Por Jerson Ortiz · 01 de Noviembre de 2017

Johana Melissa Rodríguez, Avelino Córdoba y David Chamorro fueron los últimos en inscribirse para aspirar por el aval conservador  la Cámara de Putumayo

1233

0

Ayer el partido Conservador cerró el primer plazo de inscripciones en todo el país para las personas que quieren llegar con su aval al Congreso el año entrante. En Putumayo, donde los azules esperan mantener mínimo una de las dos curules que hay a la Cámara para ese departamento y resucitar tras el fracaso de las regionales de 2015, ya hay siete inscritos para tres puestos. Como allá no hay directorio departamental, esa puja queda en manos del directorio nacional, hoy en cabeza del senador huilense Hernán Andrade.

Lo que desde ya se sabe es que el representante Orlando Guerra tiene asegurado uno de los avales porque al tener la credencial de congresista tiene el derecho de estar en la lista sin necesidad de pasar por ningún mecanismo. Los dos avales restantes (la lista es una terna) se los pelearán seis precandidatos.

“En esto funciona el sentido común, la imagen, el peso político, el prestigio de los candidatos. Factores políticos”, le dijo Andrade a La Silla Sur sobre los criterios que tendrán en cuenta para elegir.

El directorio azul se puso como plazo el 30 de noviembre para escoger, (esto después de ampliar a última hora el periodo de inscripciones por dos semanas más porque en otros departamentos hay pocos interesados). Desde ahí, los tres elegidos partirán de cero y la pelea por una curul en la Cámara de Putumayo promete estar agitada.

La puja

Hasta hace cinco semanas solo el representante Guerra había dicho que iba a aspirar. Pero al finalizar septiembre el exgobernador Jimmy Díaz anunció en una reunión en Mocoa con senadores como Hernán Andrade, Mauricio Delgado y Eduardo Enriquez Maya, que él también iba. 

Para pelear el aval al exgobernador Díaz tiene tres hechos con qué defenderse.

El primero es que viene de ser gobernador entre 2012 y 2015 con 53 mil votos, es decir ya se hizo contar y está en el imaginario reciente de los putumayenses; el segundo es que tiene de fórmula al senador del Valle, Mauricio Delgado, quien le puede ayudar a hacer lobby en la dirección nacional porque en temas de avales los senadores tiene injerencia directa dentro del partido . Y el tercero es que en la reunión de Mocoa en la que anunció que iba a aspirar lo acompañaron unas 1.500 personas demostrando que aún tiene convoctoria.

Pero no a todos les cayó bien su anuncio. Hace una semana a la dirección nacional del partido llegó una carta firmada por Oscar Homero López, quien dice ser un exdirectorista del partido, pidiendo que no se diera el aval a Díaz porque tiene diez investigaciones en la Procuraduría. Eso es cierto, pues en La Silla lo confirmamos revisando la página de esta entidad.

Sobre eso el exgobernador Díaz Burbano comentó que está respondiendo a los llamados de la Procuraduría y que espera que en los próximos días estos procesos se cierren porque no les ve peso. “Ninguna está fallada ni en primera instancia”, nos dijo Díaz. Igual el partido ya le notificó la carta.

El tercero que anunció que quiere estar en el tarjetón azul de 2018 es Jorge Arciniegas Erazo, exalcalde de Mocoa, quien también tiene credenciales para mostrar. Por ejemplo, viene de sacar 11 mil votos en las elecciones de Cámara en 2014 (siete mil menos que el representante Guerra).

Antes había sido director del ICBF, cónsul de Colombia en Lago Agrio Ecuador y Secretario de Infraestructura en la Gobernación.

El exalcalde Arciniegas también tiene padrino nacional, el senador pastuso Eduardo Henriquez. Eso le puede ayudar a la hora que el directorio analice su solicitud.

Pero a los dos experimentados, Díaz y Arciniegas, que a priori parten con ventaja, les salió competencia justo cuando cerraba el plazo de inscripciones.

Los nuevos en la puja

Hace dos días la médica Susana Camacho también pidió el aval. Ella viene de ser la gerente del Hospital de La Hormiga por dos periodos consecutivos (2008-2012 y 2012-2016, en el último designada por el entonces gobernador Jimmy Díaz).

Aunque no tiene historial electoral, dice que decidió presentar su nombre porque cree que en el conservatismo hay garantías.

“Uno presenta el nombre y el partido es el que toma las decisiones”, nos comentó Camacho. Y pese a que es consciente que parte con desventaja porque nunca se ha hecho contar en votos, cree que su perfil cabe en la lista. “En el Hospital demostré capacidad administrativa”, nos indicó.

En la inscripción, Camacho fue bien recibida por Andrade. Y su solicitud, a diferencia de otras, quedó registrada en las redes sociales del partido. “Es un honor recibir a Susana Correa”, dijo Andrade.  

Al cierre de la convocatoria inicial en Bogotá (a última hora el paryido amplió el plazo hasta el 15 de noviembre) también llegaron otros tres precandidatos, (dos con pasado en la Asamblea de Putumayo), reclamando derecho a hacer parte de la lista para “renovar al partido”. (Ver foto principal)

 

La primera es Johana Melissa Rodríguez, que fue diputada entre 2012 y 2015. Intentó  repetir para 2016 pero se quemó con 1.783 votos.

El otro exdiputado es David Andrés Camacho, que llegó a la Asamblea en 2012 con la votación más alta (3.623 votos). En 2015 se bajó para aspirar a la Alcaldía de su natal Villa Garzón, pero quedó de tercero con 1.984 votos.  

Y el último de los inscritos es Avelino Córdoba Cañas, de Puerto Caicedo, que con 1.817 votos estuvo cerca de lograr una curul en la Asamblea en las elecciones de 2015. Es cercano al equipo político del excandidato a la Gobernación, Jorge Coral.

Entre estos seis aspirantes, dando como fijo al representante Guerra, el directorio azul mirará cómo armar su lista a Cámara en Putumayo. Aunque el plazo de inscripción se amplió hsta el 15 de noviembre desde Putumayo nos comentaron tres dirigentes conservadores que no hay en el ambiente ninguna otra aspiración pendiente. La vinculación de una mujer no es obligación porque la cuota de género, que es mínimo del 30 por ciento según la ley, aplica cuando se eligen más de cinco curules y  en el caso de Putumayo solo están en juego dos. Pero hacer una lista mixta es una opción para captar el voto femenino.

Con estos nombres el conservatismo de allí se la juega al todo o nada en las elecciones de Congreso de 2018. De otra manera no tendría cómo sacudirse de la muenda que recibió en las regionales de 2015 cuando perdió la gobernación, se bajó de cuatro a dos diputados, y no ganó ni una Alcaldía.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia