Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 02 de Abril de 2020

Pese a la cuarentenea en Leticia se ven largas filas de las personas que buscan cobrar subsidios como Familias en Acción (Foto Alcaldía de Leticia)

3342

0

Cada vez que el Ministerio de Salud entrega un reporte de contagiados por coronavirus, en Amazonas, el departamento más grande del país, algunos de sus habitantes se preguntan si es verdad que allá no hay ningún caso confirmado. 

Lo hacen porque comparten frontera con Perú y Brasil, donde las cifras de contagiados y muertos son altas, y, además, porque los resultados de las pruebas que se están haciendo se demoran una semana en llegar.

La zozobra se agudiza porque el hospital local no tiene la capacidad para atender casos graves y porque las medidas que han ido tomando la Gobernación y la Alcaldía para garantizar la cuarentena han sido a cuentagotas. 

El lío de no tener casos

Amazonas es uno de los ocho departamentos donde hasta ahora el Ministerio de Salud no ha confirmado casos de coronavirus (Caquetá, Putumayo, Guainía, Vichada, Chocó, Guaviare, Arauca). 

Son regiones que, además de ser periféricas y tener su población dispersa, comparten los índices de pobreza más altos y tienen los sistemas de salud más deficientes del país. 

En Amazonas, por ejemplo, según el Departamento Nacional de Planeación, la pobreza multidimensional afecta al 40 por ciento de la población, siete de cada diez habitantes no tiene acceso a agua potable, y a ocho de diez los cobija el régimen subsidiado de salud.

El Gobierno le gira recursos del programa de Familias en Acción a 5.180 hogares porque no tienen ingresos fijos mensuales. 

En la capital Leticia, donde hay más 46 mil habitantes, solo hay dos hospitales, uno público y otro privado; ambos son de segundo nivel, es decir, que no tienen capacidad para atender casos complejos. 

Hay 111 camas hospitalarias, 11 de cuidado intermedio, y sólo una de cuidados intensivos, que llegó esta semana como donación de una fundación del Centro Democrático. Por eso cuando hay pacientes que requieren atención especializada deben ser remitidos a Bogotá. 

A los médicos y enfermeras del hospital público les tocó hacer un plantón la semana pasada para pedirle a la Gobernación que les den materiales de bioseguridad para atender potenciales casos de coronavirus y para que les paguen sueldos pendientes de febrero.

En Puerto Nariño, el otro municipio del departamento, hay 6 mil habitantes y solo cinco camas, todas de atención básica. 

 

En los ocho corregimientos no municipalizados, donde vive gran parte de la población indígena del departamento, hay de a una cama. 

Como no hay infraestructura instalada, la Secretaría de Salud Departamental está buscando lugares para adecuar como zonas de aislamiento pero no los han encontrado. 

Habían escogido un auditorio del Sena en Leticia, pero esta semana llovió y se inundó y por eso lo descartaron. Ahora están arreglando unas habitaciones del hospital San Rafael. 

Esas condiciones de vulnerabilidad para atender potenciales casos de coronavirus son las que tienen a los habitantes en alerta total.

“La verdad es que no tenemos el punto óptimo para atender los casos de salud. Nuestro hospital aparece como de segundo nivel, pero tiene cosas de primero. Por eso no nos queda de otra que confiar en que el virus no llegue, o llegue pero no de manera avanzada”, dice Juan Carlos Quiñones, exsecretario de Gobierno de Amazonas. 

Una voz a la que se suma el médico Pablo Martínez que lleva unos 20 años trabajando en la Amazonía. 

“Básicamente, la capacidad de respuesta en Amazonia es mínima. Uno de los grandes problemas es que no tienen acceso para contener su sintomatología. Responder depende de recursos locales, que son muy pocos, y en territorios indígenas, depende de los conocimientos tradicionales y ya”, dijo esta semana en El Espectador.

Vecinos en crisis

Amazonas basa parte de su economía local en el comercio internacional. Comparte frontera terrestre con Tabatinga, una municipalidad del estado de Amazonas de Brasil; y Santa Rosa, población del estado de Loreto de Perú, que está a 30 minutos en lancha. 

El Amazonas de Brasil tenía hasta ayer 111 casos confirmados de coronavirus con dos muertes, mientras que Loreto reportaba 53, con cinco muertes. 

Cuatro de esos casos están en San Antonio de Ica, que queda a unas ocho horas en bote desde Leticia, y es un punto de tránsito hacia Tabatinga.

Uno es de un médico que viajó junto a otras 40 personas desde Manaus, capital del Amazonas brasileño, en un barco que tuvo como destino final Tabatinga. 

Otro es de una indígena de la comunidad Tokama, que trabaja en programas de salud, y que dice haber viajado recientemente a Tabatinga, según reportó el periódico Oglobo.

El virus pudo llegar hasta esa región apartada posiblemente porque allá se demoraron en tomar medidas de contención.

Para el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el coronavirus es una gripe más que los brasileños son capaces de soportar sin tomar medidas restrictivas.

En Leticia, esa cercanía de casos preocupa porque aunque desde hace una semana se cerró el paso oficial con Tabatinga y Brasil (solo se permite el paso de camiones con comida), esa frontera tiene una extensión de más de 400 kilómetros que es difícil de controlar para la Fuerza Pública. 

Hay barrios como Iane o El Porvenir, que están en el borde de las dos ciudades, y están siendo utilizados por personas para pasar aTabatinga a comprar comida y medicamentos porque allá son más económicos por el valor del real brasileño. 

Un kilo de arroz que en Leticia puede costar 3.800 pesos, en Tabatinga se puede conseguir a 2.800 pesos, por ejemplo. Allá se pueden comprar enlatados y útiles de aseo.

Mientras que para los habitantes de Tabatinga resulta necesario cruzar a Leticia porque allá les sale más barato conseguir el combustible.

“Acá el problema es que las casas están en Leticia, pero los patios están en Tabatinga”, resume Jisell Benjumea, una empresaria hotelera. 

Ayer en la emisora local Fantástica, ciudadanos denunciaron que en algunas casas están cobrando desde mil pesos colombianos o un real brasileño para permitir el paso de colombianos que trabajan en Tabatinga y viceversa. Es decir para violar la cuarentena y el cierre de fronteras. 

El coronel Carlos Marmolejo, comandante de la Brigada de Selva 26, dice que tiene a todas las tropas en acuartelamiento de primer grado custodiando la frontera pero que los ciudadanos deben ser los primeros en tomar las medidas de prevención. 

“Lo que pasa es que la gente no está acostumbrada a que la controlen”, dice.

Y comenta que el 25 de marzo se reunió con las autoridades del Brasil para tomar decisiones conjuntas y fortalecer el cierre binacional.  

Después de esa reunión, el control fronterizo se ha complementado con medidas locales para consolidar la cuarentena como el pico y cédula para salir a hacer compras de comida hasta las 3 de la tarde, o la prohibición del parrillero en moto. 

Pero han sido insuficientes porque se aún se ve gente en las calles.

Respuesta tardía

La Secretaría de Salud Departamental reportó que a la fecha ha atendido 77 casos sospechosos de coronavirus; descartó 61 porque no cumplían con los requisitos (haber viajado recientemente o tener síntomas graves), y 14 requirieron toma de pruebas que se enviaron a Bogotá para confirmar o descartar. 

El problema es que los resultados de esos casos están tardando hasta una semana en llegar.

Hassam Cano, un exconcejal de Leticia, dice que regresó a la ciudad el 21 de marzo proveniente de un viaje internacional donde pudo haber estado expuesto al virus. Y que por eso se aisló preventivamente y pidió que le hicieran el examen. 

Ayer, comentó, cumplió una semana sin saber si está contagiado o no porque los resultados no han llegado. 

“Nos dijeron que los resultados estarían en 72 horas, pero al día siguiente se cancelaron los vuelos, luego nos dijeron que ya se habían podido enviar pero que se había dañado la máquina en Bogotá. Desde entonces, llevo esperando”, comentó.

La secretaria de Salud, Ivonne Delgado, confirmó que efectivamente solo pudieron enviar los exámenes el 27 de marzo cuando la Federación Nacional de Departamentos les ayudó a conseguir un vuelo para el traslado de la muestras. 

Pero destacó que este martes, sobre el medio día, les notificaron que 12 de las muestras enviadas resultaron negativas. 

Aún así, pide no bajar la guardia.

“Es indispensable que la comunidad siga tomando con seriedad y responsabilidad todas las medidas de aislamiento social obligatorio, aún más, cuando a nivel nacional se entró en la fase de mitigación”, dijo la funcionaria. 
El desafío es que los amazonenses puedan aguantar el encierro en medio de las condiciones de pobreza y con la frontera cerrada.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia