esos nexos, varios han intentado hacerle una oposición sin tregua.

Y también las muchas veces que, en esta emergencia, el Alcalde ha criticado a la gente porque sale a “pendejear” incumpliendo el confinamiento. 

La salida de Fadul y de Fortich, con pocos días de diferencia, es un golpe fuerte porque, además de la importancia de sus cargos, ellos dos y Dau conformaban una gerencia tripartita para hacerle frente a la pandemia.

Sus respectivas renuncias, sumadas a las preocupantes cifras del virus en la ciudad, han agitado la posibilidad de una intervención nacional en Cartagena.

Aunque venía con un promedio de más o menos 17 casos diarios, entre el 7 y el 17 de mayo La Heroica pasó de 404 a 1.259 contagios confirmados de Covid, una disparada que, aunque siempre cabe la posibilidad de que tenga que ver con un represamiento de pruebas cuyos resultados no habían salido, se entiende también a la luz del evidente incumplimiento de la cuarentena en varias zonas.

En redes abundan los ejemplos que dan cuenta de ciudadanos, de distintos barrios, saliendo como si nada, muchas veces sin medidas de distanciamiento y protección como el tapabocas.

“Hoy me tocó salida, he pasado por cuatro barrios, la gente en la calle normal, se respira una falta de autoridad”, nos dijo una cartagenera que prefirió que se omitiera su nombre.

Con 73 muertes por cada millón de habitantes (al momento de esta publicación), la ciudad tiene hoy después del departamento del Amazonas la tasa más alta de fallecimientos por coronavirus.

A eso se suma que, en la explicación pública que dio la semana pasada sobre la salida de Fortich, Dau reconoció falencias del alistamiento en salud, como por ejemplo que en dos meses él no ha visto ni una cama en Unidad de Cuidados Intensivos UCI, que son las vitales para atender a los pacientes críticos y cuya instalación es la idea de la cuarentena.

Y otras actuaciones que le han generado críticas, como que el mandatario no haya cerrado el Mercado de Bazurto (el más grande mercado público de la ciudad) como se lo recomendó varias veces su exfuncionario Fortich, sino hasta el pasado viernes y ese sitio se haya convertido en uno de los principales focos de contagio en la ciudad porque se movían entre cuatro mil y cinco mil personas en menos de 20 mil metros cuadrados. 

Desde hoy, sólo tienen acceso comerciantes minoristas y mayoristas. 

En medio de toda esta situación social y administrativa, empiezan a oírse cada vez más fuertes voces desde distintas orillas pidiendo una intervención nacional, ya sea para poner un gerente desde Bogotá, como lo pidió el presidente del Congreso Lidio García; o para crear una comisión especial que asesore las medidas, como señaló el procurador Fernando Carrillo.

“El tema es dramático... se trata de una ciudad que va de tercera en los contagios... y hoy el número de fallecidos equivale casi a la tercera parte de los fallecidos en Colombia. Yo creo que esto prende todas las alarmas", dijo el Procurador el pasado 15 de mayo.

Dau ya protagonizó otro encontrón con una de las voces que ha hablado en el mismo sentido que el Presidente del Congreso y que el Procurador.

Se trata del presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Bruce Mac Master, quien es cartagenero y en su cuenta escribió que considerara necesario “un Gerente del Covid para la ciudad que se encargue de apoyar a la administración en la coordinación y ejecución de las acciones necesarias”.

Dau contestó desde su cuenta en instagram acusando a Mac Master, que tiene siete años dirigiendo esa asociación, de no tener “experiencia en manejo de temas económicos en tiempos de pandemia”.

Y aunque luego, Mac Master volvió a trinar esto.

Hace unos minutos, Dau dijo que ya habían hablado para arreglar las diferencias y le hizo un reconocimiento al sector privado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por William Dau (@salvemos_a_cartagena) el

Hasta ahora, el Gobierno Nacional no ha dicho nada sobre la idea de la comisión o de la gerencia nacional lo local.

El viernes pasado hubo una reunión entre el Ministerio de Salud, la Alcaldía de Cartagena y la Gobernación de Bolívar en la que acordaron varias medidas, entre ellas que el Hospital Universitario del Caribe sea utilizado sólo para pacientes de Covid-19.

La situación recuerda el ruido de intervención nacional que viene rondando desde hace años a Cartagena, sumida en una crisis institucional y social evidenciada en los 11 alcaldes que tuvo en la última década, una posibilidad que parecía superada con William Dau.

Comentarios (1)

Fernando jaramillo

04 de Junio

0 Seguidores

Les quedo grande un problemita tan chiquito... enterrar a los muertos.

Les quedo grande un problemita tan chiquito... enterrar a los muertos.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia