Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Mariana White Londoño · 05 de Marzo de 2020

5134

12

El atentado a Sara Fernández, la profesora de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Antioquia que fue apuñalada en la madrugada del miércoles, no solo pone más en tensión a la comunidad universitaria, sino que le prende fuego a la relación entre los profesores, estudiantes y empleados de la principal universidad pública de Antioquia y el alcalde Daniel Quintero, que viene chocando por el protocolo que permite la entrada del Esmad a universidades si hay información de presencia de explosivos adentro.

Todavía en el hospital y aún con oxígeno después de un procedimiento quirúrgico de pulmón, Fernández grabó un video en el que dice que no fue un atentado a ella sino a toda la comunidad universitaria y, en vez de referirse a los agresores, le pide a Quintero “que retire su mal llamado protocolo” y al Esmad de la Universidad.

Horas antes de ser apuñalada, en la Asamblea Multiestamentaria de esa institución, Fernandez había denunciado, de manera vehemente, que se sentía amenazada.

Se refería al panfleto que apareció el lunes regado por los pasillos de la Universidad, en el que las Autodefensas Gaitanistas de Colombia amenazan con ‘exterminar’, con nombre propio, a 10 asociaciones y cinco personas de la institución, dos de ellos profesores, “si no cesan las revueltas, las bombas”.

Este papel, con firma de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, pero luego desmentido en la supuesta cuenta de Twitter de esa organización criminal, decía que por medio de seguimientos e infiltraciones habían comprobado la vinculación de los amenazados con grupos subversivos.

Ella, como algunos integrantes del Consejo de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la UdeA y de las asociaciones de profesores Aspudea y Asoprudea, de la cual Sara es secretaria de la junta, piensan que el atentado tiene relación con el panfleto del lunes, que aparece en medio del rechazo que en general han tenido las últimas acciones de Quintero dentro de la Universidad.

“Lo peor que puede pasar desde el panfleto de ayer es que hoy ya haya una primera víctima de un atentado”, dijo el rector Jhon Jairo Arboleda, quien también estuvo presente en la Asamblea Multiestamentaria.

Según allegados a ella, la profesora no había recibido amenazas previas al panfleto y el agresor no se llevó nada de su casa, por lo que descartan la primera hipótesis de las autoridades de que se trataba de un robo. 

“Se trata de una escalada del conflicto iniciado con la entrada del Esmad, porque esa medida reforzó el imaginario de universidad pública como un campo de combate”, opina el vocero del Consejo de Estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas.  "Refuerza el discurso de que la UdeA es un aparato subversivo, cuando siempre ha sido una minoría la que ha optado por la acción clandestina y violenta".

A eso mismo se refiere la profesora en el video, pues el polémico protocolo, que algunos (incluido el rector) no consideran un protocolo porque no tiene reglas claras, ha sido el centro del debate de las últimas asambleas de maestros, alumnos y el martes de la multiestamentaria. Y de protestas de estudiantes que consideran al alcalde “un traidor” (pues es egresado de esa alma mater) y una “persona no grata”.

Las decisiones finales de las últimas asambleas de estudiantes y profesores piden que se derogue ese permiso (que fue elogiado por parte de empresarios), pues consideran que pone en riesgo su seguridad. 

Además, como nos contó un líder estudiantil, no ha habido ninguna manifestación pública de algún grupo significativo de integrantes de la comunidad que lo respalde.

Aún así, Quintero se ha mostrado firme. 

“Hay una línea roja que no vamos a dejar cruzar: el uso de explosivos en universidades. Intervendremos todas las veces que sea necesario”, fue el mensaje.

En la misma línea de lo que dijo la alcaldesa Claudia López en la Universidad Distrital en Bogotá (aunque ella expresó que no permitiría la entrada del Esmad), Quintero dijo que está dispuesto a dialogar, pero les cuestiona a los estudiantes y profesores que no condenen el accionar de los encapuchados.

Y es que Quintero estrenó el protocolo el pasado 20 de febrero, a raíz de un ‘tropel’, que es cuando encapuchados, no siempre estudiantes (aunque sí como en el caso de Julián Orrego, un estudiante que murió en diciembre al caer encima de unas bombas), lanzan piedras o bombas artesanales a la Fuerza Pública y destruyen implementos de la universidad como torniquetes alegando que es una forma de protesta contra el Estado. 

Cuando esto sucede, las directivas de la Universidad ordenan la evacuación de las instalaciones; sin embargo, algunas personas se quedan porque no lo consideran peligroso. Es así como aquel día, y con la presencia de un gran número de estudiantes, se permitió la entrada del Esmad, algo que no sucedía así desde el 2016.

La semana pasada la comisión accidental del Concejo de Medellín, creada para vigilar que se cumpla con todas las medidas de seguridad antes de hacer efectivo el protocolo, llamó a Quintero a que lo suspendiera mientras se instala una mesa de diálogo con la comunidad universitaria. Y aunque no hubo pronunciamiento oficial, sí algo que puede considerarse como un gesto: el martes hubo manifestaciones controladas por el Esmad en la Universidad Nacional (sede Medellín), y el alcalde no dio la orden de ingreso. Los policías antidisturbios se quedaron afuera.

Desde comienzos de la semana, La Silla buscó a Quintero pero este miércoles su jefe de prensa nos dijo que “el alcalde por el momento no se va a pronunciar”.

Su plataforma de comunicación más activa es Twitter, donde condenó el ataque a la profesora y dijo que “hay que desterrar todas las violencias de las universidades. No hay duda en que las violencias se alimentan unas a otras”, y minutos más tarde publicó un tuit con alusión a los encapuchados. 

Para Fernando Quijano, director de Corpades y defensor de derechos humanos, el alcalde se equivoca cuando hace ver a los encapuchados como el problema de violencia, cuando estos “no desaparecen, no disparan, no asesinan, no cobran vacuna”, mientras hay un crimen organizado con más de 7 mil miembros en la ciudad que sí lo hace.

¿Quién atentó contra la profesora?

Quintero salió a decir temprano que habían aprehendido al responsable: “Niño de 13 años habitante de calle, entra por su balcón, según él a hurtar por instrucción de dos personas más y la hiere con arma blanca”, y luego se retractó:

Mientras se esclarece el crimen, el atentado a Fernández ha traido de vuelta todos los fantasmas de los años 80 y 90, época en que los paramilitares atentaron contra la vida de profesores de la Universidad de Antioquia. 

Gustavo Duncan, profesor del departamento de Gobierno y Ciencias Políticas de la Universidad EAFIT de Medellín y experto en temas de conflicto, cree que lo de ahora es diferente.

"El atentado es algo ‘sui géneris’ y no podríamos hablar de una guerra declarada contra integrantes de la universidad pública, como sí la hubo en la época de Castaño", dice Duncan. "En todo caso no sería un grupo profesional, al menos no un grupo sicarial organizado sino más bien chapucero", aunque no conoce el caso a fondo, aclara.

Quijano, por el contrario, cree que no se puede descartar que el atentado haya sido por parte de algún grupo de crimen organizado. 

“Pudo haber sido cualquiera, de derecha, de izquierda o de centro, pescando en un río revuelto”, concluye. Quijano dice que el Alcalde debería convocar la mesa de diálogo para evitar que quienes quieran desestabilizarlo, lo logren. Por eso para él la pregunta es ¿a quiénes les conviene que ocurran estos hechos?

Mientras para Duncan el punto importante es que la investigación llegue a una conclusión certera de si el atacante fue contratado por un tercero para reprimir la protesta social desde un sector específico o fue una iniciativa propia por motivos "económicos o incluso sicopatológicos".

Comentarios (12)

EduardoSaenzRovner

04 de Marzo

1 Seguidores

Una tragedia. Pero al menos la U. de Antioquia sí tiene rector. ¡Qué difere...+ ver más

Una tragedia. Pero al menos la U. de Antioquia sí tiene rector. ¡Qué diferencia con la Universidad Nacional durante las rectorías de Wassermann e Ignacio Mantilla, vulgares mandaderos de Uribe y Santos! Wassermann, por ejemplo, se emocionaba cada que Uribe o la tomba local daba la orden de allanar el campus con violencia.

harriarq

05 de Marzo

0 Seguidores

En el panfleto no dice nada del SMAD, utilizan este ataque a la sra para evita...+ ver más

En el panfleto no dice nada del SMAD, utilizan este ataque a la sra para evitar que se cumpla la ley en las embajadas guerrilleras, porque en eso han convertido las Universidades Públicas. Es ridículo que la Autonomía administrativa se vea como si dentro de las Universidades no exista ley, ni estado. Cuando salen y entran encapuchados libremente no son estudiantes, cuando los capturan sí, seriedad

Elgatodeschrodinger

04 de Marzo

1 Seguidores

Autodefensas o autoatentado, que puede ser mas chapucero que un gamin de 13 años con un puñal, eso parece hasta una inocentada, en un pais donde Colombia donde la vida vale tan poco, como lo demuestra la apologia al aborto y el desprecio por las victimas de las FARC, uno se deberia preguntar si las organizaciones criminales ya no son efectivas o si los grupos de profesores apenas practican el show

Autodefensas o autoatentado, que puede ser mas chapucero que un gamin de 13 años con un puñal, eso parece hasta una inocentada, en un pais donde Colombia donde la vida vale tan poco, como lo demuestra la apologia al aborto y el desprecio por las victimas de las FARC, uno se deberia preguntar si las organizaciones criminales ya no son efectivas o si los grupos de profesores apenas practican el show

Juanita León

04 de Marzo

930 Seguidores

El alcalde se retractó y dijo que no se trataba de un menor de edad.

El alcalde se retractó y dijo que no se trataba de un menor de edad.

Elgatodeschrodinger

04 de Marzo

1 Seguidores

Ya no veo tantas noticias en Colombia como hace años, efecto netflix-youtube, pero no se sicarios de puñal no suena muy comun, ni profesional, en menos de una semana de polemica un ladron se mete a una casa y no hay muerte parece montaje, Juanita cuando podremos volver a comentar en Blogoeconomia, esta tan indignado nupia que ya no se le puede discutir, suena raro conociendo a los profesores

Ya no veo tantas noticias en Colombia como hace años, efecto netflix-youtube, pero no se sicarios de puñal no suena muy comun, ni profesional, en menos de una semana de polemica un ladron se mete a una casa y no hay muerte parece montaje, Juanita cuando podremos volver a comentar en Blogoeconomia, esta tan indignado nupia que ya no se le puede discutir, suena raro conociendo a los profesores

Henry Castro Gerardino

05 de Marzo

140 Seguidores

Lamentable lo de la profesora. Nunca debió ocurrir. Y la petición que lanza ...+ ver más

Lamentable lo de la profesora. Nunca debió ocurrir. Y la petición que lanza es entendible pero no aceptable. Si la universidad es de todos y si se los ciudadanos sufragan sus gastos, porque a la hora de poner orden, los vándalos tienen la prioridad y los contribuyentes solo deben mirar? Si esos son los mensajes, apague y vámonos. Ese otro que dice que por qué no s combate el crimen organizado, es

Henry Castro Gerardino

05 de Marzo

140 Seguidores

Un despistado. Que a mí no me puede perseguir la policía por haber lanzado a...+ ver más

Un despistado. Que a mí no me puede perseguir la policía por haber lanzado artefactos explosivos y destruir la ciudad, hasta tanto no se elimine la delincuencia, pues es un falso argumento. Los unos y los otros responden ante la ley de manera personal no vinculada a lo que otros hagan o dejen de hacer. Bonito argumento para los vándalos. Su accionar queda validado si no se acaba la delincuencia?

Gustavo Adolfo

05 de Marzo

0 Seguidores

No puede ser que la culpa de esto sea del ESMAD. Los capuchos usan armas artes...+ ver más

No puede ser que la culpa de esto sea del ESMAD. Los capuchos usan armas artesanales y de fuego, ponen en peligro a las personas y a las instituciones, no podemos condenar a los alcaldes que hacen cumplir la Ley, la academia no es refugio de violentos, ni la protesta social es escudo para el vandalismo. Solidaridad con la profesora Fernández, pero respetuosamente considero que esta equivocada.

Maatk

06 de Marzo

0 Seguidores

En Berlín, Alemania, la discusión profunda es alrededor del lenguaje radical...+ ver más

En Berlín, Alemania, la discusión profunda es alrededor del lenguaje radicalizado en la sociedad y sus redes sociales. La distancia entre parolas radicales de izq. o de der. (igual) y la acción violenta es ahora corta. Ejemplo de muchos comentarios de lectores de LSV. Dios, qué parolas y qué guerra verbal tan horrorosa la que se lee. Enferman, y se escudan con derecho de expresion o rabieta!!!!

PIICIEM

06 de Marzo

0 Seguidores

Grupos de vándalos terroristas que en asocio de profesores han abusado de la ...+ ver más

Grupos de vándalos terroristas que en asocio de profesores han abusado de la protección que tiene las Universidades, gozan de todo un historial condenatorio; su largo prontuario va desde el almacenamiento y fabricación de explosivos, caleta de armas y crímenes que hacen que resulte un contrasentido que sea el Estado precisamente el protector de grupos terroristas bajo el sofisma de estudiantes.

PIICIEM

06 de Marzo

0 Seguidores

Resulta URGENTE revisar y ajustar las normas de protección de los centros Uni...+ ver más

Resulta URGENTE revisar y ajustar las normas de protección de los centros Universitarios para evitar que sigan siendo refugio de terroristas. Igualmente se debe penalizar el ocultamiento del rostro bajo una capucha, tanto como la agresión a un policía. Mientras la ley no proteja las fuerzas del orden el pueblo no sentirá respeto por ellas.

PIICIEM

06 de Marzo

0 Seguidores

Los alcaldes de Bogota y Medellin merecen el apoyo de la ciudadanía para impu...+ ver más

Los alcaldes de Bogota y Medellin merecen el apoyo de la ciudadanía para impulsar normas que limiten la protección que tienen las Universidades. Claudia Lopez frente a los dirigentes estudiantiles le devuelve al pueblo la esperanza de que no se equivoco al elegirla para dirigir los destinos de Bogota. Ojala que La avalancha de la corrupción política no la arrastre y la haga cambiar de camino..

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia