Por Jerson Ortiz | Daniel Morelo · 02 de Enero de 2018

Rodrigo Lara Sánchez llegó a la Alcaldía de Neiva avalado por la Alianza Verde

903

0

Cumplido el segundo año de Rodrigo Lara Sánchez como alcalde de Neiva, La Silla Sur puso a correr su cumplinómetro para ver en qué van sus promesas, sobre todo las que tienen que ver con los planes estratégicos de su administración y que fueron claves durante su campaña.

Aunque los indicadores del Plan están proyectados al cuatrienio y no por años, les asignamos un porcentaje de cumplimiento con base en lo que debía estar hecho para este 2017. Escogimos 10 temas de diferentes sectores.

Reducir la tasa de homicidios a 17 muertes por cada 100 mil habitantes

25 por ciento
 

Explicación: Hasta el 2015 en Neiva por cada 100 mil habitantes había 18 homicidios al año. Lo que prometió el Alcalde Lara fue bajar la tasa a 17 muertes antes de terminar su mandato. Aunque en su primer año logró mantener la tasa de homicidios en 17.73 por ciento, con 61 muertes, según Medicina Legal, el indicador tendrá una variación negativa en el segundo año de Lara porque hasta octubre de 2017 se habían registrado en Neiva 72 homicidios. Con eso, como lo contamos, la capital del Huila se convirtió en la quinta ciudad del país donde más aumentaron las muertes violentas, según la Fiscalía. Con esos datos la proyección de la tasa de homicidios en Neiva para el 2017 podría estar sobre el 20 por ciento por cada 100 mil habitantes. Como en su primer año logró mantener la tasa de homicidios por debajo del 18 por ciento y cumplió, pero en el segundo no lo hizo porque la tasa va a estar sobre las 20 muertes por cada 100 mil habitantes, Lara apenas ha logrado cumplir con una cuarta parte de la meta, y por eso le asignamos un avance del 25 por ciento.

 

Reducir el índice de muertes por accidentes de tránsito en un 5 por ciento

50 por ciento
 

Explicación: Lara se comprometió a bajar del 16 al 11 por ciento las muertes ocasionadas por accidentes de tránsito en Neiva. Por lo pronto logró que se pasara de 64 casos en 2016 a 28 casos en 2017. Es decir hubo una reducción del 42 por ciento de las muertes, dejando la tasa, sumados los dos años, en un 13 por ciento por cada 100 mil habitantes. Esto Lara lo ha logrado aumentando los controles de tránsito con retenes e inmovilizaciones de vehículos que no cumplen las normas, y metiéndole plata a campañas de prevención. Si Lara y su equipo logran mantener las muertes por debajo de 30 casos en cada uno de los dos años siguientes superará las expectativas iniciales. Como ya logró bajar la tasa en tres puntos (del 16 al 13 por ciento) esta meta tiene un avance del 50 por ciento porque la apuesta final es llegar a 11 muertes por cada 100 mil habitantes y para eso a Lara le quedan dos años.

 

Construir dos intercambiadores viales en el marco del Sistema Estratégico de Transporte Público

15 por ciento
 

Explicación: Lara se comprometió a construir y entregar los dos intercambiadores viales de la Avenida La Toma y la Avenida 26 que dejó contratados en 2015 su antecesor Pedro Suárez como unas de las principales obras del Sistema Estratégico de Transporte Público. Pero recién en abril de este año comenzaron los trabajos en uno de los intercambiadores, el de La Toma, y a la fecha la obra lleva un avance del 30 por ciento. El plazo que tiene el contratista para entregar esta megaobra es de 18 meses, y ya se comió ocho. El otro intercambiador, el de la Avenida 26, sigue en el render porque el contratista y el Municipio han tenido problemas con un predio que se va a intervenir. La administración espera arrancar esta obra, que tiene un plazo de 18 meses, en el primer trimestre de 2018. Como la construcción de cada intercambiador representa el 50 por ciento de la meta, y el único que ya arrancó apenas va en el 30 por ciento, lo que encontramos fue un avance total del proyecto del 15 por ciento.

 

Terminar la obra del separador de la Avenida Inés García de Durán

100 por ciento
 

Explicación: Esta obra había sido contratada por la administración anterior en diciembre de 2014 y tenía un plazo de ejecución de seis meses. Pero pasado ese tiempo el contratista incumplió y por eso el Municipio buscó que se declarara el incumplimiento para no perder 2.300 millones que le había pagado al constructor. Lo que hizo Lara en su primer año fue lograr que se declarara legalmente el incumplimiento por parte del contratista y que la Aseguradora Solidaria que le había dado las pólizas al constructor, entrara a responder por la obra. Las obras reiniciaron en abril de este año ya por cuenta de la Aseguradora y después de varias prórrogas de tiempo se entregaron a la Alcaldía en diciembre de 2017 con el visto bueno de la interventoría. Este separador de 2.6 kilómetros promete ser parte de las rutas de los desfiles de las fiestas del San Pedro 2018.

 

Terminar la construcción de la 1a fase y gestionar recursos para la 2a fase del estadio Guillermo Plazas Alcid

10 por ciento
 

Explicación: Desde agosto de 2016 cuando se desplomó una parte de la tribuna que se estaba construyendo lo que causó la muerte a tres obreros, las obras de remodelación del estadio de fútbol de Neiva están paradas. Desde entonces el gobierno de Lara, que heredó la obra pero que también le adicionó 5 mil millones para terminarla, se ha dedicado a adelantar un proceso para demostrar el incumplimiento por parte del contratista. Un año y medio después no se ha definido si el contratista incumplió o no, y hasta que eso no pase al estadio no se le puede poner ni un bombillo. Es decir, no se puede concluir la primera fase que terminó costando 27 mil millones de pesos. Tampoco se puede pensar en una segunda fase porque informes de la Contraloría y un peritazgo que contrató la Alcaldía dicen que lo que se alcanzó a hacer no es funcional. Por eso que Lara logre cumplir este indicador del Plan de Desarrollo es todo un incierto. Le asignamos un 10 por ciento de avance en referencia a la adición de los 5 mil millones que hizo Lara para terminar la primera fase, pero como la obra está parada y su reanudación es incierta el resto de la meta (concluir la primera fase y conseguir la plata de la segunda fase), se lleva el 90 por ciento de lo que no se ha hecho.

 

Incrementar los subsidios de vivienda nueva de interes social (VIS)

40 por ciento
 

Explicación: El alcalde Lara se comprometió a entregar 4 mil subsidios de vivienda durante el cuatrienio, 805 subsidios más que los que entregó la administración anterior. Pero en la mitad de su periodo solo ha adjudicado 1.617 subsidios, que representan un 40 por ciento del total, es decir va por debajo de lo esperado que eran los 2 mil. Si se mantiene la tendencia actual el número que va a dejar va ser muy similar al que se propuso superar.

 

Incrementar el % de cobertura de la población pobre y vulnerable afiliada al régimen subsidiado

20 por ciento
 

Explicación: Lara dijo que iba a incrementar del 98 al 100 por ciento la cobertura del régimen subsidiado de salud que beneficia a las personas vulnerables del Municipio. Aunque ha garantizado la continuidad de la afiliación de 163.646 habitantes, el número de nuevo afiliados (1768 personas más), solo ha aumentando la cobertura al 98.42 por ciento, es decir una quinta parte de lo que prometió, lo que nos da un avance del 20 por ciento total de la meta.

 

Realizar el estudio jurídico, técnico y financiero para establecer el modelo de alumbrado público a partir de la terminación de la concesión actual.

50 por ciento
 

Explicación: Tras anunciar la liquidación del contrato de concesión del alumbrado público que operó por 20 años la empresa Diselecsa y terminó en 2017, la Alcaldía de Lara contrató un estudio para decidir qué iba a hacer con el alumbrado público de la ciudad a partir de enero de 2018. Lo que recomendó ese estudio hecho por la firma Pravne Consulting Group S.A.S, fue hacer un convenio interadministrativo para que las empresas públicas de Neiva se encarguen de operar el alumbrado público por los próximos cuatro meses. Es decir, el estudio no arrojó una fórmula o modelo a seguir a largo plazo, sino que planteó una solución temporal. Aunque la gerente de las empresas públicas, Cielo Ortiz, ha dicho que después de los cuatro meses quiere seguir manejando el contrato, Lara dijo que se debe hacer otro estudio más detallado para elegir el modelo definitivo de operación, sin descartar otras propuestas presentadas por empresas como Electrohuila, Codensa y las experiencias de otras ciudades en la operación del alumbrado público. Esta meta tiene un 50 por ciento de avance porque arrojó la solución a corto plazo para garantizar en funcionamiento del alumbrado público apenas termine la concesión actual. El otro 50 por ciento dependerá de lo que recomiende para operar el servicio a largo plazo, bien sea una Alianza Público Privada, la prolongación del contrato con las empresas públicas y que un privado asuma el manejo.

 

Gestionar el proyecto para la consecución de recursos para la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.

30 por ciento
 

Explicación: Lara se comprometió a definir cómo se va a hacer para construir la planta de tratamiento de aguas residuales que Neiva viene pensando hace más de una década para evitar seguir arrojando aguas negras al río Magdalena. Como ya hay un lote para construirla falta determinar qué tipo de PTAR se va a construir, cuánto puede costar y cómo va a operar. Y eso lo define un estudio de consultoría. El problema es que ese estudio que anunció Lara recién se empezó a hacer en septiembre de 2017 cuando las empresas públicas de Neiva contrató a la firma Hidrosan S.A.S pra hacer la “actualización de los estudios de prefactibilidad y elaboración de estudios y diseños de la planta de tratamiento agua residual del municipio de Neiva”. Hidrosan S.A.S tiene un plazo de siete meses para entregar las conclusiones del estudio. Es decir hay unos avances pero aún no hay nada definido. El 30 por ciento que le asignamos de ejecución a esta meta tiene que ver justamente con el avance que ha tenido el estudio de Hidrosan S.A.S. según lo ha reportado la misma firma a las empresas públicas. La apuesta es entregar el informe a finales de marzo de 2018 con lo cual se cumpliría el 100 por ciento de la meta.

 

Continuar con el proceso de legalización de asentamientos

20 por ciento
 

Explicación: En su Plan de Desarrollo Lara se comprometió a adelantar el trámite de legalización de 14 asentamientos. A la fecha ha logrado terminar tres: Aeropuerto, Villa Colombia y Alcázar de Chaparro, es decir ha cumplido con un poco menos de la quinta parte del proyecto, y por eso le asignamos el 20 por ciento de ejecución. No obstante, la administración ya tiene rodando los trámites para la legalización de ocho asentamientos más: Las Camelias, San Bernardo del Viento, Quintas de San Luis, La Trinidad, El Pinal, Villa Marinella, Granjas de San Bernardo y Mirador del Norte. Para la Dirección de Planeación los procesos de legalización han resultado lentos porque deben tener en cuenta aspectos como las zonas de riesgos, problemas de titulación con invasión de predios, cartografía, áreas de reserva ambiental y otros casos que ameritan hacer un estudio a fondo para poder adelantar la escrituración.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia