Por Tatiana Duque · 30 de Agosto de 2017

1937

0

Esta tarde el Senado definirá el último cupo de la Corte Constitucional, un magistrado que podría inclinar la Corte en muchos temas sobre los cuales hay empate, particularmente el blindaje del Acuerdo de Paz. Y habrá un voto finish.

Es una elección atípica porque a estas alturas, en elecciones anteriores, los votos están casi listos a favor de uno u otro candidato. Esta vez fue diferente.

Primero porque los tres candidatos que envió la Corte Suprema al Congreso son de poco conocidos. La Corte se decantó por los abogados John Jairo Morales, José Fernando Reyes y Judith Bernal tras 9 meses sin poder definir una terna y lo hizo tras descabezar a favoritos como el exmagistrado de la judicatura, Wilson Ruíz, la exviceprocuradora Martha Castañeda y el excontralor de Bogotá, Diego Ardila.

A eso se suma que debido al escándalo judicial de coimas de magistrados de la Corte Suprema, el de los sobornos de Odebrecht, y la precampaña electoral, la atención de los congresistas está en otros asuntos diferentes a esta elección, y lo mismo sucede con la de los medios.

Por ejemplo, los conservadores y La U, dos de las bancadas de la coalición de Gobierno más grandes (dan 36 votos en total), no se han reunido. Los azules porque, como nos dijeron dos senadores, están concentrados en definir el futuro de su director, Hernán Andrade; y La U, porque la bancada está tan dividida por dentro, que ni por chat han podido cuadrar una reunión de bancada.  

Como en el Senado muy pocos conocían a los candidatos y los congresistas estaban en otros temas, los ternados comenzaron de cero su lobby entre los senadores. De hecho, la aspirante Bernal asistió ayer por primera vez al Senado y se descarta que haya algún voto por ella.

Así que la competencia está entre John Jairo Morales y José Fernando Reyes.

Reyes es penalista de la Universidad de Caldas, está haciendo un doctorado en derecho penal y derechos humanos en el Externado y desde 2004 hasta que fue elegido magistrado de la Corte fue magistrado del Tribunal Superior de Manizales. En La Silla lo incluimos en el dream team de la JEP (antes de que se hubiera hecho la convocatoria) como un ejemplo de los magistrados de tribunal formados que podrían llegar a esa justicia transicional.

Por su parte, Morales es un abogado bogotano egresado de la Universidad Santo Tomás con maestrías en derecho constitucional, administrativo y comercial que ha mezclado su carrera académica (con la que que llegó a ser decano de su alma mater entre 20014 y 2015, y de la Fundación Universitaria Los Libertadores desde entonces) con trabajos en el Estado.

Fue personero delegado distrital del boyacense Hernando Gutiérrez Puentes entre 1994 y 1998; asesor de la gobernación de Amazonas; secretario departamental de Putumayo y jefe de la oficina de asesoría jurídica del ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia Cossio en 2008. Es uno de los mayores expertos en consulta previa.

El voto finish

 

En la audiencia pública de ayer los tres aspirantes fueron indagados por temas similares a audiencias anteriores: desde cuándo comienza la vida si en la concepción o el nacimiento; la legalidad de la refrendación del Acuerdo de paz con las Farc, y de las leyes del Fast Track (ambas preguntas formuladas por los uribistas); y si era necesaria una reforma judicial, ante el escándalo de coimas en la Corte Suprema, que los ternó.

Los tres respondieron de forma similar.

Morales y Reyes aseguraron que la vida arranca en la concepción; la candidata Bernal en este punto se declaró impedida para hablar del tema por temor a ser recusada si es elegida y la Corte aborda temas como la legalidad del aborto; se mostraron de acuerdo con que el Congreso reforme el sistema judicial y evadieron la pregunta sobre la legalidad de la refrendación y reglamentación del Acuerdo de paz. “No quiero escurrir el bulto pero debo hacerlo ahora”, dijo Reyes, por la posibilidad de una recusación futura.

El candidato Morales, abogado especialista en derecho comercial y con maestría en derecho público, catedrático y exfuncionario público, tiene el apoyo del uribismo con 21 senadores y tendría a la mayoría de los conservadores, al menos 10 de sus 17 congresistas.

El apoyo uribista y de un sector conservador viene, posiblemente entre otras razones, porque Morales fue jefe de la oficina de asesoría jurídica del Ministerio del Interior de Fabio Valencia Cossio en 2008, hoy directivo del Centro Democrático.

Contaría con por lo menos 31 votos.

José Reyes, un magistrado del Tribunal Superior de Manizales y exprocurador judicial durante la administración del hoy contralor General, Edgardo Maya, tiene el voto seguro de al menos 16 de los 17 liberales (la senadora Viviane Morales suele no votar en bancada), y de "la gran mayoría de La U", según nos dijeron dos senadores de esa colectividad, por aparte, por lo que tendría 19 votos.  Eso si Musa Besaile va aunque durante esta semana no ha ido al Congreso por convertirse en el ventilador del escándalo de coimas en la justicia.

Tendría así de 35 a 36 votos.

De todos modos el apoyo de La U estaría en veremos si la bancada no se reúne en las próximas horas, cosa que hasta ahora no había hecho, y como vimos durante la audiencia, miembros del partido, como el vicepresidente del Senado, Andrés García, habló tanto con Reyes como con Morales.

El vicepresidente del Senado, Andrés García con el candidato Morales. Foto: La Silla Vacía

El vicepresidente del Senado, Andrés García con el candidato Reyes. Foto: La Silla Vacía

 

Como ninguno de los dos tiene las mayorías requeridas para ser elegido, que son 51 votos, el lobby del Gobierno puede pesar y los ministros de Santos están peleando voto a voto.   Según tres senadores de La U, liberal, y conservador, el Gobierno también se ha movido a favor del candidato Reyes, según nos dijeron dos senadores de La U.

“Reyes es el candidato del Gobierno”, nos dijo uno de ellos. Una de las razones es la cercanía de Morales con los uribistas.

Y como contamos en nuestro twitterazo, durante la audiencia estuvieron presentes el ministro del Interior, Guillermo Rivera y su viceministro Héctor Olimpo Espinosa. Aunque nos dijeron que no estaban haciendo lobby, no es común ver a los funcionarios durante estas audiencias, y en otras ocasiones, son sacados del recinto.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera y su viceministro, Héctor Olimpo Espinosa, en plena audiencia.

 

La incógnita es sobre cómo votarán los partidos con menos senadores, pero que en una competencia apretada pueden inclinar la balanza: los Verdes (5 senadores), Polo (6 senadores), Opción Ciudadana (5 senadores) y Cambio Radical (9 senadores).

En conjunto estos partidos suman 25 votos, que a estas alturas son clave para la elección del próximo magistrado.

En el Antiguo PIN no hay decisión aún; los Verdes la tomarían en las próximas horas y todo indicaría que se decantarían por Reyes, lo que le daría al manizalita una ventaja de 41 votos. En el Polo estarían divididos (el senador Alexander López apoyaría al candidato Morales); y en Cambio Radical, Reyes tendría el voto fijo de 2 senadores, Carlos Motoa y Juan Carlos Restrepo.

De hecho, Restrepo estuvo hablando con otros miembros de su bancada para convencerlos y con el liberal Luis Fernando Duque, quien ha sido un fuerte padrino de Reyes dentro de los rojos, estuvieron en la audiencia buscando más votos.

Con las cuentas de uno a uno y el lobby hasta última hora, y prácticamente bajo el radar de los medios, hoy se podría estar sellando el futuro de la Corte Constitucional durante por lo menos los próximos cinco años.

NOTA: Siga nuestro cubrimiento en vivo de la elección vía twiterazo de

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia