Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón | Laura Ardila Arrieta | Julián Huertas · 02 de Mayo de 2019

Ayer en el Senado, mientras se conversaba si se podía llegar a un acuerdo entre quienes quieren hundir las objeciones y los que no.

11115

16

En las últimas horas, los ojos del país político han estado puestos en los debates a dos de las principales empresas del Gobierno que terminaron coincidiendo en el Congreso: las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en Senado; y el Plan Nacional de Desarrollo en la Cámara.

Ambas completan casi 24 horas de discusión sin que haya aún conclusiones definitivas.

Éstas se conocerán seguramente hoy (Cámara citó a las 8 a.m. y Senado a las 9 a.m.), porque en las dos cámaras aprietan los tiempos y en Senado los partidos Conservador, Liberal, Cambio Radical y La U presentarán una proposición para poner fin al alargado debate de las objeciones, dilatado principalmente por el partido del Gobierno, el uribista Centro Democrático.

Más allá del tiempo, la crónica de lo que ha sucedido en los dos debates ratifica como nunca el inusual quiebre de las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo y una evidente descoordinación dentro del Gobierno y entre el Gobierno y sus alfiles en el Congreso. (Pueden ver los detalles en nuestro twitterazo, que continuaremos hoy por @lasillaenvivo y con #ObjecionesLSV y #PND).

La dilación generó molestia y llevó a acuerdo hoy sin Uribe

Tras ser negadas en la Cámara, las seis objeciones que hizo el presidente Iván Duque a la estatutaria de la JEP que, como hemos contado, es la columna vertebral de los Acuerdos de Paz con las antiguas Farc, llegaron al Senado, en donde las fuerzas “propaz” contaban con los votos necesarios para hundirlas también sin problema.

Sin embargo, una estrategia dilatoria, liderada principalmente por el uribista presidente del Senado, Ernesto Macías, y una discrepancia en el número de votos necesarios alargaron el debate al punto en que éste ya llega hoy a su cuarto día.

La idea del uribismo era ganar tiempo para que su jefe, el expresidente y senador Álvaro Uribe, intentara concretar acuerdos para salvar al menos dos objeciones. Y también para ver si era fallada a favor una tutela que Macías interpuso -y fue admitida- contra la votación en la Cámara, pues en su concepto las objeciones debían votarse primero en Senado.

El problema para el Gobierno es que ni se lograron los acuerdos ni se ha fallado la tutela y, en cambio, terminaron afectando el trámite del Plan de Desarrollo, que tiene hasta el próximo martes a las 12 de la noche para ser aprobado, pues de lo contrario el Gobierno solo podría decretar el Plan de Inversiones presentado inicialmente al Congreso.

Los detalles de la estrategia dilatoria los habíamos contado esta semana en La Silla, pero en la jornada de ayer volvieron a verse otros más.

El debate arrancó con polémica por la votación -la noche del martes- al informe que niega las objeciones, el cual alcanzó 47 apoyos que para los defensores de la JEP constituyen la mayoría absoluta, mientras que para Macías y el secretario del Senado no, pues dicen que ésta es de 48.

Macías y la Secretaría del Senado dicen que la mayoría absoluta en el caso de las objeciones es de 48 porque de 108 senadores a 14 les aceptaron impedimentos para votar, con lo cual quedarían 94 senadores, cuya mitad más uno da 48.

Los opositores a las objeciones responden que, como hay dos senadores elegidos pero no posesionados (Iván Márquez y Aída Merlano), la cuenta verdadera es que son 106 senadores, cuya mayoría absoluta es 47 restando los impedidos.

En cualquier caso, ayer por redes les siguieron achacando la responsabilidad del voto que faltó para hundir las objeciones sin lugar a dudar a las senadoras Ana María Castañeda (Cambio Radical) y Maritza Martínez (La U), quienes se ausentaron al momento clave de votar, a pesar de que sus respectivas bancadas habían dicho que no respaldarían las objeciones.

Frente a esa discrepancia, el Presidente del Senado decretó un receso, que duró más de tres horas y le abrió el espacio a Uribe para gastarse  un último cartucho insistiendo con sus colegas en un acuerdo para salvar, al menos, la objeción referida al tema de la extradición.

Por convocatoria suya, se reunieron en la Presidencia del Senado voceros de todos los partidos, incluyendo el de la Farc, cuyos integrantes están impedidos para votar las objeciones.

Una hora larga después salieron sin humo blanco porque las fuerzas “propaz” consideran que las objeciones fueron hundidas la noche del martes con los 47 votos que alcanzó el informe que las niega, y además porque congresistas como los de Farc se niegan definitivamente a que se toquen los Acuerdos de Paz, como se lo dijo el senador de ese partido Carlos Lozada a La Silla.

Así las cosas, lo esperado era que se reanudara la plenaria y se decidiera sobre una apelación que por la mañana había presentado el senador de La U y defensor de los Acuerdos Roy Barreras, frente a la decisión de Macías y la mesa directiva de decir que el total de senadores era 108.

Sin embargo, una hora más tarde, Macías informó que no se podía decidir nada frente a las objeciones porque en la sesión de la noche anterior, martes, éstas no habían sido anunciadas en el orden del día del miércoles.

Aunque la mesa directiva lo manejó como un “error involuntario”, resulta increíble creer que semejante detalle se le haya olvidado al Presidente del Senado, que venía de dos días seguidos debatiendo este tema.

Las casi 24 horas de debate en tres días que se cumplieron ayer sin que se decida nada generaron molestia en varios congresistas. “Esto es un desastre, una verguenza”, nos dijo un senador liberal. “Estamos mamados”, agregó por su lado un conservador. Eso terminó por motivar un acuerdo sin Uribe entre las bancadas de los partidos Conservador, Liberal, Cambio Radical y La U.

Esas colectividades, al comenzar la discusión de hoy, presentarán una proposición para que en esta plenaria sí o sí se tome una decisión respecto a las objeciones y, de no lograrse, que el proyecto pase a revisión integral de la Corte Constitucional para que ahí se defina.

La decisión la tomaron en una reunión ayer en el Congreso a la que asistió el jefe de La U, Aurelio Iragorri.

“Ningún partido ni congresista comprometió su posición frente a las objeciones, pero sí nos unimos para decir que ya no más con este debate”, nos detalló un senador conservador.

Esta posición, si se mantiene hoy, es una suerte de punto final a las largas del uribismo a la discusión y a la intentona de Uribe de salvar una o dos objeciones, y se lee más fuerte teniendo en cuenta que incluye a senadores del conservatismo, Cambio Radical y La U que han estado cerca del Gobierno estos meses e incluso simpatizan con alguna objeción.

También podría ser la manera gracias a la cual el Senado por fin pase a discutir la iniciativa que viene después de les objeciones a la JEP: el Plan de Desarrollo, que, también en medio de tropiezos, avanza en Cámara.

El Plan, en manos de un no gobiernista

Aprovechando la novela de las objeciones a la JEP en el Senado, el liberal y presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, quien se ha opuesto al Gobierno en temas como, justamente, las objeciones, y ha tenido discrepancias públicas con Ernesto Macías, le puso el acelerador a la discusión del Plan de Desarrollo.

Para ello, citó el martes a las 8 de la mañana.

Su plan inicial era sacarlo rápido y dejar para la otra semana las conciliaciones, un asunto que generó preocupación en Presidencia, pues si el proyecto se aprueba en la Cámara y los tiempos no les alcanzan a los senadores para debatir, el Senado tendría que acoger el texto de Cámara.

Por tiempo, es lo que probablemente va a pasar, y en parte por ello fue que durante el debate de ayer varios senadores estuvieron presentes, entre ellos la uribista María del Rosario Guerra, el conservador David Barguil y el vargasllerista Richard Aguilar, haciendo proposiciones.

Es decir, las dilaciones en Senado al tema de objeciones prácticamente dejaron en manos de un no gobiernista como Chacón la aprobación de la hoja de ruta del Gobierno durante sus cuatro años.

En dos días lograron aprobar 327 artículos de 349, y para hoy tienen pendientes los que faltan y una lista de artículos nuevos que está en proposiciones.

Entre los temas clave del proyecto que se aprobó ayer el Gobierno logró dejar con muy pocas modificaciones el proyecto para salvar Electricaribe, los ajustes a la forma de dar subsidios de energía y gas que ahora cruzará información del estrato con instrumentos como el Sisbén, una modificación a la compensación ambiental que pagan las empresas a la Anla, varios artículos del Ministerio TIC, un artículo del Ministerio de Educación que asegura la plata prometida para educación superior después del paro estudiantil del año pasado y el fondo del Ministerio de Transporte para la chatarrización de vehículos de carga, entre otros.

El golpe más duro que sufrió la iniciativa del Gobierno fue sin duda la eliminación de diez artículos de temas pensionales y laborales que la bancada alternativa logró tumbar. Un golpe duro para el Gobierno y puntualmente la ministra de Trabajo, la uribista Alicia Arango, que contaba con esas reformas para cumplir con sus metas.

La inclusión del artículo de los aranceles también se hizo a pesar de la oposición expresa del Ministro de Industria y Comercio. Como contamos, para este tema el Congreso le puso al Gobierno un ultimátum, o aprobaban o no pasaba el Plan de Desarrollo.

Y uno de los artículos más polémicos que pasó en el Congreso fue el que le dio autonomía presupuestal a la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, lo que le permite al director de esa sección del tribunal manejar y asignar su propio presupuesto. El artículo según nos confirmó una fuente de planeación fue promovido por el liberal Édgar “El Pote” Gómez.

Es polémico porque esta plata la entraría a administrar el exjefe de Carlos Julián Bermeo, quien fue capturado por la Fiscalía en marzo de este año en un caso de corrupción, y porque podría quitarle poder y recursos a la Secretaría General de la JEP.

Más allá de eso, ambas sesiones de votación se han dado en medio de varios episodios que evidencian que no siempre los altos funcionarios del Gobierno están de acuerdo entre sí.

Por ejemplo, el representante de La U John Jairo Hoyos presentó la proposición (que no prosperó) de eliminar de tajo 51 artículos del Plan de Desarrollo, entre ellos algunos que eran claves para los ministerios de Educación y de Transporte, y el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, le dio el visto bueno.

Este aval causó indignación entre varios congresistas y sorprendió a la directora del Departamento Nacional de Planeación, Gloria Alonso, quien se había reunido con las comisiones desde la semana pasada para resolver inquietudes y hacer ajustes en algunos artículos.

“Nunca en la vida me imaginé que íbamos a tener este tipo de proposiciones”, dijo Alonso a la plenaria.

El otro ejemplo se vio ayer. Un tema que le preocupaba del Plan al ministro de Agricultura, Andrés Valencia, era que un artículo le quitaba a su cartera la plata y el programa de vivienda rural para dárselo al Ministerio de Vivienda. El artículo lo presentaron varios congresistas de Cambio Radical y de La U, entre ellos Chichí Quintero.

Ayer Valencia se la pasó promoviendo una moción para retirar ese artículo y quedarse con el programa. Y en frente de varios representantes le reclamó al viceministro de Vivienda, Víctor Saavedra, porque no lo estaba apoyando en la proposición para que su cartera se quedara con esa plata.

El Ministro estaba tan molesto que le lanzó una grosería en frente de todos los congresistas al Viceministro, aunque después se disculpó con él y con su jefe, el ministro de Vivienda Jhonatan Malagón.

Al final, la proposición promovida por Valencia no prosperó en una votación que se definió por un voto.

Es la mezcla de clara falta de coordinación y quiebre con el Congreso, tanto por lo sucedido en Cámara como por lo que está pasando en Senado con las objeciones.

Aunque no ha funcionado así siempre, pues en otros temas ha habido consenso, la mala relación del Gobierno Duque con el Legislativo en dos de sus principales iniciativas es una situación que no se veía hace medio siglo en el país.

Casi siempre, el Congreso había fungido como apéndice del Ejecutivo.

La nueva dinámica de poder pasa por la decisión de Duque de no entregar puestos sistemáticamente para garantizar una coalición. Como lo hemos dicho, en su Gobierno se está dando burocracia, pero a criterio de los jefes de entidades o ministerios y ya no está el ‘computador de Palacio’ en el que el Ejecutivo llevaba el control de sus repartijas.

En el caso de las objeciones, también pesa el genuino convencimiento que tienen muchos partidos y congresistas de que los Acuerdos son irreversibles y que es valioso que casi toda la exguerrilla esté en la legalidad, pese a los problemas de legitimidad que ha tenido el proceso.

Todo ha quedado en evidencia en 24 horas de duras sesiones.

Comentarios (16)

Ctrl Alt Del

02 de Mayo

0 Seguidores

Resulta imposible "coordinar" tanta intención oculta, tanto interés disfraza...+ ver más

Resulta imposible "coordinar" tanta intención oculta, tanto interés disfrazado, tanto gallo tapado, tanto bandido defendiendo lo suyo, su botín, su futuro, su pasado oscuro.

Pero nada inédito, la misma utilería de Yidis y Teodolindo, que ya era clásica entonces. Estamos ad portas de la tercera década del siglo 21 pero esta gente continúa con las rancias tramoyas de la política corsaria.

David M.

02 de Mayo

0 Seguidores

Lo que queda claro es que a los partidos de izquierda y oposición les importa...+ ver más

Lo que queda claro es que a los partidos de izquierda y oposición les importa un rábano la democracia ni la voz de los Colombianos. Lo lógico es que no hubiera habido acuerdo o se hubiera reformulado en su núcleo después del plebiscito y las Presidenciales. Quieren imponer su dictadura de minorías y los Colombianos debemos tomar nota del tufo dictatorial de ese sector político. Vienen elecciones

cristorres

02 de Mayo

0 Seguidores

¿Cómo que la oposición quiere imponer una dictadura de minorías? Se le olv...+ ver más

¿Cómo que la oposición quiere imponer una dictadura de minorías? Se le olvida que es la extrema derecha el único sector que quiere imponer su voluntar con artimañas, nocticias falsas y miedos infundados? Por suerte hay un porcentaje muy grande de población racional, sea de izquierda centro o derecha, que tiene el criterio para no seguir a la minoría "URIBE". Vea los resultados y se da cuenta.

David M.

02 de Mayo

0 Seguidores

Sólo analice quien ganó las elecciones 2 veces y deberá entender que la may...+ ver más

Sólo analice quien ganó las elecciones 2 veces y deberá entender que la mayoría de los Colombianos votó por el No. Simple. Si fuera la ninoría la ue estuviera en contra de los acuerdos, hubiera ganado gustavo Petro. No fue así. Y no es la extrema derecha, no hay en Colombia 11.3 millones de extremistas, eso no es verdad. Diferente es que no les guste la democracia, o les gusta solo cuando ganan

juam berom

02 de Mayo

0 Seguidores

¿Minorías? jaja... 58 % vs. 42%. Estudie aritmética bachiller.

¿Minorías? jaja... 58 % vs. 42%. Estudie aritmética bachiller.

Carlos Campo

03 de Mayo

0 Seguidores

El histérico intento de la izquierda por deslegitimar las mayorías populares...+ ver más

El histérico intento de la izquierda por deslegitimar las mayorías populares y defender a algunos de los peores victimarios en un extremismo purista de defensa de lo negociado por Santos solo los evidencia a ELLOS como intransigentes. Las objeciones de ninguna manera ponen en peligro a la JEP y SÍ incorporan el mandato popular. @Juam Literalmente eso es una minoría. Busque un diccionario.

Orlando Arroyave

02 de Mayo

0 Seguidores

El gobierno es un desorden y un caos en todo. Pero donde más se manifiesta es...+ ver más

El gobierno es un desorden y un caos en todo. Pero donde más se manifiesta es en el Congreso, donde no ha logrado mantener la mayoría que supuestamente lo acompañaron en la campaña contra Petro. El gobierno no tiene claro su propuesta de seguridad, su propuesta de paz y su propuesta de equidad. El presidente sigue siendo invisible a los problemas reales del país. Da palos de ciego, sin convicción.

DIDUNDI

02 de Mayo

3 Seguidores

1-Varias cosas:
-El lío con la tal mayoría absoluta no debería existir...+ ver más

1-Varias cosas:
-El lío con la tal mayoría absoluta no debería existir y haber quedado claro para todo el mundo desde la discusión d las curules para las victimas q Furibe tumbó en su momento.
-Repito, la nueva posición d las cabezas d partidos tradicionales q hoy DICEN 'aun' apoyar la JEP, d no haber presionado para la votación desde el martes, olía mal y terminó podrido.
-Me reafirmo en mi ..

Orlando Arroyave

02 de Mayo

0 Seguidores

¿Dónde está el director de orquesta? El presidente, dicen que es calmado y ...+ ver más

¿Dónde está el director de orquesta? El presidente, dicen que es calmado y no pugnaz; eso se le abona, pero igualmente se ha mostrado sin criterio propio, sin una claridad de ruta a seguir, terco, uribista, poco pro-activo, a veces cansado y apático, sin voz de mando, sin una dirección que unifique propuestas y directrices... en este gobierno, la orquesta institucional está desafinada y sin rumbo.

Orlando Arroyave

02 de Mayo

0 Seguidores

¿Por qué esta terquedad en hacer objeciones a la JEP? Si fuera por las víct...+ ver más

¿Por qué esta terquedad en hacer objeciones a la JEP? Si fuera por las víctimas, el gobierno debería estar fortaleciendo los mecanismos de ayuda a las víctimas, que no solo son las de la FARC. Pareciera que el CD no tuvieran una propuesta para solucionar los problemas del país, sino la de alentar la guerra, la confrontación y el odio. Sin conflicto el uribismo desaparecería, pues no tiene nada.

Carlos Campo

03 de Mayo

0 Seguidores

Porque para la mayoría de colombinanos el acuerdo de la Havana no incorpora l...+ ver más

Porque para la mayoría de colombinanos el acuerdo de la Havana no incorpora la voluntad de la mayoría del país.
Punto, puede que no le guste pero eso no se ajusta a la realidad.

DIDUNDI

02 de Mayo

3 Seguidores

2-..tesis, creo q los partidos tradicionales están cediendo x lo menos en 1-2...+ ver más

2-..tesis, creo q los partidos tradicionales están cediendo x lo menos en 1-2 objeciones y las nuevas Yidis solo son el chivo espiatorio.
-Lo anterior se confirma con la posición dl tal acuerdo donde SIN Furibe: “Ningún partido ni congresista comprometió su posición frente a las objeciones, pero sí nos...”,
La lectura real es, q así llegue Mockus, puede haber + enmermelados d esos partidos HOY

DIDUNDI

02 de Mayo

3 Seguidores

3-Y para finalizar, me da vergüenza q Duribe funja como presidente y la mecha...+ ver más

3-Y para finalizar, me da vergüenza q Duribe funja como presidente y la mecha solo le alcance ´para atizar fuego en Venezuela ante la incapacidad interna d mostrar el famoso talante desgastado y frió x el q el jefe pidió respeto en tono nada enérgico como es su costumbre.

HAY Q TENER VALOR PARA VIVIR EN COLOMBIA Y SOPORTAR TANTO DESMADRE ADMINISTRATIVO...EN TODO LADO.

Saint Sinner

02 de Mayo

0 Seguidores

Ese capricho de tumbar unos estatutos a la JEP esta haciendo perder cosas mas ...+ ver más

Ese capricho de tumbar unos estatutos a la JEP esta haciendo perder cosas mas importantes para sacar mermelada, así perdiendo fuerza el Uribismo, el único beneficio económico es evitar las futuras sanciones gringas si no se aprueban el caso de la extradición, Con Duque puede ser el comienzo del fin del Uribismo, aunque no destruye solo se transforma por la otra competencia corrupta de Políticos

Carlos Campo

03 de Mayo

0 Seguidores

Lo que es rídiculo es el intento tan absurdo de un segmento de la población ...+ ver más

Lo que es rídiculo es el intento tan absurdo de un segmento de la población colombiana se niega a aceptar que el mandato mayoritario que ganó el plebiscito, puso el partido con mayor votación en las legislativas y ganó la Presidencia, TIENE RAZÓN en exigir cambios razonables a un acuerdo cuyos huecos son tan evidentes que hoy son claras para las mayorías del país. Colombia no es Bogotá.

Ctrl Alt Del

03 de Mayo

0 Seguidores

La mayoría tiene unos derechos automáticos pero no es automáticamente infal...+ ver más

La mayoría tiene unos derechos automáticos pero no es automáticamente infalible, es decir, no TIENE RAZÓN instantánea a priori. Por eso la deliberación, por eso el parlamento y la "opinión pública". Si no, ¿para qué?

En ciertos casos, el ganador puede "exigir". Por ejemplo, Duque exigió (ordenó) que Ordoñez nos representara en la OEA (¡Ay, Dios!). Pero no puede "exigir" cambios en los acuerdos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia