Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Lucas Ospina · 20 de Mayo de 2016

12746

19

Mientras la Secretaría de Cultura Recreación y Deporte de la Administración de la Alcaldía Peñalosa envía un mensaje por redes en que anuncia una , la misma administración recrea una jugada deportiva y saca de taquito la ejecución de la Nueva Cinemateca Distrital de Bogotá. Lo de esta Secretaría parece ser, en efecto, lo de la “recreación”, pero no tanto para “recrear” en el sentido de darle gozo a una audiencia —en este caso, la que padece de una creciente cinefilia—, sino para ponerse creativos y “recrear” un peliculón de austeridad presupuestal que no corresponde a la grandilocuencia de las cifras con que la administración proyecta el tráiler de su acto histórico.

Mientras el Presidente Santos en Cartagena, en un encuentro de Ministros de Cultura de Iberoamérica, que “fomentar la cultura es construir la paz”, en Bogotá la Alcaldía Peñalosa le hace la guerrita al proyecto, no lo articula en el nuevo Plan de Desarrollo y desconoce la labor del pasado Director de la Cinemateca, Julián David Correa, donde el funcionario y su equipo aseguraron los recursos de un nuevo edificio con bodegas climatizadas para la filmoteca, una amplia mediateca, una galería, cinco espacios para los programas de formación y laboratorios de creación, y cuatro salas de cine con todos los sistemas de proyección, entre otros servicios.

La Alcaldía peca de adánica y solo está haciendo el ridículo al “destruir sobre lo construido” en algunos asuntos de cultura. A la administración Peñalosa parece ganarle el ánimo de echarle cemento a iniciativas que han florecido en un pasado remoto o cercano, sean Festivales de Música, sede para la Filarmónica, Centros Locales de Arte para la Niñez y la Juventud o Jornadas Educativas 40x40.

La construcción de la Nueva Cinemateca Distrital de Bogotá se tiene que hacer por dos motivos: uno, porque el dinero para la construcción (22.387.660. 628 millones de pesos) ya fue adjudicado en un proceso –en —  al consorcio Cine Cultura Bogotá conformado por Inversiones y Construcciones Andes S en C, Royal Suministros SAS y Donado Arce y Compañía. A este dinero se suma otro fondo de 9 mil millones de pesos, cargado al presupuesto de este año para legalizar el traspaso del lote propiedad de la ERU, Empresa de Renovación Urbana, al IDARTES (un trámite interno pues ambas entidades están adscritas a la Alcaldía). Y dos, porque la iniciativa para hacer un centro cultural en esta zona es el origen mismo de la disponibilidad del terreno, un espacio que fue expropiado a varias decenas de ciudadanos con el fin de iniciar un proceso de “renovación urbana” donde el principal beneficiario debía ser la ciudadanía misma.

El lote para la Cinemateca tiene una historia maldita y tortuosa, es una manzana envenenada. Todo el predio fue expropiado por la misma Alcaldía de Bogotá, hace varios años, bajo la disculpa de que iba a ser destinado a un bien de interés cultural. El proceso de expropiación se caracterizó por condiciones injustas y arbitrarias con la mayoría de sus antiguos habitantes. Katia González, la persona nombrada por Samuel Moreno como directora de la ERU —la entidad que ejecutó la acción—, al terminar su periodo en diciembre de 2011 dijo con orgullo: “A Renovación Urbana la voy a dejar con recursos”.

En la en El Tiempo, cuando le preguntaban a González por el proyecto de construcción de los dos lotes de la Manzana 5, ella decía: “Es el más avanzado. El segundo lote, donde se podrán construir unas 300 viviendas, se adjudicó a un inversionista-constructor y le va a representar al Distrito un retorno de su inversión en un 155 por ciento”. Y luego, cuando le preguntaban si el Centro Cultural España, proyectado para construirse ahí, se iba o no a hacer, González decía: “La Embajada de España me informó que hay aprobados 2'500.000 euros para la obra. No hemos dicho públicamente nada, porque se tuvo que modificar el convenio para que un tercero lo pudiera ejecutar, ya que nosotros no somos constructores. Se escogió a la fundación Escuela Taller de Bogotá, que es una entidad seria”.

La fundación escogida es seria, sí, pero serios no fueron ni los españoles ni la Alcaldía, cuando unos dijeron tener la plata, los otros no tenían lo de la licencia, y cuando unos tuvieron la licencia, los otros dijeron no tener la plata. En España ya se habían esfumado los recursos en la crisis económica que golpeó a ese país que llevaba años haciendo aspavientos de un blindaje a prueba de todo. ¿A dónde se fue el retorno de la inversión en un “155 por ciento” que con tanto orgullo mencionaba González? ¿por qué esos recursos ahora son tan esquivos para sumarse a la construcción de una nueva y bien equipada Cinemateca Distrital?

En , un trabajo de reportería sobre el caso de la expropiación, Lina Castellanos cuenta cómo los peces grandes de las especulación devoraron a varias docenas de propietarios para generarle al Estado ese “155 por ciento” de utilidad del que tanto se ufanó González como funcionaria pública. Saul Suárez, un hombre mayor de 70 años, que vivía en la zona en un lote propio con su mujer Amelia, además de señalar el acoso de los funcionarios de la ERU, la Policía y todas las batallas pérdidas y la indiferencia de los entes de control, contaba sobre el negociado a que fueron sometidos: “Es absurdo que la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá haya hecho un avalúo de doscientos o trescientos mil pesos por metro cuadrado. El otro día me fui a preguntar por un proyecto que están vendiendo, el proyecto BD Bacatá. Llegué a la sala de ventas, en la calle 19 # 5-20 y un apartamento de 125.32 metros cuadrados cuesta 733’591.950 millones de pesos, más o menos cinco o seis millones de pesos el metro cuadrado. A nosotros nos ofrecieron 200.000 pesos por metro cuadrado”.

Cuando el Alcalde Samuel Moreno fue destituido y apresado, y bajo la administración de Clara López como funcionaria a cargo, un grupo de funcionarios españoles hizo el viaje a la Indias para el de que el Centro Cultural España iba finalmente a ser construido. Se trataba de una nueva pantomima, otra deportiva recreación para evitar la acción legal con la que muchos de los expropiados intentaban recobrar sus predios invocando el artículo 70 de la Ley 388 de 1977: “La entidad que haya adquirido el bien en virtud de la expropiación por vía administrativa, adquiere la obligación de utilizarlo para los fines de utilidad pública o interés social que hayan sido invocados, en un término máximo de tres años”.

La Alcaldía, bajo nuevos artilugios, dilaciones y triquiñuelas, ganó todos los pleitos, y cuando en el 2011 el gobierno de España asumió su quiebra, quedó claro que el comodín de la cultura se había jugado solo para embellecer el naipe, que lo de la “renovación urbana” más el “Centro Cultural España” fue solo una jugada mercantil para favorecer los indicadores de gestión de los altos funcionarios de la ERU, González incluida, que actuaron en concordancia con los intereses de los tahúres del truco inmobiliario a los que les fue adjudicado más del 65% de la manzana a un precio tan bajo que permite hacer crecer la inversión en varios múltiplos con cualquier desarrollo urbanístico. La composición accionaria de varias de las empresas que desarrollan proyectos urbanísticos en el centro de Bogotá cuenta con la participación de varios grupos de empresarios españoles.

Hoy, sobre la manzana envenenada, se erige un monumento a la gentrificación, un proyecto de la Constructora QBO y la promotora Convivienda que, bajo el nombre City U, construye un alto complejo de edificios tan desangelado como el nombre con que han bautizado esta maqueta 1:1 de . Son tres torres de marco gris, de ventanas tan estrechas, herméticas y estiradas como la sensibilidad, astucia y arribismo de sus urbanizadores. Tres trabajos de pastelería y pastillaje urbanístico con un hediondo degradé en tonos verde y azul, una coloratura cínica en chambonas placas estriadas de cemento con la que QBO y Convivienda pretenden camuflar la mediocridad de su diseño y compensar la vista de los cerros de Guadalupe y Monserrate que las densas moles de City U ahora ocultan.

En Agosto de 2014, sobre la carrera tercera con calle 19, la Cinemateca Distrital instaló carpas provisionales para celebrar la próxima construcción de su nueva sede. La velada tuvo un tinte cinematográfico: mientras en pantalla gigante se proyectaban secuencias de películas colombianas, entre los asistentes deambulaba un elenco de actores con atuendos peliculeros, entre ellos, un Bolívar autócrata para Bolívar soy yo, un falso embajador hindú para El Embajador de la India y una mujer que ofrecía flores e inhalaba pegante para La vendedora de rosas. Faltó, sin embargo, dado el contexto de la locación, una película que destacó por su ausencia: La estrategia del caracol, de Sergio Cabrera, y como extras para evocarla habría bastado con invitar a los antiguos residentes de ese lote para que representaran el mismo destino sufrido por los personajes de esa tragicomedia: ser desahuciados.

En La estrategia del caracol un grupo de inquilinos va a ser desalojado de una gran casa marchita porque su propietario quiere hacer pasar el inmueble por un bien de interés cultural para crear una burbuja inmobiliaria, los residentes saben que la lucha está perdida pero recurren a todo tipo de maromas para dilatar el proceso. Al final, cuando los autoridades del Estado llegan al predio para dar la última estocada se encuentran con un cascarón endeble que se derrumba y deja ver el vacío: los habitantes se han llevado la casa a cuestas y solo han dejado un mural con el croquis de la fachada y un mensaje digno de despedida: .

Uno de los antiguos habitantes de esta zona escribió una distopia cuando vio que, de la noche a la mañana, su inmueble perdió el estatus de conservación arquitectónica y le llegó la orden perentoria de abandonar su hogar: “He sido expulsado de mi casa junto con los libros de la nutrida biblioteca que, libro a libro, levanté a lo largo de la vida. Alguien debería consignar ese hecho, como un punto más del programa Bogotá capital mundial del libro. Espero que en el futuro el horror sea patrimonio de la ficción y no de la realidad”. Las son del escritor Jairo Aníbal Niño, un artista desahuciado por la promesa de esa “cultura” que no le dio tiempo de idear su estrategia de caracol, pues dos años después de escribirlas, murió, en agosto de 2010.

La tomará en alquiler por 10 años una de las torres de City U con capacidad de 600 camas para albergar ahí a estudiantes, profesores y funcionarios. Tal vez en uno de esos habitáculos, un estudiante, profesor y funcionario, que no pueda conciliar el sueño por una sensación ominosa —producida tal vez por el fantasma del pasado delictivo y las maniobras leguleyas de los funcionarios estatales y las empresas constructoras que asesinaron jurídicamente a los antiguos propietarios para hacerse al lote—, se digne en su vigilia culposa a leer alguna de las obras de Jairo Anibal Niño. El lector insomne podría comenzar con algo de literatura infantil, como Zoro, donde un niño de la selva se enfrenta a un tigre de cristal, gigantes de piel de vidrio y águilas de hielo, o podría pasar a una obra de teatro documental llamada Los inquilinos de la ira que, basada en hechos reales, muestra cómo un grupo de campesinos —en su lucha por la tierra y por el techo— son asesinados por la fuerza pública.

O tal vez, para continuar con el ejercicio de “Recreación y Deporte”, con esta puesta en escena, en el futuro algún doctorando quiera salir de City U a estirar las piernas, luego de trabajar arduamente en una tesis sobre los funcionario públicos que impostan tener un doctorado (los "doctores" , , y compañía), y se meta a una función de cine en la recién inaugurada Cinemateca donde una película cuente la historia de la construcción de la Cinemateca misma (o tal vez la tesis sea sobre el retorno social de la inversión en cine y como le trae más beneficios de imagen en el exterior al país que toda una campaña de “Colombia es pasión”). O tal vez nada de esto suceda, no tengamos un “happy ending”, solo una puesta en abismo, un lote vacío a la espera de una partida presupuestal que nunca llegará, un cerco donde pasta la inoperancia y un cerramiento metálico descuidado con un grafiti anacrónico en clave cinematográfica: “Ahí tienen su hijueputa Cinemateca pintada”.

Posdata: "Qué si, que no, en mi casa mando yo", parece decir la Alcaldía Peñalosa que hace unos días decía que no había recursos para la Nueva Cinemateca Distrital y ahora, luego de la presión del sector audiovisual —en movilizaciones callejeras en el Concejo de Bogotá, redes sociales, cartas enviadas a medios de comunicación, proyecciones de cine y apoyo de directores de cine— dice que "sí" pero… En una nueva el grupo "Bogotá defiende su nueva cinemateca" hace varias aclaraciones sobre las imprecisiones dichas por los funcionarios de la Alcaldía de Bogotá en una rueda de prensa, cuestiona a esa adminstración por la pérdida de unos recursos que ya parecen estar asignados al proyecto y se pregunta "¿Cuál es el interés de vincular a los negocios privados en el proyecto?". Esta película continuará…

Comentarios (19)

apelaez

20 de Mayo

0 Seguidores

No entiendo, según los documentos del proceso de adjudicación de esa obra fue declarado desierto. Le pediría que revisara eso: http://www.eru.gov.co/contenido/contratacion/451-construccion-centro-cul...

No entiendo, según los documentos del proceso de adjudicación de esa obra fue declarado desierto. Le pediría que revisara eso: http://www.eru.gov.co/contenido/contratacion/451-construccion-centro-cul...

feperfer

21 de Mayo

0 Seguidores

Creo que eran alrededor de 20 propietarios, no 200, los de Manzana 5. La jugad...+ ver más

Creo que eran alrededor de 20 propietarios, no 200, los de Manzana 5. La jugada sigue siendo igual de truculenta, un atraco burocrático básicamente, pero valdría la pena revisar el número...

Lucas Ospina

22 de Mayo

26 Seguidores

En el edificio donde vivía Jairo Anibal Niño había por lo menos ocho apartamentos. En el lado opuesto de la manzana, sobre la tercera, había un edificio más grande, con varios apartamentos y un lavaseco, ahí se podían sumar al menos otros 15 propietarios. En la esquina opuesta, casí llegando al parque, había una tienda con un par de viejos y sus hijos. A mitad de la cuadra había un pequeño parqueadero, propiedad de otra pareja de viejos. Había, sí, dos o tres parqueaderos grandes, como lotes de engorde, y otra serie de casas pequeñas, unas habitadas otras no. Tal vez la cifra de 200 esté alta, pero sí eran muchos más que 20…

En el edificio donde vivía Jairo Anibal Niño había por lo menos ocho apartamentos. En el lado opuesto de la manzana, sobre la tercera, había un edificio más grande, con varios apartamentos y un lavaseco, ahí se podían sumar al menos otros 15 propietarios. En la esquina opuesta, casí llegando al parque, había una tienda con un par de viejos y sus hijos. A mitad de la cuadra había un pequeño parqueadero, propiedad de otra pareja de viejos. Había, sí, dos o tres parqueaderos grandes, como lotes de engorde, y otra serie de casas pequeñas, unas habitadas otras no. Tal vez la cifra de 200 esté alta, pero sí eran muchos más que 20…

Jose Mario Aristizabal

22 de Mayo

0 Seguidores

2 puede ser mucho mas que 20 pero 200 es muchísimo mas, en tus números da en...+ ver más

2 puede ser mucho mas que 20 pero 200 es muchísimo mas, en tus números da entre 40 y 50 propietarios, no existe peligro de que se devuelva la transacción porque existe en papeles, osea ese fideicomiso con un mandato irrevocable del lote implica que el proyecto comenzó hace varios años, que le devuelvan la expropiación al dueño anterior implica que debe pagar lo que le dieron y reconocer los intereses a la entidad, lo que no necesariamente es tan bacano como suena, porque la tasa es objeto de una controversia. Entiendo lo del Bacata y ese engendro de pirámide financiero al que todo el mundo le tiene ilusión es un negociado de españoles, en el cual con las comisiones ordeñan a los incautos, pero por lo menos ellos compraron el edificio del hotel para destruir el trafico de la 19 como va a terminar pasando, yo entiendo que la gente cree que un metro cuadrado es lo mismo que otro metro cuadrado que están separados por 4 cuadras, el problema es que el metro de estrato 2 sin optimizar el lote, con acabados de parqueadero vale muy diferente al "iconico edificio mas alto de latam" así que esa analogía no vale. Lo importante es que si hay una luz, el consejo debió aprobar mediante acuerdo el uso de este lote con destinación especifica, si es así y no general, el único que puede levantar la restricción de utilización del inmueble es el mismo consejo, osea fresco que ahí estaría blindado, lo importante es que la redacción sea así de especifica, que no creo, normalmente debió quedar como uso dotacional y entonces ahí si quieren pueden poner a la secretaria de hacienda.
Finalmente te debo decir que Sergio Cabrera es un artista por eso no entiende de negocios inmobiliarios y no se da cuenta que realmente en la estrategia del Caracol el que gano fue el dueño de la casa osea el personaje de Victor Mallarino, porque esa casa debia ser patrimonio de la ciudad, al desmantelarla le dejaron un lote sin ninguna restricción, con lo que con los contactos que tenia sencillamente era cambiarle la norma, se hacia un proyecto de apartamentos y ganaba mucho mas de lo que los inquilinatos dejan, yo me compre uno por casualidad y los costos de administración dañan el negocio que en principio parecen buenos, lamento despertarlo en la edad de la inocencia maestro, pero al final como en ese momento los negocios son la verdadera cultura que impera en el país.

feperfer

22 de Mayo

0 Seguidores

Claro, juntando propietarios, arrendatarios e inquilinos seguro eran muchos m...+ ver más

Claro, juntando propietarios, arrendatarios e inquilinos seguro eran muchos más. Me acuerdo del edificio de Jairo Aníbal Niño, pero por alguna razón no tanto del otro. En todo caso su punto es importante, porque muchas veces privilegiando el criterio de propietario (o número de predios) se minimiza el impacto de estos proyectos. Pero lo peor, como usted dice, fueron los avalúos. Hasta personas en la administración reconocían en su momento que habían sido demasiado bajos. Ahí sí fue pura "acumulación por desposesión". Habría que mirar cómo es que los "peritos avaluadores" hacen su trabajo y como varía según el lugar y el cliente. Y claro, a todo eso súmele la "utilidad pública" que nunca se materializó.
Los otros que vivían ahí eran los dueños de doña Blanca, la panadería...

feperfer

22 de Mayo

0 Seguidores

...y por cierto, buen artículo, gracias.

...y por cierto, buen artículo, gracias.

Lucas Ospina

22 de Mayo

26 Seguidores

En el edificio donde vivía Jairo Anibal Niño había por lo menos ocho apartamentos. En el lado opuesto de la manzana, sobre la tercera, había un edificio más grande, con varios apartamentos y un lavaseco, ahí se podían sumar al menos otros 15 propietarios. En la esquina opuesta, casí llegando al parque, había una tienda con un par de viejos y sus hijos. A mitad de la cuadra había un pequeño parqueadero, propiedad de otra pareja de viejos. Había, sí, dos o tres parqueaderos grandes, como lotes de engorde, y otra serie de casas pequeñas, unas habitadas otras no. Tal vez la cifra de 200 esté alta, pero sí eran muchos más que 20…

En el edificio donde vivía Jairo Anibal Niño había por lo menos ocho apartamentos. En el lado opuesto de la manzana, sobre la tercera, había un edificio más grande, con varios apartamentos y un lavaseco, ahí se podían sumar al menos otros 15 propietarios. En la esquina opuesta, casí llegando al parque, había una tienda con un par de viejos y sus hijos. A mitad de la cuadra había un pequeño parqueadero, propiedad de otra pareja de viejos. Había, sí, dos o tres parqueaderos grandes, como lotes de engorde, y otra serie de casas pequeñas, unas habitadas otras no. Tal vez la cifra de 200 esté alta, pero sí eran muchos más que 20…

GMolano

21 de Mayo

0 Seguidores

Creo que el proyecto de renovación urbana que comprende el área que va de la...+ ver más

Creo que el proyecto de renovación urbana que comprende el área que va de la 26 a la Jimenez y de la 5 a la 10 lleva mucho tiempo planeando, estudiando y meditando y etc. etc.. Tan es así que suele ser una tarea o asignación curricular frecuente de cuanto programa academico relacionado con arquitectura o urbanismo en las universidades que están en el sector. Una de las razones porque Peñalosa no le agrada el centro ampliado es que esa torta ya esta repartida. Y no se me haría raro que a la vuelta de unos años el lote que estaba destinado a la Cinemateca en una de esas vicisitudes planteadas por la crisis económica que se viene termine siendo destinada a especuladores inmobiliarios para terminar siendo un centro comercial.

Jose Mario Aristizabal

22 de Mayo

0 Seguidores

Lucas tu narrativa es digna de Bertolt Brecht, supongo que por ley del Karma p...+ ver más

Lucas tu narrativa es digna de Bertolt Brecht, supongo que por ley del Karma por un DESS que aciertes debes embarrarla con incoherencia. Yo que aprecio tu inocencia me di a la tarea de revisar tu preocupación y encontré que no tienes ni idea de lo que estas hablando porque en el amañado proceso de invitación publica, en la cual hubo un solo oferente porque no tenían estudios y diseños serios(el tema eléctrico es vulgar como se ve en preguntas y respuestas) para que otro interesado de peso como Arquitectura y Concreto se le midiera, por eso el que se presento, no solo no cumple sino que se encuentra inhabilitado, por eso se declaro como dice Pelaez desierta, la verdad es que como yo pensé que decías la verdad la busque en el SECOP kafkianamente porque cada vez es peor entender esa base de datos y la conclusión es que tu proceso no existe amigo Gregor, así que no te inventes cosas como que fue adjudicado legítimamente al único amigo del alcalde anterior que lo presento en el amañado termino de dos meses. Por cierto el proyecto no creo que este tan maduro como te inventas porque según la invitación la licencia es XXXXXX lo que en virtud de que dejamos los números romanos implica que no existe, ademas como no había certificado de disponibilidad presupuestal, sencillamente este proceso era ilegal. Finalmente lo que hace este alcalde que a diferencia de Lucas quien si tiene doctorado y por eso lee lo que quiere leer, es convocar al sector privado para hacer una APP para realizar el proyecto. A diferencia de lo que piensa el querido amigo German, en cualquier proceso publico que no este firmado y aun en los que están firmados, se puede rebarajar mediante Otrosies, porque la voluntad de las partes se considera inherente, porque el publico cambia porque quiere y el privado porque gana.

Lucas Ospina

22 de Mayo

26 Seguidores

Aquí aparece adjudicada la construcción y la licencia: http://eru.gov.co/documentos/contratacion/PACINEMATECA/028AADJUDICACION.pdf
Y fue con afán (dejaron firmado el regalito de navidad el 24 de diciembre, 9 días luego del "desierto" que menciona Apelaez), Y por acá, en esta entrevista, el Director saliente de la Cinemateca, da cuenta de cómo se giraron los recursos:
"Los recursos para el nuevo edificio de la Cinemateca se han girado en tres distintas vigencias…"
http://www.eltiempo.com/entretenimiento/cine-y-tv/exdirector-de-cinemate...
Confío en el análisis versado que usted y otros puedan hacer sobre esto, lo mío, sí, es más la narración y tal vez en lo único que puedo refutar su comentario es en afirmar enfáticamente que no tengo doctorado, solo una Maestría en Escultura, así que dígame "Maestro" (pero más a nivel de Don Chinche, el personaje de la serie televisiva de los domingos, que por cierto era filmado en la locación de la manzana maldita).

Aquí aparece adjudicada la construcción y la licencia: http://eru.gov.co/documentos/contratacion/PACINEMATECA/028AADJUDICACION.pdf
Y fue con afán (dejaron firmado el regalito de navidad el 24 de diciembre, 9 días luego del "desierto" que menciona Apelaez), Y por acá, en esta entrevista, el Director saliente de la Cinemateca, da cuenta de cómo se giraron los recursos:
"Los recursos para el nuevo edificio de la Cinemateca se han girado en tres distintas vigencias…"
http://www.eltiempo.com/entretenimiento/cine-y-tv/exdirector-de-cinemate...
Confío en el análisis versado que usted y otros puedan hacer sobre esto, lo mío, sí, es más la narración y tal vez en lo único que puedo refutar su comentario es en afirmar enfáticamente que no tengo doctorado, solo una Maestría en Escultura, así que dígame "Maestro" (pero más a nivel de Don Chinche, el personaje de la serie televisiva de los domingos, que por cierto era filmado en la locación de la manzana maldita).

Jose Mario Aristizabal

22 de Mayo

0 Seguidores

Maestro Lucas desde los procesos de contratación de Barranquilla nunca había...+ ver más

Maestro Lucas desde los procesos de contratación de Barranquilla nunca había visto tanto folclor, tiene razón pero le sugeriría quitar de su texto "un proceso público y legítimo", porque el informe técnico de cierre mostraba que no cumplía la propuesta https://drive.google.com/file/d/0B-n57oGmSoMlNVNZYVJpSGlSaWs/view por lo que realmente estamos ante una ilegalidad de proporciones hollywoodezcas, porque para cambiar las condiciones de un proceso en ese tiempo, se requiere un concepto técnico y las invitaciones publicas después de declarar un proceso desierto implican unos tiempos que no se cumplieron, este acto es demandable con responsabilidad penal y fiscal para funcionarios y contratistas. Pero vamos a lo esencial, no es tan malo que reorganicen el proyecto, aunque lo absurdo es el desembolso de recursos de los cuales como una tercera parte ya no se ven en el proyecto, pero yo le diría que conviene mas deshacer este contrato porque yo mire los estados financieros de los que se "ganaron en forma limpia este contrato", son empresas de Papel que posiblemente se terminarían robando esta plata sin ejecutar este proceso irregular, le diría en mi experiencia que si ellos comienzan no van a terminar en las condiciones especificadas este proyecto porque no realmente no tienen la experiencia ni la capacidad excepto en carteles de contratación.

Lucas Ospina

22 de Mayo

26 Seguidores

Le copio el toma y dame editorial. Ya dejé plantada la duda que usted plantea en el texto —le sume un "en apariencia" para referir "lo público y legítimo" del proceso— y bajé los 200 habitantes a varias docenas.

Le copio el toma y dame editorial. Ya dejé plantada la duda que usted plantea en el texto —le sume un "en apariencia" para referir "lo público y legítimo" del proceso— y bajé los 200 habitantes a varias docenas.

DIDUNDI

23 de Mayo

3 Seguidores

Antes se oía, q SE ES ladrón indiferente d si es $1 o $1’.000; con las mul...+ ver más

Antes se oía, q SE ES ladrón indiferente d si es $1 o $1’.000; con las multas a los azucareros se enjuició no el delito sino el monto d la multa x el delito, poechitos los azucareros. Y ahora el delito socio-cultural d la burocracia Peñalosista se pretende minimizar x si los despojados son 2, 20 o 200.
Lucas término siendo corto, al paso q va la política recreacionista d larguerin, no alcanzará ni para la HP pintura la Cinemateca Pintada.

DIDUNDI

23 de Mayo

3 Seguidores

El Alcalde en su laberinto d mentiras, ahora tampoco es maestro. Y d ñapa inv...+ ver más

El Alcalde en su laberinto d mentiras, ahora tampoco es maestro. Y d ñapa investigación psiquiátrica x mentiroso compulsivo.
Ya decía yo q tanta obsesión x Bogotá lo traía d cabezas, nada bueno resultaría y urgía una revaluación d tipo psiquiátrico. No me hicieron caso.
Y es q d verdad viene d dando tumbos raros, miente en el doctorado, miente en la maestría, victimiza las víctimas y miente cuando dice q le pidieron 1500 palos d los grandes x dejar pasar la vuelta a Colombia en bicicleta.
!!Pobreee.. Peña...!

Felipe Salcedo

23 de Mayo

0 Seguidores

En este recuento falta decir qué paso entre diciembre de 2011 y agosto de 201...+ ver más

En este recuento falta decir qué paso entre diciembre de 2011 y agosto de 2014. No tuvo ningún mérito la administración Petro en gestionar lo necesario para la construcción de la Cinemateca y saldar, al menos en parte, los errores y horrores del desalojo que se había producido? ¿Por qué no se menciona esta parte de la historia?

Lucas Ospina

23 de Mayo

26 Seguidores


Bien por Petro por mantener el apoyo al Director de la Cinemateca, alguién me dijo que él, como Alcalde, había propuesto que una de las salas de la cinemateca llevara el nombre de Jairo Anibal Niño como forma de "reparación simbólica". Sin embargo, entre el 2011 y el 2014 fue poco lo que vi que hiciera por evitar que su Alcaldía quedara asociada a este proyecto, en la foto se ve como el logo de "Bogotá Humana" está a la par de QBO en la contrucción de estas infames torres. El texto no me alcanzó, pero este proyecto tiene un eco unas cuadras más abajo, en La Hoja, donde la Alcaldía Petro tuvo buenas intenciones, beneficios para muchos de sus habitantes y un cambio radical en el contrato social sobre el uso proyectado para estos terrenos, pero una ejecución, en términos de arquitectura, casí tan pobre —y tan estrecha en sus vistas y ventanas— como la de Citi U. El artículo de LSV sobre el asunto es diciente: http://lasillavacia.com/historia/victor-52540
Siempre pensé, en mi ingenuidad, que la Alcaldía de Petro iba a dar la batalla por la "manzana maldita", más allá de lo simbólico, y que además de la muelita de la Cinemateca iba a limitar la construcción de los privados y lograr un mejor equilibrio entre el negocio y el ocio con algo de proporción para viviendas de interés social —para resarcir, por ejemplo, a algunos de los antiguos moradores— y áreas públicas de circulación para la gente que sube a Monserrate, parques, corredores, pero no fue así. Tal vez Petro haya hecho algo más, pero la evidencia de estas tres torres, cada una con más de 600 camas para dormitorios universitarios, y un centro comercial, no muestra mucha intención por parte de la administración pasada en cambiar en algo, más allá de lo predecible, para el uso del terreno pactado en la manguala de la ERU y QBO.


Bien por Petro por mantener el apoyo al Director de la Cinemateca, alguién me dijo que él, como Alcalde, había propuesto que una de las salas de la cinemateca llevara el nombre de Jairo Anibal Niño como forma de "reparación simbólica". Sin embargo, entre el 2011 y el 2014 fue poco lo que vi que hiciera por evitar que su Alcaldía quedara asociada a este proyecto, en la foto se ve como el logo de "Bogotá Humana" está a la par de QBO en la contrucción de estas infames torres. El texto no me alcanzó, pero este proyecto tiene un eco unas cuadras más abajo, en La Hoja, donde la Alcaldía Petro tuvo buenas intenciones, beneficios para muchos de sus habitantes y un cambio radical en el contrato social sobre el uso proyectado para estos terrenos, pero una ejecución, en términos de arquitectura, casí tan pobre —y tan estrecha en sus vistas y ventanas— como la de Citi U. El artículo de LSV sobre el asunto es diciente: http://lasillavacia.com/historia/victor-52540
Siempre pensé, en mi ingenuidad, que la Alcaldía de Petro iba a dar la batalla por la "manzana maldita", más allá de lo simbólico, y que además de la muelita de la Cinemateca iba a limitar la construcción de los privados y lograr un mejor equilibrio entre el negocio y el ocio con algo de proporción para viviendas de interés social —para resarcir, por ejemplo, a algunos de los antiguos moradores— y áreas públicas de circulación para la gente que sube a Monserrate, parques, corredores, pero no fue así. Tal vez Petro haya hecho algo más, pero la evidencia de estas tres torres, cada una con más de 600 camas para dormitorios universitarios, y un centro comercial, no muestra mucha intención por parte de la administración pasada en cambiar en algo, más allá de lo predecible, para el uso del terreno pactado en la manguala de la ERU y QBO.

Jose Mario Aristizabal

24 de Mayo

0 Seguidores

Lucas ese es tu problema mas simpatico, tu crees que uno hace proyectos donde ...+ ver más

Lucas ese es tu problema mas simpatico, tu crees que uno hace proyectos donde solo hasta, seria mejor que los andes fuera gratuita, pero entonces como te pagarian tu sueldo?, todo debe coexistir, debe ser rentable, estetico y algo de social, pero las obras de beneficencia se hacen siempre a costa de por ejemplo que los niños no desayunen, en la priorización de recursos del estado, debe primar el interes general, osea que se mezclen lo publico y lo privado, lo social y lo comercial, con transparencia y eficiencia, de resto termina en la plata que se robo Petro o Sammy o Clara o Lucho, osea fiesta de la social bacaneria.

DIDUNDI

25 de Mayo

3 Seguidores

Y d repente se encuentran con el problema más cómodo priorizando los aportes...+ ver más

Y d repente se encuentran con el problema más cómodo priorizando los aportes a los desvalidos dl AIS, primando el interés PARTICULAR.
O se ins/centivan los falsos positivos, chuzadas a magistrados y periodistas, igualmente priorizando los mismos intereses particulares.
Ooohhh..!! país pasado, presente y futuro tan hermoso.

Lucas Ospina

23 de Mayo

26 Seguidores

Bien por Petro por mantener el apoyo al Director de la Cinemateca, alguién me dijo que él, como Alcalde, había propuesto que una de las salas de la cinemateca llevara el nombre de Jairo Anibal Niño como forma de "reparación simbólica". Sin embargo, entre el 2011 y el 2014 fue poco lo que vi que hiciera por evitar que su Alcaldía quedara asociada a este proyecto, en la foto se ve como el logo de "Bogotá Humana" está a la par de QBO en la contrucción de estas infames torres. El texto no me alcanzó, pero este proyecto tiene un eco unas cuadras más abajo, en La Hoja, donde la Alcaldía Petro tuvo buenas intenciones, beneficios para muchos de sus habitantes y un cambio radical en el contrato social sobre el uso proyectado para estos terrenos, pero una ejecución, en términos de arquitectura, casí tan pobre —y tan estrecha en sus vistas y ventanas— como la de Citi U. El artículo de LSV sobre el asunto es diciente: http://lasillavacia.com/historia/victor-52540
Siempre pensé, en mi ingenuidad, que la Alcaldía de Petro iba a dar la batalla por la "manzana maldita", más allá de lo simbólico, y que además de la muelita de la Cinemateca iba a limitar la construcción de los privados y lograr un mejor equilibrio entre el negocio y el ocio con algo de proporción para viviendas de interés social —para resarcir, por ejemplo, a algunos de los antiguos moradores— y áreas públicas de circulación para la gente que sube a Monserrate, parques, corredores, pero no fue así. Tal vez Petro haya hecho algo más, pero la evidencia de estas tres torres, cada una con más de 600 camas para dormitorios universitarios, y un centro comercial, no muestra mucha intención por parte de la administración pasada en cambiar en algo, más allá de lo predecible, para el uso del terreno pactado en la manguala de la ERU y QBO.

Bien por Petro por mantener el apoyo al Director de la Cinemateca, alguién me dijo que él, como Alcalde, había propuesto que una de las salas de la cinemateca llevara el nombre de Jairo Anibal Niño como forma de "reparación simbólica". Sin embargo, entre el 2011 y el 2014 fue poco lo que vi que hiciera por evitar que su Alcaldía quedara asociada a este proyecto, en la foto se ve como el logo de "Bogotá Humana" está a la par de QBO en la contrucción de estas infames torres. El texto no me alcanzó, pero este proyecto tiene un eco unas cuadras más abajo, en La Hoja, donde la Alcaldía Petro tuvo buenas intenciones, beneficios para muchos de sus habitantes y un cambio radical en el contrato social sobre el uso proyectado para estos terrenos, pero una ejecución, en términos de arquitectura, casí tan pobre —y tan estrecha en sus vistas y ventanas— como la de Citi U. El artículo de LSV sobre el asunto es diciente: http://lasillavacia.com/historia/victor-52540
Siempre pensé, en mi ingenuidad, que la Alcaldía de Petro iba a dar la batalla por la "manzana maldita", más allá de lo simbólico, y que además de la muelita de la Cinemateca iba a limitar la construcción de los privados y lograr un mejor equilibrio entre el negocio y el ocio con algo de proporción para viviendas de interés social —para resarcir, por ejemplo, a algunos de los antiguos moradores— y áreas públicas de circulación para la gente que sube a Monserrate, parques, corredores, pero no fue así. Tal vez Petro haya hecho algo más, pero la evidencia de estas tres torres, cada una con más de 600 camas para dormitorios universitarios, y un centro comercial, no muestra mucha intención por parte de la administración pasada en cambiar en algo, más allá de lo predecible, para el uso del terreno pactado en la manguala de la ERU y QBO.

Las historias más vistas en La Silla Vacia