Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Blogoeconomia · 02 de Noviembre de 2016

2195

1

Por Marc Hofstetter

(twitter: )

Que no, que nos ha aclarado el Ministerio de Hacienda. “ nos explicó la Ministra de Trabajo. Linda frase. Me pego de la prosa y propongo otras: que nuestras mujeres merecen amor y respeto; NO impuestos. Que nuestros profesores merecen amor y respeto; NO impuestos. Que nuestros jóvenes y trabajadores merecen amor y respeto; NO impuestos. Y bueno, ya metidos en esto: nuestros empresarios que tanto empleo generan merecen amor y respeto; NO impuestos. Ah, y los funcionarios que en su mayoría trabajan largas y honestas jornadas luchando por un mejor país, merecen amor y respeto; NO impuestos. ¿Y nuestros deportistas? Sin duda, amor y respeto, no impuestos. Como estribillo para una campaña populista las frases son inmejorables. Pero uno no puede hacer políticas públicas con estribillos.

La mayoría estaría de acuerdo con que el sistema tributario del país debería gravar con mayor vehemencia a aquellos que más ingresos tienen. Bueno, en realidad los economistas le pondrían apellido a la afirmación: dirían que paguen los que más ganen pero con descuentos para los que más se esfuerzan. Pero como el esfuerzo y la habilidad de los individuos no son fáciles de medir para la DIAN nos quedamos con la afirmación original: los que más ganan, más deberían tributar. (Si les interesa una digresión de economistas, nerda y fascinante, sobre habilidades e impuestos de Mankiw y Weinzierl es un buen punto de partida).

Si estamos de acuerdo en que “los que más ganan, más deben tributar” entonces el estribillo de marras que nos propuso la ministra hay que archivarlo. Veamos los números. En Colombia hay cerca de cinco millones de habitantes mayores de 60 años. La mayor parte no recibe pensión alguna. De los privilegiados que sí reciben pensión, cerca de un millón está jubilado con Colpensiones (en el régimen solidario de prima media con prestación definida) y alrededor de 100.000 con los Fondos Privados. ¿Qué tipo de pensión tienen? La tabla muestra el número de pensionados de Colpensiones, por rango de edad y por número de salarios mínimos que reciben.

El 91% de los pensionados de Colpensiones recibe menos de cuatro salarios mínimos. Si tuviera que tributar con los mismos criterios que los trabajadores, ese 91% no declararía renta. Si las pensiones tributaran como lo hacen los ingresos laborales, tendría que declarar renta sólo el 9% de ese millón de pensionados (con tarifas muy bajas para los que ganan cerca de cuatro salarios, y que se van empinando a medida que crece el ingreso).

En los Fondos Privados los números son un poco más dramáticos. De los menos de 100.000 pensionados de los FPs (por vejez o sobreviviencia, incluyendo los que reciben rentas vitalicias) sólo el 6% recibe ingresos por estos conceptos mayores a cuatro salarios mínimos.

En números redondos: según estos datos de los cinco millones de colombianos mayores de 60 años sólo cerca de 100.000 tienen pensiones de más de cuatro salarios mínimos y pagarían impuesto de renta si tributaran como los trabajadores. Una exención para ese 2% más rico es lo que uno termina defendiendo cuando afirma que las pensiones no deben tributar.

Los pensionados merecen amor y respeto. Mucho de ambos. Los casi cuatro millones de adultos mayores de 60 sin pensión en Colombia, también. Y los colombianos, merecemos un sistema tributario justo, no estribillos.

 

PS1: El DNP estima que los subsidios estatales a las pensiones suman cerca de 20 billones anuales. Dos terceras partes de esos recursos van al quintil más rico.

Comentarios (1)

Andres Felipe Garcia Rovira

03 de Noviembre

2 Seguidores

En Colombia tenemos un conflicto intergeneracional y ademas transformamos...+ ver más

En Colombia tenemos un conflicto intergeneracional y ademas transformamos el gasto del estado en sagrado, por lo que no importa si las pensiones o los subsidios a las universidades publicas van a los ricos, ya por ser publico esta santificado, asi como no importa si privatizar se gasta en bienestar para los mas pobres es pecado, eso es pensamiento medieval, pero peor de la academia.

Las historias más vistas en La Silla Vacia