Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por De la Dirección · 10 de Noviembre de 2020

12267

2

Hace un año, cuando hicimos nuestra anterior campaña de SúperAmigos, prometimos hacer viral el criterio con dos apuestas claras: llevar nuestro periodismo a las redes sociales sin perder profundidad y hacer un canal de podcasts.

Obvio, no sabíamos que la vida iba a cambiar tanto y tan de repente. El covid conspiró a favor de nuestra primera estrategia y ralentizó un poco la segunda. Pero, al final, logramos ambas.

Estudios de consumo de medios como el del Instituto Reuters de la Universidad de Oxford muestran que cada vez más gente comienza y termina su experiencia informativa en Twitter, Facebook o Instagram. 

Por eso, concluimos que ya no tenía sentido seguir pensando en las redes como medios donde uno ‘tira un gancho’ para atraer a los lectores a la página web sino más bien como otras plataformas igual de importantes para los lectores de La Silla.  

Fue una conclusión a la que no fue fácil llegar, y mucho menos, poner en práctica porque implicó mover a redes a unos de nuestros mejores periodistas, comenzando por Juan Esteban Lewin, que lidera la estrategia, y contratar a otros para producir hilos, carruseles y videos para las redes. 

Todavía nos falta aprender mucho, pero la apuesta nos ha funcionado a juzgar por la audiencia fiel que hemos comenzado a construir en redes y por el cambio de cultura organizacional que comienza a darse también hacia adentro de La Silla.

La pandemia, paradójicamente, consolidó en semanas el cambio que anticipábamos se iba a dar en meses porque la gente, encerrada en sus casas, no se ha despegado de la pantalla.

Ha sido muy chévere descubrir que para muchos usuarios de La Silla, sobre todo los más jóvenes, La Silla ahora es lo que sale en Instagram. Y que nuestro propósito de ‘colonizar’ ese espacio con periodismo en otro formato, pero sin perder la complejidad y la profundidad de lo que cubrimos, ha sido posible.

La segunda promesa a nuestros SúperAmigos es que íbamos a meterle la ficha de verdad a lo sonoro. Eduardo Briceño, quien desafortunadamente dejó La Silla este año para irse a estudiar una maestría en Oxford, fue pionero de los podcasts en Colombia con el Podcast de La Silla los domingos, que ya superó los 200 capítulos. Pero, durante varios años fue un esfuerzo un tanto aislado. 

Sin embargo, el año pasado, y gracias en parte a la pasión de Eduardo, y en parte a comentarios de varios SúperAmigos que les parecía que La Silla se estaba quedando atrás en lo sonoro y audiovisual, nos metimos de lleno a sacar adelante un canal de Podcasts.

Hoy se los presentamos. 

En esta sección, podrán escuchar los tres podcasts que está haciendo La Silla: el Podcast de La Silla que sale todos los domingos, ahora a cargo de Tatiana Duque, y que explora un tema del poder en voces de sus protagonistas y de expertos de La Silla Llena; el Podcast del Futuro del Futuro, en el que entrevisto a personajes internacionales, que anticipan lo que viviremos en diez años; y nuestro nuevo Podcast Los Incómodos, un podcast narrativo a cargo de Laura Ardila, en el que las voces de los líderes sociales nos ayudan a comprender la importancia de que existan.  Los invito a suscribirse.

Nuestra ilusión para el próximo año es tener ojalá dos más. Durante la pandemia, la gente está leyendo más y oyendo menos, quizás porque hemos cambiado los trancones por el encierro. Pero creemos que una vez superemos este paréntesis la gente vuelva a emocionarse con los podcasts, y especialmente, con los podcasts de La Silla.

Estos dos proyectos, que han ayudado a viralizar el criterio de La Silla entre audiencias más jóvenes y en otras plataformas, son el producto directo de las ideas y del apoyo de los SúperAmigos.

Este año, nuestra apuesta es por reforzar nuestro equipo de investigación. 

Para eso, estamos transitando hacia un esquema de membresías recurrentes, que nos permitan saber si contamos con un colchón suficiente para hacer esas investigaciones, que requieren semanas de escarbar, a veces para no encontrar nada.  

Las membresías, a diferencia de los muros de pago, buscan garantizar que nuestros SúperAmigos crezcan a la par con La Silla, participando en nuestros cursos, charlas, y experiencias. 

También decidimos cerrar nuestro espacio de comentarios solo para los SúperAmigos, una decisión que pensamos mucho. 

Somos conscientes de que la mayoría de lectores jamás comentan. Yo, que soy una asidua lectora de medios, jamás he escrito un comentario en ninguno de los medios que consulto. 

Pero, al mismo tiempo, sentimos que dado que todo el mundo puede comentar nuestras historias en redes, queremos reservar el espacio privilegiado de la página para nuestra comunidad más cercana. Eso, esperamos, blindará los comentarios de los troles, de los que sacan varios perfiles para comentarse a sí mismos, de los que no se molestan con leer la historia antes de comentarla.

Es posible que nos equivoquemos, y que el arte de la conversación digital sea una mera ilusión. O puede ser que los SúperAmigos se atrevan a comentar sabiendo que es una conversación entre gente que cree en el valor del periodismo.

Comentarios (2)

Luis Barajas

10 de Noviembre

0 Seguidores

Gracias por hacer de La Silla Vacía un espacio cada vez más interesante.

Gracias por hacer de La Silla Vacía un espacio cada vez más interesante.

Olga L Gonzalez

11 de Noviembre

394 Seguidores

No me queda claro. ¿Se puede comentar o no? Aca, parece que si, pero solo puedo responder a un comentario anterior. Pienso en todo caso que es bueno dejar comentarios activos, en cambio pueden poner reglas contra trolls.

No me queda claro. ¿Se puede comentar o no? Aca, parece que si, pero solo puedo responder a un comentario anterior. Pienso en todo caso que es bueno dejar comentarios activos, en cambio pueden poner reglas contra trolls.

Las historias más vistas en La Silla Vacia