Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 04 de Marzo de 2021

6952

0

Ayer salió la Invamer Poll, que sale cada dos meses, y que mide desde hace más de 15 años el ánimo de los colombianos en las grandes ciudades. Esta es particularmente interesante porque mide el impacto de la llegada de las vacunas. Como era de esperarse, esto se refleja en un menor pesimismo.

Estas son las principales conclusiones:

1

El ánimo sigue la tendencia del covid

Como ha sucedido desde que surgió el primer caso de covid en Colombia, el ánimo de los colombianos sigue la curva del covid. Esta medición, que incluye el impacto de la llegada de las vacunas, muestra un brote de optimismo que no se veía desde que arrancó la pandemia. Aunque, en todo caso, por cada persona que cree que las cosas están mejorando hay tres que piensan que están empeorando. Lo que es interesante es que este ánimo aún no se refleja en la percepción de los encargados de poner la vacuna ni en las instituciones, cuya credibilidad sigue por el piso.

 
2

Si el coronavirus no era la principal preocupación en el segundo pico, ahora menos

Pasado el segundo pico del covid que el país vivió en enero, el virus vuelve a ser la menor de las preocupaciones de los colombianos en las grandes ciudades. Además, se triplicó el porcentaje de la gente que cree que la expansión del coronavirus está controlada (28 por ciento)

 Un dato que no deja de ser sorprendente, dado que igual siguen muriendo más de 100 personas al día y solo ayer hubo 3.047 casos nuevos de contagio. Y, además, el 67 por ciento de los encuestados desempleados dicen haber perdido su puesto durante la pandemia.

 
 
3

El fracaso del gobierno en seguridad destruye la principal bandera uribista

El Centro Democrático es lo que los gringos llaman un “daddy party”, es decir un partido que representa valores tradicionalmente asociados al estereotipo del padre: el que ofrece seguridad, prosperidad y riqueza, por oposición a los “mommy party” que ofrecen rescatar a los pobres y aliviar y proteger a los vulnerables.

Pero a juzgar por esta encuesta, el gobierno de Iván Duque destruyó la bandera de la seguridad que era el pilar del uribismo. Es la peor medición registrada en los últimos 13 años, solo igualada un mes en 2018 durante el segundo gobierno de Santos. 

Aunque la seguridad dejó de ser la principal preocupación de los colombianos a partir del 2016, cuando el proceso de paz con las Farc comenzó a parecer irreversible, ha subido ocho puntos en el último año y la gente que piensa que el manejo de la guerrilla está empeorando subió más de 10 puntos a 66 por ciento.

 
4

La desaprobación del Presidente inmune a las vacunas

Cuando arrancó la pandemia, la favorabilidad de Iván Duque prácticamente por primera vez desde que asumió el mandato logró superar su desaprobación. Sin embargo, de ahí en adelante comenzó a subir su desfavorabilidad nuevamente hasta congelarse alrededor del 60 por ciento. Ni el arranque de la vacunación, que sido presentada por el Presidente y en los medios con bombos y platillos, logró mover un ápice esa percepción.

 
5

Claudia López en caída libre

La Alcaldesa de Bogotá no ha logrado reversar la tendencia a la baja de su popularidad, que arrancó en abril del año pasado y no ha parado desde entonces. Aunque todavía la apoya un porcentaje mayor de bogotanos que los que la eligieran, ha caído casi 40 puntos desde entonces. Arrancar a vacunar y con mayor eficiencia que el resto de las ciudades no la ayudó tampoco. 

Probablemente, sus constantes y públicas peleas con el Gobierno nacional, con su antecesor Enrique Peñalosa, con los uribistas y los petristas no le han ayudado.

 
 
6

A los gobernadores les va mejor que a los alcaldes (incluyendo a Aníbal)

Ayer fue capturado nuevamente por la Fiscalía el Gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, por presuntas irregularidades en la contratación y construcción de la Troncal de La Paz durante su primera gobernación entre 2004 y 2007. Sin embargo, la mayoría de antioqueños respaldan su labor.

Y en eso, Gaviria no es la excepción. Cuatro de los cinco gobernadores que mide la encuesta -la excepción es el de Santander- les sacan más de 20 puntos a los alcaldes de las grandes ciudades, con favorabilidades cercanas o superiores al 70 por ciento. Algo que no deja de ser curioso dado el mayor protagonismo que han tenido durante la pandemia los alcaldes. 

 
 
7

Hoy le iría mejor a Uribe con un no uribista

Con tanta distancia frente a las elecciones y con tal dispersión de candidatos, estas encuestas suelen medir más el nivel de reconocimiento que la favorabilidad de los candidatos. Sin embargo, la foto que arroja esta Poll explica por qué tantos precandidatos que no son uribistas se están moviendo para convertirse con el tiempo en el candidato de Uribe: los nombres que más suenan dentro del Centro Democrático (a Tomás Uribe que no lo miden) como Rafael Nieto, Paloma Valencia y Paola Holguín tienen favorabilidades mucho más bajas que los exalcaldes Alex Char, Federico Gutiérrez o la exgobernadora Dilian Francisca Toro o la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

 
8

La Vice no lograría salir por la puerta grande

Marta Lucía Ramírez ha estado muy activa en medios porque está calibrando si vale la pena renunciar a su cargo para lanzarse a la Presidencia. Sin embargo, la encuesta muestra que está todavía muy lejos de los niveles de popularidad con los que arrancó este gobierno y que si renuncia en las próximas semanas para no inhabilitarse su paso por la Vicepresidencia, ser la coequipera de Duque habría sido un costo en términos de su aspiración presidencial.

 
9

Más tentaciones para De la Calle

Aunque todas las pullas tanto de Gustavo Petro como de los uribistas se han concentrado en Sergio Fajardo, a quien ven como su principal rival por parte de la coalición de centro, el nombre que consistentemente aparece con mejor favorabilidad y menor negativo es el del ex jefe negociador de paz Humberto de la Calle. Le saca 15 puntos de favorabilidad al exgobernador y con un negativo ligeramente menor.

También le saca casi 20 puntos a Gustavo Petro y tiene la mitad de su negativo.

Si mantiene estas mediciones, y a pesar de su demoledora derrota en las pasadas elecciones, es probable que De la Calle se olvide que la vez pasada anunció que se retiraba de la contienda electoral.

 
10

La agenda de Duque va por un lado, la opinión por otra

El Presidente Iván Duque se la jugó este bimestre por la regularización de los venezolanos que están ilegalmente en Colombia. Es una medida humanitaria que ayudará a miles de inmigrantes, pero que según la encuesta cuenta con el rechazo mayoritario de la población.

Su otra apuesta, que es la fumigación de cultivos ilícitos, también tiene una oposición del 55 por ciento. 

Las agendas obligadas de la reactivación tampoco parecen haber hecho mella en la gente a juzgar por la sensación de crisis económica que refleja la Poll.

 
 
11

La Jep, inmune a sus fallos

De todas las instituciones judiciales, la JEP es la que tiene el menor nivel de desfavorabilidad, a pesar de llevar siendo el centro de críticas del uribismo durante años. Sin embargo, un dato interesante de esta encuesta es que las dos decisiones más recientes que sacó -la del avance sobre priorización de falsos positivos y el auto sobre el secuestro- no afectaron en nada la percepción que la gente tiene de la justicia transicional.

 
12

Nadie cree en nada, y menos en el mensajero

El nivel de desfavorabilidad de todas las instituciones es impresionante, incluso de algunas que normalmente contaban con buena opinión como el Banco de la República (que en esta medición acusa el golpe de las críticas a los últimos nombramientos de codirectores). Pero uno particularmente preocupante para La Silla es la desfavorabilidad de los medios de comunicación, que a juzgar por esta medición, tenemos bajos niveles de credibilidad, un caldo de cultivo para las noticias falsas.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia