Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com | César Pachón | Adelaida Ávila Cabrera · 02 de Julio de 2019

7407

1

En los 23 departamentos que cubrimos, 34 casas cuyos líderes están condenados o investigados tendrán fichas en la carrera por las alcaldías capitales y las gobernaciones.

Además de que un poco más de la tercera parte se la jugarán por mantener sus fortines de su lado, otras 21 tienen las baterías enfiladas para recuperar los que tuvieron en el pasado. 

Esas apuestas tienen tres particularidades.

Una es que esta vez los familiares no serán los protagonistas; otra es que en varios casos aparecerán las cabezas de los clanes para competir por el poder local; y la tercera es que habrá algunas alianzas que sumarán más de un superpoder cuestionado.

Así apostarán para octubre:

Nota metodológica: Partimos de que la casa es cuestionada cuando sus líderes fueron condenados, inhabilitados o están investigados formalmente en la Procuraduría, la Fiscalía o la Corte Suprema de Justicia. Solo revisamos apuestas para alcaldías capitales y gobernaciones, y no incluimos los casos en los que la casa cuestionada no ha definido candidato.

1 13 de 34 se la jugarán por mantener su dominio

En todas las regiones que cubrimos hay al menos una casa política mandando actualmente en una Gobernación o en una Alcaldía capital, y todas le van a apostar a mantener ese poder. 

El Caribe es donde más caciques cuestionados se la juegan -hay cinco-. En orden siguen el sur del país con tres y los santanderes y la paisa con dos cada una, y el pacífico con solo uno.

En nueve de los casos van con ficha propia, es decir, con alguien de adentro de su casa política; sin embargo, hay casos particulares. 

Por ejemplo, en Norte de Santander el condenado exalcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez, tuvo que cerrar un acuerdo con un candidato de afuera de su grupo para tener opciones de ganar, debido a que su actual ahijado dejó fraccionada la estructura porque incumplió promesas. 

Similar es el lo que sucede con los González Villa en el Huila, que tienen la Gobernación pero prefirieron sellar un trato con el candidato de otro grupo político a cambio de que él les asegure el respaldo para sus apuestas a las legislativas de 2022 y las locales de 2023.

O el de Kiko Gómez en La Guajira, pues va a apostar en la misma bolsa con su otrora rival político Wilmer González, quien está prófugo, y tiene a su exsecretario de Planeación, Delay Magdaniel, recogiendo firmas.

2 La mayoría van por la retoma del poder

21 de las casas cuestionadas que para estas elecciones tienen apuestas a alcaldías capitales o gobernaciones han tenido participación directa o indirectamente (con burocracia y contratación) en alguno los cargos que piensan ocupar. 

En varias regiones la disputa es llamativa. 

En Santander, por ejemplo, el parapolítico Hugo Aguilar irá por tercera vez por la Gobernación apostando con alguien de su familia, y luego de una división con uno de sus hijos que hace cuatro años le costó a su grupo el dominio sobre ese fortín.

En Sucre, el controvertido excongresista Yahir Acuña, irá de frente por primera vez a la Gobernación luego de buscar ese cargo con su esposa Milene Jarava, quien fue elegida por el viejo PIN pero tras su extinción pasó a ser congresista de La U. 

En Córdoba los ‘Ñoños’ volverán a estar a unidos en la apuesta por la Alcaldía de Montería; y en La Guajira el condenado por homicidio Kiko Gómez irá en llave con un antiguo rival político.

En Arauca y en Chocó, dos pesos pesados regionales que han enfrentado líos por irregularidades en sus administraciones, volverán a medir fuerzas.

Y en el Huila, un conservador que tenía un perfil secundario, se volverá protagonista gracias a la alianza que selló con el grupo más poderoso de ese departamento.

 

Varias cabezas van de frente

De las 34 casas cuestionadas en siete aparecen sus líderes figurando para competir en octubre.

Hay cuatro que quieren repetir cargo.

En el Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco, quien hace ocho años fue el delfín de esa familia y hoy es una de sus cabezas, quiere repetir en la Gobernación; la historia se repite en el Magdalena con Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes.  Ambos están investigados por presuntas irregularidades en contratación e inversión de recursos en sus respectivas administraciones.

En el Chocó, Patrocinio Sánchez Montes de Oca, quien fue condenado por peculado culposo por la ejecución irregular de un convenio cuando fue Gobernador entre 2008 y 2011, también quiere volver a ocupar esa silla.

Y en Arauca, Facundo Castillo, quien en 2011 se eligió en la Gobernación luego de haber forjado su grupo político sobre la burocracia del hospital más grande del departamento, y quien hoy está investigado, entre otras, por haber comprado un avión ambulancia que nunca se usó, también quiere repetir. 

Además, dos excongresistas quieren cargos.

El controvertido exrepresentante Yahir Acuña, quien se hizo famoso por sumar votos a punta de whiskey y billete, quiere la Gobernación de Sucre, cargo al que le apuntó sin éxito hace cuatro años con su esposa, la ahora congresista Milene Jarava.

Y el exsenador Liberal Mario Fernández, quien está investigado por cobros de dinero presuntamente irregulares, irá por la Alcaldía de Sincelejo con el respaldo del clan de los Char, que es el más poderoso del Caribe. 

También hay un  exprecandidato presidencial.

Carlos Caicedo, quien está investigado por presuntas irregularidades en contratación cuando fue Alcalde de Santa Marta, quiere ir por la Gobernación del Magdalena, agrupando la izquierda.

 

También hay familiares, aunque pocos

Aunque los hijos y las esposas suelen ser los depositarios de los fortines y las estructuras,  para estas elecciones son la excepción. 

Solo en Santander con Mauricio Aguilar, Arauca con Camilo Acosta y Bolívar con Vicente Blel habrá herederos directos de las casas cuestionadas buscando cargos en octubre. 

Mientras que los papás de Aguilar y Blel fueron condenados por parapolítica, el de Acosta fue por corrupción.  Los tres casos tienen en común que quieren la Gobernación del respectivo departamento. 

En San Andrés, Nicolás Gallardo, sobrino del excongresista investigado por el ‘cartel de la toga’, Julio Gallardo, también buscará la Gobernación.

5 La gran mayoría tiene congresistas para mover votos

24 de las 34 casas tienen congresistas propios para mover votos. 

La gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, quien tiene una bancada propia de seis congresistas con la votación concentrada en ese departamento, es la que tiene la estructura más robusta para apoyar a su candidata a sucederla, Clara Luz Roldán. 

Le sigue la casa de los Gnecco en el César con tres congresistas; y la de los Gónzalez Villa en el Huila, la de los Cotes en el Magdalena, y la de los Zuccardi en Bolívar, con dos credenciales cada uno.

En contrapartida, 10 grupos políticos no tendrán algún legislador impulsando sus fichas en octubre.

6 Solo ocho harán doblete con la apuesta

En Chocó, Norte de Santander y en tres departamentos del Caribe habrá apuestas dobles de casas cuestionadas en octubre. 

En el primero se enfrentarán los Sánchez Montes de Oca, quienes en los últimos 20 años han tenido injerencia política en la región pero estaban disminuidos, con el grupo del representante liberal, Nilton Córdoba, quien es uno de los nuevos poderosos del departamento.

Además, en Córdoba el grupo de Nora García Burgos buscará la Alcaldía de Montería con Salim Ghisays, quien está recogiendo firmas y viene de adentro del grupo, y buscará en alianza la Gobernación con el Centro Democrático. 

En Sucre, la casa del exsenador Mario Fernández, que es aliada de los Char, se la jugará a fondo por la Alcaldía de Sincelejo con el mismo excongresista en el tarjetón, y apoyará en la Gobernación al liberal Héctor Olimpo Espinosa.

Y en el Magdalena Carlos Caicedo se moverá con los partidos de izquierda para tratar de poner nuevamente alcalde en Santa Marta y pelear por la Gobernación.

En Norte de Santander, el grupo de Albino García y el de Ramiro Suárez le pondrán votos a Silvano Serrano, candidato del gobernador William Villamizar, como parte de los acuerdos que cerró en los últimos meses.

Sin embargo, William Villamizar le va a poner votos para la Alcaldía de Cúcuta Jaime Marthey, quien es el candidato del representante liberal Alejandro Carlos Chacón.

7 Casi la mitad van con alianzas

14 de las 34 casas competirán pero con candidatos en alianzas.

La más grande es para la Alcaldía de Montería con Carlos Ordosgoitia, un empresario cordobés que se lanza por segunda vez a la Alcaldía de Montería y que en esta ocasión lo hará con el aval conservador.

Él agrupa a cuatro casas: la del exsenador Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, preso por las coimas de Odebrecht en la Ruta del Sol II;  la del exsenador Musa Besaile, preso por el ‘cartel de la toga’; la de Juancho López, condenado por parapolítica; y la de Zulema Jattin, asegurada mientras la investigan por parapolítica.

Solo dos de las alianzas, la de Jorge Acevedo en Cúcuta con el condenado por homicidio Ramiro Suárez, y la de Delay Magdaniel con el también condenado por homicidio Kiko Gómez y el prófugo Wilmer González, tienen firmas como aval principal.

El resto de las apuestas conjuntas están repartidas en varios partidos.

.

 

 

 

Comentarios (1)

Pedro Korrea

02 de Julio

0 Seguidores

La rata de Dilian toro apoyando la otra rata de clara roldan.

La rata de Dilian toro apoyando la otra rata de clara roldan.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia