Por Jerson Ortiz · 30 de Agosto de 2017

El profesor universitario Miller Dussán encabeza el movimiento 'Defensores del Territorio', que se inscribió ante la Registraduría.

747

1

Desde hace una semana el movimiento ‘Defensores del Territorio’, que integran docentes, pescadores y campesinos que desde hace 10 años vienen haciendo oposición al proyecto hidroeléctrico El Quimbo, empezó a recoger firmas para avalarse y buscar una curul en la Cámara de Representantes del Huila en las elecciones de marzo de 2018. Una apuesta arriesgada porque medirá hasta qué punto el discurso ambientalista se traduce en votos y los pondrá a competir con las maquinarias políticas de los partidos tradicionales.

El camino hacia el aval

El reto de conseguir las firmas para los ‘Defensores del Territorio’ no es fácil.

 

Antes de noviembre tienen que reunir 46 mil firmas, la plata para comprar la póliza electoral (puede costar 160 millones de pesos) y levantar los votos para pelearle la curul a los actuales representantes que buscarán reelegirse (el conservador Jaime Felipe Lozada, la liberal Flora Perdomo, el de La U Héctor Javier Osorio y el uribista Álvaro Hernán Prada).

Al frente de ‘Defensores del Territorio’ está Miller Dussán, un profesor de la Universidad Surcolombiana, quien ha sido el líder del movimiento desde el 2009, cuando en el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez se expidió la licencia ambiental de El Quimbo, con la que se dio vía libre a la inundación de más de 8 mil hectáreas de los municipios de Agrado, Pital, Garzón, Paicol Gigante y Altamira en el centro del Huila, para generar energía.

Hoy El Quimbo, al que se le invirtieron más de mil millones de dólares, está operando y generando el 4 por ciento de la demanda energética de Colombia.

El profesor dice que la idea de hacerse contar en las elecciones y buscar representación desde el Congreso se cuajó después de hacer consultas internas con los cerca de 250 integrantes de la asociación que reúne a los afectados por El Quimbo, Asoquimbo.

“Es la necesidad de darle continuidad al proceso de resistencia civil, de consolidar un poder territorial soberano, de trabajar por una propuesta que fortalezca las Consultas Populares y

Acuerdos Municipales contra el extractivismo, despojo, ecocidio, corrupción, judicialización y asesinatos de líderes socioambientales”, dice Dussán.

Aunque no pudo detener la entrada en operación de la hidroeléctrica El Quimbo, este movimiento sí hizo visible los incumplimientos ambientales y económicos de la multinacional Emgesa. Además ha asesorado a nueve municipios del Huila para que a través de acuerdos aprobados por los concejos se prohíba la explotación minera y se protejan los recursos naturales.

Y como el profesor dice que esa apuesta por lo ambiental y territorial no la trabaja ‘ninguno’ de los congresistas del Huila, en el equipo tomaron la decisión de recuperar la vocería en el discurso ambiental, “del que extrañamente se han adueñado políticos del departamento que nunca antes se habían preocupado por el tema”, según Dussán.

Pero recuperar esa vocería, hacer más amplia la convocatoria a la causa y pensar en conseguir los 40 mil votos que se necesitarían para lograr el umbral y pelear la curul, está difícil porque desde ‘Defensores del Territorio’ insisten en ir solos, aunque desde otros sectores sociales los busquen para estructurar una sola propuesta.

Juntos pero no revueltos

Justamente hace una semana Miller Dussán se sentó a hablar con Leyla Rincón, concejal de Neiva por el Polo Democrático, con Lorena Sánchez de Marcha Patriótica, con Eduardo Gutiérrez de la Unión Patriótica y con Belén Alarcón del Frente Amplio Social y Político por la Paz, para presentarles su propuesta y buscar puntos de encuentro. Pero no hubo acuerdos.

“Lo primero que analizamos fue el mecanismo, ellos plantearon una alianza para que todos tuviéramos candidatos en una lista abierta, pero yo les dije que no me parecía porque eso significa que cada uno tire por su lado y se arme una microempresa electoral”, añade Dussán.

Defensores del Territorio está pensada como una lista cerrada, es decir, no se vota por un determinado candidato, sino por el movimiento. Dependiendo del número de votos que logre se determina cuántas curules alcanza. Éstas se reparten en el orden de la lista, tal como funciona con el Centro Democrático o el Mira.

En la lista cerrada a Dussán lo acompañan Saúl Vargas, un cafetero de El Agrado, Jenniffer Chávarro y Ximena Chávarro ambas líderes de Asoquimbo..

Pero Belén Alarcón, del Frente Amplio Social, dice que lo que se comentó en este primer encuentro fue la posibilidad de consolidar una candidatura única que recoja el pensamiento de sectores sociales y políticos de centro-izquierda, como el que representan Dussán pero también Lorena Sánchez, Eduardo Gutiérrez y hasta las cooperativas solidarias del departamento.

“Flaco favor nos haría el profesor Dussán si no piensa con generosidad. Como movimientos sociales siempre hemos sido activos en las elecciones, pero siempre nos hemos ido divididos. Yo creo que es hora de dejar a un lado los egos y pensar en una propuesta regional”, comenta Alarcón.

Aparte de no coincidir con el tema de la lista, Dussán ve difícil una alianza porque, según él, los directorios departamentales del Polo, UP y MP, a diferencia suya,  dependen de lo que indiquen las directivas nacionales.

“Marcha Patriótica y Unión Patriótica podrían terminar coincidiendo con el partido de las Farc ahora que están en el congreso político. Es decir no hay claridad sobre sus apuestas”, comenta Dussán.

Como no hay certeza de alianzas políticas, Defensores del Territorio apela a las dos recientes elecciones a Gobernación para decir que sí tiene incidencia en el electorado huilense.

Antecedentes no tan directos

Para el profesor Dussán el hecho de que en las elecciones atípicas a Gobernación del Huila en abril de 2013 el voto en blanco hubiera sacado 77.303 votos se dio en parte porque ellos lo promovieron como afectados de El Quimbo, en rechazo de “los partidos políticos que  favorecen la concentración del capital”.

Esas elecciones fueron particulares porque como contó La Silla, el Consejo Nacional Electoral prohibió la promoción en medios masivos del voto en blanco porque no había ningún movimiento promotor registrado oficialmente.  

En el tarjetón solo estuvieron Carlos Mauricio Iriarte (que sacó 119.126 votos), avalado por los partidos Liberal, Conservador y de La U, y el voto en blanco.

Pero la histórica votación del voto en blanco no se dio solo por la campaña de Asoquimbo.

Entre sus promotores también se encontraron políticos con gran capacidad de convocatoria como el excongresista liberal y exsecuestrado Orlando Beltrán; el dirigente uribista y exsenador Hugo Tovar Marroquín,  y hasta la exgobernadora González Villa.

El otro hito político que se atribuyen Dussán y compañía es del 2015 cuando Carlos Julio González Villa ganó las elecciones a Gobernación utilizando como discurso de campaña ‘no más represas, no más quimbos’.

“Logramos poner en el debate público, en la agenda pública, el tema de la defensa territorial, la soberanía. Antes en las campañas no se hablaba de esto. Claro, Carlos Julio la utilizó para sacar provecho en las elecciones porque el eslogan de ‘El camino es la educación’ no le pegó”, dice el docente.

Identificar cuántos de los más de 215 mil votos que sacó Carlos Julio González Villa para vencer a Carlos Ramiro Chávarro (sacó 137 mil votos) son o tienen que ver con la promesa de no más represas es difícil. “Además porque el Gobernador es muy hábil para agrupar a estos movimientos y apropiarse de sus discursos”, complementa Belén Alarcón.

Pero esto es justamente lo que va a medir Defensores del Territorio, saber hasta qué punto la denominada ‘resistencia civil’, y el movimiento social y ambiental del Huila está listo para pelear elecciones.

Comentarios (1)

Miller Dussán Calderón

01 de Septiembre

0 Seguidores

LA ESENCIA DE NUESTRA POLITICA ES LA RESISTENCIA CIVIL Y LA MOVILIZACIÓN SOCIAL PERMANENTE EN DEFENSA DEL TERRITORIO, EL AGUA Y LA VIDA. LA PART...+ ver más

LA ESENCIA DE NUESTRA POLITICA ES LA RESISTENCIA CIVIL Y LA MOVILIZACIÓN SOCIAL PERMANENTE EN DEFENSA DEL TERRITORIO, EL AGUA Y LA VIDA. LA PARTICIPACIÓN EN EL PARLAMENTO SOLO TIENE SENTIDO SI FORTALECE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL PODER TERRITORIAL AUTÓNOMO Y SOBERANO PARA EL BIEN VIVIR.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia