Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 22 de Mayo de 2017

2007

0

El principal plan de Cambio Radical para tener una curul de Caldas, el departamento más poblado del eje cafetero, en el Senado es que el suspendido gobernador de Caldas, Guido Echeverri, quede habilitado para hacer política.

Así se lo dijo a La Silla el director del partido, Jorge Enrique Vélez, quien dice que están esperando que el Consejo de Estado se pronuncie sobre su caso para incluirlo en la lista al Senado que ya están armando con fichas en regiones como Antioquia y el Caribe.

Echeverri, quien fue la carta de la Unidad Nacional para evitar que el uribismo ganara en Caldas en 2015, está suspendido desde mediados del año pasado por una demanda de nulidad por una presunta inhabilidad para lanzarse por un lío que venía de su triunfante candidatura de 2011.

Si queda habilitado para hacer política, Cambio ganaría un candidato con apoyos de varios sectores que podrían trabajar con él para tener una curul: fue parte del grupo político del senador liberal, luego convertido al uribismo, Luis Guillermo Giraldo (gracias a quien fue coordinador departamental de la campaña de Álvaro Uribe en 2002), en 2011 fue candidato del conservatismo yepista y los liberales; el precandidato liberal Humberto de la Calle fue su abogado en la primera demanda de nulidad y es su amigo, y es cercano al presidente del Senado, Mauricio Lizcano, de La U.

Mientras el Consejo de Estado define, Cambio ya tiene confirmados a dos candidatos a la Cámara que tienen votos y conocimiento, para cumplir su objetivo nacional de doblar su número, conquistando una de las cinco curules caldenses.

El primero es el ex gobernador Mario Aristizábal, quien dejó el liberalismo y entró a Cambio Radical la semana pasada. Aunque en 2012 la Procuraduría lo inhabilitó en primera instancia por irregularidades en un contrato de compra de vehículos para la Gobernación, la misma Procuraduría la revocó definitivamente en 2014.

El segundo es el ex alcalde de La Dorada (el segundo municipio del departamento) Erwin Arias, elegido en 2011 con 15 mil votos y el aval de Cambio. A inicios de este año, el representante conservador Arturo Yepes lo denunció penalmente por presuntas irregularidades en un contrato de alimentación escolar. Arias se defiende de las acusaciones, en parte porque son, a su juicio, una persecución política.

Con estas dos cartas, Cambio quiere entrar a pelear las curules caldenses, ya que es el único partido de la coalición de Gobierno que no tiene asiento en la Cámara en representación de este departamento.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia