Por Jerson Ortiz · 26 de Septiembre de 2017

Los pastores del Huila que hacen parte de Colombia Justa Libres se reúnen todos los viernes para ajustar los detalles del proyecto político. *Foto suministrada.

1649

0

Desde febrero de este año las iglesias cristianas del país se vienen reuniendo para montar un ‘movimiento nacional para discipular la Nación e impactar las elecciones de 2018’. Esos acercamientos se aterrizaron hace dos semanas con la conformación de una lista propia al Senado, y 13 listas territoriales a la Cámara, entre las que se cuentan la del Huila.

El movimiento con el que los cristianos piensan llegar al Congreso se llama ‘Colombia Justa Libres’ y lo dirige por un Consejo de Ancianos conformado por 31 pastores de diferentes iglesias todo el país con más de 15 años de trayectoria.

“Fuimos llamados y guiados por el espíritu santo”, dice el pastor Jesús Tovar del Consejo de Ancianos, que a su vez de la Asociación de Pastores del Huila y director de la Iglesia Hogares Familiares Cristianos de Neiva.

El pastor Tovar es el que ha aterrizado en el departamento los lineamientos de Colombia Justa Libres. Lo hace con los pastores de las 60 iglesias del Huila que le dijeron sí al proyecto político (en esta conversación no ha entrado la Misión Carismática Internacional de que está con el Centro Democrático), y presentaron hojas de vida para hacer parte de las listas Senado y Cámara.

En la lista cerrada al Senado que tiene 56 aspirantes y cuya cabeza es el pastor John Milton Rodríguez de la iglesia Misión Paz de las Naciones de Cali, los cristianos del Huila lograron poner dos nombres.

 

En el puesto número 12 de la lista está Ronald Guzmán Ramírez de la Iglesia Presencia y Poder de Dios de Neiva, y quien en 2004 aspiró a la Asamblea del Huila (sacó 1353 votos pero se quemó) por el naciente partido Cambio Radical.

Ronald Guzmán es hijo del pastor Orlando Guzmán que fue concejal de Neiva en el 2000 pero al que el Consejo de Estado le quitó la credencial porque al tiempo que recibía honorarios tenía sueldo como profesor de tiempo completo de la Universidad Surcolombiana.

La otra cuota huilense en la lista (puesto 34) es Adriana María García, pastora de la Iglesia Visión del Reino. Ella fue directora de Planeación de la Alcaldía de Neiva cuando Héctor Javier Osorio fue alcalde (2001-2003).

Como el reto de superar el umbral y pelear curules en el Senado es difícil porque se enfrentan contra las maquinarias de los partidos políticos tradicionales, el movimiento cristiano se quiere apoyar en las regiones con listas propias a la Cámara.

La lista a la Cámara del Huila, que también es cerrada, se inscribió ante la Registraduría la semana pasada para empezar a recoger las 40.700 firmas que necesita para avalarse como movimiento ciudadano.  

Para armarla “no hubo tantas hojas de vida como en el Senado”, dice el pastor Tovar, a pesar de que se le hizo invitación a todas las iglesias.

El primer renglón de la lista lo tiene William Zambrano de la iglesia Casa Sobre la Roca, una de las más grandes del país, con presencia internacional (a la que asisten figura nacionales como la senadora Vivian Morales) y cuyo líder nacional es el pastor huilense Darío Silva.

En el segundo lugar está Claudia Judith Dussán de la iglesia Asamblea de Dios, quien aspiró al Concejo de Neiva en las elecciones de 2015 por la Alianza Social Independiente y sacó 258 votos que no le alcanzaron para ganar un curul.

Después está Luis Yailton Ortiz pastor de la iglesia Centro Cristiano el Renuevo de Pitalito, sur del Huila, y quien ha tenido negocios como escuelas de conducción y comercializadoras de café. La lista la cierra Jhon Jairo Almario de la iglesia Fuego Abrazador.

Los cuatro candidatos ya fueron presentados ante los demás pastores en una reunión que se hizo la semana pasada en Neiva.

“A lo mejor no son personas conocidas, precisamente porque no han sido centro de escándalos, por el contrario son personas íntegras que tienen buenas trayectorias y testimonios de vida que aportan a nuestro propósito”, añadió el pastor Tovar.

Con estas cuentas y estos nombres, el movimiento cristiano empieza una cruzada por llegar al Congreso, así podrá medir hasta qué punto la posición del ‘No’ que promovieron en el Plebiscito, o la logística que pusieron para apoyar el referendo contra la adopción de niños por parte de parejas gays y solteros, se puede transformar en votos y en un ‘impacto’ para el mapa político del país en el 2018.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia