Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 27 de Diciembre de 2017

5040

21

El 2017 fue un año raro en el que el pesimismo aplastó como un bloque de cemento al país y en el que el No que ganó el plebiscito cobró su premio.

Habría varias formas de entender cómo se transformó el poder en este año que acaba, pero hay una que quizás las abarque: la desaparición de las Farc como el enemigo interno que cohesionaba a la élite rompió el equilibrio que le daba cierta estabilidad política al poder.

Caricaturizándolo, la élite en Colombia tenía hasta ahora un proyecto común, con ciertos desacuerdos no fundamentales, que consistía en por un lado combatir ese enemigo con una estrategia de “pulso firme, y mano tendida” (una filosofía que arrancó con Virgilio Barco y se mantuvo hasta Álvaro Uribe) y por el otro, procurar un desarrollo económico con algo de justicia social; y compartía un lenguaje apaciguador del conflicto social, que dada la existencia de ese enemigo interno, no aparecía de manera tan visible ni asustaba tanto a la gente.

El Acuerdo de Paz con las Farc y la oposición de Uribe rompió ese equilibrio. El plebiscito fue la última oportunidad de reestablecerlo pero el triunfo del No lo impidió y la división de la élite se profundizó.

La ausencia del enemigo interno durante este año enfrentó a la élite entre quienes consideran que ese enemigo interno lejos de desaparecer, se transformó en algo aún más peligroso. Y quienes creen que con la desmovilización de las Farc desapareció el enemigo interno y que ahora hay que pasar la página y construir un nuevo país.

Con semejante discrepancia en el diagnóstico, este año los síntomas de este desequilibrio se sintieron a todo nivel.

Dos lecturas

Bajo el nombre del ‘castrochavismo’, para el sector de la élite que comparte esta teoría el enemigo interno dejó las armas (o por lo menos la mayoría) pero las cambió por la plata del narcotráfico con la cual buscará el poder de manera tramposa; las movilizaciones sociales son parte de esa gran estrategia; el debilitamiento de las instituciones es su consecuencia; y quienes no están dispuestos a combatir este nuevo enemigo son sus aliados o en el mejor de los casos, sus idiotas útiles.

Así lo explicó Uribe en una de sus múltiples intervenciones proselitistas:

Es un discurso que ha calado como lo muestra la última Gran Encuesta Invamer, en la que el 59 por ciento de los entrevistados consideraban que en un futuro cercano Colombia podría ser como Venezuela.

El sector de la élite que no comparte esa lectura, considera que el castrochavismo es una entelequia del ex presidente Uribe y que los que comparten este miedo quieren mantener al país anclado en las guerras del pasado, no dejan que Colombia avance hacia la reconciliación y están destruyendo el futuro.

Así lo explica en una columna María Jimena Duzán, una de las que mejor expresa a este sector:

“Hasta ahora el uribismo se ha dedicado a decir no a todo lo que huela a Santos. ¿Pero y cuál es la Colombia que ellos nos proponen? ¿Volver a la seguridad democrática? ¿Devolverles las armas a las Farc para emprender de nuevo la guerra? ¿Qué ética política sostendría semejante vuelta al pasado? ¿Acabar con lo acordado y hacer una política de sometimiento con las Farc? ¿Acabar la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras?

No quieren la actualización del catastro rural porque aumenta el impuesto a los terratenientes, no quieren la tímida reforma rural integral por que ante sus ojos es una puerta que se le abre al marxismo.”

 

Las implicaciones

Las implicaciones de esta ruptura del proyecto común de la élite por la desaparición del enemigo interno o por su transformación –según como se le vea- son grandes y se vieron este año a todo nivel.

Se sintieron, por ejemplo, en lo económico. Colombia era un país que con un conflicto armado crecía a tasas casi iguales a Chile. Ahora, la desconfianza de la élite es tal, que los inversionistas están asustados esperando a ver qué pasa en las próximas elecciones.

Es cierto que hay factores externos que han contribuido a la desaceleración económica, sin contar los internacionales.

Por ejemplo, el aumento del IVA en la reforma tributaria golpeó el consumo y un año después de aprobada la reforma tributaria, el Ministerio de Hacienda aún no ha sacado el decreto que reglamenta los impuestos para las personas naturales lo que ha agudizado la incertidumbre de los empresarios.

Los escándalos de Electricaribe, los intentos de convertir a los indígenas en autoridades ambientales, los referendos contra la minería (17 consultas populares este año) y el golpe de Odebrecht en el sector de infraestructura que venía impulsando la economía mermaron la confianza de los inversionistas, y la baja en la calificación de riesgo de Standard&Poors ya fue la estocada final.

Pero la variable interna también pesó mucho y muchos de los que tienen la plata para invertir no lo hacen porque el temor sobre si, por ejemplo, ganará la Presidencia Gustavo Petro (que encarna el miedo al castrochavismo de la élite) los tiene a la expectativa.

Esta división también se ve en las relaciones internacionales.

Colombia había logrado construir una política bipartidista hacia Estados Unidos que encontraba su equivalente en una política bipartidista de los demócratas y republicamos frente a Colombia. Ahora, aunque logramos obtener el plan Paz Colombia impulsado por Barack Obama, el consenso de la élite colombiana frente a esta potencia se averió, y viceversa.

La muestra más evidente de ello fue la telenovela del encuentro casual de los expresidentes Andrés Pastrana y Uribe con Donald Trump en su resort Mar-a-Lago en abril de este año en el que quedaron en evidencia varias cosas como contó La Silla en este video:

La política de Trump frente al país volvió a narcotizarse (impulsada por el aumento en las hectáreas de coca) y cada vez hay un mayor interés del gobierno de Estados Unidos en que Colombia sirva de aliado contra el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, otro tema sobre el que tampoco hay consenso en la élite colombiana.

Esta fractura del poder se reflejó también en la política y en el Congreso.

En la política, lo más notorio fue el paso del expresidente Germán Vargas Lleras al No. Así entró a competir con Uribe por los votos del país que votó en contra del Acuerdo de paz en 2016 y por el apoyo de la élite que teme al castrochavismo, erigiéndose como el antídoto a sus miedos.

Su salida de la coalición del gobierno Santos, que representa al sector de la élite que desprecia el castrochavismo, agudizó la división del Congreso.

Éste, en menos de un año, pasó de ser el ‘Congreso de la Paz’, como lo denominó Santos cuando inauguró el cuarto año de la legislatura, al Congreso del No, que no presentó o hundió proyectos clave del Acuerdo de Paz como el de las circunscripciones de paz. ¿Con qué argumento? Con que las circunscripciones en realidad eran una estrategia de la Farc para avanzar soterradamente en su proyecto marxista.

Esta falta de consenso en la élite nacional y entre esta y las regionales no solo llevó a que el Congreso no pudiera sacar adelante ni una fracción de los proyectos legislativos programados para ser aprobados vía fast-track sino, en parte (la otra parte es pura incapacidad de este gobierno), también a que el Ejecutivo no pudiera hacer cumplir ni una fracción del Acuerdo de Paz en cosas que eran previsibles como lo mostró La Silla Vacía en este balance de la implementación.

No pudo garantizar la seguridad en las regiones que dejó las Farc, ni sacar adelante la reforma rural, ni siquiera terminar de construir las zonas veredales.

Este desequilibrio, que fue la mayor transformación del poder en 2017, seguramente se mantendrá hasta las próximas elecciones. Dependiendo de quién gane, y cómo gane, se impondrá un nuevo balance, o no.

Comentarios (21)

Eligio Palacio Roldán

27 de Diciembre

0 Seguidores

EL PERSONAJE DEL AÑO: LA CORRUPCIÓN https://eligiopalacio.com/2017/12/22/el-...+ ver más

EL PERSONAJE DEL AÑO: LA CORRUPCIÓN https://eligiopalacio.com/2017/12/22/el-personaje-del-ano-la-corrupcion/

JC

27 de Diciembre

0 Seguidores

Excelente análisis, aunque preferiría que no fuese tan neutral en la exposic...+ ver más

Excelente análisis, aunque preferiría que no fuese tan neutral en la exposición de las "dos lecturas". Ojalá publiquen más artículos como este periódicamente el próximo año.

Juanita León

27 de Diciembre

717 Seguidores

Creo que tratar de describir  sin juzgar un lado u otro ayuda mejor ...+ ver más

Creo que tratar de describir  sin juzgar un lado u otro ayuda mejor a comprender lo que nos pasa. Este tipo de artículos de análisis los hacemos todo el tiempo. Gracias por ser súper amigo.

JC

27 de Diciembre

0 Seguidores

Vale. ¿Pero no le parece que sirve para comprender también evaluar ...+ ver más

Vale. ¿Pero no le parece que sirve para comprender también evaluar la veracidad de ambos discursos, sobretodo cuando hay tantos mensajes engañosos?

Juanita León

27 de Diciembre

717 Seguidores

Eso lo hicimos antes del plebiscito: http://lasillavacia.com/historia/los...+ ver más

Eso lo hicimos antes del plebiscito: http://lasillavacia.com/historia/los-temores-del-no-4-el-castrochavismo-58133

lo qué pasa es que la política también es una construcción mental.

JC

27 de Diciembre

0 Seguidores

Muchas gracias por las aclaraciones y por el link del otro artículo: ¡M...+ ver más

Muchas gracias por las aclaraciones y por el link del otro artículo: ¡Muy bueno como siempre!

Carlos A. Velásquez R

27 de Diciembre

220 Seguidores

Muy buen análisis. Lo complemento: Las élites políticas - incluye...+ ver más

Muy buen análisis. Lo complemento: Las élites políticas - incluyendo las de izquierda- no llegaron a diagnosticar acertadamente la realidad político-militar de las FARC, y hoy al ver que políticamente son una especie de  "tigre de papel", en buena parte están desconcertadas actuando equivocadamente. (Cont)

Carlos A. Velásquez R

27 de Diciembre

220 Seguidores

Tan insuficiente ha sido el diagnóstico sobre las FARC que, análogamente, mi...+ ver más

Tan insuficiente ha sido el diagnóstico sobre las FARC que, análogamente, mientras que las FARC procuraban jugar ajedrez, un gobierno jugo parqués, otro tejo y otro póquer. Y hoy día un candidato juega billar. De lo anterior se desprende el inusitado afán de coaliciones, las cuales siempre se formaban para la segunda vuelta proyectándolas hacia el gobierno. 

Zamunda

27 de Diciembre

0 Seguidores

En el uribismo sí se planteó la derrota absoluta del comunismo armado (...+ ver más

En el uribismo sí se planteó la derrota absoluta del comunismo armado (a 2009 faltaba poco para que sucediera) en consonancia con las mayorías, pero en el uribismo también habían elementos que querían la sempiterna convivencia con las FARC de la que habla el artículo, abriendole camino a Santos, que por otra parte, tenía una conjura peor en la cabeza.

Zamunda

27 de Diciembre

0 Seguidores

Según el artículo, quienes creemos que las leyes no deben imponerse a p...+ ver más

Según el artículo, quienes creemos que las leyes no deben imponerse a punta de masacres, como ocurre en TODO el mundo civilizado "no dejan que Colombia avance hacia la reconciliación y están destruyendo el futuro", de verdad es fascinante las mentiras que algunos hacen creer en este país.

AlvaroH

28 de Diciembre

0 Seguidores

Lo que usted no comprende es que el "mundo civilizado" juzga a los demás paí...+ ver más

Lo que usted no comprende es que el "mundo civilizado" juzga a los demás países más duramente. La ayuda de EE.UU., por ejemplo, ha tenido condicionamientos de derechos humanos y desde la embajada de los EE.UU. se presiona para castigar a los militares que los violen. No se trata, por lo tanto, de la situación tan simple que usted tiene en la cabeza.

Marleny Barrera López

27 de Diciembre

2 Seguidores

Excelente análisis. Reflejo de cómo las élites siguen de espalda a las nece...+ ver más

Excelente análisis. Reflejo de cómo las élites siguen de espalda a las necesidades de los colombianos. Se acaban las Farc como guerrilla e inventan un enemigo imaginario para no ampliar la democracia. Si ganara Vargas Ll, el uribismo se tranquilizaría o seguiría con esa oposición virulenta por no ser el de Uribe y que inventará? Mientras, algunos siguen en guerra imaginaria. 

Juan Sebastián Arango

28 de Diciembre

246 Seguidores

Interesante analisis que intenta ver la sociedad de manera antigua desde la pu...+ ver más

Interesante analisis que intenta ver la sociedad de manera antigua desde la punta de la piramide. Valdria la pena verla desde abajo hacia arriba. Creo que un analisis de ese corte permitira ver como el poder cambió por las elites pero tambien por la clase media y su infliencia sobre el resto. 

AlvaroH

28 de Diciembre

0 Seguidores

Lo más irónico es que precisamente la derechización del país demuestra que...+ ver más

Lo más irónico es que precisamente la derechización del país demuestra que el mito del castrochavismo no va a ser realidad. Porque no tienen el apoyo para hacerlo. Chávez era muy popular y las situaciones no son comparables, pero el colombiano promedio no tiene en la cabeza la historia detallada de ningún país, ni siquiera de su misma nación.

Camilo Cupitre

28 de Diciembre

0 Seguidores

Buen articulo, aunque falto analizar el papel de las elites economicas. Aunque...+ ver más

Buen articulo, aunque falto analizar el papel de las elites economicas. Aunque el enfoque sea politico, la influencia de los sectores economicos rurales y urbanos en la politica Colombiana es dificial de obviar. 

Juanita León

28 de Diciembre

717 Seguidores

Las élites económicas son parte central de la élite de la que habló.

Las élites económicas son parte central de la élite de la que habló.

José Saramago ..

28 de Diciembre

2 Seguidores

Dos poderes que avanzaron de forma silenciosa en 2017:el de Germán Vargas Lle...+ ver más

Dos poderes que avanzaron de forma silenciosa en 2017:el de Germán Vargas Lleras y el de la izquierda que se esta posicionando mas fuerte.Si en 2014 se movió la maquinaria de Juan Manuel Santos llamada“mermelada”,en 2018 sera aun mas “Salvaje”la de Cambio Radical (Lleras).por su lado la izquierda se disfraza su populismo,detrás del discurso “salvador” en contra de “élites dominantes”..

Julián Darío Bonilla Montenegro

28 de Diciembre

0 Seguidores

Este 2017 muestra la alta influencia alienante que somos capaces de aceptar en...+ ver más

Este 2017 muestra la alta influencia alienante que somos capaces de aceptar en Colombia. Además, de que al final de cuentas, termina importando más los famosos indicadores económicos que una verdadera transformación social en Colombia. El ejercicio de las élitas ha sido útil en este aspecto. 

Orlando Ortiz Medina

30 de Diciembre

0 Seguidores

Buen artículo.  No estoy de acuerdo con que se haya transformado el pode...+ ver más

Buen artículo.  No estoy de acuerdo con que se haya transformado el poder. Las élites siguen intactas, en el Congreso siguen dominanado, su oposicion a la implementación a los acuerdos salió airosa, prácticamente el país sige siendo el mismo.  Las nuevas listas de Congreso confirman que van a seguir los mismos;, no auguro mayores cambios en marzo. 

ROBINSON-MS

07 de Enero

0 Seguidores

Es hora de la Democracia Directa para Colombia. Una democracia real y no una p...+ ver más

Es hora de la Democracia Directa para Colombia. Una democracia real y no una plutocracia como ha sucedido siempre. Que el voto tenga fuertes repercusiones. Necesitamos el voto electrónico. Que el inconformismo expresado en todos los escenarios se refleje en votos, y por ende, en una verdadera y adecuada trasnformación del poder en favor de los necesitados, no de las élites.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia