Por Jerson Ortiz · 14 de Junio de 2018

El acto público de adhesión del equipo de Villalba a la campaña de Duque.

702

0

El senador huilense Rodrigo Villalba, que fue el coordinador nacional de la campaña de Humberto de la Calle, y antes de eso fue uno de los defensores del Acuerdo de paz con las Farc, hizo público su apoyo y el de su estructura política a favor de Iván Duque. Una adhesión que más allá de mostrar en terreno la alianza que hizo el partido Liberal con el candidato uribista, ratifica las apuestas del senador para el próximo año.

En lo nacional esto le sirve a Villalba para mostrarse como un aliado de un eventual gobierno de Duque, con lo cual podría pedir que le mantengan los espacios que se ganó con Santos, como la Presidencia del Banco Agrario, o las gerencias del DPS y la CAM del departamento.

Y en lo local, al tender puentes con el uribismo, podría avanzar en alianzas para pelear la Gobernación, ganar la Alcaldía de Neiva y recuperar terreno en los municipios.

Esto, tomando distancia del liberalismo que representan De la Calle y otros dirigentes como el exministro del Interior Juan Fernando Cristo, que han cuestionado el apoyo de los rojos a Duque porque creen que el candidato del uribismo representa una amenaza latente para el Acuerdos.

El aterrizaje sobre la hora

El evento político donde Villaba hizo público el apoyo a Duque fue el viernes pasado, diez días después de que el expresidente Gaviria y la mayoría de la bancada liberal anunciaron el acuerdo con el candidato uribista.

Que Villalba lo esté apoyando de frente es relevante porque es el único congresista del sur que le ha hecho un evento público al candidato uribista. Los demás -Harry González de Caquetá, Carlos Ardila de Putumayo o Eduar Benjumea de Amazonas- aunque reconocen la directriz no han manifestado abiertamente su apoyo por Duque.

En la reunión que hizo Villalba fueron como delegados de la campaña de Duque el exprecandidato presidencial Carlos Holmes Trujillo, y los congresistas uribistas Ernesto Macías y Álvaro Hernán Prada.

Ante ellos Villalba puso disposición de la campaña a su equipo político: la representante Flora Perdomo, la excandidata a la Cámara Constanza Sastoque, el diputado Alfadil Ortigoza, los concejales de Neiva Juan Carlos Ramón y Mauricio Rojas, y unas 200 personas de sus bases en municipios como Aipe, Algeciras, Campoalegre y Garzón. 

Villalba dijo que siguiendo la línea oficial del partido iba a votar por Duque, quien fue su compañero en la Comisión Tercera del Senado, con el compromiso de que se respetaran los acuerdos de paz que defendió desde el principio. Además rescató de Duque que “su origen liberal lo hace conocedor de las problemáticas más apremiantes para el país”.

Guiños y compromisos que aceptó en representación de Duque el exprecandidato Holmes Trujillo.

“Me siento cómodo conversando con ustedes, yo nací ahí y mi cuna fue el partido Liberal. Iván Duque no quiere hacer trizas los acuerdos y por eso la paz es una de esas coincidencias que tenemos y por las que vamos a trabajar todos”, le respondió Carlos Holmes Trujillo.

Aunque Duque ha insistido que no va a ‘hacer trizas’ los acuerdos, sí ha planteado unas reformas que seguramente traerían costos para las comunidades más golpeadas por el conflicto porque pondría en duda la supervivencia de programas como la sustitución de cultivos o la restitución de tierras, y de las entidades que se crearon para coordinarlas.

Más allá de ese compromiso por respetar la columna vertebral del acuerdo, con su adhesión el ‘villalbismo’ también hace cálculos a corto y mediano plazo.

<

Mantener espacios en lo nacional y pensar en lo regional

Como contó La Silla Sur, desde que un aliado político del senador Villalba, el exrepresentante Luis Enrique Dussán, fue nombrado presidente del Banco Agrario, a la entidad entraron a trabajar dirigentes políticos de la cuerda del Senador.

 

Políticos que le ayudaron a Villalba para que De la Calle ganara la consulta liberal en el Huila, para que se reeligiera en marzo y en menor proporción en la primera vuelta. Y que ahora lo harán por Duque. “Ya nos orientaron que era con Duque y vamos a estar ahí por orden el Senador”, le dijo a La Silla Sur un dirigente del Huila que trabaja en el Banco y que no se deja citar porque es funcionario público.

Mantener el manejo del Banco, o al menos una parte, es la apuesta a corto plazo del villalbismo, aunque la campaña de Duque ha dicho que recibir estos apoyos políticos no significa pactar acuerdos burocráticos.  

En el gobierno Santos, ese cargo se le dio como premio a los conservadores y liberales previas ayudas en trámites del Congreso.

Por eso en este caso al villalbismo le serviría mostrarse como un gran aliado, contando además con la buena relación que tiene este equipo con el senador Ernesto Macías, quien es uno de los más cercanos a Duque y al expresidente Uribe.

“Ese (Banco) es un tema difícil pero no imposible. Macías ha sido amigo del senador Villalba, del exgobernador Carlos Mauricio Iriarte, y eso puede tender puentes ante un gobierno de Duque”, le dijo a La Silla Sur un dirigente cercano al senador.

Aparte de buscar acomodarse al nuevo gobierno, el ‘Villalbismo’ también tantea al uribismo de cara a las regionales de 2019.

La apuesta del liberalismo del Huila es ganar la Gobernación. Y para eso ya hay un nombre: Luis Enrique Dussán. Al margen de si consigue seguir en el Banco Agrario, al excongresista ya lo están moviendo como la carta del equipo para reemplazar a Carlos Julio González Villa.

Su aspiración podría tomar una fuerza mayor si consigue el respaldo de otros partidos como el del Centro Democrático, que aunque sacó más de 40 mil votos a la Cámara en marzo, carece de figuras regionales que le permitan consolidar una candidatura fuerte a la Gobernación. Eso se vio por ejemplo en 2015 cuando el candidato del uribismo fue el dirigente cafetero Rigoberto Ciceri que quedó de tercero, detrás de los experimentados Carlos Julio González Villa y Carlos Mario Chávarro.

"Por ahora solo estamos pensando en ganar con Duque. Después miraremos lo del otro año", le dijo a la Silla Sur el senador Ernesto Macías.

De ahí que lo que hizo Villalba al sentarse a trabajar en la misma causa del senador Macías y el representante Prada podría tener sus efectos en octubre del próximo año.

Pero es un tema que se debe trabajar con tiempo, porque los otros aliados de Duque en el departamento que son los conservadores, también se quieren quedar con la Gobernación, y por eso tienen en carpeta al senador Chávarro.

Con esos cálculos de participación en un eventual gobierno Duque y de alianzas para el 2019, Villalba ha logrado mantener unida a su estructura.

“Es que acá hay un jefe que es el senador Villalba. Él orienta, dice que hay que hacer, se lo explica a uno y uno entiende que debe hacerse así por el bien de todos”, nos dijo un dirigente del equipo del Senador.

Falta ver si de aquí a 2019 la apuesta de Villalba, que por ahora no le ha salido cara con sus bases porque se mantienen con él a pesar de que se fue con el candidato que promete hacerle ajustes al Acuerdo, funciona y su movimiento sobrevive a la crisis del partido tras el fracaso de De la Calle en la primera vuelta.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia