Por Jerson Ortiz · 08 de Noviembre de 2017

Amazonas se prepara para elegir un nuevo gobernador en elecciones atípicas.

943

0

No ha pasado una semana desde que la Corte Suprema de Justicia condenó a 14 años de cárcel al gobernador Manuel Carebilla (culpable de corrupción porque como congresista volvió su UTL un negocio), y en Amazonas ya se están armando las campañas para reemplazarlo en las elecciones atípicas que debe convocar el Ministerio del Interior en los próximas semanas.

Fue tal el revolcón político que se armó con la condena a Carebilla en el departamento más grande del país, que la mayoría de los candidatos que estaban haciendo campaña para la Cámara de Representantes, cambiaron de opinión y ahora buscarán ganar la Gobernación. En el ramillete de interesados hay hasta un sacerdote.

De la Cámara a la Gobernación

Caído Carebilla, que llegó a la Gobernación en 2015 avalado por Cambio Radical luego de quemarse en las elecciones a la Cámara en 2014, los liberales y conservadores fueron los primeros en moverse.

Por eso, en estos dos partidos, ya hay precandidatos.

El conservador es Medardo Bohorquez. Él estaba en la lista para la Cámara y era la fórmula en ese departamento de Esperanza Andrade (hermana del senador Hernán Andrade), pero dado que armar una “lista competitiva estaba difícil”, decidió con su equipo apuntarle mejor a la Gobernación. “Hay que darle orden administrativo al departamento”, le dijo a La Silla Sur.

 

Bohorquez viene de ser diputado entre 2012 y 2015 y concejal de Leticia entre 2008 y 2011 avalado por Cambio Radical. Quiso ser el candidato de este partido a la Gobernación en 2015 pero el pulso por el aval se lo ganó Carebilla y según él, no le jugó limpio en esa puja y desde entonces tomó distancia del hoy condenado gobernador.

“Yo por eso lo denuncié a la Procuraduría porque como gobernador en sus primeros tres meses por ejemplo recortó los cupos a los restaurantes escolares”, le dijo Bohorquez a La Silla Sur.

Sobre la ‘volteada’ de Cambio Radical al partido Conservador dice que no le ve mayor lío porque “Cambio nació justamente de la unión de conservadores y liberales”.

Entre los liberales el que ya dijo presente fue el exrepresentante a la Cámara, Víctor Hugo Moreno. Él también estaba en campaña para regresar al Congreso del que había hecho parte entre 2010 y 2014, pero en el que no pudo seguir porque perdió en las elecciones de 2014.

Justamente al momento de escribir esta historia Moreno estaba en Bogotá pidiendo a las directivas nacionales del partido el apoyo y el aval para las atípicas. Esto porque el actual representante Eduar Benjumea, el que le ganó en 2014, también está detrás de manejar el aval rojo.

A ese listado se suma Jhisel Benjumea, que es la única mujer que por el momento ha dicho que quiere participar en las elecciones atípicas.

Ella también estaba moviéndose para la Cámara pero como aún no tenía aval, desde el miércoles que se enteró del fallo de Carebilla empezó a organizar su campaña a la Gobernación.

Benjumea ya se ha hecho contar en las urnas. En 2014 fue candidata a la Cámara por Cambio Radical (sacó 667 votos), donde se enfrentó al entonces representante Manuel Carebilla. Luego, en 2015, aspiró a la Alcaldía de Leticia con el aval del movimiento indígena Aico y quedó de quinta con 861 votos.

“Para la Gobernación estoy buscando una coalición nacional de partidos que se preocupen de verdad por el Amazonas”, nos comentó.

En ese camino, dice, ha buscado a La U y a la Alianza Verde. “Amazonas no te vota por partido, Amazonas te vota al candidato, a la persona, a las propuestas”, le dijo Benjumea a La Silla Sur.

Y por los lados de los partidos minoritarios está Harold Rengifo. Él es un abogado que fue candidato a la Cámara en 2014 por la Alianza Verde. Por estos días coordina en Amazonas la recolección de firmas de la campaña presidencial de Sergio Fajardo. Dice que quiere armar una propuesta de coalición "que le ponga orden administrativo al departamento". 

Esa coalición, dice, cuenta con respaldo de los Verdes, la Asi y el Mais. "Leticia tiene una votación independiente de unos 5 mil personas, si logramos cautivar ese voto podemos ganar las elecciones", le dijo Rengifo a La Silla Sur. .

A la desbandada de los candidatos a la Cámara también se sumó un sacerdote que al parecer hace parte del equipo político del condenado exgobernador. Se llama John Alexander Bravo y es párroco de la iglesia del Divino Niño en el barrio Porvenir de Leticia. 

Según las seis personas que consultamos para esta historia (dos periodistas, una docente y los demás candidatos) la candidatura del padre Bravo estaría siendo impulsada por el equipo político del detenido Carebilla. Es decir por la actual Gobernación.

“Él siempre ha mantenido una relación estrecha con la familia de Manuel (Carebilla) y en las redes sociales convocó en varias ocasiones misas en su parroquia para pedir por su pronta liberación”, nos dijo la investigadora local Yohana Pantevis.

“Al padre Bravo sé que le hicieron la propuesta de Cambio Radical porque el candidato que tenían era Oscar Goes pero él no puede porque hace poco lo nombraron secretario de Gobierno de la Gobernación”, nos dijo el candidato Medardo Bohorquez.

“El Padre está aspirando por Cambio y ya está buscando inclusive el permiso en Diócesis”, nos comentó sobre el tema la candidata Benjumea.

La Silla Sur trató de comunicarse con él para conocer de esa aspiración pero no contestó a nuestras llamadas.

Mientras se confirma la aspiración del sacerdote y se convocan a elecciones en Amazonas deben pasar primero varias cosas.

Lo que se viene

Para llegar a las elecciones y reemplazar al gobernador Carebilla, primero el Ministerio del Interior debe designar un gobernador encargado. Por lo general en estos casos se envía a un funcionario nacional que genere neutralidad mientras se expide un nuevo decreto que convoque a las elecciones.

Eso por ahora no ha pasado porque la Corte no ha notificado del fallo al Gobierno.

Cuando se haga, un mes después se fija por decreto la necesidad de nuevas elecciones. Los que se vayan a inscribir tendrán 15 días para ir a la Registraduría y oficializar sus aspiraciones.

Cerradas las inscripciones pasarán 40 días para ir a las urnas. Por eso en Amazonas creen tentativamente que su próximo gobernador a finales de enero, pero eso no ha impedido que desde ya la pelea se esté calentando para llegar al primer puesto del departamento.

Un puesto apetecido porque representa, aparte de una oportunidad de liderar las dinámicas de más de 75 mil habitantes, un fortín burocrático que tiene un presupuesto anual de más de 280 mil millones, una opción más cercana para los que están fuera de la escena del poder regional.  

Quien gane deberá enfrentar una crisis de gobernabilidad que como hemos contado llegó a oídos del Congreso en julio de este año. Sin gobernador en propiedad la atención y la inversión del Gobierno Nacional en el departamento ha sido poca.

Por ejemplo el agua que llega a las casas de Leticia, uno de los dos municipios que tiene Amazonas, no es apta para el consumo humano, según las muestras que tiene el Instituto Nacional de Salud. Además, la cobertura es de apenas el 60 por ciento, y la continuidad en el servicio es intermitente.

Fuera de eso, las aguas negras de la red de alcantarillado no tienen ningún tratamiento y se vierten directamente al río Amazonas. Otro lío es con el Hospital San Rafael, el único que tiene el departamento, que está en crisis financiera y no tiene personal suficiente para atender a la población.

El que llegue a la Gobernación tendrá, entonces, dos años o menos para tratar de solucionar estos problemas o al menos poner la cuota inicial para lograrlo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia