Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nicole Bravo · 09 de Febrero de 2021

Foto: Lorna Alomia

3812

0

El domingo pasado cerca de 500 personas marcharon en Buenaventura para exigir paz en su territorio. La movilización bloqueó durante cuatro horas la entrada de carga al Distrito e hizo un llamado nacional por la ola de violencia que vive el puerto más importante de Colombia. 

Al igual que las movilizaciones espontáneas que se han gestado desde el jueves de la semana pasada, ésta fue convocada por jóvenes. Los mismos que han asumido la vocería desde que la violencia se recrudeció a finales del año pasado, y quienes movieron en redes la tendencia #SOSBuenaventura que visibilizó la situación a nivel nacional.  

Como contamos aquí, y como explicó el Alcalde de Buenaventura y el Personero en esta entrevista, la disputa territorial entre las disidencias de la banda La Local, Los Shotas y los Espartanos viene desde el 30 de diciembre del año pasado y se refleja en los 38 enfrentamientos urbanos, 22 asesinatos y el desplazamiento de 156 familias en lo que va de este año, de acuerdo a la información de Noticentro.

Según cinco líderes sociales del distrito con los que habló La Silla Vacía, hay dos razones principales por las que los jóvenes llevan hoy la batuta de la protesta en Buenaventura. 

La primera es que ellos mismos son los más afectados por la violencia porque, ante la falta de empleo y de oportunidades, muchos terminan siendo parte de las bandas criminales que hoy se disputan el territorio. 

La segunda es que el Comité del Paro Cívico de Buenaventura, que antes lideró las protestas masivas por los problemas recurrentes de la ciudad, en esta ocasión no se pronunció de forma contundente. 

Hasta el 2017 el Comité era la voz principal de los habitantes de la ciudad. Con voceros entre los que se encuentra el hoy alcalde Víctor Vidal, el Comité lideró un paro de 21 días que logró el compromiso del Gobierno para invertir 1,6 billones anuales durante 10 años en obras claves. Desde entonces, el Comité tuvo resonancia a nivel nacional y dentro de las organizaciones afrocolombianas del país. 

Tanto que catapultó a Victor Vidal a la Alcaldía, como el primer mandatario electo por fuera de los tradicionales grupo políticos de Buenaventura, como contamos

Pero hoy, los jóvenes son la nueva fuerza que empieza a liderar la movilización del Distrito. 

Los jóvenes alzan la voz

La mayoría de los jóvenes que hoy lideran las protestas por la violencia en el principal puerto de Colombia hicieron parte del movimiento del Paro Cívico hace casi cuatro años y ahora se agrupan bajo el nombre de ‘Buenaventura Resiste’.

En este caso, por fuera de esa organización, arrancaron en redes sociales a lanzar un #SOSBuenaventura. Una tendencia que el pasado jueves hizo que el país centrara la atención en el puerto.

Con el alcance nacional que tuvo, líderes juveniles convocaron a la gente a salir a las calles para bloquear por casi dos horas el puente El Piñal, que es la única vía de acceso terrestre al Puerto. Todo en medio de las movilizaciones que empezaron la semana pasada con un promedio de 40 jóvenes, y culminaron con una marcha de casi 500 asistentes el domingo.

“Ante el silencio en el Comité del Paro Cívico, los jóvenes que siempre hemos estado, ahora tenemos que asumir la vocería ante cierta frustración que tenemos con algunas posturas del Alcalde, quien claramente no tiene la salida completa a esta crisis", dijo a La Silla Vacía Jhonatan Hurtado, comunicador social, activista bonaverense de 29 años y quien hizo parte del equipo que creó y ayudó a posicionar la tendencia #SOSBuenaventura. "Tenemos que hacer lo que siempre hemos hecho: ir a las calles”.

Las inconformidades

Históricamente, los picos de violencia han sido una de las razones que mueven la movilización en Buenaventura. Así pasó el 19 de febrero de 2014 cuando más de 60 mil personas vestidas de blanco se unieron a la marcha ‘Enterrar la violencia en Buenaventura para vivir con dignidad’.

 

Esa fue la génesis del Comité por la Marcha que continuó con movilizaciones. Tres años después, en 2017, pasó a llamarse Comité del Paro Cívico al liderar la movilización que paralizó por 21 días a Buenaventura que, en sólo dos semanas generó pérdidas por 42 mil millones de pesos, pero que logró concentrar la atención del país en los problemas del Puerto. 

En 2019, este movimiento impulsó la candidatura del actual alcalde, Víctor Vidal, elegido por voto de opinión.

Con Vidal en la Alcaldía, el rol del Comité frente a los reclamos de seguridad ha tomado un tono más institucional. En su Facebook compartieron el resumen de los consejos de seguridad de la Alcaldía, invitaron a la tuiteraton #SOSBuenaventura, compartieron videos sobre la situación del Distrito y, hace dos días, se sumaron a la marcha según el video que tienen en esta red social. 

Aún así, cuatro de los cinco líderes sociales de Buenaventura con los que hablamos, no ven un respaldo fuerte del Comité del Paro frente a las movilizaciones.

“Esa movilización ciudadana debería ser profundamente sentida, respaldada, incluso promovida desde el Comité del Paro Cívico y desde la Alcaldía. Sobre todo porque la movilización ciudadana es la génesis de la administración que hoy tenemos”, dice Isaías Cifuente, uno de los líderes con los que hablamos.

En el mismo sentido nos habló Leonard Rentería que, sin comprometer a la organización juvenil de la que hace parte, comentó que veía al Comité del Paro “desactivado del rol que había asumido desde un principio”. 

Esto porque según él, en administraciones anteriores, el Comité acompañaba las manifestaciones de los ciudadanos sin importar lo pequeñas que fueran. En el caso actual, aunque algunos pocos integrantes del Paro Cívico han estado en las movilizaciones, los jóvenes consultados consideran que le hace falta una acción más decidida.

Frente a esto, el padre Adriel Ruiz, integrante del Comité del Paro Cívico, le dijo a La Silla Vacía que desde la organización se han pronunciado y han apoyado las movilizaciones de los jóvenes. Pero que el Paro no es el único movimiento en Buenaventura.  

“Nosotros vemos el Paro Cívico como un espacio de interlocución con el Gobierno pero no es todo lo que sucede en la ciudad, sino que hay otras expresiones que se están movilizando y están usando las vías de hecho”, comentó. Además, agregó que todas esas movilizaciones son bienvenidas para exigir respuestas al Alcalde y a su gabinete.

Para el docente Carlos Manrique de la Universidad de los Andes, y quien ha seguido de cerca el Paro Cívico de Buenaventura, la nueva vocería de los jóvenes muestra un relevo generacional y, desde el punto de vista del Comité, expone “la transición de la protesta social de una movilización a una fase de proponer formas de Gobierno”.

Manrique también asegura que así como puede que el Comité se haya desconectado de las bases porque “se han centrado en los esfuerzos de las negociaciones con el Estado”, los jóvenes tampoco pueden desconocer la transformación social que hay en Buenaventura desde que ocurrió el Paro.

Lo que viene

Por ahora, ‘Buenaventura Resiste’ sigue en construcción. Los jóvenes están creando la hoja de ruta para fijar las metas del movimiento que está conformado por diferentes organizaciones. Todo esto mientras plantean las acciones diarias simbólicas y exigen asiento para hablar con el gobierno local y nacional.

Se trata de un nuevo actor en un lugar donde la protesta social tiene incidencia más allá de Buenaventura. Pues más allá de los números que logren convocar, tienen la capacidad probada de bloquear el acceso terrestre al mayor puerto exportador de Colombia. 

“Aquí se trata de Buenaventura, podemos tener nuestras diferencias internas en los procesos, pero nosotros estamos haciendo un llamado a la unidad”, dijo José Luis Rojas, uno de los voceros de Buenaventura Resiste.  “No importa quién se pronunció primero. El movimiento nuestro está creciendo y eso no significa que sea independiente”, agregó, resaltando que están los acuerdos del Paro y que de llegar separados a una conversación con el Gobierno Nacional, esto podría ralentizar los procesos para una mejoría en la ciudad. 

De la capacidad que tengan ambos movimientos para articularse ante el gobierno nacional depende la ejecución de los compromisos ya pactados, y de los que se pacten en el futuro.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia