Por Juanita Vélez | Jerson Ortiz · 13 de Diciembre de 2017

987

0

Con su anuncio hace dos días de ser la cabeza de lista al Senado por Cambio Radical, Rodrigo Lara arrancará una campaña que tendrá como una de sus puntas de lanza al Huila, un departamento donde su partido tiene la Gobernación con Carlos Julio González, sacó por primera vez lista propia a Cámara y acaba de ponerle cien mil firmas a Germán Vargas para la presidencia.

A pesar de tener ese camino abonado, tendrá que pelearle los votos de la derecha al uribismo, enfrentar a caciques regionales de peso y medirle aún más el teflón político a la coordinadora de la campaña de Vargas en el Huila y hermana del gobernador, Cielo González.

Lo que tiene abonado

En las que cuentas que Lara le dijo a La Silla Sur, después de Bogotá (donde fue elegido representante con la lista cerrada de Cambio que sacó más de 100 mil votos) el Huila es el primer departamento donde tendrá puesta su mirada con miras al Senado. Y tiene sentido que la tenga puesta acá pues su papá, Rodrigo Lara Bonilla, fue un reconocido político huilense que hizo buena parte de su vida pública en Neiva. 

 

“El Huila es casa vargasllerista y por eso va ser mi segunda región prioridad”, nos dijo. Precisamente va a viajar este fin de semana a Neiva para arrancar a concretar las alianzas.

En este departamento, luego de las regionales de 2015, Cambio se quedó con la Gobernación con Carlos Julio González Villa, nueve de las 37 alcaldías, dos de las once curules de la Asamblea y 72 concejales en los municipios (tres de ellos en Neiva).

Ese impulso en las regionales llevó al partido a presentar por primera vez una lista a la Cámara que, como hemos contado, está siendo impulsada por la destituida exgobernadora Cielo González Villa.

Uno de los integrantes de esta lista a Cámara, el exgobernador encargado Julio César Triana, le dijo a La Silla Sur que va a apoyar a Lara. “En mi caso voy a estar al 100 por ciento con con él”.

Aparte de la estructura de su partido, Lara Restrepo es cercano a dirigentes locales de sectores conservadores como el representante Jaime Felipe Lozada, que le han hecho la segunda en el discurso de oposición al gobierno Santos, a la JEP, a las circunscripciones de paz y en general a la implementación de los acuerdos con las Farc.

Justamente ese discurso le puede servir para quitarle votos al uribismo  en un departamento como el Huila donde ganó el No en el plebiscito con más del 60 por ciento de la votación, y donde aún le copian masivamente a lo que dice el expresidente Uribe.

“Él ya es un referente nacional porque ha sido crítico con el tema de la reforma política que finalmente se hundió, con la Jep a la que logró bajarle varias cosas que beneficiaban a las Farc. Por esa posición que ha asumido como presidente de la Cámara puede pelear votos de centro derecha y del mismo uribismo”, nos dijo alguien cercano a Lara.

Además puede entrar a aprovechar el escenario político que se abrió en el Huila ahora que el senador Jorge Eduardo Géchem se bajó a Cámara, que el uribista Ernesto Macías deba moverse en una lista abierta.

Pero a pesar de tener ese terreno abonado, también hay cosas que le pueden jugar en contra.

Lo que le juega en contra

Aunque Lara nació en Neiva, el Huila no es la región donde se ha hecho políticamente y tampoco lo ven como alguien que vele por los intereses del departamento.

“No es el que más se la pase allá y por eso la gente lo cuestiona porque creen que solo va en campaña, pero en Bogotá es donde ha podido gestionar y ayudar al Gobernador”, nos dijo alguien cercano.

Además, aquí hay caciques regionales que ya tienen un camino abonado y pelearán por conservar sus votaciones, como el senador conservador Hernán Andrade o el liberal Rodrigo Villalba.

A eso se suman los cuestionamientos que pueda recibir por su cercanía con la exgobernadora  Cielo González que es la coordinadora de la campaña de Vargas en el departamento y que está de capa caída luego de que su esposo saliera salpicado en el escándalo de los restaurantes escolares en Santander.

También le juega en contra que no todos en la lista de Cambio para la Cámara están con él.

Roberth Cerquera, que es impulsado por el excandidato a la Alcaldía de Neiva Gorky Muñoz, ha tenido acercamientos con Germán Varón a quien ha buscado para que le ayude a gestionar proyectos en el Ministerio de Vivienda.

René Jiménez, que representa a los intereses de la Iglesia Cristiana Misión Carismática, (que se terminó saliendo de las toldas uribistas para irse con Vargas) va a estar con la pastora Claudia Rodríguez de Castellanos que está en la lista al senado.

Y Juan Felipe Molano, que es del equipo de los González Villa, le dijo a La Silla Sur que aún no tiene fórmula para Senado y  que no sabe si va a estar con él.

A pesar de eso, Lara quiere pisar duro en el Huila como una forma de medir la fuerza del vargasllerismo e ir marcando territorio de cara a las presidenciales. Faltará ver si lo logra.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia