Por Jerson Ortiz · 10 de Julio de 2018

Dussán saldrá de la Presidencia del Banco Agrario para aspirar a la Gobernación del Huila.

0

Algunos dirigentes políticos huilenses que el senador liberal Rodrigo Villalba logró meter al Banco Agrario, empezando por el Presidente, Luís Enrique Dussán, serán las fichas de su equipo para recuperar terreno en las elecciones regionales del Huila en 2019, luego de salir blanqueados en las elecciones de 2015.

Pese a que aún falta tiempo para que estas candidaturas tomen vuelo, se empieza a hablar de ellas desde ahora porque varios de estos funcionarios van a renunciar antes de que el Gobierno Duque entre y haga el borrón y cuenta nueva.

La prioridad para el Villalbismo será recuperar la Gobernación del Huila, quedarse con varias alcaldías importantes, y lograr bancadas fuertes en la Asamblea, y el Concejo de Neiva, según nos confirmaron cuatro integrantes del equipo.

Dussán el elegido para la Gobernación

El presidente del Banco Agrario, Luis Enrique Dussán, es la carta del Villalbismo para ganar la Gobernación.

Como contamos, el excongresista Dussán llegó a la Presidencia del Banco Agrario como cuota del liberalismo que en ese entonces estaba chocando con el Gobierno Santos por la falta de espacios en el gabinete e inclusive había amenazado con salirse de la Unidad Nacional.

Ese nombramiento calmó los ánimos.

Durante estos dos años Dussán ha tenido figuración nacional inaugurando sedes del Banco en pueblos remotos, entregando créditos a campesinos o poniendo a rodar programas productivos, que le van a servir de hoja de presentación cuando aterrice de nuevo en el Huila.

Esa aterrizada de Dussán empezará a finales de este mes cuando pase su carta de renuncia, según nos confirmaron por aparte la representante Flora Perdomo, un funcionario que trabaja con él en el Banco en Bogotá, un dirigente del círculo del Senador Villalba, y un dirigente de Neiva.

“Seguramente renunciará a final de mes. Es un candidato excelente, es un hombre con experiencia, capaz, responsable y honrado que se requiere para que el departamento recupere la senda del desarrollo”, le dijo a La Silla Sur la representante Perdomo, que fue la heredó el equipo político que había llevado a Dussán a la Cámara durante tres periodos.

Lo de Dussán a la Gobernación es un tema que venía pendiente desde las elecciones de 2015. Él iba a ser el candidato del liberalismo en ese entonces pero justo por esos días lo nombraron presidente de Finagro,  y por eso el Villalbismo terminó haciendo alianzas con los conservadores para apoyar al exsenador Carlos Ramiro Chávarro, que al final perdió contra los hermanos Carlos Julio y Cielo González Villa.

De la aspiración también saben en otros movimientos políticos del departamento. “Es un nombre fuerte, que puede recoger a otros sectores”, nos comentó el electo congresista Julio César Triana.

Como la prioridad del Villalbismo va a ser recuperar la Gobernación, tras el periodo atípico que tuvo Carlos Mauricio Iriarte entre 2013 y 2015, tener buenas relaciones con otros sectores políticos podría ser vital a la hora de hacer alianzas.

Dussán, por ejemplo, es cercano al senador uribista Ernesto Macías, quien como contamos, fue uno de los grandes ganadores de las presidenciales.

Macías fue asesor de Dussán en el Congreso, y esa afinidad podría resultar en una alianza entre el liberalismo y el Centro Democrático, aunque el plan A del uribismo es tener candidato propio a la Gobernación.

Aún si no hay alianzas, la aspiración de Dussán va a estar impulsada por experimentados dirigentes políticos que trabajan con él en el Banco, y que también van a salir para aspirar a alcaldías locales.

Del Banco a las alcaldías

Dussán no es el único que saldrá del Banco a hacer política. Al menos cinco dirigentes que llegaron a la entidad de la mano del senador Villalba, buscarían el otro año igual número de alcaldías.

Ellos ya habían movido a sus equipos para que Villalba se reeligiera en el Senado, y el movimiento mantuviera la curul de la Cámara de Representantes con Flora Perdomo.

El listado lo encabeza el abogado Iván Luna. Él es el gerente nacional de la asesoría jurídica institucional del Banco, un cargo de libre nombramiento, es decir del que puede disponer el nuevo Presidente, al que llegó en octubre de 2016, cinco meses después de que Dussán asumiera el mando.

Luna buscaría la Alcaldía de Gigante, un municipio del centro del departamento, impactado por la hidroeléctrica de El Quimbo, y uno de los principales productores de café de la región. Luna ya había sido alcalde entre 2012 y 2015.

De la baraja también hace parte la administradora de empresas Elizabeth Motta, que es la subgerente administrativa de la regional sur del Banco desde junio del año pasado. Ella iría de nuevo por la Alcaldía de Campoalegre, tras quedar de segunda en las elecciones de 2015.

Por su parte el abogado Luís Alfonso España, que es asesor de Presidencia, le apuntaría a volver a ser alcalde de El Agrado, cargo que ya había desempeñado entre 2012 y 2015.

Otro que está en el sonajero es el ingeniero Luis Fernando Llanos Pabón, que trabaja en la Gerencia de Vivienda Rural desde septiembre de 2016. Él suena como el candidato del ‘Villabismo’ a la Alcaldía de San Agustín. Pabón ya había sido alcalde en 2007, pero el Tribunal Administrativo del Huila anuló su elección porque estaba inhabilitado.

El grupo de funcionarios del Banco que se le medirían a las alcaldías lo cierra la abogada Milena Oliveros Crespo, que es asesora del Banco para asuntos de posconflicto desde agosto de 2016. Ella aspiraría de nuevo a la Alcaldía de Rivera, luego de haber quedado de segunda en las elecciones de 2015.

Ellos ayudarían a reforzar desde sus municipios la apuesta regional del senador Villalba con Dussán. Habrá que ver si con lo hecho en el Banco durante estos dos años les alcanzará.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia