Por Laura Ardila Arrieta | Jerson Ortiz · 02 de Noviembre de 2017

Jaime Lacouture viene de ser el hombre fuerte del detenido exsenador cordobés de La U Bernardo ‘el Ñoño’ Elías en La Guajira.

3636

0

Un nombre guajiro ocupó titulares políticos hace unos días en el Huila al aterrizar en ese departamento para presentarse como una nueva opción a Senado por el Partido Conservador en 2018. Se trata del abogado villanuevero Jaime Luis Lacouture Peñaloza. Lo que nadie ha dicho es que él viene de ser el hombre fuerte del detenido exsenador cordobés de La U Bernardo ‘el Ñoño’ Elías en La Guajira.

El vínculo es políticamente relevante en este momento porque, con el Ñoño tras las rejas a la espera de que se resuelva su proceso por supuestamente haber recibido parte de las coimas que entregó en el país la corrupta multinacional Odebrecht a cambio de contratos, hay expectativa por ver a quién va a intentar endosarle Elías la mega votación que sacó en 2014.

Lacouture Peñaloza llegó el pasado martes a Neiva a hacer ronda de medios y a reunirse con dirigentes políticos de La U y empresarios ferreteros para empezar a mover su campaña azul al Congreso.

(Esa campaña está tan en firme que, hace tres días, después de su ida al Sur, apareció en la página del Partido Conservador la noticia de su inscripción acompañada de una foto junto al jefe de los godos Hernán Andrade).  

A la prensa local, que nunca había oído de él, le dijo que hace parte “de una nueva generación de jóvenes profesionales que mira la cosa política de manera diferente”. Y no mencionó para nada relación alguna con un grupo político o cacique costeño en particular.

 

Pero, desconocido en el Huila, y en general en el resto del país, a este jurista lo ubican bien en La Guajira, en donde todo el mundo lo identifica como el brazo guajiro de la Ñoñomanía, el movimiento del Ñoño

Así lo contamos, de hecho, en La Silla Caribe, cuando en 2016 revelamos que el de Lacouture era uno de los nombres que estaba sonando como posible candidato en las atípicas de ese año de La Guajira, precisamente en representación de la Ñoñomanía.

Esa cercanía la conocemos porque en su momento nos la contó una alta fuente de la Ñoñomanía. Además de eso, el abogado tiene varios vasos comunicantes claros con el Ñoño:

Primero, son amigos muy cercanos: Lacouture está casado con una prima del exsenador, quien además es su compadre porque el Ñoño bautizó a una hija del aspirante godo. También, el candidato duró cinco años (estuvo hasta febrero pasado) como director general del Fondo de Pasivo de Ferrocarriles Nacionales de Colombia en la que el Ñoño tuvo influencia.

Tercero, el papá de Lacouture, llamado Jaime Lacouture Lacouture, es uno de los líderes públicos de la Ñoñomanía en La Guajira (un papel que de frente no podía asumir el hoy aspirante conservador, dado que hasta hace poco era funcionario). Y cuarto la diputada del grupo de Elías en la península, llamada Orieta Peñaloza, es tía de Jaime Lacouture Peñaloza.

Una persona importante de la Ñoñomanía nos resumió esta liga así: “Los votos que sacó el Ñoño en 2014 en La Guajira los ayudó a poner la familia Lacouture”.

(En 2014, el Ñoño Elías logró una expansión nacional gracias a la cual se convirtió en el segundo senador más votado de la coalición del Gobierno. Ese crecimiento se dio sobre todo en Sucre y en La Guajira, en donde saltó de 3.900 votos en 2010 a 16.950 apoyos en esas legislativas).

¿Significa todo eso que Jaime Luis Lacouture Peñaloza es el ungido que tratará de quedarse con la súper maquinaria que movió los más de 140 mil votos que en todo el país sacó el detenido Ñoño?

Por ahora, eso no parece ser así. En el grupo de Elías, dos personas cercanas a él nos dijeron por aparte que, si bien con Peñaloza hay una relación familiar y un claro vínculo político con sede en La Guajira, el heredero de la Ñoñomanía aún se está definiendo.

“(Lacouture Peñaloza) él venía hace rato con su idea de lanzarse, hizo su cálculo, quiere hacerse contar, pero la verdad no nos consultó”, detalló una de esas fuentes.

El nombre del sucesor, según pudimos averiguar, está entre Julio Elías (hermano del Ñoño), Joche Tous (actual representante, en fórmula con el Ñoño), Aracely Olivares (suegra del Ñoño) e incluso suena Stephany Morris (esposa del Ñoño). En unos días cuando se abran las inscripciones de candidatos se sabrá a ciencia cierta.

En el mismo sentido, el propio Lacouture Peñaloza nos aseguró que su campaña no tiene ninguna relación con el Ñoño Elías.

(Incluso, afirmó que él jamás ha tenido cercanía política alguna con el Ñoño o militado en la Ñoñomanía, un asunto que no es cierto y que nosotros pudimos confirmar con los vasos comunicantes y por fuentes en ese movimiento).

El aspirante detalló que su campaña va por el conservatismo porque él y su familia siempre han sido conservadores y porque calcula que en ese partido tendrá que sacar menos votos para salir (como en La U ya no aspirarán los súper votados ñoños: Ñoño y Musa Besaile, detenido por haber pagado una extorsión para que le pararan un proceso en la Corte Suprema, se calcula que para salir al Senado en ese partido esta vez se necesitarán más apoyos que en 2014).  

Y agregó que si entró a Ferrocarriles fue “porque estuve en la campaña de (Juan Manuel) Santos… no soy el heredero del Ñoño y por eso incluso estoy buscando espacios que no son suyos”.

Al menos en el caso del Huila, eso es así.

La colonización opita

Al Huila, Jaime Luis Lacouture aterrizó para tratar de pescar en el río revuelto que armó hace dos semanas el senador de La U, Jorge Eduardo Gechem, cuando anunció que se bajaba a la Cámara para 2018.

El guajiro tiene en la mira los cerca de 20 mil votos que sacó Gechem para Senado en 2014, y que quedaron huérfanos porque por ahora Gechem no ha dicho a quién se los buscará endosar.

El encuentro del aliado de la Ñoñomanía con los medios se lo organizó Milton Cortes, un exconcejal liberal de Campoalegre, pero que tiene fama de estar en varias campañas al mismo tiempo, según nos dijeron tres dirigentes liberales, conservadores y de La U que lo conocen.

La Silla Sur habló con el exconcejal pero él negó que hubiera coordinado esos encuentros con los periodistas. Dijo que simplemente era un ‘conocido más’ pero que no era ni enlace ni un dirigente de la campaña.

Sin embargo, cuatro periodistas que asistieron a la rueda de prensa en el Hotel GHL, en donde se hospedó Lacouture, le dijeron a La Silla Sur que fue el exconcejal Cortes el que los llamó uno a uno para invitarlos. Incluso dos de ellos nos dijeron, por aparte, que “hubo pago de publicidad a algunos periodistas para ayudar a promocionar al candidato”.

De la gestión con los medios Lacouture logró que salieran entrevistas en periódicos tradicionales de la región como el Diario del Huila,  La Nación, Opanoticias, y en emisoras como Radio Surcolombiana y Alfa Stéreo.

Aparte de darse a conocer en los medios, Lacouture también buscó la dirigencia política regional.

Habló con Emma Constanza Sastoque, exsecretaria de Gobierno del Huila, cercana al equipo político de Gechem, y que ahora es precandidata a la Cámara por La U.

Ella viene de trabajar en la Superintendencia de Salud, ahí fue donde Lacouture la conoció, porque esa empresa es la que vigila al Fondo de Ferrocarriles Nacionales de Colombia, en donde estuvo el guajiro.

También buscó a César González, que es otro precandidato a la Cámara que, como contamos, el senador Géchem impulsó hace unos meses en unos eventos de la Agencia de Desarrollo Rural que está en manos de su hijo Carlos Eduardo Gechem.

“Hace una semanas a través de un amigo en común lo había conocido, pero esta vez que vino aunque me llamaron yo no asistí porque no he tomado decisión alguna sobre el Senado. Y hasta que no lo defina es mejor esperar”, nos comentó González.

Al otro dirigente que visitó fue a Orlando Beltrán, el excongresista que estuvo secuestrado por las Farc. A él llegó a través del exrepresentante del Cesar condenado por parapolítica  Álvaro Araújo Castro, quien está al frente del resurgimiento de su partido Alas, al que Beltrán se ha acercado para buscar un aval a la Cámara del Huila.

Finalmente se encontró con William Suárez Valero, un comerciante dueño de una de las  ferreterías más grandes de Neiva, quien quiso aspirar al Concejo en 2015 pero que a última hora fue bajado de la lista porque estaba inhabilitado.

Aunque Lacouture nos dijo que con estos tres dirigentes aún no tiene sellada oficialmente ninguna alianza, y que solo se ha sentado a charlar con ellos, lo que sí muestra es que en su expedición por tierras opitas se la quiere jugar no solo pensando en los votos huérfanos de Géchem.

Y de eso ya sabe, por ejemplo, el senador Hernán Andrade al que Lacouture visitó esta semana para inscribir su precandidatura, y quien está trabajando para heredarle la curul a su hermana Esperanza.

“Claro que le puede comer votos a Esperanza pero los votos nuestros son muy fieles y yo espero que sigan así. De todos modos yo debo pensar en el partido y no solo en la aspiración de mi hermana”, nos dijo Andrade.

Por lo pronto, en su cruzada al sur Lacouoture ya mojó prensa y empezó a hacer contactos, pensando en sacar más votos que los 398 que sacó el ‘Ñoño’ Elías en el Huila en 2014.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia