Por Jerson Ortiz · 23 de Agosto de 2017

Comisión del Concejo de Leticia y del movimiento 'Amazonas por sus derechos', junto al presidente de la Cámara, el representante Rodrigo Lara Restrepo.

827

0

Cuatro integrantes del Concejo de Leticia y miembros del movimiento ‘Amazonas por sus derechos’, que se creó en mayo para promover unas marchas en contra de la corrupción en ese departamento, viajaron más de mil kilómetros hasta Bogotá hace unos días para pedirle al Congreso de la República que organice una comisión accidental que se apersone de los problemas de Amazonas, que van desde que no tienen gobernador en propiedad hace un año y medio hasta la falta de inversiones para tener agua potable.

Pero con el afán que tiene el Gobierno de aprobar las leyes del fast track es muy poco probable que se cree esa comisión justo ahora. Por eso parece que la visita no sirvió de a mucho.

La visita

En su paso por el Congreso tuvieron diez minutos para intervenir en la plenaria de la Cámara de Representantes.

En el Senado no hablaron porque la oficina jurídica no les dio permiso de hacerlo, argumentando que no tenían tiempo por todos los proyectos que se están tramitando.

En ambas cámaras radicaron una carta que recoge las inquietudes y que pide puntualmente que se cree la comisión accidental o que las comisiones tercera y cuarta (donde se discuten los temas de presupuesto) sesionen en Leticia por unos días, “para que sean ustedes viviendo un día lo que los leticianos y amazonenses tenemos que pasar día a día, vean posible llegar a una invertir en nuestro territorio”, dice la carta.

En el Senado les contestaron desde la Oficina Jurídica del presidente de la mesa directiva, Efraín Cepeda, que es el presidente del Congreso, que no tienen tiempo ni espacio porque la agenda legislativa está dedicada principalmente a atender los “asuntos urgentes de la implementación de los acuerdos de La Habana”.

En la Cámara no les han contestado aunque la primera vicepresidente Lina Barrera se comprometió a gestionar la comisión accidental, y el presidente Rodrigo Lara Restrepo atendió y saludó a la comitiva y hasta se tomó fotos con una corona de plumas que hace parte del traje autóctono de tribus indígenas del Amazonas.

Barrera dijo a La Silla que la creación de la comisión accidental "está en trámite" y que solo falta definir quienes serán sus integrantes. 

“Hasta el momento no nos han dicho nada, seguimos esperando”, dice Alejandro Castillo, concejal del Centro Democrático y presidente de la Corporación, quien fue el delegado para leer el documento en la Plenaria de la Cámara.  

Castillo aprovechó los diez minutos que cedió la Plenaria para leer un documento de cuatro páginas que recoge peticiones que van desde inversiones para el plan maestro de acueducto y alcantarillado, la intervención del hospital San Rafael, soluciones para los apagones eléctricos y oportunidades de estudio para los jóvenes amazonenses. (Ver la carta completa)

La crisis en Amazonas

Los problemas de Amazonas consignados en esas cuatro páginas son muchos.

En el tema de acueducto, el agua que llega a las casas de Leticia, uno de los dos municipios que tiene Amazonas, no es apta para el consumo humano, según las muestras que tiene el Instituto Nacional de Salud. Además, la cobertura es de apenas el 60 por ciento, y la continuidad en el servicio es intermitente.

“Hay semanas donde el agua no llega, otras veces llega por horas”, dice Juan Acuña, integrante de ‘Amazonas por sus derechos’, movimiento que convocó una marcha el 9 de junio para rechazar la corrupción local a la que asistieron más de mil personas.

Para abastecer a los cerca de 3 mil suscriptores que tiene, las empresas públicas de Leticia recoge el agua de la quebrada Yahuarcaca con dos motobombas instaladas en dos barcazas.  

Fuera de eso, las aguas negras de la red de alcantarillado no tienen ningún tratamiento y se vierten directamente al río Amazonas. “Es agua que después llega al Brasil”, añade Acuña.

Otro lío es con el Hospital San Rafael, el único que tiene el departamento. Según el comité, ese hospital está en crisis financiera y no tiene personal suficiente para atender a la población. “No es un Hospital de segundo nivel como dicen, parece un puesto de salud más, y la mayoría de pacientes graves deben ser trasladados a Bogotá u otras ciudades y eso aumenta los costos”, dice el concejal Castillo.

Pero el Ministerio de Salud en la evaluación anual que hace de los diferentes hospitales del país dijo que el Hospital San Rafael está ‘sin riesgo’ financiero.

En cuanto a los apagones, temen que aumenten cuando termine de construirse el aeropuerto internacional ‘Alfredo Vásquez Cobo’, al que el gobierno le está invirtiendo cerca de 140 mil millones de pesos.  

“El parque generador de electricidad de Leticia está obsoleto, y cuando el aeropuerto entre a operar va a consumir buena parte de la energía y eso va a repercutir en los demás sectores”, dice la carta que se radicó ante el Congreso.

En Amazonas esperan que este llamado de emergencia sí llegue a algún lado. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia