Otras Regiones

565 resultados

El legado minero de Uribe

Entre las muchas herencias del gobierno de Álvaro Uribe, la minera es una de las menos conocidas y más relevantes. En los ocho años que gobernó el ex presidente, la superficie de hectáreas con título minero pasó de 1,13 millones a 8,53 millones. Y las hectáreas tituladas en los páramos se duplicó con creces. Hoy en día, 6.3% de las hectáreas en los páramos (122 mil) están tituladas.

Lo más asombroso es que la mayoría de los títulos concedidos en el gobierno de Uribe se obtuvieron cuando ya una reforma al Código Minero prohibía la explotación en páramos pero el Presidente aún no había sancionado la ley. En esos ocho meses que se tomó el Presidente para firmar la ley, según datos del investigador Guillermo Rudas, el número de concesiones mineras aumentó drásticamente como lo muestran estos mapas elaborados por Rudas.

Para ver el cambio en los mapas deslice las etiquetas con los nombres de los presidentes, que están a la izquierda de cada uno de los mapas, hacia la derecha. Una vez cubra toda la superficie del mapa, se hará visible la versión correspondiente.

 

 

 

 

Los títulos en los páramos

 

 

 

Sólo entre julio y octubre de 2009 se firmaron 1.900 contratos en los páramos para los mineros y otros alcanzaron a renovar sus contratos. Todos los que tienen concesiones ahora en páramos argumentan que a ellos se les dió el derecho de explotar los territorios antes de que fuera promulgada la ley, así que tienen un derecho adquirido para seguir explotando su licencia. Y así hacen.

El problema es que esto afecta el nacimiento de varios de los ríos que surten los acueductos de las principales ciudades, afecta a 4.700 especies de plantas, 70 de mámiferos, 87 de anfibios y cerca de 154 aves. Los páramos capturan y almacenan el carbono en sus suelos, que de otra forma sería enviado a la atmósfera.

Para Guillermo Rudas, el aumento de la explotación minera se dio por dos razones: por el auge en el precio del oro que pasó a ser de 1.300 dólares la onza, y por las generosas exenciones tributarias que otorgó Uribe a las multinacionales para que explotaran estos recursos. Según datos del Ministerio de Hacienda y el Banco de la República, el gobierno dejó de recibir 3.5 billones de pesos por regalías en el último año. Dinero que se quedó en las cajas de las empresas mineras.

El gobierno de Santos recibió esta herencia, y su Ministro de Minas Carlos Rodado Noriega dijo hoy en un Foro sobre minería en la Cámara de Comercio de Bogotá que es importante que el gobierno cumpla con la legislación internacional y nacional para protección de páramos, pero que estas reglas de juego son demasiado exigentes para países emergentes que quieren aumentar su explotación de minerales y que hoy en día están en la mira de las grandes empresas mineras. “No me alcanza el tiempo para atender todas las solicitudes de empresarios mineros que están llegando al país”, dijo Rodado.

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: 

Arranca la reconquista uribista

El ex presidente Álvaro Uribe volvió al país, y como era previsible, movió inmediatamente la política. Anunció que apoyará y le hará campaña a candidatos de la U a las alcaldías y gobernaciones de todo el país. Y esta mañana, su mano derecha José Obdulio Gaviria, dijo en los medios que Uribe apoyará una alianza entre la U y el conservatismo y que su objetivo es "consolidar una corriente política".

La pelea entre esa corriente política que es el uribismo será en una primera instancia contra la corriente 'santista' en el partido de la U, que como es natural escogerá entre varios candidatos. El poder que tendrá el ex presidente Uribe con un micrófono en la mano y con el cariño de millones de colombianos se enfrentará al poder del mandatario, que no puede hacer campaña de frente porque sería ilegal y en algunos casos tampoco le interesará correr el riesgo de perder, pero que encarna la promesa de cuatro u ocho años de burocracia en el Estado.

Y por más que José Obdulio diga que la alianza será entre la U y los conservadores, las realidades políticas locales y regionales son las que se imponen en la contienda. De hecho, como presidente Uribe le hizo campaña de frente a varios candidatos a las alcaldías que a la postre perdieron pese al inmenso poder que tenía.

Obviamente, en los próximos seis meses todo puede cambiar, pero por ahora, así va el pulso entre el uribismo y el santismo con miras a las elecciones del 2011.

 

Haga click en los departamentos que están en verde claro para saber cómo va la puja por la gobernación o la alcaldía. 

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: 

La frontera venezolana se alineó con Colombia en las elecciones de ayer

 

Tras las elecciones parlamentarias en Venezuela, y aunque el Consejo Nacional Electoral aún no ha publicado los resultados oficiales completos, hay una cosa que ya quedó clara: el chavismo perdió en tres de los cuatro estados fronterizos, un hecho que podría representar una buena oportunidad para Colombia porque envía el mensaje que la mala relación entre los vecinos no da réditos políticos.

En los estados de Zulia, Táchira y Amazonas, partidos de oposición a Chávez ganaron mayor representación que los candidatos oficiales.

Allí le cobraron a Chávez la inseguridad y aumento de criminalidad urbana, en parte por cuenta de la guerrilla colombiana; la recentralización de poder por parte de Chávez quien le quitó a los gobernadores anti-chavistas de dos de Zulia y Táchira recursos y el manejo de entidades locales; y por último, las malas relaciones con Colombia que golpearon duramente a las familias y a los negocios que tenían estrechas relaciones con Cúcuta.

El que la Asamblea Nacional haya pasado de tener cero opositores a más de 60 diputados de 165 obliga al presidente venezolano a buscar ciertos consensos. Salvo que, como temen algunos, su próxima movida sea quitarle poderes a la Asamblea.

Algunos expertos consultados dicen que, puesto que Zulia y Táchira son estados de oposición desde hace tiempo, Chávez no atenderá sus necesidades sino que tenderá a ignorarlos, pues esto ha hecho hasta ahora. Pero, otros expertos, consideran que estos resultados reforzarán el mensaje sobre la urgencia de consolidar una verdadera política de fronteras si quiere ser reelegido en dos años.

Haga click en los puntos azules para conocer la situación electoral de los estados fronterizos de Táchira, Zulia y Amazonas. 

View Elecciones parlamentarias en Venezuela in a larger map

Imagen mapa: 
Imagen portada: 
Hilos temáticos: 

Las predicciones fracasadas y los augurios ciertos: así votaron las regiones en la primera vuelta

Que Antanas Mockus iba a ganar en Bogotá, que Juan Manuel Santos iba a perder en las zonas de frontera y en los departamentos donde hubo falsos positivos, que los liberales iban a barrer en Santander y la izquierda en Nariño, nada de eso salió. La bola mágica se dañó. Este artículo recoge todas esas predicciones fallidas y uno que otro augurio regional que si salió como lo dijeron los analistas. Pero son pocos.

Ver análisis debajo del mapa

 

 


Los pronósticos que no salieron

 


Bogotá no fue verde

Las apuestas fallaron, pues el fortín de Mockus no fue Bogotá. Santos mantuvo en la capital el promedio de votos que sacó en las grandes ciudades. Y quedó de primero, dejando claro que los uribistas de opinión también se movilizaron por él. Fuera de eso, el Partido de La U tenía a su favor una fuerte estructura partidista que los llevó a ser la mayor fuerza política en las elecciones legislativas en Bogotá. Por el contrario, Antanas se quedó con casi un 30 por ciento de la votación, pese a que con el éxito de la consulta verde todos esperaban que barriera. Ni con tres ex alcaldes de Bogotá a bordo, ni con sus dos senadores más votados fuertes en Bogotá, la ola verde logró los votos que esperaba.

Los "rolos" sorprendieron votando por Germán Vargas Lleras, quien sacó su más alta votación en el país en Bogotá. Obtuvo el 15 por ciento de los votos, lo que le ayudó mucho a ser tercero a nivel nacional, pues su promedio en las demás regiones fue del 8 por ciento a nivel departamental.


En el epicentro de los falsos positivos, ganó Santos

El ex Ministro de Defensa, que ha tenido que defenderse por el escándalo de los 'falsos positivos', obtuvo la más alta votación en los municipios donde estos ocurrieron y sacándole mucha ventaja a los otros candidatos. En Soacha, municipio donde vivían varias de las víctimas, Santos obtuvo 54.206 votos, 19.247 fueron de Mockus,y 10.061 para Petro. Y en Norte de Santander, Santos ganó en Ocaña con 16.099 votos y Mockus obtuvo el segundo lugar con 4.951. En Tibú ganó Santos con 4.037 votos y Mockus tuvo 1.767 votos.
 

Con gobernador a bordo, Santander le falló a los liberales

En este departamento donde los rojos fueron los grandes electores en la contienda del Congreso y donde Horacio Serpa es un gobernador que goza de mucha popularidad, Rafael Pardo quedó de cuarto. Germán Vargas, quedó de tercero, y le duplicó los votos. Mientras los liberales sacaron 55 mil votos, Cambio Radical sacó 90 mil. De primero quedó Santos y le siguió Mockus.


Chávez no decide los votos de la frontera

Dadas las malas relaciones que ha tenido el presidente Uribe con Hugo Chávez, y las consecuencias de esto en la economía nacional, se pensaba que en las zonas de frontera con Venezuela los votantes preferirían un candidato distinto al heredero del Presidente. Pero las predicciones fallaron. En Norte de Santander, Santos ganó con el 54% de los votos, y Mockus solo obtuvo el 19%. En la Guajira, donde el comercio con Venezuela tambien es importante, Santos tambien ganó con un 44% y Mockus quedó en segundo lugar con el 21%. Y en Arauca, Vichada y Guainía, Santos consiguió el 50% o más de la votación, un total de 41.385 votos en estos tres departamentos del Oriente del país.


Nariño se rebeló, pero no tanto

Hace cuatro años en los únicos dos departamentos donde ganó el candidato del Polo, Carlos Gaviria, fueron Nariño y la Guajira. En esta primera vuelta Nariño también apoyó el no uribismo, pero no tanto como en 2006. Pese a que los verdes contaban con el apoyo del grupo político del gobernador del Polo Antonio Navarro y tenían la simpatía del senador electo por la izquierda Camilo Romero, no les alcanzó para ganarle a Juan Manuel Santos

En este que era un departamento tradicionalmente de izquierda, Santos sacó 133 mil votos, Mockus 117 mil y Gustavo Petro 72 mil. Los verdes se quedaron con la ciudad de Pasto.


Ni la base liberal ni la conservadora salieron a votar o votaron con Santos

La única maquinaria que sirvió este 30 de mayo fue la uribista. Pues tanto el Partido Conservador como el Liberal disminuyeron a una tercera parte los votos que sacaron a Congreso. Esto demuestra que la estrategia de Santos de "rodar" votos bipartidistas funcionó, porque estos votos tuvieron que irse a algún lado.

Del millón setecientos mil votos rojos del 14 de marzo, Pardo sólo sacó 636 mil votos. Este candidato tampocó sacó lo de la consulta liberal que fue un millón quince mil votos. Lo mismo le pasó a Noemí Sanín. Los conservadores fueron la segunda votación al Senado, después del Partido de La U, pero ayer se quedaron en la casa o fueron a votar por Santos. La candidata azul sólo sacó 892 mil votos.
 

El voto uribista, también es de opinión

Es un hecho que a Juan Manuel Santos le fue mucho mejor a nivel departamental que en las ciudades grandes, y a Mockus le fue relativamente mejor en las grandes ciudades que en los departamentos. Pero igual, Santos le gana a Mockus en todas las ciudades grandes menos en Tunja, Pasto y Mocoa. En la ciudad que mejor le fue a Mockus fue Tunja con el 38 por ciento de la votación. Y solo en seis ciudades capitales sacó más del 30 por ciento, es decir que tampoco es cierto que la ola verde fuera un ‘fenómeno’ de opinión.


Los paisas quieren menos a Santos que a Uribe y a Petro que a Gaviria


Aunque Juan Manuel Santos sacó más votos que Álvaro Uribe en el 2002, sacó proporcionalmente muchos menos que los que ganó Uribe en 2006 en todas las capitales del Eje Cafetero y de Antioquia, comenzando por Medellín donde sacó 140 mil votos menos. En Manizales sacó la mitad, y en Armenia y Pereira también perdió. Lo mismo le sucedió al Polo. Gustavo Petro sacó mucho menos de la mitad de la votación de Carlos Gaviria en Medellín, Manizales, Armenia y Pereira. La Costa Atlántica los compensó a ambos.

 

 

 

Los aciertos

 

 

 

 

El sur del país, uribista

 

El agradecimiento a la Seguridad Democrática se vio en el sur oriente del país como se esperaba. A nivel departamental la mejor votación porcentual para Juan Manuel Presidente fue en el Casanare, donde los uribistas sacaron el 75 por ciento de los votos, sigue el Meta con el 61 por ciento, Huila con el 60 por ciento y Caquetá con 59 por ciento.


Pacífico Mockusiano

Las encuestas se equivocaron en todo, menos en que había segunda vuelta y que a Mockus le iba a ir bien en la zona del Pacífico colombiano. Aunque los verdes no ganaron en ninguno de estos departamentos, como lo anunciaban las encuestas, si sacó mejores resultados que en el resto del país. Superó su promedio nacional cercano al 21 por ciento, en Cauca, Valle del Cauca, Nariño y Chocó. Y dos de las cuatro ciudades donde le fue bien electoralmente a Mockus, dos quedan en la zona Pacífica. Ganó en Pasto, y quedó de segundo en Quibdó con una votación superior a su promedio en ciudades intermedias: 35 por ciento de los votos.


Arleth Casado le cumplió a Rafael Pardo: sin ella no habría reposición de votos

Rafael Pardo se dio una dura pela en la opinión al recibir a Arleth Casado, esposa del parapolítico condenado Juan Manuel López Cabrales, en la lista al Senado. Pero ella le pagó bien, pues el departamento donde Pardo tuvo su mejor desempeño, fue en Córdoba donde ella es la baronesa electoral. Allí los liberales lograron casi el 15 por ciento de los votos, que es mucho mejor a lo que sacaron en el resto de departamentos. A Pardo también le fue bien en Vaupés y Amazonas, donde también quedó de tercero.

Sin los 60 mil votos que Arleth Casado le pusó a Pardo en está región, no hubiera sumado lo necesario para la reposición de votos. Pardo completó el 4.38 por ciento de los votos válidos y pasó a raz el umbral para que el Estado le pague por 2.067 pesos por voto. Pero sin Casado, sólo hubiera alcanzado el 3.86 por ciento de los votos y se hubiera quedado sin plata. Igual la reposición sólo le alcanza para mil millones.


La Costa le dio la mayor ventaja a Santos

Como se anticipaba, Santos molió a Mockus en la Costa Atlántica. Santos duplicó con creces la votación de Mockus en Barranquilla, en Cartagena y en Santa Marta. En Montería, lo cuadruplicó y en Sincelejo lo sixtuplicó.  En Cesar, Magdalena, Bolívar, Córdoba, y Sucre, los departamentos más uribistas, Mockus sacó la mitad de su votación promedio en el resto del país. Vargas Lleras, que se creía ganaría Barranquilla porque su fórmula vicepresidencial y su senador estrella son de allí, llegó de cuarto.
 

Petro Caribeño

Aunque el Polo perdió apoyo en Bogotá, Nariño y La Guajira, en estas elecciones fue el Caribe el que les ayudó. Los votos que consiguió Petro en Córdoba, Sucre, Bolivar y Atlántico son casi el 25% de su fortín electoral. En total, fueron 342 mil votos en esa zona, que dejaron a Petro en segundo lugar en los cuatro departamentos, por encima de Antanas Mockus. El candidato aprovechó anoche para agradecer a la región Caribe, y en su discurso dijo: "si fuera por ellos, estaríamos en segunda vuelta".


El eje cafetero le cumplió a Noemí

Noemí Sanín sacó el 12 por ciento de la votación en Caldas, el doble que el promedio nacional de la candidata. Y sacó dos puntos por encima en Risaralda, y tres arriba en Antioquia. En cambio, en el Valle, que le había dado el triunfo en la consulta interna del partido, solo sacó el ocho por ciento.


Las mujeres de Noemí


Donde Noemí sacó más votos, fue en los fortines electorales de los tres mayores electores conservadores, que son tres senadoras. A Sanín le fue muy bien en Antioquia, que es el fortín de Olga Suárez Mira y Liliana Rendón. Sin embargo, al ver los votos por municipio se hace evidente que ellas no le ayudaron tanto como Myriam Paredes. Y en Nariño, que en los últimos ocho años fue tierra de la izquierda. La candidata azul tuvo un promedio nacional de 5.8 por ciento de los votos, sin embargo en Nariño sacó 10 por ciento de los sufragios. El apoyo de Paredes, la tercera senadora más votada del Partido Conservador, se notó.

 

 

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: